Apologética en la Reforma y en los Tiempos Modernos

Posted on Actualizado enn

Apologética en la Reforma y en los Tiempos Modernos

por Michael J. Vlach

I. Juan Calvino (1505-1564)

  • A. Dentro de cada persona existe un sentido de la deidad. Así pues, el conocimiento de Dios es poseído por todos.
  • B. Todas las personas tienen un conocimiento innato de Dios y Su justa ley moral.
  • C. La Depravación oculta la revelación natural de Dios.
  • D. Si el incrédulo se convierte a Dios debe ser a través de la revelación especial (la Biblia) y el testimonio del Espíritu Santo.
  • E. Calvino creía en la amplitud de la revelación. Como señala Frame: “La perspectiva de Calvino sobre la soberanía divina le permite por primera vez con claridad declarar todas las cosas reveladas de Dios. Puesto que el plan de Dios por sí solo determina la naturaleza, la historia y la vida individual, Dios se reveló claramente en todos estos ámbitos. De esta manera Calvino abre la gama completa de la realidad creada hacia la apologética. Todos los hechos son pruebas de Dios, no sólo los hechos de la causalidad, la teleología, etc.” (Frame, “Apolgetic Method: History and Currnt Discussion”, 12-13).

  •  

II. Blas Pascal (1623-1662)

  • A. A Pascal se le conoce como un fideista aunque algunos han argumentado que no lo era.
  • B. Creía que era una señal de debilidad tratar de probar la naturaleza de Dios.
  • C. Pascal, que había desarrollado la matemática de la probabilidad en relación con las actividades de juegos de azar como los dados, aplicó la idea de una “apuesta” al creencia en la existencia de Dios. Según Pascal, era mejor para una persona que apostara a favor de la existencia de Dios que apostar a la idea opuesta de que Dios no existe. ¿Por qué? La respuesta está relacionada con las consecuencias de cada opción. Si una persona apuesta en la existencia de Dios y termina siendo cierto que Dios no existe, entonces la persona heredará la vida eterna. Si el resultado final es que Dios no existe, sin embargo, entonces el creyente pierde poco. Él simplemente deja de existir. Por otro lado, si una persona decide no creer en Dios y Dios existe, entonces esa persona sufrirá las horribles consecuencias del castigo eterno en el infierno. Para Pascal, entonces, la elección estaba clara. Si estaba indeciso en cuanto a si creer en Dios o no, la apuesta inteligente es apostar por la existencia de Dios.
  • D. Pascal también enlistó doce “pruebas” para el cristianismo:

1. La religión cristiana, por el hecho de estar establecido tan firmemente y de manera suave, aunque de manera contraria a la naturaleza.

2. La santidad, la sublimidad y la humildad de un alma cristiana

3. Los milagros de la Sagrada Escritura

4. Jesucristo, en particular,

5. Los apóstoles, en particular,

6. Moisés y los profetas, en particular,

7. El pueblo judío

8. Las Profecías

9. La perpetuidad, y no la religión goza de perpetuidad

10. La doctrina; explicando todo

11. La santidad de esta ley, y

12. El fin del mundo (Pascal, no. 482).

III. Joseph Butler (1692-1752)

A. Butler nació en una familia presbiteriana, pero se convirtió en un obispo anglicano con teología arminiana.

B. En su Analogía de la Religión (1736), Butler defendió el cristianismo contra el Deísmo.

C. Argumentó para la probabilidad de los milagros.

IV. William Paley (1743-1805)

A. Paley dirigió las dos áreas centrales de la apologética tradicional: la existencia de Dios y la verdad del cristianismo.

B. Paley ofreció lo que se ha convertido en la clásica formulación del argumento teleológico. De este modo, ofreció la famosa analogía del reloj. Así como un reloj evidencia señales de un diseñador, el universo, que es mucho más complejo que un reloj, también muestra evidencias de un diseñador -a saber, Dios.

C. También contribuyó al argumento cosmológico alegando que una regresión infinita de las causas es imposible. En otras palabras, la serie de causas que llevaron a la existencia a nuestro mundo no puede ser infinita. No debe, por necesidad, debe existir una causa sin causa que inició la reacción en cadena de las causas en el universo. Esta causa sin causa es Dios.

D. Paley contrarrestó el argumento de David Hume en el sentido de que los milagros son imposibles.

E. “Los argumentos de Paley, por Dios y por el cristianismo todavía son el eje de gran parte de la apologética contemporánea” (Geisler, Baker Enciclopedia of Apologetics, 575).

V. Thomas Reid (1710-1796)

A. Reid fue el fundador de la Filosofía del Sentido Común, que fue principalmente una reacción a la filosofía escéptica de David Hume.

B. Reid argumentó que el conocimiento del mundo externo es posible.

VI. Søren Kierkegaard (1813-1855)

A. Søren Kierkegaard (1813-1855) fue un filósofo religioso danés quien al enfatizar que la libertad individual y la naturaleza subjetiva de la verdad llegó a conocerse como el “padre del existencialismo”.

B. Sostuvo que no hay ningún apoyo racional y probatorio de la fe cristiana.

C. No hay pruebas para creer en Dios. La Creencia en Dios es sólo una cuestión de fe.

D. Kierkegaard estaba interesado en la libertad y la existencia individual. Sostuvo que la gente tiene muchas opciones de vida para elegir, pero tienen que decidir por sí mismos a qué camino comprometerse. Así, abogó por el “salto de fe” en la que una persona hace un apasionado compromiso con algo sin tener certeza al respecto. Para Kierkegaard, el “salto de fe” era una elección apasionado de creer en el Dios cristiano, aparte de la evidencia de que este Dios existe. Este concepto de “salto de fe” es similar al fideismo, que es la creencia en algo aparte de la razón o de las evidencias racionales.

VII. Gordon Clark (1902-1985)

A. Clark fue un presuposicionalista racional.

B. Clark tomó al Dios trino de la Biblia como su punto de partida presuposicional.

C. Su prueba de la verdad era la ley de no-contradicción.

D. Fue un escéptico empírico estando de acuerdo con David Hume de que los sentidos son engañosos y no se pueden confiar. Nada puede ser probado empíricamente.

E. Toda persona está en oscuridad epistemológica apartados de la iluminación divina. Apartadosde la revelación divina ni siquiera podemos estar seguros de que existimos.

F. Clark niega la validez de la apologética tradicional. Aun cuando conozcamos que ha ocurrido un milagro, no podemos saber el significado de ese milagro. La resurrección de Jesús puede demostrar que su cuerpo está vivo de nuevo pero no puede demostrar que Jesús murió por nuestros pecados, o que Él era el Hijo de Dios.

G. Según Clark, el cristianismo es verdad, porque sólo este está libre de contradicciones internas en sus afirmaciones de la verdad (Geisler, 151). Todas las religiones y creencias del mundo opuestas tienen creencias contradictorias que las descalifican.

H. Clark rechazó los argumentos a favor de la existencia de Dios como el argumento cosmológico.

I. Clark cree que el terreno común podía encontrarse con los incrédulos. Este terreno común incluye las leyes de la lógica y unas cuantas verdades divinas que los incrédulos conocen por causa de la imagen de Dios dentro de ellos. Razonar, por lo tanto, es un punto en común entre el creyente y el incrédulo.

VIII. Cornelius Van Til (1895-1987)

A. Van Til creyó que había graves problemas con la apologética tradicional. La Apologética tradicional compromete a Dios argumentando que la existencia de Dios es “probable” en vez de ontológicamente racional y necesaria.

B. Van Til por lo tanto, promovió un enfoque en el que la apologética cristiana supone un trino Dios y su plan de redención como se establece en la Biblia. Para Van Til, “Todos los hechos deben ser interpretados sobre la base de la cosmovisión cristiana presupuesta revelada en la Biblia o serán contaminados por su rechazo de la revelación de Dios” (Geisler, 754).

C. “La tarea de la apologética cristiana no es tratar de descubrir cierta posición neutral y común en la que el creyente y el incrédulo pueden posicionarse por igual. Porque esto no permite apreciar que el incrédulo ya es consciente de la existencia de Dios y de su propia responsabilidad ante Dios. La tarea es obligarlo a hacer frente a esto y demostrar que no hay vías de escape legítimos. En otras palabras, es establecer las presuposiciones de nuestro pensamiento” (Colin Brown, Filosofía y la Fe Cristiana, 248).

D. Van Til cree en la validez de algunas evidencias para el cristianismo histórico, pero sólo a partir de la presuposición de la revelación bíblica (Geisler, 755).

IX. CS Lewis (1898-1963)

A. Posiblemente, Lewis fue el más influyente apologista cristiano del siglo XX debido a la gran influencia de sus libros.

B. Lewis ofrece una convincente defensa de la ley moral argumentando la existencia de Dios. Según Lewis, debe existir una ley objetiva, moral y universal. Sin ella ningún juicio ético o decisiones tendrían sentido. Sin nada que pueda llamar “mal” o “error”. Un Dador de una ley moral es la fuente y el estándar final de todo el bien y el mal (véase Geisler, 421).

C. Lewis también ofrece una defensa del concepto tradicional de Dios a la luz del problema del mal. Para él, el mal se produjo a través de la libre elección.

D. Al igual que Agustín y Aquino, Lewis sostuvo que el mal no es una sustancia que existe en sí mismo. En cambio, el mal es la corrupción del bien.

E. Lewis defendió el concepto de los milagros y ofreció una de las mejores críticas del naturalismo.

X. Francis Schaeffer (1912-1984)

A. Schaeffer estudió bajo Van Til y tuvo elementos presuposicionales en su metodología apologética.

B. Al igual que Van Til, el punto presuposiconal de Schaeffer fue el trino Dios como es revelado en la Biblia.

C. Schaeffer trató de mostrar que las cosmovisiones no cristianas eran insoportables. Solo las presuposiciones cristianas se puede vivir de manera consistentemente.

D. Schaeffer creía que los cristianos tienen base en común con los incrédulos. Porque todos somos hechos a imagen de Dios, tanto los creyentes y los no creyentes comparten absolutos morales y racionales.

E. La ley de la no-contradicción era importante para el planteamiento de Schaeffer. Esta ley no viene de Aristóteles, sino de seres humanos son hechos a la imagen de Dios (Geisler, 686).

F. Schaeffer rechazó la apologética clásica.

XI. Alvin Plantinga (1932 -)

A. Según Plantinga, tanto los teístas y la fe cristiana son garantizadamente básicos. Es racional creer en Dios sin argumento.

B. ¿Por qué los cristianos deben demostrar sus convicciones sobre la base de principios aceptados por los no cristianos?

Las opiniones de Plantinga están vinculadas con la epistemología reformada.

Un comentario sobre “Apologética en la Reforma y en los Tiempos Modernos

    I. Daniel Tovar escribió:
    25 julio 2009 en 7:27 pm

    Muy buena entrada. Creo que la apologética ha tenido sus mejores años a partir de la reforma, con Calvin, Van Til y Clark a la cabeza. De los dos primeros he leído algunas cosas, de Clark no mucho, pero espero hacerlo en un futuro.

    Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s