Siervos, no espectadores

Posted on

Siervos, no espectadores

Viernes, 15 de mayo de 2009

Tomado de Shepherds’ Fellowship Pulpit Magazine

(Por John MacArthur)

A menudo he hablado en contra de todos los enfoques pragmáticos y “sensible al buscador” de adoración contemporánea, ya que tienden a disminuir el lugar correcto de la predicación y la sustituyen con formas cuasi-espirituales de simple entretenimiento (música, comedia, drama, y otras cosas). Cualquier tendencia que amenaza a la centralidad de la Palabra de Dios en nuestra adoración es una tendencia peligrosa.

Pero uno de los más inquietantes efectos secundarios de la moda del buscador-sensible es algo del cual no he mencionado mucho: Cuando uno de los principales objetivos de la filosofía de ministerio es mantener a la gente entretenida, inevitablemente, los miembros de la iglesia se convierten en simples espectadores. Los arquitectos de las mega-iglesias modernas admiten deliberadamente que han rediseñado el servicio de adoración con el fin de hacer la menor cantidad de exigencia posible sobre la persona en la banca. Después de todo, no quieren que los “sin iglesia” sean intimidados por los llamamientos a la participación personal en el ministerio. Eso es todo lo contrario a la “sensibilidad del buscador.”

 

Esta reflexión es espiritualmente mortal. El cristianismo no es un deporte para espectadores. Prácticamente lo peor cosa que pueda hacer un asistente a la iglesia es ser oidor y no un hacedor (Santiago 1:22-25). Cristo mismo mencionó juicio sobre las personas religiosas que quieren ser simples espectadores (Mateo 7:26-27).

Algo está muy mal en una iglesia donde el personal hace todo el “ministerio” y a la gente se les hace sentir cómodos como simples observadores. Una de las principales tareas del pastor es equipar a los santos para hacer la obra del ministerio (Efesios 4:12). Cada creyente está llamado a ser ministro de algún tipo, cada uno de nosotros mediante los dones particulares que Dios nos ha dado para la edificación de toda la iglesia (Rom. 12:6-8).

Es por eso que la Escritura describe la iglesia como un organismo -un organismo con muchos órganos (1 Corintios 12:14), donde cada miembro tiene una función única (vv. 15-25), y todos aportan algo importante para la vida del cuerpo.
”Y si un miembro sufre, todos los miembros sufren con él” (v. 26).

No puedo leer ese versículo sin pensar en Dizzy Dean. El era un lanzador de béisbol del Salón de la Fama, cuya carrera alcanzó su punto máximo en la década de 1930. Su temporada de 1934 nunca ha sido superado por ningún lanzador en la historia. Dean ganó treinta juegos ese año, una hazaña que no se ha repetido desde entonces (aunque él mismo se acercó Dizzy, ganando 28 juegos al año siguiente). Pero en el partido de estrellas de 1937, se dio un golpe directo a la punta del pie, y se rompió el dedo. No debió haber sido una lesión que terminara su carrera, pero Dean regresó pronto de nuevo a la alineación antes de que la fractura sanara completamente, y lanzó durante varios juegos con el dedo adolorido. Ello dio lugar a una entrega anormal que perjudicó gravemente su brazo de lanzamiento. El brazo nunca se recuperó totalmente. La carrera de profesional de ligas mayores de Dizzy Dean esencialmente terminó en cuatro años.

Algo similar sucede en cualquier iglesia cuando existen miembros que no funcionan. Los miembros activos de la iglesia se llenan de obligaciones, y la eficacia de todo el cuerpo sufre mucho. Incluso el miembro más insignificante, como un dedo del pie, está destinado a desempeñar un papel vital. Esa verdad ha sido uno de los principales fundamentos del enfoque de mi ministerio desde hace muchos años. Cuando por primera me convertí en pastor de Grace Community Church en 1969, enseñé una serie de Efesios, y pasamos una gran cantidad de tiempo estudiando el principio de Efesios 4:11 –que el deber del pastor es equipar a los santos, y es su deber de asumir la obra del ministerio.

Nuestro pueblo acogió rápidamente esa simple idea, y transformó nuestra iglesia de forma notable. Por un lado, empezamos a ver un crecimiento dramático. En cuestión de meses, la asistencia a los domingos había aumentado a casi 1.000. Al mismo tiempo, una conocida revista evangélica pidió a un periodista que escribiera un artículo sobre el crecimiento de nuestra iglesia. Visitó nuestros servicios por varias semanas, observó con atención cómo funcionaba el ministerio, se entrevistó con decenas de personas, y luego escribió un artículo titulado “La Iglesia con 900 ministros.”

Ese título resume perfectamente lo que ha hecho única a la Iglesia Grace en todos estos años. Hoy en día tenemos varios miles de ministros, pero el principio sigue siendo el mismo. A todos se espera y anima a participar en el ministerio activo. Casi nadie en nuestra iglesia ve el ministerio como de dominio exclusivo de los profesionales del clero. Si quieres estar cómodo como un simple espectador, la iglesia Grace no es una iglesia para ti.

No estoy haciendo un caso de igualitarismo. Mucho menos voy a argumentar en contra de la necesidad de pastores formación profesional a tiempo completo que dedican toda su vida a la oración, al estudio de la Palabra de Dios, y a la formación y entrenamiento de los santos (cf. Hech. 6:4, 1 Timoteo 4:14-15; 5:17). La iglesia necesita líderes, y Dios ha llamado específicamente a hombres al liderazgo y los ha colocado en lugares de autoridad sobre la Iglesia (cf. Hebreos 13:7, 17).

Pero el patrón del Nuevo Testamento es claro e ineludible: Todo cristiano tiene dones y esta llamado a servir. Los dones espirituales que se han dado no son para nuestro propio beneficio, sino para el beneficio de todo el cuerpo (1 Corintios 12:4-7). “De manera que, teniendo diferentes dones según la gracia que no es dada…úsese” (Romanos 12:6, énfasis añadido).

En mi experiencia, no es difícil motivar a personas con dones para servir. El don de misericordia, por ejemplo, prácticamente podría ser definido como un deseo combinado con la capacidad de mostrar misericordia. Una persona verdaderamente dotada para enseñar, va a querer enseñar. Todas las necesidades de la persona promedio necesita es el estímulo y las oportunidades para emplear sus dones. Si los líderes fieles capacitan, equipan y guían correctamente a las personas a las oportunidades de ministerio, la iglesia florecerá.

Si usted es un líder de la iglesia, espero que haya aceptado su obligación de preparar a las personas para el ministerio. Es, después de todo, una de sus principales funciones -si no es que la más importante tarea para los líderes en la Iglesia de hoy.

Si usted es un laico, espero que usted encuentre un lugar donde pueda utilizar su don en la obra del ministerio. Tal vez será utilizado por el Señor para iniciar una epidemia de ministerio laico en su congregación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s