Evangelizando a los niños (1ª Parte)

Posted on Actualizado enn

Evangelizando a los niños (1ª Parte)

Miércoles, 20 de mayo de 2009

Tomado de Shepherds´ Fellowship Pulpuit Magazine
El siguiente artículo es tomado de los distintivos de los Ancianos de la Iglesia Grace Community.

Para muchos creyentes, cumplir el mandamiento de Cristo de hacer discípulos a todas las naciones comienza en el hogar con sus hijos. De hecho, pocas experiencias traen mayor alegría a los padres cristianos que ver a sus niños llegar a la fe en Cristo.

El proceso de evangelización de los hijos, sin embargo, puede ser una tarea desalentadora. Para muchos padres, las preguntas son tan prácticas como desconcertantes: ¿Cómo debo presentar el evangelio a mis hijos? ¿Cuál es el mejor enfoque a tomar? ¿Cómo puedo saber si estoy haciéndolo bien?

Los errores, tanto reales como imaginados, intimidan a casi todos los padres que contemplan esta responsabilidad. Por un lado, existe el peligro de guiar a los niños a pensar que son salvos cuando no lo son. Por otra parte, existe el riesgo de desalentar a los niños que manifiestan un verdadero deseo de seguir a Cristo.

¿Cómo, entonces, deberíamos evangelizar a nuestros niños?

La respuesta a esta pregunta no es fácil, pero comienza con el reconocer y evitar algunos de los errores comunes en el evangelismo de los niños.

Errores comunes al evangelizar a los niños

1. Simplificar demasiado el Evangelio de Cristo

Debido a que la comprensión de un niño está menos desarrollada que la de un adulto, la tentación de muchos padres es simplificar demasiado el mensaje del evangelio al evangelizar a sus hijos. A veces esto se debe a enfoques predeterminados o programados a la evangelización de los niños, que a menudo abrevian el evangelio, minimizar las exigencias del evangelio, u omitiendo aspectos fundamentales del evangelio enteramente.

Al igual que los adultos, los niños deben ser capaces de entender el Evangelio claramente antes de que puedan ser salvos. Esto implica comprender conceptos como el bien y el mal, el pecado y el castigo, el arrepentimiento y la fe, la santidad y la ira de Dios hacia el pecado, la deidad de Cristo y Su expiación por el pecado, y la resurrección y el señorío de Cristo. Ciertamente, los padres necesitan utilizar terminología que los niños puedan comprender y ser claros en comunicar el mensaje, pero cuando la Escritura habla de enseñar a los niños la verdad espiritual, se hace hincapié en la minuciosidad (Deuteronomio 6:6-7).

Simplificar demasiado es un más peligro que dar demasiados detalles. Es la verdad-tal y como se encuentra en la Palabra de Dios-la que salva, pero esa verdad debe ser entendida.

2. Presionar una profesión de fe

Ya sea que los padres presenten el evangelio en una manera demasiado profunda o muy simplificada, muchos piden alguna clase de respuesta inmediata a ese mensaje. Podría ser alzar la mano en un grupo, una repetición de memoria “la oración del pecador”, o casi cualquier cosa que pueda ser considerado como una respuesta positiva. Los niños casi siempre responderán de cualquier manera que los padres se los pidan –de ninguna manera garantizan actos reales de fe en Cristo.

En lugar de llevar a sus hijos a orar “la oración del pecador” o llevándoles con engaños a una respuesta superficial, los padres deben hacer fielmente, pacientemente, y profundamente enseñar el Evangelio y orar con diligencia por su salvación, siempre teniendo en cuenta que Dios es el que salva. No hay necesidad de presionar o forzar una confesión de labios de un niño, pues el verdadero arrepentimiento surgirá de su propia confesión cuando el Señor abra su corazón en respuesta al evangelio. Y conforme pase el tiempo, nunca es correcto afirmar a los niños que una oración de la infancia es prueba de la salvación (véase el # 4 abajo).

3. Asumiendo la realidad de la regeneración

El próximo error es asumir con certeza que la respuesta positiva de un niño al evangelio es ya una fe salvadora hecha y derecha. La tentación es aquí considerar la regeneración como un asunto resuelto por una indicación externa de que el niño ha creído. Uno no puede asumir, sin embargo, que todas las profesiones de fe reflejan una verdadera obra de Dios en el corazón (Mateo 7:21-23), y esto es particularmente cierto en el caso de los niños.

Los niños suelen responder positivamente al evangelio por una serie de razones, muchas de las cuales son ajenas a cualquier conciencia de pecado o de una real comprensión de la verdad espiritual. Muchos niños, por ejemplo, profesan fe debido a la presión de sus amigos en su iglesia o al deseo de complacer a sus padres.

Además, la Escritura indica que los niños tienden a ser inmaduros (1 Cor. 13:11, 14:20), ingenuos (Prov. 1:4), necios (Prov. 22:15), caprichosos (Isaías 3:4), incoherentes y volubles (Mateo 11:16-17), e inestables y fácilmente engañados (Efesios 4:14). Los niños a menudo creen que han entendido las consecuencias de un determinado compromiso, cuando no lo han hecho. Su juicio es vacío y su capacidad para ver las consecuencias de sus decisiones es muy débil. A pesar de la mejor de las intenciones, rara vez tienen la capacidad de pensar mucho más allá del hoy, ni perciben la medida en que sus decisiones afectarán el mañana. Esto hace a los niños más vulnerables al auto-engaño, y hace más difícil para un padre discernir la obra salvífica de Dios en sus corazones.

Por esta razón, sólo cuando las convicciones y creencias indicadas de un niño son probadas por las circunstancias en la vida al madurar, los padres comienzan a aprender de manera más concluyente su dirección espiritual. Mientras que muchas personas hacen un verdadero compromiso con Cristo cuando son jóvenes, muchos otros -tal vez la mayoría- no llegar a una comprensión adecuada del Evangelio hasta sus años de adolescencia. Otros que profesan a Cristo en la infancia se apartan. Es conveniente, entonces, que los padres actúen con cautela al afirmar la profesión de fe de su hijo y no se apresuren a tomar cualquier muestra de compromiso como la prueba decisiva de su conversión.

4. Asegurar al Niño de la Salvación

Tras convencerse de que su hijo es salvo, muchos padres tratan de dar a es hijo la seguridad verbal de su salvación. Como consecuencia, la iglesia está llena de jóvenes y adultos cuyos corazones están desprovistos de un verdadero amor por Cristo, pero que piensan que son verdaderos cristianos, por algo que hicieron durante la infancia.

Es el papel del Espíritu Santo, no del padre -dar testimonio de la salvación (Rom. 8:15-16). Demasiadas personas cuyos corazones están totalmente fríos a las cosas del Señor, creen que se van al cielo simplemente debido a que respondieron positivamente de niños a una invitación evangelística. Haciéndoles “pedir a Jesús que entrara en sus corazones", se les da entonces una falsa seguridad y nunca se les enseña a nunca examinarse ellos mismos y no tener ninguna duda sobre su salvación. Los padres deben elogiar y regocijarse de las prueba de real de la salvación en la vida de sus hijos sólo cuando saben que el niño entiende el Evangelio, lo cree, y se manifiesta una verdadera prueba de la verdadera la salvación: devoción a Cristo, obediencia a la Palabra, y amor por los demás.

5. Apresurando la ordenanza del bautismo

Un último error de muchos padres es bautizar al niño inmediatamente después de que profesa la fe. Aunque la Escritura ordena bautizar a los creyentes (Mateo 28:19, Hechos 2:38), lo mejor es no precipitarse en la ordenanza en el caso de un niño. Como se ha indicado anteriormente, es sumamente difícil reconocer una salvación genuina en los niños. En lugar de apresurarse al bautismo después de una profesión inicial, entonces, es sabio tomar la oportunidad del momento para interactuar con ellos y esperar más evidencias importantes de un compromiso duradero. Incluso si un niño puede decir lo suficiente en un testimonio y dejar razonablemente claro que entiende y comprende el evangelio, el bautismo debe esperar hasta que se manifieste la evidencia de regeneración la cual es independiente del control de los padres

Aquí, en la iglesia Grace Community, nuestra práctica general es esperar hasta que un niño ha llegado a profesar la edad de doce años. Debido a que el bautismo es visto como algo claro y definitivo, nuestra principal preocupación es que cuando un niño de menor edad es bautizado tiende a mirar esta experiencia como una prueba de que él es salvo. Por lo tanto, en el caso de niño no regenerado que es bautizado-lo cual no es poco común en la iglesia en general-en realidad el bautismo le perjudicaría. Es mejor esperar hasta que la realidad que demuestra el bautismo pueda ser más fácil de discernir.

(La 2a. Parte continúa mañana)

Un comentario sobre “Evangelizando a los niños (1ª Parte)

    Marialucia Ramirez escribió:
    27 julio 2011 en 12:23 pm

    esta enseñanza es muy util para nosotros los padre
    sigan con este ministerio que es muy importante a favor de los niños Bendiciones!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s