Un Colosal Fraude

Posted on

Un Colosal Fraude  – (A Colossal Fraud)

Lunes, 7 de diciembre 2009

(Por John MacArthur)

El ex presidente de NASDAQ Bernie Madoff publicó una estafa de régimen Ponzi durante casi 20 años, y estafaron un estimado de $18 mil millones de inversores de Wall Street. Cuando la estafa, finalmente salió a la luz provocó una onda expansiva de indignación en todo el mundo. Fue el más grande y más vasto fraude de inversión de gran alcance nunca visto.

Pero el mal de la malversación de fondos de Madoff palidece en comparación con un fraude aún más diabólico que se realiza en el nombre de Cristo bajo las brillantes luces de las cámaras de televisión en las redes religiosas en todo el mundo cada día. Sanadores y predicadores de la prosperidad prometen milagros a cambio de dinero, estafan a sus espectadores por más de mil millones de dólares anuales. Han operado este fraude en la televisión por más de cinco décadas. Lo peor de todo: lo hacen con la aceptación tácita de la mayoría de la comunidad cristiana.

Alguien tiene que decirlo claramente: los sanadores y los predicadores de la prosperidad, que dominan la televisión religiosa son fraudes descarados. Su mensaje no es el verdadero evangelio de Jesucristo. No hay nada espiritual o milagroso en sus artimañas en el escenario. Todo es una artimaña tortuosa diseñada para aprovecharse de gente desesperada. Ellos no son ministros piadosos, sino impostores codiciosos que corrompen la Palabra de Dios por el dinero. Ellos no son verdaderos pastores que apacientan las ovejas de Dios, sino mercenarios cuyo diseño sólo es trasquilar las ovejas. Su amor al dinero, se hace evidente en lo que dicen y cómo viven. Alegan que poseen gran poder espiritual, pero en realidad son materialistas vulgares y enemigos de todo lo santo.

No hay ninguna razón para que nadie deba ser engañado por esta estafa antigua, y ciertamente no hay justificación para tratar a vendedores ambulantes como si fueran auténticos ministros del evangelio. Charlatanes religiosos que hacen mercadería de falsas promesas han existido desde la época apostólica. Pretenden ser mensajeros de Cristo, pero son intrusos e impostores. Los apóstoles los condenador con el lenguaje más duro posible. Pablo lo llamó “hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia” (1 Timoteo 6:5). Pedro habló de los falsos profetas como teniendo “el corazón habituado a la codicia” (2 Pedro 2:14). Advirtió que “por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingida” (v. 3). Los expuso como canallas y los calificó de “ inmundicias y manchas” en la Iglesia (v. 13).

Estas descripciones bíblicas encajan con el culto impulsado por la avaricia de los predicadores de prosperidad y sanadores, que por desgracia, gracias a la televisión, se han convertido en el rostro más conocido en todo el mundo de la cristiandad. La estafa que operan debería ser un escándalo más grande que cualquier régimen de Ponzi de Wall Street o de grandes valores de fraudes de seguridad de gran envergadura. Después de todo, los que son más susceptibles a la estafa de los sanadores de fe no son inversionistas de clase acomodada, pero algunas de las personas más vulnerables de la sociedad: incluidas las multitudes que ya están en miseria, desconsolados, discapacitados, ancianos, enfermos, sufrimiento o moribundos. El sanador de fe obtiene riqueza esplendidamente, mientras las víctimas se vuelven más pobres y más desesperados.

Pero la peor parte del escándalo es que no es realmente un escándalo a todos los ojos de la mayoría de los cristianos evangélicos. Los que deberían ser más serios en defender la verdad han tenido una actitud tolerante hacia la evidente tergiversación del evangelio de los predicadores de la prosperidad y su explotación indiscriminada de las personas necesitadas. Ellos dicen: “Pero no quiero juzgar”. Pero de esta manera, los cristianos no pueden ejercer un juicio justo (Juan 7:24). Rehúsan a tener dsicernimiento en todo.

¿Cuantos muchos manifiestos y declaraciones por escrito de solidaridad han expedido los evangélicos condenando el aborto, la eutanasia, matrimonio del mismo sexo, y otros males sociales? Está bueno, y bastante fácil, oponerse a la maldad y la injusticia en la sociedad secular, pero ¿dónde está la indignación moral correspondiente en contra de estos charlatanes religiosos que abiertamente y descaradamente pervierten el evangelio para lucrar las 24 horas del día, siete días a la semana en la televisión internacional?

Los defensores del aborto y la eutanasia por lo general no tratan de hacer pasar su mensaje totalmente como bíblico. Las personas que dicen que tenemos que redefinir el matrimonio no se han representado así mismas como un brazo de la iglesia. Pero los predicadores de la prosperidad engañan a la gente en nombre de Jesús, afirmando hablar en nombre de Dios, mientras roban, tanto a las almas como el sustento hiriendo a la gente. Esa es una abominación mucho mayor que cualquiera de los males sociales que típicamente protestan los cristianos. Después de todo, lo que los predicadores de la prosperidad hacen no sólo un pecado contra los pobres, enfermos y vulnerables, sino que blasfeman contra Dios, corrompen el evangelio, y profanan la reputación de Cristo ante un mundo expectante. No sólo destrozan la tela de nuestra sociedad, sino que también ensucia la pureza de la iglesia visible y disminuye la influencia del verdadero evangelio. Es sin duda uno de los más groseros de todos los males que actualmente proliferan en nuestra cultura.

En las próximas semanas, vamos a estar dando una mirada a las afirmaciones absurdas y falsas enseñanzas de algunas de las figuras más conocidas de la televisión religiosa. Vamos a analizar por qué un número desproporcionado de celebridades sanadores de fe y predicadores de la prosperidad han sucumbido a una inmoralidad grave. Y vamos a ver lo que la Escritura dice acerca de cómo los cristianos creyentes de la Biblia deben responder. Espero que esta serie lo desafíe a adoptar una posición más activa frente a los milagros falsos y falsas enseñanzas que se venden de puerta en puerta en el nombre de Cristo.

(La siguiente entrada sobre este tema vendrá al final de esta semana.)

Tomado de Shepherds’ Fellowship Pulpit Magazine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s