¿Preocuparme Yo?

Posted on Actualizado enn

¿Preocuparme Yo?

Por Gary E. Gilley

(Febrero de 1998 – Volumen 4, Tema 2)

En un pequeño folleto de Jay Adams Qué hacer con la Preocupación, él comienza con este cuento humorístico:

– Joe solía preocuparse todo el tiempo por todo, de hecho, sus amigos le conocían como un preocupado. Un día Bill caminaba por la calle cuando vio a su amigo preocupado yendo rebosando de felicidad como nadie podría ser. Joe realmente estaba silbando, cantando y llevando una sonrisa enorme; él se veía como si nada le preocupara en el mundo. Bill apenas lo podría creer lo veía – era obvio que una transformación radical había sucedido. Él detuvo a Joe diciéndole: “Joe, ¿qué te ha sucedido? Ya no pareces preocupado más; nunca vi a un hombre más feliz”. Joe contestó: “es maravilloso, Bill. No me he preocupado por varias semanas ahora”. Bill continuó: “Eso es genial – ¿cómo lo manejaste? ¿Qué causó el cambio?” Joe explicó: “para que veas, contraté a un hombre para que llevara toda mi preocupación por mí”. “Bien,” Bill reflexionó, “debo decir que eso esla go nuevo para mí; ¿Cuánto te cuesta eso?” “Mil Dólares a la semana”. “¿Mil dólares a la semana? ¿Cómo puedes conseguir mil dólares a la semana para pagarle?” Joe contestó: “esa es su preocupación”. –

¡Realmente sería genial si algo fuera realmente posible! Sin embargo según 1ª Pedro 5:7, tenemos un privilegio aun más maravilloso: Somos invitados, incluso ordenados por Dios a “echar sobre el nuestras cargas”; ¡Además, el servicio es gratis!

La Escritura tiene mucho que decir acerca de la “preocupación” y su primo el “miedo”. Desafortunadamente la palabra griega para “preocupación” rara vez es traducida como tal pero en lugar de eso con frases tales como “ansiedad,” o “no estéis afanosos”. Como consecuencia, muchos no comprenden las enseñanzas bíblicas sobre este tema muy importante. Mientras muchos pasajes de la Escritura son de ayuda, dos sobresalen – Mateo 6:25-34 y Filipenses 4:6-9.

Definición: La palabra griega para preocupación quiere decir “dividir, desgarrar o rasgarse, estrangular”.

Todos nosotros hemos experimentado esta estrangulación, esos sentimientos que nos atan en nudos y nos dominan a tal grado que no podemos pensar en nada más. No tienen sin dormir durante la noche perturbados acerca de algo. Nuestras manos pueden sudar, nuestros estómagos pueden agitarse, podemos ser incapaces de comer, o algo peor – no podemos dejar de comer. Llamamos a esta preocupación, esta ansiedad o tenemos miedo, y es uno de los grandes enemigos del gozo y la satisfacción en nuestras vidas.

Sin embargo, sólo hemos estado describiendo los efectos de la preocupación (lo que la preocupación nos hace). ¡La preocupación misma es una preocupación sobre el futuro, una preocupación sobre cosas que no podemos controlar y peor aún, sobre cosas que quizás ni siquiera sucedan! Es esta incertidumbre y el sentimiento de que las cosas están fuera de nuestro control lo que nos causa que nos quebranten (vea Gato Do About Worry, p.4).

Razones Para NO Preocuparnos

En Mateo 6:25-34 Jesús nos amonesta a no preocuparnos – TRES VECES. Sus palabras simplemente no eran palabras irreflexivas como la canción de 1991 que nos dice, “No te Preocupes, Se Feliz.” Más bien, Jesús nos da algunas razones concretas sobre por qué no necesitamos preocuparnos:

Debido a Nuestro Padre

(Mateo 6:25-30)

Cuando se nos olvida comprender el control total y el cuidado amoroso de nuestro Padre sobre todas las cosas, entramos en ansiedad sobre el futuro. Desafortunadamente, solamente porque tenemos una buena comprensión teológica de la soberanía de Dios y el amor no garantiza que seremos libres de tribulaciones. Como resultado de esto, Jesús dice que hay algunas cosas que necesitamos comprender.

Debemos comprender la base para la vida libre de tribulación –

Mat. 6:25 “Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?”

Cuando Jesús dijo: “Por tanto os digo: No os afanéis,” ¿a qué se estaba refiriendo? Jesús sin duda se refería a 6:19-24, lo cual nos enseña que si hemos de ser libres de la preocupación, emtonces dos cosas deben ser ciertas acerca de nuestras vidas:

Debemos ver al mundo como Dios lo ve (6:19-23). “No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón. La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz; pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas?”

En tanto veamos la vida como lo hace el mundo – viviendo para las cosas temporales como el dinero, el éxito, el poder, etc., tendremos preocupación porque estas cosas nunca son estables; nunca nos dan lo que prometen. Debemos adoptar un sistema divino de valores

.

Debemos dejar a Dios ser nuestro Señor (6:24). Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.”

El hecho de que Dios es Señor soberano de todo nunca está en duda. Incluso, dentro del plan de Dios El permite que Su pueblo tome decisiones. Él incluso nos da la libertad para tomar decisiones pecaminosas. Mientras elijamos estar viendo los toros desde la barrera con respecto a quien controlará nuestras vidas, nunca tendremos una verdadera paz interior y en el corazón. Entonces, la base para una vida libre de preocupación es ver la vida como Dios la ve y elegir permitirle ser nuestro Señor.

Necesitamos comprender la fidelidad de Dios (6:26)

“Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?”

Nuestro Padre tiene una preocupación profunda por nosotros, no por ninguna cosa que hayamos hecho; sino por Su gracia y su misericordia. Nuestro Señor no apoya la pereza, lo cual estaría en contradicción con muchos oros textos bíblicos. En lugar de eso, él hace énfasis sobre el cuidado amoroso que Dios tiene para con Sus hijos. Como alguien dijera: “Dios nos puede lastimar pero nunca nos dañará.”

Necesitamos comprender la ineficacia de la preocupación (6:27)

“¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?”

¿Ha notado usted alguna vez los logros de la preocupación? Unos cuantos que podríamos mencionar incluirían dolores de cabeza, úlceras, ataques al corazón, dolores de espalda, y otras cosas maravillosas. Se ha sugerido por algunos que noventa por ciento de las cosas por las que no preocupamos nunca llegan a suceder o están totalmente fuera de nuestro control. La preocupación no es sólo pecaminosa, es vana.

Debemos comprender el cuidado y protección de Dios sobre nosotros (6:28-30)

Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria(G) se vistió así como uno de ellos. Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?

El punto: Si Dios provee tan bien para la hierba que vive simplemente durante una temporada, él seguramente proveerá para Sus hijos que están destinados a la gloria eterna. Esto no quiere decir que Dios siempre proveerá lo de última moda. Aquí realmente parece que Jesús los reprende duramente para sus valores extraviados. La ropa había cobrado demasiada importancia para ellos. Él en lugar de eso les señala un principio mayor – el cuidado activo de Dios.

oh hombres de poca fe” es una frase que Jesús utilizó sólo cinco veces: En Lucas 12:28 dónde los discípulos estaban preocupados por la ropa, en Mat. 8:26 y 14:31 bajo el contexto del miedo de ahogarse en el mar, y en Mat. 16:8 cuando los discípulos olvidaron el poder milagroso de Cristo. Parecería que esta frase describe aquellos que no tomaban a pecho la comodidad que debería haberse derivado de la presencia, las promesas, el poder y la comida de Cristo (vea el Evangelio de Mateo por William Hendriksen).

¿No es de asombro que las personas que pueden confiar en Dios para vida eterna, pongan el máximo empeño en confiar en El para el mañana? Le confiaremos nuestra alma pero dudaremos en darle nuestra billetera, nuestros trabajos, nuestros hijos o nuestra salud.

Por Nuestra Posición

(Mateo 6:31-33)

“No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.”

Debemos recordar que Jesús les hablaba a los creyentes judíos antes de la creación de la iglesia. El reino al cual Jesús se refiere era el reino Mesiánico que El algún día establecerá en la tierra. Este reino había sido ofrecido a la nación de Israel, y habría sido inaugurado si la nación recibiese a Jesús como su Mesías – lo cuál no hicieron (Juan 1:11). De esta manera, la prohibición judicial de buscar el reino de Dios no está directamente impuesta al creyente hoy; sin embargo, ¡el espíritu detrás de este mandato sí! ¿Cristo hace un contraste entre aquellos que tratan de vivir según la voluntad y las enseñanzas de Dios y aquellos que no le pertenecen quiénes naturalmente van en busca de las cosas terrenales para llenar sus vidas – ¿a dónde pueden acudir? ¡Los creyentes en lugar de eso deberían tener su enfoque en las cosas de arriba – las cosas de Dios!

“Buscad” significa “estar absorto en la búsqueda de algo; un esfuerzo perseverante y extenuante por obtener”. Está en el tiempo presente, y por tanto quiere decir estar constantemente buscando. Entonces, la fuerza impulsora en conjunto de nuestras vidas debería ser buscar a Dios, para darle la prioridad que el Se merece.

Ahora para la promesa de Dios – Cuando le pongamos en primer lugar de nuestras vidas, le echaremos nuestras cargas a El. ¡Es ahora Su deleite satisfacer nuestras necesidades y por consiguiente, ya no tenemos que preocuparnos!

Por supuesto, el Señor no nos dice a nosotros que holgazaneemos sin hacer nada, simplemente esperar en Dios para echar bendiciones sobre nosotros. Encontramos en 2 Tes. 3:10 que si no trabajamos, entonces no deberíamos esperar comer. Los proverbios nos amonestan a trabajar duro y planear a futuro; incluso, Santiago 4:13 nos recuerda que nuestros planes deben estar sujetos a las alteraciones de Dios. Cuando estamos dispuestos a dejar a Dios alterar nuestros planes, la preocupación es eliminada. ¿Qué hay de que preocuparse cuando verdaderamente ponemos nuestros mejores planes y nuestros esfuerzos en las manos de Dios?

Debido a que la preocupación está mal encausada en su enfoque (Mateo 6:34)

Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.

Puesto que la preocupación es ansiedad sobre el futuro, la preocupación nunca logra ninguna cosa de valor. El Señor entonces dice que en lugar de enfocar nuestra atención en el mañana, deberíamos enfocar nuestra atención en el hoy.

La ansiedad es siempre preocupación acerca del futuro. Jesús no nos aconseja que esperemos hasta mañana la preocupación por ese día, etcétera. Lo que El dice es que no importa lo que hagamos no podemos manejar hoy los problemas del mañana. Estar ansioso sobre el futuro no sirve ningún propósito útil. Otra vez, esto no debe significar que no debemos hacer planes en oración. ¡Por la gracia de Dios muchos de los problemas del mañana pueden ser evitados o minimizarse a través de sabias acciones hoy – pero, el futuro no puede ser mejorado preocupándonos hoy!

“Problema” quiere decir algo que es malo desde el punto de vista del hombre. Es un término que una vez es aplicado para recortar el daño debido al granizo. ¿Viene problemas a des este tipo a la vida del cristiano? Ciertamente, Dios los garantiza – pero, El también garantiza que tendremos la gracia para enfrentarnos a esos problemas, “cuándo sucedan”.

Ninguno de nosotros recibe la gracia “hoy” para manejar los problemas del “mañana”. Nadie es preparado por Dios para manejar las dificultades del futuro. Así es que cuando traemos los mañanas del “que pasará..” al día de hoy, entraremos en ansiedad porque no estamos preparados para vivir así.

La ansiedad conduce a la inutilidad porque nos paraliza. Estamos preocupados acerca del hoy, del mañana, de la semana próxima, etc; por consiguiente, no tenemos tiempo para buscar las cosas de Dios.

Cristo no le pide a usted que deje de estar preocupado – en lugar de eso, El le dice que reencauce su preocupación. Usted debe derramar sus preocupaciones, sus esfuerzos, sus energías en el hoy. Como Cristo dice, debemos encargarnos de los problemas del hoy; preocúpese de los problemas que usted tiene que manejar hoy. La preocupación por los problemas del hoy no le hará pedazos porque usted puede manejarlos. Usted puede hacer algo porque están aquí; usted se ocupa de una realidad concreta (lo antedicho fue una paráfrasis de What to Do about Worry [Qué hacer con la Preocupación], p.10-12).

Cómo Superar la Preocupación (Fil. 4:6-9)

En ninguna parte de la Escritura podemos encontrar mejor información con respecto a la victoria sobre la preocupación que en el cuarto capítulo de Filipenses. Dentro de este capítulo Pablo claramente nos traza un plan de tres pasos:

Oración correcta (Phil. 4:6,7)

“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.”

Se nos ordena aquí dejar de preocuparnos. ¿Acerca de qué debemos dejar de preocuparnos? ¡DE TODO! La palabra “nada” es literalmente “ni una sola cosa”. Nada significa nada. ¡No debemos preocuparnos por nuestros hijos, nuestros trabajos, nuestras finanzas, o por nuestra salud – ¡POR NADA! Por supuesto, es fácil decir “deje de preocuparse,” la pregunta es “¿cómo?” Primero necesitamos distinguir entre la ansiedad y la preocupación o carga. El Señor no quiere que nosotros seamos zombis emocionales, no preocupándonos por nada o por nadie. De hecho, Pablo usa esta misma palabra en Fil. 2:20 para describir, en una forma recomendable, la preocupación de Timoteo por esta misma iglesia. Entonces hay una diferencia real entre la ansiedad que Dios prohíbe en nuestras vidas y la preocupación que El desea que tengamos. ¿Cuál es la diferencia? Creo que la diferencia recae en lo que estos asuntos nos están haciendo. La preocupación permite que los problemas y la angustia se interpongan entre nosotros y el corazón de Dios. Es la perspectiva de que Dios en cierta forma ha perdido el control de la situación y nosotros no podemos confiar en El. Una preocupación legítima nos presiona más cerca al corazón de Dios y causa que nos inclinemos y confiemos en El aun más. La preocupación nos lleva a Dios, la preocupación nos aleja de El.

En lo que se refiere a los males de la preocupación no es accidente que Pablo inmediatamente comience a hablar de la oración. Nunca verdaderamente aprenderemos a manejar la preocupación hasta que aprendamos a orar. Nos preocupamos porque dependemos de nosotros mismos, de nuestros recursos y de nuestros cerebros, sin embargo, la oración intercambia la carga hacia Dios.

(1 Pedro 5:7 “. . . echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.”)

Entonces, si debemos conquistar la preocupación, la debemos reemplazar con oración, pero no simplemente cualquier oración. Las oraciones que traen la paz de Dios contienen tres elementos. El primero es adoración. La “oración” habla de una oración dirigida a Dios como un acto de adoración. En el acto de adoración apartamos nuestra vista de nosotros mismos y en lugar de ello enfocamos la atención en el Señor. En ese momento muchas cosas por las que podemos estar preocupados no parecen casi tan angustiantes a la luz de la grandeza de nuestro Dios.

El siguientes es dar a conocer nuestras peticiones específicas a Dios. Dios no quiere oraciones aprendidas de memoria; Él desea peticiones sinceras. La palabra “petición” quiere decir el acto de pedir cosas. En el contexto de la preocupación Dios quiere que nosotros traigamos nuestras preocupaciones específicas a El.

Finalmente, debemos hacer todo esto con acción de gracias. Alguien ha dicho que la oración sin acción de gracias es como un pájaro sin alas – no va a ir muy lejos. Si creemos las Escrituras, podemos estar agradecidos incluso por nuestros problemas (Rom. 8:28 y Santiago 1:2-5). No podemos apreciar las circunstancias en las que estamos, pero podemos creer que Dios tiene todas las cosas bajo control y que El utilizará todo lo que nos sucede para nuestro bien. Es por ese poder que siempre podemos ser agradecidos.

El resultado de este tipo de oración es la paz de Dios (Fil. 4:7). La paz es lo contrario a la preocupación; no pueden coexistir. Es una paz que se describe en tres formas: que proviene de Dios e incomprensible (más allá de nuestra habilidad para comprender), y como el guardián de nuestras vidas. Cuando la preocupación se desliza hacia dentro perdemos la paz de Dios. La pérdida de paz es una advertencia de Dios de que nos estamos moviendo al área de la ansiedad. Pablo no se detiene aquí, sin embargo, él ahora nos lleva al siguiente paso. . . .

Pensar Correctamente (Fil. 4:8)

“Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.”

Tal como reemplazamos la preocupación con la oración, debemos reemplazar nuestros pensamientos de preocupación con pensamientos que agraden a Dios. Una de las mejores formas de mantener fuera la preocupación es concentrarse en soluciones bíblicas positivas para los problemas de la vida.

Pablo no dice que debiésemos enterrar nuestras cabezas en la arena e ignorar todas las cosas desagradables a nuestro alrededor. Los creyentes, de todas los pueblos, deben ocuparse de la realidad de frente, pero debemos ocuparnos de ella teniendo la “mente de Cristo” (1 Cor. 2:16). Los pensamientos de Cristo son caracterizados por las siguientes descripciones: verdaderos, honestos, justos, puros, amables, de buen nombre, excelentes y dignos de alabanza (Fil. 4:8). Un buen estudio de palabra de estas descripciones, usando el Diccionario Expositivo de Vine, sería digno del tiempo de cualquier creyente.

Una Vida Correcta (Fil. 4:9)

“Lo que aprendisteis y recibisteis y oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros.”

No es suficiente pedir por cosas excelentes y pensar en cosas excelentes; también debemos estar dispuestos a vivir en un camino excelente. Cuando un pensamiento ansioso o una circunstancia vienen a nuestro camino, Dios espera que se lo llevemos a El en oración; busque una solución bíblica; y luego a salga y trabaje en el problema donde sea necesario. Debemos practicar este tipo de vida piadoso. La idea aquí es desarrollar un patrón y hacerlo parte de nuestras vidas – experimentar estas verdades.

La preocupación no necesita destruir nuestras vidas. En Mateo 6 Jesús nos dice que no nos preocupemos del mañana, es decir, no deberíamos molestarnos porque pensamos que algo podría ocurrir. Debemos continuar planificando con atención a futuro, pero no poneros ansiosos y preocupados acerca de eso. La única forma tal vida será posible ha terminado directamente orante, vindicará vida pensante de derecho y.

Jay Adams sugiere que cuando debemos abordar un problema, puede ser de ayuda redactar las respuestas a las siguientes preguntas (ibid. p.27):

1. ¿Cuál es mi problema?

2. ¿Qué quiere Dios que yo haga acerca de esto (basado en los principios bíblicos)?

3. ¿Cuándo, dónde y cómo debería comenzar?

Se nos dan muchas promesas en la Palabra de Dios para alentarnos a confiar en El y no tener miedo. Aquí hay una lista de algunas, solamente de los Salmos:

· Salmo 27:1,13-14

· Salmo 28:6-7

· Salmo 46:1-2

· Salmo 56:3-4

· Salmo 86:7

· Salmo 91:1-6, 11-12, 15

· Salmo 112 (especialmente el verso 7)

· Salmo 119:114

· Salmo 121

· Salmo 139

(También Isaías 41:10 debería ser notado.)

Para muchas más referencias útiles, solamente busque las palabras “confianza, fe” y “cuidado/protección” en una buena concordancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s