Analogías Problemáticas y Adoración Devota

Posted on Actualizado enn

clip_image002 Analogías Problemáticas y Adoración Devota

por Carl Trueman

Pregúntele al maestro de los niños de la escuela dominical qué es lo más difícil de enseñar, y es casi seguro que le dirá: “La doctrina de la Trinidad, que Dios es uno, pero existe en tres personas” Pregúnteles cómo lo hacen y es probable que los encuentre esbozando la analogía: “Dios es como el agua, hielo y el vapor” que es una de las más populares.

El problema con esta analogía – de hecho, con cualquier analogía – de la Trinidad es que en realidad es más engañosa que útil. Lo que describe no es en realidad algo parecido a la Trinidad bíblica, sino más bien a la antigua herejía del modalismo. Los problemas detallados de esta herejía, que ve a Dios como uno y como convirtiéndose de Padre al Hijo y en Espíritu Santo, no debe retrasarnos aquí. Mi punto es que las analogías de la Trinidad son inútiles, porque la Trinidad es absolutamente única. No hay ninguna analogía con el mundo creado que sea más útil que engañosa.

Otra área donde los cristianos están acostumbrados a usar analogías es en la encarnación. Aquí las analogías con frecuencia fluyen a la inversa: el reino de lo creado no se utiliza para explicar la encarnación tanto como la encarnación se utiliza para explicar algún aspecto de la creación. Así, algunos han argumentado a favor de una analogía de encarnación como una forma de entender el cómo lo Divino y lo humano se relacionan entre sí en la doctrina de la Escritura, teniendo en cuenta que la Biblia tiene dos autores humano y divino. No existe un monopolio de una parte de la iglesia. Los liberales han utilizado este concepto, pero también lo hizo el ortodoxo teólogo holandés Herman Bavinck. Otros han utilizado la analogía para explicar la relación de Cristo con la cultura. Y otros lo han utilizado como medio de explicar cómo el eterno Dios obra en el flujo de la historia a través de la providencia.

Hay argumentos teológicos a favor y en contra para estos usos diferentes de la analogía de la encarnación, y no voy a ensayar aquí. Quiero más bien hacer un simple punto en relación con estas analogías, desde la perspectiva de la alabanza de la iglesia: la Trinidad y la Encarnación son únicas, y es por eso que la iglesia tuvo que desarrollar medios en particular y precisos en la articulación de ellas. Hay que recordar también la dinámica que condujo los debates que llevaron a estas formulaciones: la adoración cristiana. La iglesia primitiva tenía que saber lo que quería decir cuando declaró: “Jesús es el Señor.” Y por qué se bautizó en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Si las analogías por lo tanto, sirven para reducir la unicidad de Dios y la encarnación, finalmente darán forma a la cultura de la iglesia en maneras que afectan a nuestra adoración. Independientemente de los problemas con los usos populares de las analogías teológicas, la cuestión práctica clave es que la manera tal de diluir la singularidad también diluya la alabanza de la iglesia.

Vital para la adoración es el reconocimiento de la enorme diferencia que existe entre Dios y Sus criaturas humanas. Parte de esta diferencia es el hecho de que Él es el creador y sustentador de todo lo que es, al mismo tiempo que somos criaturas y sostenidas en nuestro ser, por Dios. Parte de ello es moral: Él es santo, peo nosotros somos pecadores. Parte de esto tiene que ver con la salvación: Él es el Salvador misericordioso, y nosotros somos recipientes de la gracia. En las tres categorías, misterio e incomprensibilidad proveen el telón de fondo a Su acción en la historia.

Las doctrinas de la Trinidad y la encarnación protegen ese misterio, ya que establecen la verdad bíblica de una manera que no es reducible a las categorías de nuestras mentes finitas. El resultado de eso es que para el cristiano, seguramente no ha de ser una confusión, sino adoración. El fracaso de nuestra inteligencia por penetrar en los misterios es vital para nuestra vida cristiana, ya que esa misma incapacidad es la que nos impulsa a ponernos de rodillas en exclamaciones de adoración, alabanza, y maravilla.

Mi convicción es que las analogías suavizan esto. Al reducir la distancia entre la creación y Dios, de alguna manera lo hace más manejable, más favorable a nuestra forma de pensar, y así toma parte de la urgencia del hambre espiritual lejos de nuestra alabanza y adoración. Esto no es argumentar a favor de fideísmo, al decir que entre más mística nuestra fe, mayor es nuestra alabanza. Sino que es decir que hay un lugar apropiado para el misterio y la singularidad que debe mantenerse si nuestra adoración ha de ser verdaderamente cristiana. La tarea del maestro no es explicar la Trinidad o la Encarnación, o reducirlas a categorías de criaturas, es más bien para señalar el esplendor de la misma como un medio de provocar asombro y maravilla en la congregación.

Cuando hablamos de Dios, debemos recordar que pisamos tierra sagrada. Podemos continuar más adelante solamente hasta tener que parar y caer sobre nuestros rostros en adoración. Como Gregorio Nacianceno, un padre de la iglesia temprana, dijo de Dios como Trinidad: “Cada vez que pienso en el Uno, mi mente se dirige a los tres, sin embargo, cada vez que pienso en los tres, mi mente se dirige a Uno.” No podía explicar la Trinidad, sino que simplemente podría adorar al Tres en Uno y el Uno en Tres. El misterio, el límite de lo incomprensible, era para él un recordatorio de que él no era Dios. El mantenimiento de esta frontera es crucial. No permitamos que cualquier intento de comunicar la fe se convierta en un medio por accidente para la domesticación de la fe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s