El Espíritu Me Guió a…

Posted on

El Espíritu Me Guió a…

por Mike Riccardi

En su excelente post sobre el Cielo es de verdad de Todd Burpo, Clint controntó a la tendencia popular de documentar las visiones personales del cielo. En ese puesto, destacó tres características de las experiencias “místicas” personales. Una de esas características fue: “intocables”. Es decir, nadie puede examinarlas.
clip_image001
Eso me recordó que las visiones de los cielos no son las únicas experiencias subjetivas que la gente está buscando para acabar con la autoridad del Espíritu Santo. ¿Alguna vez has escuchado a alguien decir que el Espíritu le ha “llevado” a hacer algo? O algo así, “Me sentí llevado a” hacer tal y tal cosa? He escuchado ese tipo de declaraciones. Yo he dicho ese tipo de cosas, también. Pero, ¿qué quiere decir la gente cuando dicen eso? Y, más importante, es esa una manera bíblica de entender y de hablar sobre el ministerio del Espíritu entre los creyentes?

Tal vez le sorprenda, como a mí, al saber que la frase “guiados por el Espíritu” se produce sólo dos veces en el Nuevo Testamento:

  • Romanos 8:13-14 – porque si vivís conforme a la carne, habréis de morir; pero si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los tales son hijos de Dios..
  • Gálatas 5:16-18 – Digo, pues: Andad por el Espíritu, y no cumpliréis el deseo de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne, pues éstos se oponen el uno al otro, de manera que no podéis hacer lo que deseáis. Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley..

Usted notará que las dos apariciones de “guiados por el espíritu” vienen en el contexto de la mortificación del pecado. El testimonio del Espíritu Santo sobre su propio papel en “guiar” a los creyentes es específicamente puesto junto a echar fuera los deseos y las obras de la carne. Hacer eso es andar por el Espíritu, es decir, a andar por medio de El: ser guiado por El. Y así, si vamos a ser implacablemente bíblicos, esto tiene que ser la manera en que entendemos y utilizamos la frase: ser guiado por el Espíritu. “El Espíritu me llevó a quitar mi ira y amargura.” “El Espíritu me llevó a mortificar mi deseo de atención y reconocimiento.” Y así sucesivamente.

Así no es cómo la usamos

Pero la gente rara vez restringe su uso de esta frase en el contexto específico de la mortificación. En cambio, he observado que la usamos (al menos) de dos maneras. En primer lugar, decimos que el Espíritu nos ha llevado a hacer algo con el fin de dar gloria clip_image003y el crédito a Dios por las circunstancias favorables y providencias llenas de gracia que hemos experimentado. Algo bueno ha sucedido, y simplemente estamos conscientes de no tener ninguna gloria por las cosas buenas a nosotros mismos. Más bien, deseamos atribuir las diferentes misericordias que recibimos, la buena providencia meticulosa de un Dios soberano y amoroso que ministra a Su pueblo a través de la agencia de Su Espíritu Santo.

Y creo que eso es bueno. A pesar de que se debemos garantizar que no estamos usando la frase tal y como Pablo lo acuñó, no estamos tratando de deslizarnos en cualquier teología rara. Sólo estamos tratando de dar crédito a quien crédito merece. Y además, ya que la Escritura nos enseña la soberanía absoluta y minuciosa de la providencia de Dios (Efesios 1:11; Salmo 33:10-11; 115:3, Isaías 46:9-10), tenemos una base teológica para hablar de esta manera. Es bueno y correcto y apropiado. De hecho, yo diría que hay que dar crédito al Espíritu de esta manera.

Sin embargo, algunas personas hablan acerca de ser guiados por el Espíritu de otra manera, también. Lo utilizan como un sello de autoridad por lo que tienen que decir o lo que se proponen hacer. Esto es incorrecto, ya que supone que el Espíritu es subjetivamente “líder” en un sentido revelador, similar a lo que Pablo se le prohíbe entrar en Asia en Hechos 16. (De hecho, estas personas suelen citar pasajes de Hechos, completamente ignorando las diferencias drásticas en la historia redentora entre entonces y ahora.) Esto no sólo no es lo que significa ser “guiados por el Espíritu” en su contexto bíblico (cf., de nuevo, Rom 8:14 y 5:18 Gal), sino se malentiende cómo Dios habla y cómo el Espíritu nos guía en esta época: es decir, ambos a través de las suficientes e inspiradas [por Dios y el Espíritu]Escritruas.

Todo Vuelve Hacia la Autoridad

La cuestión de la autoridad es, creo, el pateador de cómo este segundo sentido de la frase es distinta a la primera, y también la forma en que se equivoca teológicamente. Cuando la gente en la primera categoría están diciendo que el Espíritu les llevó a hacer algo – por ejemplo, parece que Dios “le han puesto en su corazón” orar por alguien – están simplemente tratando de desviar la gloria de una buena cosa que ya ha ocurrido. Por el contrario, cuando la gente en la segunda categoría están diciendo que el Espíritu está llevando a hacer algo – por ejemplo, “El Espíritu nos está llevando a vender nuestra casa y mudarnos contigo” (historia verdadera) – están tratando de cosechar la autoridad de algo que no ha ocurrido todavía.

Así, además de la utilización estrictamente bíblica de la mortificación del pecado, la “guía del Espíritu Santo” es muy similar a discernir la voluntad decretada de Dios: sólo en retrospectiva. Somos capaces de mirar hacia atrás en una buena cosa que Dios ha hecho en nuestras vidas – incluso algo tan interno como sentirse guiado a orar por alguien alguna semana en particular, para después descubrir que había era semana muy dura y necesitaba de oración – y discernir: “¡El Espíritu me lleva a orar por ti esta semana!”

Por otro lado, no tiene fundamento bíblico o teológico y por lo tanto totalmente válido decir: “El Espíritu me está guiando a vender mi casa y sólo un paso de fe”, o “El Espíritu me lleva a predicar en el púlpito este domingo.”Aunque la persona puede ser sincera, esto realmente es sólo pelear por alguna autoridad para validar sus sentimientos subjetivos e impresiones propias. En su lugar, debemos llamarle como lo que son: sentimientos e impresiones internos.

Y si no esta de acuerdo conmigo, ¿qué pasaría si le dijera que el Espíritu me llevó a escribir este blog? ¿Qué podría hacer? Usted estaría completamente bloqueado por mi apelación a la autoridad del Espíritu sin medios objetivos de evaluación. Usted seguramente no desea resistir al Espíritu Santo por estar en desacuerdo conmigo, ahora ¿que haría?

¿Ve la forma en que sólo se convierte en un juego de poder?

La Escritura es Nuestra Autoridad
clip_image005
Pero Dios nos ha dado un medio perfectamente suficiente para evaluar y validar tales impresiones: es Su Palabra perfectamente suficiente, siempre útil (2 Timoteo 3:16-17), todo lo necesario para la vida y la piedad (2 Pedro 1:3), como se revela en muchas ocasiones y de muchas maneras en los 66 libros del Antiguo y Nuevo Testamento (Hebreos 1:1-2; Juan 14:26; 16:12-13). De hecho, como Clint trajo en su artículo, Pedro declara que la palabra profética como se revela en las Escrituras es algo más segura incluso que el testimonio ocular personal de la transfiguración de Cristo (2 Pedro 1:16-21)!

Esa es nuestra autoridad. La Escritura interpreta a nuestra experiencia, y no al revés. Y si alguien intenta elevar sus impresiones subjetivas, al menos, a la par con la autoridad de las Escrituras con ligereza y añade que fue “guiado por el Espíritu” para hacer algo, él deshonra a la suficiencia de lo que el Espíritu Santo ya ha llevado a los hombres a hablar y escribir como la Palabra de Dios incontestable (2 Pedro 1:21). De hecho, las “cosas del Espíritu” (ta tou pneumatos, Rom 8:5;. Cf 1Cor 2:14) son las palabras habladas y escritas por los apóstoles, ya que fueron enseñados por el Espíritu (1 Cor 2:12-13) .

16 Porque no os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo siguiendo fábulas artificiosas, sino como habiendo visto con nuestros propios ojos su majestad. 17 Pues cuando él recibió de Dios Padre honra y gloria, le fue enviada desde la magnífica gloria una voz que decía: Este es mi Hijo amado, en el cual tengo complacencia. 18 Y nosotros oímos esta voz enviada del cielo, cuando estábamos con él en el monte santo. 19 Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones;.

=================================

clip_image006

Acerca de Mike Riccardi: Mike supervisa el proceso de afiliación en Grace Community Church en Los Angeles.

2 comentarios sobre “El Espíritu Me Guió a…

    desir fritz gerald escribió:
    15 julio 2011 en 10:06 pm

    bendicion para usted….he enviado este mensaje…..si usted tiene un represantante en haiti…..es rael lo que ha dicho por el asunto de espiritu ……
    desir fritz gerald

    Profa. Elizabeth Vargas escribió:
    15 julio 2011 en 10:36 pm

    Muy interesante su publicación, le felicito por el blog y le invito a visitar mis dos espacios y a dejar sus comentarios sobre qué le parece: http://jovenesdiferentes.wordpress.com y http://www.masquevivir.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s