En Busca de la verdad

Posted on

En Busca de la Verdad
Escrito por Gary Gilley
(Abril de 2008 – Volumen 14, Número 4)

Hace unos años escribí un libro titulado Esta Pequeña Iglesia Fue al Mercado: Está la Iglesia moderna Alcanzando o Vendiéndose. Allí exploré en detalle las zonas en las que creo que el modelo de iglesia del “buscador sensible” está perdiendo la huella bíblicamente, especialmente en lo que respecta a sus mensajes del Evangelio y doctrina. Ese libro fue seguido de Esta Pequeña Iglesia se Quedó en Casa: Una iglesia Fiel en Tiempos Engañosos. La intención original era identificar las marcas de una iglesia verdaderamente bíblica manteniéndose firme ante los ataques a gran escala de las fuerzas del engaño. Si bien una parte de ese volumen se dedica de hecho con esa intención, también me sentí obligado a abordar específicamente las áreas del engaño alrededor del rápido crecimiento del movimiento de la iglesia emergente. Estoy en el proceso de escribir un tercer libro sobre la serie de la “Pequeña Iglesia”. Este será un libro en el que voy a hablar de “una iglesia en la búsqueda de la verdad.” Mi argumento es que la gran necesidad del momento para la iglesia de Cristo es volver a descubrir la verdad que ha perdido o reducido al mínimo, comprender el valor inestimable de la verdad en la vida del pueblo de Dios, y reconocer su papel como defensor y dispensador de la verdad (1 Tim 3:15).

Pensaba titular a este libro Esta Pequeña Iglesia No Tiene Nada: Una Iglesia en la Busca de la Verdad, porque creo que la gran mayoría de los llamados cristianos e iglesias evangélicas han perdido, o al menos extraviado, este importante mandato. La verdad ha sido sacrificada en aras del pragmatismo, el crecimiento de la iglesia, la ideología posmoderna, el paganismo y el hedonismo, por nombrar unos cuantos. En muchos casos esta deserción de la verdad no es tanto por su diseño como por ignorancia y descuido.. Toda una generación de creyentes ha crecido en iglesias en las que la Palabra de Dios no se ha enseñado sistemáticamente y ha sido apreciada. Naturalmente, la gente de esta generación ha marginado el lugar de las Escrituras en sus vidas. ¿Cómo podemos esperar que tales cristianos y cristianos que han vivido sus vidas en gran medida fuera de los parámetros de la verdad de Dios, puedan entender el lugar de la centralidad de la Palabra en sus vidas? Después de todo, estas personas han construido grandes iglesias, han financiado ministerios importantes, han recorrido todo el mundo en viajes misioneros, han irradiado de compasión por los pobres y necesitados, y mucho más, todo sin el beneficio de vidas e iglesia basadas en la Biblia.

¿Por qué precisamente la Biblia debe ser devuelta al centro de la escena? El Evangelicalismo nunca ha parecido sano. Las Megaiglesias pintan nuestro paisaje, el dinero es abundante (por lo menos para los ministerios más populares), los superestrellas evangélicos escriben libros que son leídos por millones y aparecen en entrevistas de televisión regularmente, la derecha evangélica puede hacer o deshacer a un político, el plan PEACE de Rick Warren está organizando a la iglesia mundial para ganar la guerra contra la pobreza, la enfermedad y el analfabetismo, etc. ¿Qué más queremos? Los cristianos son ahora apreciados en el mercado de ideas, tenemos un impacto sobre la cultura e influenciamos la agenda política. ¿Cómo puede alguien no reconocer el gran progreso realizado por los seguidores de Cristo en los últimos 30 años?

Sin embargo, falta algo. Los encuestadores han confirmado que esta moderna marca de evangelicalismo no está cambiando vidas – los evangélicos viven más o menos igual que sus homólogos no salvos. La asistencia a la iglesia ha crecido en las megaiglesias pero no en general. En porcentaje, en su conjunto, el crecimiento de la iglesia se ha mantenido estancado durante años y millones de personas han abandonado la iglesia. Los cristianos son bíblicamente analfabetas y desprecian las cuestiones doctrinales. La Biblia sigue siendo el libro más vendido en el mundo pero pocos la leen y a su vez menos se dirigen a la Escritura para comprensión de la vida, o incluso de Dios. Es como si el corazón fuese extraído del paciente, pero pocos parecen notarlo debido a que el paciente se mantiene vivo a través de medios artificiales.

En mi opinión lo que falta es el corazón de la verdad, como es revelada a través de la Palabra. El escritor de Hebreos nos dice que Dios “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas” (1:1), y, en esa forma reveló las verdades que se encuentran en el Antiguo Testamento. La revelación del Antiguo Testamento fue completada por el Nuevo Testamento porque Dios “en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo” (1:2). Esta comunicación de Dios a través de Su Hijo se aprobó a través de los apóstoles: “…La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron” (2:3). Por lo tanto, poseemos a través de las Escrituras la revelación completa de Dios para estos “últimos días”, una revelación que es “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” (2 Tim 3:16-17).

Este pasaje amado de segunda Timoteo es citado por todos los sectores de la fe cristiana, pero aparentemente no es considerado por muchos. Nos regocijamos en el hecho de que Dios ha “exhalado” Su Palabra para que podamos tener en nuestras manos y leer con nuestros ojos la comunicación inspirada de Dios. Pero nos resistimos a la idea de que la Palabra de Dios es “útil para prepararnos para toda buena obra” (énfasis mío). O como Pedro dice: “Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia” (2 Pe 1:3, énfasis mío). Son las palabras enfatizadas en esos textos que muchos se niegan a creer. Estamos muy felices de tener la Palabra inspirada de Dios en la medida en que no interfiera con nuestras propias ideas preconcebidas y las ideas acerca de cómo la vida “realmente funciona”. Nos emocionan las historias de la Biblia y estamos muy agradecidos de que las Escrituras revelan el camino a Dios y a la vida eterna, pero los problemas reales deben ser abordados por otras fuentes. La Palabra es aparentemente enmudecida cuando se trata de problemas emocionales, la lucha civil, los conflictos personales e interpersonales y un sinnúmero de otras dificultades. Para este tipo de preocupaciones nos volvemos a la sabiduría humana en sus diversas formas. Como resultado de ello con demasiada frecuencia nuestras iglesias dan servicio de labios a la Palabra de Dios, pero miran la palabra del hombre para dirección y soluciones de verdad. Si esta es nuestra actitud no debe sorprendernos que la Biblia, aunque venerada, pocas veces se consulta. A pocos años de tal abandono y la Palabra convirtiéndose en una pieza de museo muy querida, ninguna fuerza transformadora de vida busca primero y por ultimo la instrucción y dirección de Dios. El Señor puede afirmar que su palabra es más cortante que toda espada de dos filos (Hebreos 4:12), pero manteniéndola en su funda, su poder parece más bien aburrido al creyente promedio.

Tome la administración y organización de la iglesia por ejemplo. La estructura de la iglesia local está ahora más instruida por parte de técnicas de negocios (el mentor de Rick Warren es el gurú de la administración de negocios Peter Drucker), las encuestas y el pragmatismo (“lo que funciona”) que por cualquier cosa que las Escrituras podría tener que decir sobre el tema. Observando a la iglesia de hoy se puede obtener la idea de que la Biblia no tiene nada en absoluto que decir acerca de cómo una iglesia debe funcionar. Un nuevo convertido, al leer el Nuevo Testamento, por primera vez, puede quedarse totalmente perplejo al encontrar el libro de los Hechos, las Epístolas pastorales (1 y 2 Timoteo y Tito), y las cartas inspiradas como Colosenses y Efesios, que establecen claramente el paradigma de Dios para Su iglesia. Tal novato correctamente podría preguntar a la iglesia moderna porque razón se está consultando a tantos expertos, pero no a al manual Divino sobre la vida de la iglesia.

El mismo nuevo creyente sin experiencia puede ser igualmente sorprendido, al principio, por los sermones que sólo superficialmente se extraen de las Escrituras, “consejería cristiana” que tiene sus raíces en Freud o Rogers ocasionales citas de versículos de la biblia arrojados a la mezcla, ministerios cristianos que atraen a los jóvenes por medio de la diversión, la música y/o el misticismo, pero que prácticamente no hay formación en la verdad de Dios, y grupos de apoyo que son un modelo de AA, más que del Nuevo Testamento. Dándole tiempo al nuevo discípulo para que comprenda – la iglesia realmente no es tan diferente de los demás clubes, grupos de autoayuda y organizaciones sociales que formaban parte de su vida inconversa. Para estar seguro, en los círculos cristianos usted escucha un poco más acerca de Jesús, se ofrece una oración ocasional, se cantan algunos cuantos coros y versículos conocidos de las Escrituras y se arrojan lemas, y un poco más. El cristiano promedio está marchando al mismo ritmo que sus homólogos incrédulos, ambos viven tanto de sus propias filosofías fragmentadas de la vida, basadas en una mezcla de pragmatismo, normas sociales, ideologías novedosas y una cantidad pequeña de Escritura añadida.

Lamentablemente así es como muchos hijos de Dios han sido levantados por sus líderes. No tienen idea de que Cristo los ha llamado a algo más – a una vida realmente basada en la verdad de Su Palabra. Y si tienen una vaga sospecha de que hay algo más, algo más profundo, algo mejor, que la vida que están viviendo, no tienen ningún concepto de donde buscar para tal vida. Estas deficiencias son cada vez más reconocidas por la mayoría de la iglesia evangélica, pero no es el remedio. Lo que se necesita es un retorno a la plena confianza en el poder y la autoridad de la Palabra de Dios, que a su vez hará que los líderes de la iglesia enseñen una vez más todo el consejo de Dios.

Verdad y Cosmovisión

Desde mis días de colegio he disfrutado el estudio de la filosofía. Es fascinante profundizar en el razonamiento de pensadores como Platón, Descartes o Kant y estudiar como de la forma en que se unen las piezas de la vida. Sin embargo, siempre han deliberado sobre estas filosofías desde un punto de vista bíblico. Es decir, he encontrado ideas interesantes sin embargo en gran parte defectuosas a la luz de las enseñanzas de las Escrituras. Pero he pensado muchas veces, al examinar los escritos de esos filósofos, acerca de la reacción de los incrédulos a los mismos conceptos. Por un lado una cosa es muy notable en las filosofías: que están en constante cambio. Al llegar cada nuevo filósofo rechaza al anterior filósofo. Cada generación considera que la última generación, con su conjunto de ideas, sistemas de pensamiento y estructuras sociales, como pasado, no parece reconocer que la próxima generación emitirá los mismos comentarios de censura.

Este flujo constante en relación con la verdad tendría que ser más frustrante para las personas sin Cristo, ya que históricamente observan la evolución de los puntos de vista de la gente. Incluso dentro de nuestras vidas la rápida presentación de las nuevas cosmovisiones que prometen resolver los “misterios de la vida” – sólo para ser relegadas pronto al basurero filosófico y ser sustituidas por la idea más nueva en subasta – ha de ser inquietante. No es de extrañar que el posmodernismo se haya arraigado en el pensamiento occidental. Después de todo, si Platón, Descartes, Kant y todos los demás instruidos han presentado sistemas únicos de la verdad, sólo para ser rechazada y contradicha por la siguiente serie de pensadores, después de un tiempo uno empieza a asumir que tal vez no existe tal cosa como una verdad objetiva y universal. Tal vez lo que queda es la verdad selectiva, la verdad temporal, la verdad individual (la verdad para usted, pero no para mí). Si las “afirmaciones de verdad” de los mejores y más brillantes del pasado no han demostrado ser verdad, ¿qué esperanza tenemos de que la próxima filosofía ofrecerá la clave para las cuestiones de la vida. En un sentido real, después de miles de años de viajar en el carrusel del pensamiento filosófico, las personas se han cansado y salirse del juego. Al parecer no existe verdad absoluta. No existe ninguna autoridad final. No existe nadie cuyas ideas sean superiores a cualquier otra persona. Nos quedamos con el relativismo – dejar a cada uno de nosotros hacer lo propio y creer a su manera y solo aceptar las ideas de unos y otros como iguales. Finalmente todo esto suena hueco. El Posmodernismo, que desafía la verdad absoluta y abraza el relativismo, ha nacido de las cenizas de la desilusión.

La estrella popular de cine Brad Pitt, en una entrevista con la revista Rolling Stone, expresó bien la desilusión que muchos enfrentan hoy en día. Pitt was discussing a character ( Tyler) who he played in the movie Fight Club : Pitt está hablando acerca del personaje (Tyler), que desempeñó en la película Fight Club (El club de Pelea):

Pitt: El punto es, la pregunta que se ha de hacer: “¿En que canal estamos?” Tyler comienza en la película diciendo: “Hombre, conozco todas estas cosas que se supone que parecen importantes para nosotros – el coche, el condominio, nuestras versiones del éxito – pero si ese es el caso, ¿por qué es el sentimiento general allí afuera refleja más impotencia y desesperación y aislamiento y soledad?” Si usted me pregunta, diré: “Mezcle todo esto, tenemos que encontrar otra cosa.” Porque todo lo que sé es que en este momento, nos dirigimos a un callejón sin salida, un adormecimiento del alma, una atrofia del ser espiritual. Y no quiero eso”.

RS: Entonces si estamos con dirección a esta especie de callejón sin salida existencial en la sociedad, ¿qué crees que debería ocurrir?

Pitt: ¡Hey, hombre, no tengo las respuestas todavía. El énfasis ahora está en el éxito y el beneficio personal. [risas] Estoy sentado en él, y yo estoy diciendo, esto no es.

RS: Pero, y me alegro de que hayas dicho primero, la gente leerá que dices esto y pensarán….

Pitt: Yo soy el tipo que tiene todo. Yo sé. Pero yo estoy diciendo, una vez que consigues todo, entonces te encuentras solo. Lo he dicho antes y lo diré otra vez: No le ayudan a dormir mejor, y no despiertas mejor por ello. Ahora, nadie va a querer escuchar eso. Yo lo entiendo. Lo siento yo soy el tipo que tiene que decirlo. Pero yo lo estoy diciendo. [1]

Hay algo dentro de la naturaleza del hombre que rechaza este tipo de existencia y fin. Tiene que haber más para nuestra vida de lo que muchos experimentan. Algo mal ha ido mal, pero no habiendo tomado en cuenta la perspectiva bíblica de la realidad, las personas se ven obligadas a recurrir a fuentes falsas para manejar la vida. Habiendo perdido la fuente de la vida otros pozos deben excavarse (Jer 2:13).

La Escritura tiene una historia diferente que contar. Pablo nos informa en Romanos 1:19-23 que el problema del hombre es que ha suprimido la verdad acerca de Dios que ha sido revelada en la creación a su alrededor. Esta represión han hechos oscurecer corazones e imaginaciones que están vacíos de realidad espiritual. El hombre trata de llenar los espacios en blanco con lo que pueda estar en boga en el momento – en los tiempos bíblicos eran los ídolos y la adoración consciente directa de la creación. Hoy podría ser la filosofía de la Nueva Era, las religiones orientales, la realización humana, la teoría humanista, la certeza modernista, la incertidumbre posmoderna, o cualesquier número de otras teorías. En pocas palabras: la humanidad ha rechazado a Dios y a Su verdad y sufre las consecuencias de esa elección mientras que Dios los entrega a esclavitud por su propia cosmovisión, con sus pecados resultantes (1:24-32). No es de extrañar que la gente esté desilusionada con la vida, el pecado y las falsas creencias que afectan en última instancia. Al propagarse el sistema mundial sus diversos puntos de vista y filosofías deberíamos esperar nada menos que mentes rasguñando en la especulación vacía y corazones necios vagando en la oscuridad (1:21).

Entre a la iglesia. Una de las cosas que separa la iglesia de todas las demás organizaciones es que es columna y baluarte de la verdad (1 Tim 3:15). La congregación que no funciona como apoyo y dispensador de la verdad no está a la altura de los criterios de la Biblias para una iglesia local, por lo que la asamblea que no se especializa en la verdad no se ajusta a la definición de una iglesia del Nuevo Testamento. Su presencia puede ser “mega”, sus programas prolíficos, su entusiasmo contagioso, y sus motivos honorables, pero si no es columna y baluarte de la verdad fracasa en su descripción de su función como iglesia. Llámela un club, una reunión social, un grupo de conciencia política, una asamblea o un centro de entretenimiento, pero no lo llame una iglesia. Puede ser nuestro más sincero deseo como pueblo de Dios vivir el diseño de Dios para su iglesia.

——————————————————————————–

[1] Citado por Jim Thomas, Answering the Big Questions About God, (Eugene, Oregon: Harvest House Publishers, 2000/2001) p.21

Un comentario sobre “En Busca de la verdad

    Calixto escribió:
    4 julio 2012 en 8:35 pm

    Muy buen dicernimiento en estos dias que hasta muchos cientificos buscan a Dios en sus teorias de la materia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s