26 Trabajadores de la Vid

Posted on

clip_image002 26 Trabajadores de la Vid

Lo siguiente es un artículo de una editora de libros cristianos. Respecto al papel que pueden jugar la lectura de libros en el ministerio discipulador.

*****

En su best-seller, El Enrejado y la Vid, Colin Marshall y Tony Payne, argumentan persuasivamente a un “ministerio de cambio de mente” en nuestras iglesias, un cambio de mentalidad que se concentra más en nuestro tiempo y energía en el crecer a la gente como discípulos de Cristo a través del ministerio de oración de la Palabra (“la vid”) que en el crecimiento y el mantenimiento de estructuras eclesiales y programas (“el enrejado”).

No hay duda de que muchas de nuestras iglesias necesitan este tipo de cambio en la mentalidad, pero es más fácil decirlo que hacerlo, especialmente para pastores y líderes cuyos diarios ya están demasiado cargados, a menudo con el trabajo inevitable del ‘enrejado.’

Así que nos enfrentamos a un dilema: vemos la necesidad de invertir más tiempo en personas cada vez mas a través de oración, trayendo la palabra de Dios a ellos, pero tenemos un “tiempo pobre” y nos sentimos presionados al límite.

Los autores abordan esta cuestión en el Enrejado y la Vid. Formación de compañeros de trabajo para hacer el trabajo de la vid con usted es una recomendación clave, al empezar poco a poco y hacer “un trabajo profundo en las vidas de unos pocos.”

El propósito de este artículo es poner de relieve otro método de discipular a la gente a través de la palabra de Dios –que es a la vez eficaz y eficiente en tiempo para los pastores. Se trata de reclutar a veintiséis trabajadores vid extra en su ministerio. Aquí están:

a b c d e f g h i j k l m n o p q r s t u v w x y z

Cuando miramos hacia atrás en la historia, podemos ver cómo cuan poderosamente Dios ha usado la palabra escrita en el crecimiento de discípulos de Jesucristo. De hecho, él eligió la palabra escrita de las Escrituras como su principal método de revelarse.

Mire, por ejemplo, en la rapidez con la que las ideas de la Reforma se propagaron. ¿Cómo fue que la enseñanza del Evangelio de Lutero, Calvino y otros, fue capaz de propagarse con tanta rapidez y eficacia en toda Europa, ayudando a muchos a sacudirse el yugo del catolicismo romano, y señalarles a la verdad de la justificación por la fe? La impresión de libros y tratados fue un factor muy importante. John Foxe, incluso fue tan lejos como para decir:

Supongo que, o bien el Papa debe abolir la impresión, o debe buscar un nuevo mundo al cual reinar; … Ahora nada debilitó y agitó la torre alta de su papado tanto como la lectura, la predicación, el conocimiento y el juicio, es decir, el fruto de la impresión; … Pues aunque por la fuerza externa y las lenguas violentas de crueldad no se atreven a hablar, sin embargo, el corazón de los hombres todos los días (sin duda) se instruye a través del beneficio de la impresión. [1]

[1.] Foxe’s Book of Martyrs: The acts and monuments of the Church, Volume 1, p. 1032.

Incluso hoy en día, hay algunos países donde la amenaza de la fuerza externa y la crueldad violenta todavía lo hace más fácil de distribuir literatura que hablar personalmente. Pero para la mayoría de nosotros en los países libres religiosamente, tal vez sería reescribir la última frase de Foxe por encima de esta manera:

Porque, aunque a través de las ocupaciones de la vida las lenguas no tienen suficiente tiempo para hablar, pero el corazón de los hombres todos los días (sin duda) sea instruido a través del beneficio de la impresión.

No hay duda de que el Señor ha usado material impreso de una manera poderosa durante muchos siglos para evangelizar a los incrédulos y a crecer a los creyentes cristianos en su fe. El poder de la literatura cristiana no radica en su forma sino en su contenido, así como el poder de un sermón o un estudio bíblico o una conversación después de la iglesia no está en la belleza de las palabras o el atractivo de la personalidad, sino en la forma que comunica la Palabra de Dios. Dios obra a través de las palabras que hablamos para cambiar las mentes y los corazones y las vidas (por esto es que oramos, en estos momentos, para que su Espíritu haga este trabajo). Y de la misma manera, Dios obra a través de la palabra escrita o impresa para cambiar las mentes y los corazones y vidas, mientras un cristiano en oración da a otro cristiano una pieza de la literatura bíblicamente fiel, y continúa con una conversación y la oración más tarde.

Pensemos por un momento acerca de las ventajas de la página impresa como una herramienta para el ministerio.

Para el discipulador, la literatura cristiana:

  • es muy eficiente en el tiempo
  • puede aportar una experiencia que usted no tiene y claridad que usted no puede adaptar con facilidad
  • es relativamente barato, debido a las economías de escala en la publicación
  • es menos personal confrontacionalmente, porque usted puede pedir al autor que desafíe a sus discípulos, y luego hablar con su discípulo sobre las ideas del autor
  • presenta una segunda voz y de buena credencial para reforzar lo que usted está diciendo a su discípulo.

Para el discípulo, la literatura cristiana:

  • proporciona argumentos claros y coherentes
  • se puede volver a leer y se puede reflejar en una y otra vez si es necesario
  • puede ser leído y pensado en un momento en que mejor se adapte a ellos
  • proporciona información que no necesariamente se encuentra disponible a través de las personas a las que tienen acceso
  • es a menudo una experiencia de inmersión, y que cambia las mentes.

Este último punto vale la pena dar contenido. Leer un buen libro es una experiencia diferente a tener una conversación informal con alguien, o hacer un estudio de la Biblia, o escuchar un sermón, o leer un blog. Es una experiencia inmersiva. En un buen libro, usted entra en un compromiso sostenido con otra mente de una manera que es (casi siempre) imposible en la conversación diaria, o para el caso en la iglesia. Un autor puede tomar el tiempo para hacer una discusión profunda y largamente, desafiando los errores y el pensamiento distorsionado de nuestra mente, y que nos lleva a entender mejor quién es Dios y lo que El ha hecho por nosotros.

Un autor describió algunas de las ventajas de la literatura cristiana de esta manera:

La página impresa no retrocede, no se muestra cobarde, nunca se siente tentada a hacer concesiones. La página impresa nunca se cansa, nunca se desanima. La página impresa viaja barato, puede ser un misionero por el precio de un sello. No requiere de edificios en el que operar. La página impresa trabaja mientras duermes. Nunca pierde su temperamento en la discusión. Y funciona cuando se han ido de la escena. La página impresa es un visitante que se mete dentro de la casa y se queda allí. Siempre atrapa a un hombre de buen humor, le habla sólo cuando se está leyendo. Nunca le responde y se apega al punto [2].

[2]. ‘Every Christian a Publisher’, Ernest C Reisinger, 2001, http://ccc138.org/article.asp?ID=196

Pero ¿Será la lectura de la literatura cristiana una cosa del pasado? ¿Cuáles son los obstáculos de hoy en día? ¿Se puede todavía hacer uso de recursos cristianos para discipular a otros? Y si es así, ¿por qué parece estar en decadencia?

clip_image004

“La gente no lee más”

Steve Jobs dijo aquella famosa frase en enero de 2008, al explicar por qué no pensaba que un ebook del dispositivo Amazon Kindle de lectura sería un éxito. Curiosamente, sólo dos años después, Jobs estaba vendiendo su propio dispositivo electrónico (IPAD), con los ebooks siendo uno de sus puntos de venta importantes. No seamos cínicos, vamos a darle el beneficio de la duda, tal vez cambió su punto de vista.

Pero es una pregunta interesante e importante preguntar: ¿Sigue leyendo más la gente?

La respuesta corta y simple es: “Sí, así es”.

A pesar de la predicción, las ventas de libros siguen creciendo en todo el mundo.

Sin embargo, la respuesta larga es un poco más complicada. La naturaleza de lo que la gente lea, y lo que publican los editores, ha cambiado. La gente, sin duda, lee más que antes, es sólo que una gran parte de su lectura se encuentra ahora en la pantalla del ordenador (páginas web, blogs, periódicos, Facebook, etc), y quizás cada vez más en pantallas de portátiles (iPhone, Kindle, Blackberrys, iPads, etc.) También siguen consumiendo grandes cantidades de texto en las revistas, novelas, biografías y libros de cocina.

Así que una proporción significativa de lo que la gente está leyendo es de un carácter fundamentalmente diferente a lo que leen en el pasado. A menudo es más corto, y es generalmente menos investigada, menos meditada, y menos cuidadosamente escrita y re-escrita.[3] (Como alguien dijo en broma, los blogs son generalmente la publicación de lo que alguna vez solía llamar ‘los primeros borradores.’ )

Lo que la gente parece hacer menos estos días es leer obras de no ficción que les invita a participar en un viaje constante de pensamiento y discusión de más de 100 páginas, o más. Hay excepciones, por supuesto –en particular con los libros que ofrecen algún beneficio personal importante (a menudo se encuentran en la ‘inspiración’ o de estantes psicología popular).

En ello radica un problema potencial para el uso de la literatura cristiana en los discípulos en crecimiento. Muchos libros cristianos son obras de no-ficción que establecen un argumento sostenido de más de 100 páginas o más, el mismo tipo de libro que parece estar en declive. Entonces, ¿cómo superar esta situación?

Para los editores (y escribo como un editor), hay algunas implicaciones evidentes. (i) Es necesario publicar recursos que están muy bien escritos para que sean fáciles de leer, y no una faena. Demasiados libros cristianos son una obra de amor para el lector, y la gente está cada vez menos está dispuesta a pagar ese costo cuando ven a muchas otras maneras de obtener el contenido que se les entrega. (ii) Los libros también tienen que estar bien editados para que no se hinchan con el contenido que debería haber terminado en la sala de montaje. (iii) Es necesario proporcionar el contenido en una variedad de formas para que las personas tengan acceso al medio que más les convenga (libros de audio, ebooks, libros interactivos, libros de bolsillo, etc.) (iv) Es necesario mantener los precios lo más bajo posible para que el costo no sea una barrera para el uso de libros y recursos como parte del ministerio –en especial de evangelismo.

[3]. Sherman Young argumenta que los libros reales son de un compromiso mantenido por el autor con el lector en el que se transmiten algo de la mente o intenciones del autor. En este sentido, muchas de las piezas de papel y cartón que llamamos "libros" no son realmente libros. No tienen ningún argumento, ninguna vida y muy poca asociación de mente con ellos del todo. Ver El Libro Ha Muerto. Long live the Book, University of New South Wales Press, Sydney, 2007..

Sin embargo, no se trata sólo de los editores que necesitan mejorar su juego. Hay mucho que podemos hacer para animar a la gente a leer buenos libros para el crecimiento cristiano.

1 Venda con entusiasmo. Demasiado y numerosas recomendaciones de libros, sobre todo desde el púlpito, son a medias. Incluso si usted está totalmente convencido de que este libro va a ser una gran ayuda para el crecimiento de la población cristiana, si no transmite esa convicción con cierto grado de pasión, es muy poco probable que usted convenza a alguien para dar el paso de leerlo. Como he dicho antes, la mayoría de la gente va a leer (o escuchar) la no-ficción si ven un beneficio significativo en ello, sólo tenemos que convencer a la gente que los beneficios espirituales que se reciben valen la pena la inversión.

2 Recomendar libros con sabiduría y prudencia. Si la gente dice “yo no soy un gran lector”, comience con algo muy bien escrito, y pequeño. Elija un tema que usted sabe que le interesará. Recuerde, usted siempre puede trabajar en el tema que usted sabe que no están interesados ​​pero que necesitan leer en algún momento de su crecimiento cristiano.

3 Exhortar a las personas a crecer en su comprensión cristiana. Sabemos por las Escrituras que Dios quiere que nuestras [4] mentes se renueven. Establezca este desafío ante alguien que usted está discipulando: ¿Cómo van a crecer en su comprensión de la fe? ¿Pueden renunciar a algunos programas de televisión con el fin de llenar sus mentes con algo más útil?

4 Hable sobre los libros. Que sea una parte normal de la conversación el charlar sobre libros, autores y editores que respeta y que le han sido de ayuda. Deje que la gente vea que la lectura es importante para usted, y deje que muerdan el anzuelo. Edúquelos en cuanto a porque leer y a quien leer, y también cómo usted elige los libros a leer.

5 Regale libros. Cargando con el costo es una forma muy poderosa de mostrar a la gente lo importante que es pensar en la lectura de un libro. No hay mayor recomendación de usted que diga: “Yo quiero que usted lea este libro, tanto que le compré una copia.” Eso es poner realmente su dinero donde está su boca.

6 Comprometerse a leer el mismo libro, de modo que usted pueda hablar con la gente sobre el contenido, y, sobre todo, mantenerse en contacto mutuamente para perseverar comprometidos de verdad hasta el final del libro. Hay muchos libros cristianos asentados en los estantes con un marcador a la mitad.

[4]. Mateo 22:37, Lucas 24:45, Romanos 8:5-6, 12:02, 1 Corintios 1:10, 14:19; Efesios 4:23; Col 3:2; 1 Ped 1:13.

Pero ¿Qué libro?

Otro obstáculo, tanto para el discipulador y el discípulo– es la terrible tiranía de la elección. Cada año, miles de nuevos libros cristianos y recursos se publican. ¿Cómo los elige?

Y que sin duda es necesario elegir. Muchos (llamados) libros cristianos son de poco valor tal que sólo se puede sentir profundamente apenado por los árboles que dieron sus vidas para proporcionar el documento. A veces es obvio que este es el caso, incluso desde el título. Pero a veces suenan como los buenos libros, y es sólo al leerlos que nos percatamos de cuan antibíblicos o mal escritos están.

Aquí hay algunos consejos.

1. Utilice la Internet para aprender más sobre los libros antes de comprarlos. Hay buenos sitios de reseñas de libros evangélicos (como discerningreader.com), y muchos blogueros evangélicos también regularmente recomiendan libros (por ejemplo, Entre Dos Mundos5). Eche un vistazo a otros libros del mismo autor, y vea lo que han dicho sobre ellos. Si sus otros libros eran buenos, hay una buena posibilidad de que éste lo será también.

2. Preste más atención a los libros de autores y editores que usted sabe que tienen un profundo compromiso con la verdad bíblica y de buena calidad de edición. Evite los editores que parecen publicar nada de lo que crees que van a vender, o que les gusta ser vistos como de “vanguardista”.

3. Obtenga recomendaciones de otros amigos y colegas del ministerio cristiano cuya opinión confíe.

[5]. http://thegospelcoalition.org/blogs/justintaylor/

4. Elaborar una lista de los temas centrales, luego, fabrique una lista restringida de los libros que usted recomienda en cada tema. De vez en cuando usted puede tener necesidad de investigar y encontrar un libro sobre otro tema, pero para propósitos generales de ministerio, su lista se define qué libros para tenerlos a mano para regalar o prestar a la gente (o para asegurar que su iglesia los tenga en su estantería). Para empezar, hemos desarrollado una lista básica sobre los principales temas de confianza de autores bíblicamente fieles (ver matthiasmedia.com. au / vineworkersbooklist).

5. Si es posible, trate de no recomendar ningún libro central sin tenerlo a disposición en el acto. Hacer que la gente lea es suficiente desafío, evite que ellos también salten por el aro de tener que encontrarlo, ordénelo, y espere una o dos semanas para que llegue. Usted también puede ahorrar dinero de esta manera mediante la compra a granel o cuando los libros están en especial.

6. Evite recomendar libros de autores que se han salido de los carriles (doctrinal o moralmente). A pesar de que el libro en particular que usted tiene en mente puede ser excelente, la gente a menudo asume que vale la pena la lectura de cualquier libro de un autor que usted recomienda.

Matthias Media –sus socios

El objetivo de este artículo ha sido alentar a hacer uso de libros cristianos y de los recursos en la tarea de hacer crecer discípulos –de hacer ‘obra de la Vid.’

Esto puede parecer un poco egoísta de una editorial cristiana. Pero la verdad es que sí creemos en el gran poder de los libros y de los recursos cristianos, bajo Dios, para cambiar la vida de una manera increíble. Por la gracia de Dios, los libros proveen ese efecto de inmersión y poderosamente transformador sobre la mente y el corazón. Hemos visto que esto sucede una y otra vez en más de veinte años de la publicación de los recursos para el ministerio.

Estamos convencidos de ello. Es por eso que hacemos lo que hacemos. Es por eso que queremos ser compañeros de trabajo con usted en el trabajo de la vid. Es por eso que producimos los libros y recursos que hacemos, y por eso te animamos a usarlos en el ministerio, dando descuentos con la compra de copias tan sólo de 2, 5 o 10 copias.

Vaya a nuestro sitio web (matthiasmedia.com) para examinar una amplia gama de libros y recursos que faciliten el trabajo vid. También puedes probar a usar nuestro buscador de recursos en línea (onlineresourcefinder.com). Esta pequeña aplicación te pide una serie de preguntas de diagnóstico para ayudarte a encontrar un recurso adecuado para satisfacer sus necesidades.

Mejor aún, dénos una llamada. Nos encantaría tener una charla, y ayudarle a encontrar los recursos que necesita para crecer a otros discípulos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s