Homosexualidad: Una Perspectiva Bíblica

Posted on Actualizado enn

clip_image002Homosexualidad: Una perspectiva bíblica


por
Gil Rugh Pastor

PRÓLOGO

¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios. Y esto erais algunos de vosotros; pero fuisteis lavados, pero fuisteis santificados, pero fuisteis justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios.” (1 Corintios 6:9-11).

No es de extrañar que el mundo incrédulo practique tales pecados. Sin embargo, hay que señalar que este tipo de comportamiento está siendo cada vez más aceptado, y en algunos casos, alentado dentro de la Iglesia. ¿Qué dice esto acerca de la condición espiritual de la Iglesia de hoy? ¿Apoya la Biblia las afirmaciones de aquellos que dicen que el comportamiento como la homosexualidad ya no debe ser considerado pecado? ¿Son estas simplemente afirmaciones de aquellos que han torcido las Escrituras “para su propia perdición” (2 Pedro 3:16)?

En este comentario, Gil Rugh, pastor de la Iglesia de la Comunidad de Indian Hills en Lincoln, Nebraska, analiza la veracidad de los Antiguo y Nuevo Testamento para presentar lo que la Palabra de Dios enseña claramente acerca de la homosexualidad, el “pecado olvidado.” Se espera que este material ayude a los cristianos a llegar a una mejor comprensión de Dios, que no sólo es amor, sino completamente justo y santo también.

INTRODUCCIÓN

En la sociedad actual, la homosexualidad se ha convertido en “el pecado olvidado.” Mientras que la Escritura es clara en este asunto, la Iglesia se ha seguido rápidamente y sumisamente al mundo y suavizado su postura. Este libro examina la verdad revelada de Dios sobre la homosexualidad, tanto en el Antiguo y Nuevo Testamento.

Los homosexuales no deben ser señalados ni manifestarse en contra los cristianos. Su pecado no es mayor que cualquier otra persona. Fue Santiago quien dijo que más daño se hace por la lengua que de cualquier otro pecado. Los cristianos deben tener cuidado de no recoger nuestras farisaicas ropas, y atacar a un pecado particular que nosotros mismos, no luchamos. Estamos listos para examinar este tema, como pecadores redimidos por la gracia, no como superiores con autoridad. Sin embargo, la Iglesia debe ser clara en lo que la Biblia enseña acerca de la homosexualidad. Mi preocupación no es que el mundo ha considerado la homosexualidad una forma aceptable de expresión sexual, sino que la Iglesia lo ha hecho voluntariamente.

No debería ser ninguna sorpresa que el mundo ha declarado la homosexualidad una norma de comportamiento. En septiembre de 1992 en la editorial de The New York Times, el Dr. Richard Isay afirma que el “consenso está creciendo entre los profesionales de salud mental que la homofobia, el miedo irracional y el odio a los homosexuales, es una anormalidad psicológica que interfiere con el juicio y la fiabilidad de las personas afectadas.” [1] Isay es presidente de la Gay, Lesbian, Bisexual Issues Committee, of the American Psychiatric Association.

Cuan rápido cambia el mundo. No hace mucho tiempo, los psiquiatras creían que la homosexualidad era una forma de enfermedad mental. Ahora dicen que la homosexualidad es normal, mientras que aquellos que se oponen a ella tienen una enfermedad mental. Es fácil ver la total falta de validez científica de la psiquiatría o la psicología, cuando se entiende que sus teorías se han establecido. Cualquiera que pueda ser el punto de vista popular del mundo, las “ciencias psicológicas” están seguras de apoyar ese punto de vista.

Tenga en cuenta la definición de la homofobia, según el Dr. Isay. Es el “miedo irracional y el odio a los homosexuales.” ¿Esta definición implica que también hay un temor racional y odio hacia los homosexuales? Esta definición pone a cualquiera que se opone a la homosexualidad en una caja. Ellos son irracionales y aborrecibles. El problema es que esta definición no puede aplicarse a un cristiano al abordar el tema de la homosexualidad de acuerdo a la Escritura. Los pensamientos irracionales y el odio no tienen nada que ver con lo que Dios dice sobre el tema, pero eso no es como el mundo lo ve. Si un cristiano aprueba la homosexualidad, está en abierta rebelión a la Palabra de Dios. Por otro lado, si un creyente se opone a la homosexualidad, el mundo dice que él es irracional, odioso y no puede emitir un juicio seguro. Además, si una persona no acepta la homosexualidad como una expresión perfectamente normal de amor, el mundo dice que es un enfermo mental. No hay manera de ganar.

¿Qué posiciones están tomando los cristianos en relación con la homosexualidad? Un reciente artículo en la revista Christianity Today por Andrés Tapia proclamó “el Debate de la Homosexualidad Hace una Excepción a la Armonía del Campus.” [2] El artículo comenzaba: “los campus universitarios cristianos de todo el país se han convertido en el escenario de una lucha intensa sobre la homosexualidad.”[3] Eso, en sí mismo, refleja un cambio de actitud. La homosexualidad era uno de los temas en blanco y negro que todos los cristianos acuerdan: la homosexualidad era pecado. Ahora, está en la vanguardia de los intensos debates candentes de los campus evangélicos cristianos en todo el país. Los defensores de la homosexualidad afirman que los derechos de los gays incluyen la libertad de expresión, la libertad académica y la libertad de creencias teológicas.

La única cuestión que debe abordarse es el de las creencias teológicas. El tema de la homosexualidad como un pecado no tiene nada que ver con la Constitución de los Estados Unidos de América, pero tiene todo que ver con la Palabra del Dios Viviente. La cuestión es: “¿Qué dice la Biblia sobre la homosexualidad?”

En el Calvin College en Grand Rapids, Michigan, un gran agitación se planteó mientras se levanto una altavoz de los derechos anti-homosexual que llegó al campus. Después de más de mil estudiantes asistieron a su discurso, los administradores decidieron que ellos también deben presentar el punto de vista pro-homosexual. En una situación similar, un grupo de autodefinidos estudiantes “cristianos” de la Universidad del Este (antes Colegio Bautista del Este) en St. David, Pennsylvania, marcharon en el desfile de derechos de los homosexuales en Washington, DC, la capital de nuestra nación. El Gordon College en Wenham, Massachusetts, también ha tenido un debate serio sobre esta cuestión.

Por otro lado, el Colegio Alianza Nyack Alianza Cristiana y Misionera en Nueva York no renovó el contrato de un profesor que muestra con orgullo un botón que decía: “apoyo los derechos de los homosexuales.” El presidente de la universidad también fue despedido por defender la actuación del profesor.

En su artículo de la revista Christianity Today, Tapia se dedicó a escribir, “la mayoría de las escuelas involucradas en las controversias recientes, oficialmente hacen, o están considerando la distinción entre orientación homosexual y la conducta homosexual.” [4] Este es un razonamiento desastroso. Cuando alguno está en Cristo, se convierte en una “nueva criatura; las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17). La descripción de una persona como homosexual, o un alcohólico o un adúltero, o cualquier área de pecado al que alguien estuvo involucrado, tiene validez antes de que él se convierta en un creyente. Cuando alguien ha experimentado la salvación a una vida transformada por medio de Cristo, sin embargo, el poder del pecado ya no controla a esa persona. Es una “nueva criatura.” No hay distinción entre la orientación y la conducta en la Biblia.

Una de las razones de que la Iglesia se ha metido en tantos problemas se debe a la autoridad que se le ha dado a los psiquiatras, psicólogos y sociólogos. Considere lo que Tony Compollo, profesor de sociología en la Universidad del Este, dijo sobre el tema de la homosexualidad: “Los evangélicos han sido sin lugar a dudas crueles y mezquinos. Creo que la forma en que la Iglesia se está comportando hacia los gays es una vergüenza para Jesús.”[5] El artículo continúa, “este apoyo, así como el gran número de estudiantes que escribieron cartas a su periódico de la escuela condenando la amargura del debate, parece haber tranquilizado a algunos homosexuales que podrían estar seguros de ellos para permanecer matriculados en las universidades cristianas.”[6]

Otra preocupación es la actividad política de las asociaciones de acreditación. Algunos estados han aprobado leyes de derechos homosexuales. Richard Gathro, vicepresidente de la Christian College Coalition dijo: “Algunas escuelas cristianas podría llegar a ser vulnerables a la pérdida de acreditación, o demandas.” [7]

El “destape” de los homosexuales que dicen que siguen siendo fieles a su herencia cristiana evangélica está impulsando el debate teológico. Estos estudiantes a menudo son respetados por sus compañeros y maestros, y su lenguaje de fe suena familiar. Ellos sienten que están siendo buenos cristianos. La cuestión no es lo que se “siente bien”, sino lo que es bíblicamente correcto. La correcta interpretación de la Biblia no tiene nada que ver con los sentimientos y las emociones. Los cristianos deben tomar una posición sobre un tema mirando a la teología en primero, en segundo y último lugar.

Cuando las emociones y sentimientos forman parte de la consideración de un tema como la homosexualidad, empezamos a cuestionar la validez de la Biblia. Los pensamientos vas desde: “Conozco a esa persona que dijo que él es gay. Es bastante agradable. No causa ningún problema. Yo respeto su opinión en clase. Él mostró públicamente su fe en Cristo el año pasado. ¿Cuál es el problema? Vamos a seguir con nuestras vidas y no hacer un tema de su homosexualidad.” Todo eso puede ser cierto, pero los cristianos no estamos llamados a “seguir adelante con nuestras vidas.” Ellos están llamados a adoptar una postura bíblica con amor cristiano. El carácter de Cristo debe caracterizar a todos los que creen en la persona y la obra del Señor Jesucristo.

A menudo, aquellos que son verdaderos cristianos creyentes de la Biblia son llamados de “mente estrecha”, “críticos” y “fanáticos” a causa de la posición tomada en contra de las cosas bien recibidas por el mundo. La posición que Jesucristo tomó contra todo pecado, sin embargo, no podía ser más clara. Fue quizás la persona más de “mente cerrada”, “crítico”, “intolerante” que caminó jamás sobre la faz de la tierra, como es viso por las normas de este mundo.

En el debate de la homosexualidad está el argumento que sostiene la aceptación de las Escrituras de los homosexuales. Un líder de este movimiento afirmó recientemente que la Escritura prohíbe sólo el acto de la prostitución homosexual. Afirma que una relación monógama homosexual basada en el amor está dentro de los límites de una relación en las Escrituras. Él dijo: “Si los estudiantes homosexuales en las universidades cristianas no encuentran apoyo, van a ir fuera de la escuela para encontrarlo. Si los estudiantes homosexuales no pueden cortejar en el campus, ¿Dónde van a encontrar a alguien para compartir su vida?” [8] ¿De qué manera esta pregunta tiene algo que ver con el tema? ¿Hemos de creer que no podemos decirle a un homosexual que está en pecado, porque él podría dejar el campus de una escuela cristiana, sin encontrar una pareja homosexual de toda la vida? El apóstol Pablo instruyó a los cristianos sobre cómo hacer frente a tales situaciones. Él dijo, “entregad a ese tal a Satanás para la destrucción de su carne, a fin de que su espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús.” (1 Corintios 5:5).

El artículo en la revista Christianity Today concluye: “Debido a que son a menudo estudiantes respetados, agradables y comprometidos espiritualmente, el tma se mueve de ser una cuestión exclusivamente de debate político y moral hasta ser ser algo agonizantemente personal.”[9] Bueno, eso no es verdad. La homosexualidad es un tema bíblico, no un asunto político. El cómo nos “sentimos” al respecto no es relevante. Lo que la Biblia dice acerca de ello es completamente relevante.

Para los creyentes, la presión del mundo por cumplir con sus normas es intensa. Romanos 12:1, 2 nos recuerda cómo hemos de vivir como hijos de Dios. Pablo dice: “Os exhorto, pues, hermanos, por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto espiritual de la adoración. Y no os conforméis a este siglo, sino transformados por la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la voluntad de Dios es, lo que es bueno, agradable y perfecta.” Cuando los creyentes se dejan ser aprovechados por las normas de este mundo, están llegando a ser semejantes, en lugar de transformarse.

Hay dos puntos fundamentales que me gustaría examinar antes de profundizar en la visión bíblica de la homosexualidad. El primero se encuentra en Isaías 8:19: “Y si os dijeren: Preguntad a los encantadores y a los adivinos, que susurran hablando, responded: ¿No consultará el pueblo a su Dios? ¿Consultará a los muertos por los vivos?” En este pasaje Israel se estaba convirtiendo en otras cosas a pesar del Dios Viviente estableciendo su estándar. Ellos estaban consultando a los médium y espiritistas. En Isaías 8:20, Isaías continúa diciendo, ¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido.” En otras palabras, si alguien no está de acuerdo con la Palabra revelada de Dios, es porque están en oscuridad. La Palabra de Dios es la verdad absoluta y es la única norma verdadera por la cual debemos vivir.

El segundo punto que hay que entender es que la Escritura no debe ser reinterpretada para adaptarse a las necesidades y deseos particulares. Esto es lo que los proponentes de loa derechos “cristianos” de los homosexuales están haciendo. En 2 Pedro 3:14 leemos: “Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz.” Pedro añade: “casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición. Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza.” (2 Pedro 3:16-17). Los cristianos deben tener cuidado de aquellos que distorsionan la verdad de Dios.

En la iglesia del día de hoy, la Escritura es torcida una y otra vez, y muchos creyentes están siendo engañados por hombres sin principios. El comportamiento que la Biblia condena inequívocamente está siendo recibido con los brazos abiertos, mientras que las normas bíblicas y los mandamientos son llamados “anticuados”, “mente cerrada” y “faltos de amor.”

– CAPÍTULO UNO –

¿Qué dice el Antiguo Testamento?

El punto de vista del Antiguo Testamento de la homosexualidad comienza en Génesis. Los propósitos de Dios para el hombre y la mujer se ven en el relato bíblico de la creación en Génesis 1 y 2. La aceptación de la homosexualidad en la Iglesia se remonta a una erosión de la comprensión de que los hombres y mujeres tienen papeles muy diferentes, aunque, se complementan entre sí. En el pasado, la mayoría de las iglesias reconocen la verdad de que la Biblia define la conducta homosexual como un pecado. Más recientemente, sin embargo, los roles de hombres y mujeres comenzaron a difuminarse hasta el punto de que la única diferencia era que las mujeres podían tener hijos, mientras que los hombres no podían. Por lo tanto, estas iglesias crearon una humanidad unisex. De repente, el comportamiento homosexual no es tan difícil de aceptar.

Génesis 1:26 relata la creación de la humanidad. Moisés escribió: “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza.” Continuando en el versículo 27, nos dice: “Y Dios creó al hombre a Su propia imagen, a imagen de Dios lo creó;. Varón y hembra los creó.” En Génesis 1:31, Moisés nos dice la opinión que Dios tenía de su creación: “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera.” Esto incluye, en ese momento, el único hombre y la única mujer que Dios había hecho.

En Génesis 2 se da una elaboración de la narración de la creación. En Génesis 2:7 Moisés declaró: “Entonces el Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida. Y fue el hombre un ser viviente.” Entonces Dios puso al hombre en el jardín que había creado. Dios creó al primer hombre. Él era perfecto. No tenía defectos, imperfecciones y deficiencias. Sin embargo, algo faltaba. En Génesis 2:18, Dios dijo: “No es bueno que el hombre esté solo, le haré una ayuda idónea para él.” Por cierto, la palabra “ayuda” no es un dejarla abajo como a las feministas les encanta reclamar. Es una palabra que se utilizó para el mismo Dios en el Antiguo Testamento. Dios sabía que el hombre no era completo por sí mismo. Él necesitaba un ayudante que lo complementara. Él necesitaba una ayuda que se ajustara a él.

En primer lugar, sin embargo, Dios creó a los animales (Génesis 2:19). ¿Por qué hizo esto? Él quería que Adán se diese cuenta de que estaba solo. No es que Dios, de repente se dio cuenta de que Adán no sería feliz con una mujer como una pareja. Dios quería que Adán fuese receptivo de la mujer que iba a crear para El, y entendiera que aún no estaba completo.

Génesis 2:21-24 da el relato de la creación de la mujer, y establece las bases para la relación matrimonial de todos los hombres y mujeres. Moisés dijo: “Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada. Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.” Este relato es fundamental para toda la Escritura. El Antiguo y Nuevo Testamento se levanta continuamente y de forma coherente sobre la verdad de la creación del hombre y la mujer con distintas funciones dentro de la relación matrimonial.

En 1 Corintios 11, Pablo se refirió al relato de la creación para argumentar su punto de vista de que Dios estableció un cierto orden de autoridad. Pablo nos recuerda: “Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del hombre; y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón” (1 Corintios 11:8, 9). Hombres y mujeres fueron creados de manera diferente. Adán fue creado del polvo de la tierra, pero Eva fue creada de la costilla de Adán. Dios creó al hombre y la mujer de manera diferente por una razón. Él habría podido crear el hombre y la mujer de polvo, pero Dios no quiso dos entidades separadas e independientes. Quería a dos personas que fueron instalados juntos, complementándose entre sí.

Una mujer es la contraparte perfecta para un hombre. Ella es necesaria al hombre para cumplir por completo sus responsabilidades ante Dios. Sólo aquellos con el especial don de Dios del celibato tienen la capacidad de cumplir con estas responsabilidades sin la ayuda de un compañero de matrimonio. En consecuencia, entendemos que Dios no creó a hombres y mujeres yendo por caminos separados, sino con la intención de que un hombre y una mujer estén juntos, ayudándose unos a otros en una relación matrimonial para toda la vida.

El establecimiento de la relación matrimonial se ve en Génesis 2:24. Adán y Eva comenzaron como una sola carne. Él era parte de ella, y ella era parte de él. El vínculo que se establece en una relación matrimonial reemplaza a la relación física entre un hombre y una mujer. También reemplaza a la relación entre padres e hijos. Este vínculo entre el esposo y la esposa se expresa a través de la relación sexual. Aunque la relación va más allá del sexo, es la unión sexual la que expresa la unidad que Dios quiere para el marido y la mujer.

En el Nuevo Testamento, Mateo 19:4-6 valida lo que dice el Antiguo Testamento sobre este tema. Cuando se le preguntó sobre el tema del divorcio, Jesús dijo: “¿No habéis leído que el que los creó desde el principio los hizo varón y hembra, y dijo:" Por esta razón el hombre dejará a su padre ya su madre y se unirá a su esposa, y los dos serán una sola carne? "Así que no son ya más dos, sino una sola carne. Lo que Dios ha unido, ningún hombre lo separe.” Jesús condenó a los fariseos por no saber la verdad de Génesis 2. Jesús no sólo subraya que las relaciones deben ser entre hombres y mujeres, precisa que las relaciones deben ser entre un hombre y una mujer, para toda la vida. Los hombres y las mujeres están perfectamente equipadas para satisfacer las necesidades del otro.

Hoy en día, la Iglesia está siguiendo el modelo del mundo. En 1972, el 76% de todos los adultos estaban casados. En 1992, esa cifra había bajado a 54%. Es evidente que los cristianos deben volver a las Escrituras y asumir un papel de liderazgo espiritual en sus familias. Un hombre ha de dejar a su madre y su padre y se unirá a su mujer. No debería sorprendernos que el mundo rechaza la Palabra de Dios, respecto al matrimonio, sino solamente es sorprendente que los que están dentro de la Iglesia también rechazan Su Palabra concerniente al matrimonio.

En el Nuevo Testamento, Hebreos 13:4 nos recuerda que hay consecuencias por rechazar la Palabra de Dios. Dios dijo: "Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios.” Cuando los hombres y mujeres son llamados ante el trono del juicio de Dios, la pregunta no será, “¿cuál era la ley y la práctica aceptada en su estado?” La pregunta será “¿qué dice la Palabra de Dios?” Esa es la autoridad divina.

El problema hoy es que la Iglesia ha rechazado las funciones descritas a Dios para los hombres y mujeres. En los hogares cristianos en todo el país, a las hijas se les anima a actuar exactamente igual que los hijos de la familia. No hay distinción entre los roles de hombres y mujeres. A medida que el mundo se vuelve más rebelde y contrario a los mandatos de la Escritura, así también, la iglesia que no se basa en la Palabra de Dios.

Es fácil entender cómo este tipo de iglesias han llegado a rechazar los roles establecidos para hombres y mujeres que se encuentran en la Biblia. Cuando las líneas de género se borran, ¿qué importa si un hombre tiene una relación sexual con otro hombre, o una mujer con otra mujer? ¿Ellos se aman, ó no? Sin duda, Dios entiende que esta es la década de 1990. Esta es la actitud mundana que muchas iglesias están tomando, pero está en directa oposición a la Palabra de Dios.

Otro movimiento popular hoy en día es la vinculación masculina y femenina. No es malo que los hombres se reúnan, o las mujeres se reúnan y disfruten de su mutua compañía. La idea, sin embargo, es que nuestra relación más íntima en la tierra es con los del mismo sexo es una mentira descarada. Nuestra relación más íntima en la tierra es estar con nuestro esposo o esposa. Dios ha provisto la compañera perfecta para nosotros a través de esa persona. Es por esto que es tan importante que la posición bíblica sobre los roles de los hombres y las mujeres se enseñe claramente. Cuando no tenemos una clara comprensión de la Escritura, es sólo cuestión de tiempo antes de que se sientan atraídos de la verdad de la Palabra de Dios por los maestros “sin principios”, que Pedro nos advirtió.

La rebelión contra la Palabra de Dios es por lo general más fuerte en un área que en otra. Este es un resultado directo de la caída de la humanidad visto en Génesis 3. Desde entonces, cada hombre y mujer ha estado en un curso de rebelión contra Dios, rebelándose en un área a la vez, y otra en otro momento.

Por ejemplo, la homosexualidad fue considerada una vez como un comportamiento pecaminoso en nuestra sociedad. Ahora se le ve como un estilo de vida aceptable, y se alienta abiertamente. Los habitantes de Sodoma y Gomorra estaban también en esta situación. Su pecado predominante era la sodomía (actos sexuales antinaturales con los miembros del mismo sexo). Muchos defensores de los derechos de los homosexuales dicen que Sodoma y Gomorra no se puede considerar como una base bíblica para el pecado de la homosexualidad debido a que estas relaciones homosexuales no estaban entre dos compañeros amantes, homosexuales monógamas. Por el contrario, afirman que el pecado de Sodoma y Gomorra tenía que ver con el hecho de que la sodomía se vio obligada sobre los que no participaron voluntariamente. En otras palabras, la homosexualidad no era el pecado, era la violación.

Estas mismas personas también citan Ezequiel 16, diciendo que la caída real de Sodoma y Gomorra fue su amor por el materialismo. Ciertamente la gente de Sodoma y Gomorra tenía muchos pecados. Su corrupción mermó a su fibra moral y creó un ambiente que estaba abierto a las prácticas decadentes. El libro de Judas dice específicamente que Dios juzgó a Sodoma y Gomorra por su “inmoralidad” y porque “fueron tras carne extraña” (Judas 7). El enfoque de Judas fue su pecado sexual no, su amor al dinero.

Génesis 19:4, 5 también es claro en este punto. En referencia a los ángeles disfrazados de hombres que se alojaban con Lot, Moisés dijo: “Pero antes que se acostasen, rodearon la casa los hombres de la ciudad, los varones de Sodoma, todo el pueblo junto, desde el más joven hasta el más viejo. Y llamaron a Lot, y le dijeron: ¿Dónde están los varones que vinieron a ti esta noche? Sácalos, para que los conozcamos.” Algunas personas han torcido este versículo, diciendo: “Esto no significa que los hombres de Sodoma querían tener relaciones sexuales. Sólo querían llegar a conocer y ser amigos, con estas nuevas personas.”

La respuesta de Lot a los hombres que vinieron a él, sin embargo, indica lo contrario. Lot dijo: “y dijo: Os ruego, hermanos míos, que no hagáis tal maldad. He aquí ahora yo tengo dos hijas que no han conocido varón; os las sacaré fuera, y haced de ellas como bien os pareciere; solamente que a estos varones no hagáis nada, pues que vinieron a la sombra de mi tejado.” (Génesis 19:7,8). Esta respuesta deja claro que Lot entiende lo que estos hombres realmente querían. Ellos querían tener relaciones sexuales. En nuestra sociedad, es imposible para nosotros entender cómo Lot podría ofrecer sus propias hijas para la satisfacción sexual de estos hombres. En los tiempos bíblicos sin embargo, lo peor que podía pasar era tener una casa de huéspedes siendo objeto de daño. Lot se vio obligado a ofrecer a sus hijas para salvar a sus huéspedes.

Génesis 19:9 ilustra la actitud de la gente tiene cuando se les dice que su comportamiento es pecaminoso: "Y ellos respondieron: Quita allá; y añadieron: Vino este extraño para habitar entre nosotros, ¿y habrá de erigirse en juez?” No ha cambiado mucho desde los días de Sodoma y Gomorra. Cuando te confrontas a alguien acerca de su pecado, ¿qué es lo que normalmente dice? Suelen decir: “¿Quién te hizo el juez? Vete y vive tu propia vida.”

Lo que pasó con Sodoma y Gomorra es claro. Dios los juzgó en función de su sensualidad y destruyó las ciudades (Judas 7). Levítico 18:22 nos advierte de que la homosexualidad es un pecado, “No te echarás con varón como con mujer; es abominación.” Una “abominación” es algo corrupto y ofensivo a Dios. La actividad homosexual contamina a la persona que practica este comportamiento, y también contamina a la nación que tolera esta actividad. Este fue el caso de Sodoma y Gomorra. En Levítico 18:24, 25 Entonces dijo Dios: "En ninguna de estas cosas os amancillaréis; pues en todas estas cosas se han corrompido las naciones que yo echo de delante de vosotros, y la tierra fue contaminada; y yo visité su maldad sobre ella, y la tierra vomitó sus moradores.”

Dios advirtió a Israel en Levítico 18:28-30: “no sea que la tierra os vomite por haberla contaminado, como vomitó a la nación que la habitó antes de vosotros. Porque cualquiera que hiciere alguna de todas estas abominaciones, las personas que las hicieren serán cortadas de entre su pueblo. Guardad, pues, mi ordenanza, no haciendo las costumbres abominables que practicaron antes de vosotros, y no os contaminéis en ellas. Yo Jehová vuestro Dios.”

La Escritura es absolutamente clara: va a haber una diferencia entre el pueblo de Dios y el pueblo del mundo. Para ser perfectamente franco, es un rompecabezas de cómo el tema de la homosexualidad se ha convertido en un intenso debate en los campus universitarios cristianos en todo el país. La Palabra de Dios prohíbe la práctica de la homosexualidad, y punto.

Algunos defensores continúan torciendo y distorsionando las Escrituras, afirmando que todas las referencias a la homosexualidad se refieren a la práctica de la prostitución masculina o femenina o violación. Su teoría es que si dos homosexuales tienen una relación amorosa, monógama, Dios no condena su unión. Esto es una mentira descarada. Levítico 18:22 se refiere a todos los actos relacionados con el comportamiento homosexual. No importa si se aman o no. Dios dice que la homosexualidad es pecado.

Lo mismo es cierto para la bestialidad. La bestialidad cruza la línea que Dios ha establecido. Esto se evidencia en el hecho de que un ser humano no puede tener descendencia con cualquier tipo de animal. La homosexualidad cruza la línea que Dios ha establecido también. Los homosexuales pasan de lo natural a lo artificial, que hace hincapié Romanos 1 con tanta fuerza. El adulterio o la fornicación entre un hombre y una mujer es una perversión de la relación natural que Dios, destinó para el hombre y la mujer, pero la homosexualidad y la bestialidad se traslada al reino de lo antinatural. Se trata de actividades que son contrarias a las leyes de la creación.

¿Qué tan serio considera Dios la homosexualidad? Levítico 20:13 declara: “Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre.” Levítico 20 está en el contexto de la santidad de Dios y su pueblo. Levítico 20:7 dice: “Santificaos, pues, y sed santos, porque yo Jehová soy vuestro Dios.” Una vez más en Levítico 20:26, Dios dijo: “Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos.”

Los partidarios de la homosexualidad a menudo sostienen que este pasaje se refiere sólo al incesto, pero limitan el contexto. Levítico 20 está en el contexto del incesto, el bestialismo y la homosexualidad. Cuando la puerta está abierta a una actividad, como el bestialismo, otros comportamientos pecaminosos y corruptos van de cerca. Es evidente que los homosexuales no son condenados a muerte hoy, pero la gravedad de la homosexualidad y el pecado se pone de manifiesto en Levítico.

Otro pasaje en el Antiguo Testamento que se refiere a la homosexualidad se encuentra en Jueces 19. Aquí hay un relato que es muy similar al de Sodoma y Gomorra en Génesis 19. En Jueces 19, un hombre levita viajó a Judá, para traer de vuelta una concubina que había le sido infiel a él. Ella estaba viviendo en casa de su padre. A medida que viajó de nuevo decidió quedarse en la ciudad de Benjamín de Gabaa. Mientras esperaba en la plaza de la ciudad, un hombre los invitó a pasar la noche en su casa. En los tiempos bíblicos, era costumbre esperar en la plaza de la ciudad hasta que alguien ofrecía de su hospitalidad.

Después de que llegaron a la casa del hombre, los hombres de Guibeá se acercaron. “Pero cuando estaban gozosos, he aquí que los hombres de aquella ciudad, hombres perversos, rodearon la casa, golpeando a la puerta; y hablaron al anciano, dueño de la casa, diciendo: Saca al hombre que ha entrado en tu casa, para que lo conozcamos” (Jueces 19:22). Esto es casi la misma situación que ocurrió antes en Sodoma y Gomorra. ¿Cómo podría el pueblo de Dios hacer esto? Esto se supone que es una ciudad segura, en la que alojarse. El pecado tan repugnante a Dios se había convertido en una característica de algunas de las personas de la nación elegida de Dios.

Este es un ejemplo perfecto de la depravación total del hombre. El comportamiento pecaminoso que una vez se llevó a cabo sólo en ciudades como Sodoma y Gomorra, comenzó a tomar lugar en la nación del pueblo escogido de Dios. “Y salió a ellos el dueño de la casa y les dijo: No, hermanos míos, os ruego que no cometáis este mal; ya que este hombre ha entrado en mi casa, no hagáis esta maldad.” (Jueces 19:23). El propietario de la casa ofreció a su hija como Lot hizo. Los hombres de la ciudad tomaron la concubina del visitante y la violaron durante toda la noche hasta que murió. El visitante cortó su concubina en 12 piezas (una por cada tribu de Israel). Él envió las piezas a través de Israel, anunciando lo que pasó con él y su concubina, mientras se hospedaba en una ciudad que era parte de la nación.

Las otras tribus condenaron las acciones de los hombres en la ciudad de Gabaa diciendo: Entregad, pues, ahora a aquellos hombres perversos que están en Gabaa, para que los matemos, y quitemos el mal de Israel. Mas los de Benjamín no quisieron oír la voz de sus hermanos los hijos de Israel” (Jueces 20:13). Incluso la gente de la tribu de Benjamín que no participó en esta actividad pecaminosa creían que los que sí tenían todo el derecho de hacer lo que querían, y estaban dispuestos a defender su derecho a participar en ese comportamiento. De hecho, estaban tan firmes en la defensa de los derechos de los malvados, que 25.000 de ellos murieron por la causa.

¿Tuvo sentido esto? La tribu de Benjamín fue casi aniquilada, mientras defendían los derechos de un grupo de bi-sexuales violadores. ¿Puede ver cómo se habían vuelto corruptos?

Muchos están preocupados de que la Iglesia está en el mismo canal en la actualidad. El mismo camino hacia la aceptación que la tribu de Benjamín tomó en Jueces 19 parece ser la forma en que muchas iglesias estan yendo.

El Antiguo Testamento es muy claro que toda actividad homosexual es pecado. Es una abominación a Dios. La buena noticia es que Dios ha provisto una solución para todos nuestros pecados: el Dios-hombre Jesucristo. El Nuevo Testamento revela el perdón, la redención y liberación del pecado (incluyendo la homosexualidad), que Dios ha provisto por medio de Jesucristo.

CAPÍTULO – DOS

¿Qué dice el Nuevo Testamento?

Romanos 1 es un pasaje del Nuevo Testamento, muy familiar y fundamental. Pablo dijo: "Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá. Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad” (Romanos 1:16-18).

Es imperativo que nos veamos como Dios nos ve. Este pasaje ilustra esa verdad. El hombre es culpable de la supresión de la verdad que Dios ha revelado sobre sí mismo. Dios se revela incluso en la creación (Romanos 1:20). Porque el hombre no va a reconocer a los “atributos invisibles, Su eterno poder y deidad,” tiene excusa.

Dios nos ha dado una revelación suficiente de Sí mismo en la creación solo para condenar al hombre. Existen pruebas suficientes para demostrar que el hombre está en continua rebelión contra Dios y Su revelación. Es a partir de este rechazo que el carácter pecaminoso del hombre se ilustra. En Romanos 1:21, Pablo dijo: “Pues aunque conocían a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.” Esto es en referencia a la oscuridad total, tanto espiritual como moral. Los que tienen su necio corazón oscurecido viven en un mundo que no les permite ver la luz de la verdad de la Palabra de Dios. Ellos cambiaron “la gloria del incorruptible de Dios” (Romanos 1:23) y crean su propio dios falso.

Aquellos que rechazan a Dios deben aceptar el juicio de Dios. Él los vuelve a sus propios deseos pecaminosos. El no hace que ellos hagan pecado, sino que El se aleja de ellos y les permite seguir en el pecado que aman. Llegan a hacer lo que quieren. Esta es una muestra de la ira de Dios, porque Él permite que el creyente sea consumido y destruido por su deseo pecaminoso.

Pablo dijo: “Dios los entregó a” tres veces en Romanos 1:24, 26, 28. El carácter natural pecaminoso del hombre se le permite mostrar sus efectos. El resultado es depravación. Pablo dijo: “Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.” (Romanos 1:26-27). La homosexualidad se da como un ejemplo del tipo de comportamiento que es el resultado del rechazo de Dios. No es el único ejemplo de conducta pecaminosa que se menciona en Romanos 1, pero es el ejemplo que se da la mayor atención.

La lista de la conducta depravada al final de Romanos 1 sólo sirve para ilustrar que los males de la sociedad no se pueden curar al margen de Dios. La raíz del problema es el rechazo de la humanidad de un Dios justo y de Su Palabra. Una imagen clara de esto es el ejemplo de la homosexualidad en Romanos 1:26, 27. Romanos 1:26 dice que "cambiaron el uso natural por el que no es natural." Los homosexuales y las lesbianas están en rebelión directa a las reglas establecidas de la creación que Dios describe en Génesis 1. La “función natural” se produce cuando las mujeres “cambiaron el uso natural” y “de la misma manera” los hombres “se encendieron en su lascivia unos con otros, hombres con hombres cometiendo actos indecentes".

Romanos 1 es la evaluación de Dios de la homosexualidad y el lesbianismo. No tiene nada que ver con la homofobia o miedo irracional y el odio a los homosexuales. Tiene todo que ver con la comprensión de que Dios es soberano. En última instancia todos los que se rechazan a Dios estarán ante el trono del juicio de Cristo para dar cuenta de sus actos. En Romanos 1:26, 27, el Creador indica claramente que la homosexualidad viola la relación natural entre un hombre y una mujer que El estableció en la creación. Es pecado.

¿Qué pasa con los deseos intensos que los homosexuales tienen el uno al otro? A menudo las personas homosexuales dicen: “He sabido que yo era homosexual desde que era joven. Incluso desde entonces, yo tenía un deseo ardiente de estar con otros hombres/mujeres. Eso es lo que soy.” Bueno, esa no es la manera en que Pablo se refiere a la homosexualidad en Romanos 1. Esto no es una negación del fuego que arde dentro de un homosexual. Sin embargo, Dios se define esa “quemar” como consecuencia de rechazarlo y vivir en el pecado.

Hoy en día, la gente-incluso muchos cristianos están diciendo que quienes se oponen a la homosexualidad por razones bíblicas no les importa lo suficiente, y no comprenden verdaderamente a los homosexuales. Romanos 1:26, 27 nos dice en términos inequívocos que Dios entiende a los homosexuales completamente e identifica su actividad como una señal de depravación.

El resultado final de un comportamiento pecaminoso queda claro en Romanos 1:32. “Quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican.” Recuerde que la cuenta en Jueces 19, cuando más de 25.000 hijos de Benjamín murieron como consecuencia de la aprobación de la actividad homosexual / violación de los hombres malvados en esa ciudad. El principio es claro: los que dan aprobación de un comportamiento pecaminoso son dignos de juicio junto con los que practican tales cosas. La posición de la Iglesia debería ser obvia. Los cristianos no pueden de ninguna manera aprobar o apoyar a tal comportamiento. Esto no significa dejar de mostrar amor a las personas que practican tales cosas, pero hay una diferencia entre mostrar amor y mostrar su aprobación.

Primera Timoteo 1:8-10 se ocupa de esta situación también. Pablo dijo: "Pero sabemos que la ley es buena, si uno la usa legítimamente; conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina.” Está claro que la homosexualidad es completamente contraria a la verdad de la Palabra de Dios de la que Pablo le había confiado (1 Timoteo 1:11). Se clasifica entre las actividades que se consideran impías y pecaminosas, siendo colocadas junto a pecados, como asesinar a los padres propios, la inmoralidad, la mentira, y el secuestro.

Es interesante que todos estos pecados se han convertido cada vez más aceptados en nuestra sociedad. Muchos casos de asesinato de los padres se han escuchado en los tribunales de todo el país durante los últimos años. Las sentencias de los culpables se reducen en algunos casos por presunto abuso verbal o físico. Los psicólogos han declarado que los asesinos tenían razón o excusa para matar. Estos ejemplos y los que participan de adulterio y otros pecados, indican que la nación en su conjunto da se complace con los que practican este tipo de actividades.

No debería ser sorprendente que el mundo considera la homosexualidad un comportamiento aceptable. Los que han rechazado el único y verdadero, Dios Viviente habitan en un reino de oscuridad espiritual total. Cuando la Iglesia abraza a la homosexualidad como normal, sin embargo, plantea serias dudas sobre la condición espiritual de aquellos que dan aceptación de voz. Segunda de Pedro 3:16 dice, los que tuercen las Escrituras crean su destino: "casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición.”"

Pablo nos advierte acerca de la conducta, tales como la homosexualidad. Él dijo: “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.” (1 Corintios 6:9, 10). Aquellos que continuamente practican este tipo de actividades no heredarán el reino de Dios. ¿Por qué? Jesús dijo a Nicodemo en Juan 3:3: “De cierto, de cierto os digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.” El que no nazca de lo alto, no importa cuan sea torcida la Escritura, no heredarán el reino de Dios. Pablo nos advirtió directamente: “No se deje engañar.” Aquellos que tuercen y distorsionan las Escrituras a su gusto se van a plantear con toda clase de argumentos de por qué están en lo cierto, pero la Palabra de Dios sigue siendo verdad. “No se dejen engañar … los homosexuales … no heredarán el reino de Dios” (1 Corintios 6:9, 10).

¿Puede caer un verdadero creyente en este tipo de pecados? Sí, un verdadero creyente puede caer en cualquier tipo de pecado. David cayó en adulterio y asesinato. Sin embargo, estos dos incidentes se destacan en su vida. El no continua practicando el adulterio y el asesinato, y luego, tratando de defenderse por torcer las Escrituras para adaptarse a sus necesidades. Estas acciones estaban fuera de carácter para el Rey David. Reconoció su rebelión contra Dios y se arrepintió de su pecado. Así es como un verdadero creyente reacciona cuando se enfrenta a la verdad de la Escritura. David no se quejó. Él no dijo: “Esto no es justo. Me encanta Betsabé. Sin duda, Dios lo tomará en consideración. El asesinato de Urías fue un accidente. Sin duda, Dios entiende mi situación. Quiero decir, la ley fue escrita hace años. Ya es hora que Dios actualice Su Palabra.” David no hizo ninguna de estas cosas. En su lugar, después de haber sido confrontado con su pecado, él dijo, “He pecado contra el Señor” (2 Samuel 12:13) y se arrepintió de su actividad pecaminosa.

Esto plantea una cuestión grave relativa a la condición espiritual de aquellos que siguen un estilo de vida homosexual mientras que afirman ser creyentes en Cristo Jesús. Al llegar a la Palabra de Dios, se nos advierte de no ser engañados. Dios no tiene lugar en Su reino a las personas que rechazan la verdad de Su Palabra. ¿Quién soy yo para juzgar? Yo no soy nadie, pero el Dios Todopoderoso determina quién entra en Su reino. Su Palabra dice que aquellos cuyas vidas se caracterizan por comportamientos enumerados en 1 Corintios 6:9-10 (todos los que no ha llegado a confiar en la persona y obra de Jesucristo para salvación) no entrarán en el cielo. Esto incluye a los homosexuales. ¿Puede un homosexual que niega vez tras vez la Palabra de Dios y sigue viviendo un estilo de vida gay ser un verdadero cristiano? De acuerdo con 1 Corintios 6, la respuesta es “no.”

Recientemente, leí un artículo en el que un pastor de una iglesia en la Costa Oeste permitió que un hombre joven fuese miembro de su iglesia, sin dejar de practicar la homosexualidad. El joven murió de SIDA. Anteriormente, el pastor le había dicho que no podía estar en el liderazgo en la iglesia, pero él podía asistir a la iglesia y aún así estar involucrado en actividad homosexual. En otras palabras, al hombre se le dijo que la homosexualidad podía ser cristiano y aun practicar la homosexualidad. Como Iglesia, ¿hasta dónde vamos a dejar eso atrás? Debemos confiar sólo en las Escrituras. Por ejemplo, ¿Cuánta cantidad de conducta homosexual permitió Pablo en la iglesia de Corinto? De acuerdo con 1 Corintios, la respuesta es “ninguna.”

Entonces, ¿qué vamos a hacer? La sociedad dice, “La gente nace homosexual. Ellos no pueden ayudar a quienes así son.” ¿Cuál es la respuesta correcta? En 1 Corintios 6:11 Pablo escribe: “Y esto erais algunos de vosotros; Pero ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesucristo, y en el Espíritu de nuestro Dios” Alabado sea el Señor. Él nos ha dado la respuesta. Jesucristo vino a la tierra para lavar los pecadores, para que santificarnos y apartarnos para Dios, para que pudiéramos ser declarados justos. Las Escrituras no dicen que Cristo murió para que podamos seguir viviendo en pecado, y cualquiera que diga que eso está en directa oposición a la Palabra del Dios Viviente.

Pablo, escribiendo bajo la inspiración divina, dijo, “Y esto erais algunos de vosotros.” Erais está en tiempo imperfecto, lo que indica una acción continua que se produjo en el pasado. Pablo está diciendo, "algunos de ustedes vivieron una vida de fornicación, adulterio, homosexualidad, codicia y embriaguez, pero ahora son creyentes en la persona y obra de Jesucristo. Él los ha limpiado de su pecado, y ya no son las personas pecadoras que solían ser.” Es por esto que es un error que alguien diga “Soy un homosexual cristiano.” Esa declaración es una contradicción en términos. Dios dice que cuando alguien se convierte en un cristiano, él es una persona nueva (2 Corintios 5:17). Su comportamiento homosexual era característico de su estilo de vida anterior.

La gente se pregunta: “Pero ¿no es el punto que no debemos practicar el pecado? ¿Realmente importa si alguien dice ser un homosexual, siempre y cuando no lo esté practicando?” Según las Escrituras, sí importa. ¿No es todo el argumento de Romanos 1? La práctica sale de lo que eres. Cuando las personas rechazan a Dios, actividades tales como la homosexualidad fluyen de dentro de ellos. Dios dice que este tipo de comportamiento es una característica de identificación de aquellos que están en rebelión contra Él y Su Palabra. Cuando un cristiano dice: “Soy homosexual”, en realidad está diciendo: “Afirmo ser una persona cuya actividad normal es abiertamente rebelde contra Dios y Su Palabra, pero eso está bien porque no practico tales actividades más.” Si esa persona es realmente un cristiano, esa declaración es correcta. Él no practica ese tipo de actividades más. Sin embargo, de acuerdo con 1 Corintios 6:11, ya no puede llamarse a sí mismo un homosexual. Ese fue su título en el pasado. Alguien que cometió un asesinato antes de convertirse en un creyente no dice: “Soy un asesino cristiana”, porque eso es lo que era en el pasado. Su vida ha cambiado. Lo mismo es cierto para todo comportamiento pecaminoso, incluyendo la homosexualidad.

La salvación se ha reducido hasta el punto de que es sólo una palabra. La gente dice, “que está muy bien usted es salvo, pero sigues siendo un homosexual”, o “es genial que eres salvo, pero sigues siendo un alcohólico.” Afirmaciones como éstas no se encuentran en las Escrituras. Romanos 6:6, 7 identifica lo que sucede cuando un pecador se salva: “Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado, porque el que ha muerto ha sido justificado del pecado ". Cuando creemos en la persona y obra de Jesucristo, todo lo que éramos antes es clavado en la cruz del Calvario, junto con nuestro viejo cuerpo. Ya no somos esclavos del pecado. Pablo continúa en Romanos 6:17, 18: “Mas gracias sean dadas a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual se cometieron, y habiendo sido libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia.”

Hay veces, sin embargo, cuando nuestro estilo de vida vieja y pecaminosa intenta levantar su fea cabeza. Todos hemos tenido esta experiencia. Sin embargo, la promesa que Dios nos da, como creyentes, es que ya no somos esclavos del pecado. Estamos esclavizados a la justicia. El poder del pecado para gobernar nuestras vidas se ha roto. A veces la lucha parece casi demasiada para soportar. Como dijo Pablo: “Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago." (Romanos 7:15). A veces, nuestros cuerpos gustarían caer en los pecados del pasado y saborear la dulzura de las aguas prohibidas. ¿Por qué un hombre abandona a una esposa encantadora y tiene una relación sexual con otra mujer? En Proverbios 9:17 declara, “Y el pan comido en oculto es sabroso.”

Los puritanos llamaron a estos nuestros “pecados íntimos.” Estos son los pecados que tienen un atractivo especial para nosotros. Es mucho más fácil, por supuesto, para mí ver sus pecados íntimos que lo que es para mí ver los míos. Tenemos que tener cuidado de no empezar a sentirnos a gusto con nuestros propios pecados íntimos, mientras atacamos abiertamente los pecados íntimos de los demás. Eso no quiere decir que no debemos adoptar una postura firme contra la conducta pecaminosa como la homosexualidad, pero tenemos que tener tanto desprecio por nuestro propio pecado como los pecados de los demás.

Pablo hace hincapié en la provisión que se ha hecho por nuestro pecado en Romanos 7. Un creyente en Jesucristo ha sido puesto en libertad del poder y la autoridad del pecado en su vida. Si ese es el pecado la homosexualidad, él será capaz, por la gracia de Dios, de vivir una vida normal y justa. Esta es la razón por la que Dios nos hace “nuevas criaturas” en El. Su intención es que somos capaces de servirle en justicia.

¿Cómo Dios nos permitirá superar el poder del pecado? ¿Somos como el anuncio de la televisión popular que dice, a “ solo hazlo”? En Romanos 8:1, 2 Pablo dice: “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús. Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús te ha libertado de la ley del pecado y de la muerte.” La ley demandaba justicia, pero no podía permitir que cualquiera pudiera llegar a ser justo. Por lo tanto, la ley sirvió para condenar a todos sin dar una respuesta a esa condena. Cuando Cristo murió en la cruz, Él proveyó la libertad de esa condenación.

Pablo llegó a decir: “Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.” (Romanos 8:5, 6). El Espíritu de Dios es el poder de Dios dado a todos los creyentes para vivir con rectitud en nuestros cuerpos terrenales. Tenga en cuenta el final de Romanos 8:6. Pablo dijo que la mente de la carne es “muerte”, mientras que la mente llena del Espíritu es “vida y paz.”

La batalla entre la carne y el Espíritu que hemos examinado al final de Romanos 7, se resuelve en Romanos 8. Dios dice que el Espíritu obra “paz.” Pablo continúa en Romanos 8:8-11, “y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él. Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia. Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.”

Debe quedar claro ahora por qué es imposible que alguien diga: “Yo soy un homosexual cristiano.” Un creyente es liberado del poder de la carne. Si usted no es liberado del poder de la carne, es una indicación de que el Espíritu de Dios no está en usted. Si el Espíritu de Dios no está en usted, usted no es un verdadero creyente.

Esa es la razón por la que la homosexualidad debe ser tratada al igual como la Escritura lo trata –como pecado. Cuando empezamos diciendo que es una condición genética, o una consecuencia de la forma en que nuestros padres nos trataron, habremos negado la Palabra de Dios. La homosexualidad es un pecado que es el resultado de la condición caída del hombre, pero Cristo murió para que podamos tener vida. Podemos inclinarnos ante El, volvernos de nuestro pecado y nos entregarnos a Su misericordia. Él promete que cuando esto sucede, Él nos lava y nos limpia de todo pecado. El quitará el poder del pecado en nuestras vidas, incluso el pecado de la homosexualidad.

CONCLUSIÓN

Entonces, ¿cómo vamos a agradar a Dios? El hombre no regenerado no tiene esa capacidad. Con el fin de agradar a Dios, tenemos que morir a la carne. Tenemos que clavar nuestros cuerpos en la cruz de Cristo al creer en Su obra consumada ofreciendo el perdón de nuestros pecados. Cuando hacemos esto, El nos da la capacidad de agradarle y servirle.

Por lo tanto, la verdad de la Palabra de Dios no se proclama porque odiamos a los homosexuales. Su Palabra es proclamada, ya que contiene un mensaje de vida y la libertad para todos los que pecan, incluyendo a aquellos que cometen el pecado de la homosexualidad. El Evangelio de Jesucristo es el poder de la salvación y Su nombre es el único nombre bajo el cielo, que tiene el poder para salvarnos. Tenemos que empezar por reconocer el pecado como pecado. La homosexualidad es pecado. Esa es la barrera hoy en día, debido a que nuestra sociedad cree que la homosexualidad es “la forma en que alguien es.” Satanás trabaja diligentemente para convencer a la gente de que su comportamiento no tiene nada de pecado. Si nuestro comportamiento es pecado, somos culpables ante un Dios santo.

Algunos podrían argumentan que si el comportamiento se remonta a una “condición genética”, “abuso de los padres”, o alguna otra cosa, está bien porque la persona no tiene la culpa. La verdad de la Palabra de Dios es clara. La promesa gloriosa de Él es que no hay ningún pecado demasiado fuerte, no hay ningún pecado demasiado duro, no hay pecado tan malo, que no pueda ser abolido por el poder del Evangelio de Jesucristo.

Alabado sea Dios por el Evangelio de nuestro Señor. Hay muchas personas que dicen ser creyentes que nunca han llegado a comprender su pecado ante un Dios justo y santo. La solución consiste en inclinarse ante Él, Aquel que te amó y murió por ti. Al hacer esto, creyendo que Él murió por ti, personalmente, serás puesto en libertad, con el privilegio de vivir como una persona nueva. Tu recordarás lo que eras, pero por Su gracia, ahora serás un hijo del Dios viviente.

BIBLIOGRAFIA Y NOTAS

1. 1. Joseph Sobran, "Today’s Witch Doctors," The Charlotte Observer, September 10, 1992, p. 11a

2. 2. Andres Tapia, "Homosexual Debate Strains Campus Harmony," Christianity Today, November 22, 1993, p. 38-40

3. Ibid., p. 38

4. Ibíd.

5. Ibid., p. 39

6. Ibid., P. 40

7. Ibíd.

8. Ibíd.

9. Ibíd.

5 comentarios sobre “Homosexualidad: Una Perspectiva Bíblica

    Jonathan escribió:
    17 abril 2012 en 12:23 am

    Quisiera saber el fin de estas tontas discusiones…

    competencias lingüísticas y para-lingüísticas.
    competencias enciclopédicas o culturales.
    competencias ideológicas.
    determinaciones psicológicas.


    Es necesario que el emisor al igual que el receptor tengan esas condiciones iguales para que se “comprendan” esos textos. Al menos, fue lo que me enseñaron en la escuela…

    Es decir, un ateo no estaría de acuerdo con eso… obvia la razón, ¿no?
    algunos estarán de acuerdo y otros no.

    He conocido a los padres de un chico que es gay, los padres son evangélicos, lo maltratan día tras día para “eliminar su pecado”.

    Si existe Dios o no, si es pecado o no.
    supongo que lo descubriré cuando muera, no tengo prisa, tampoco me importa, solo quiero vivir feliz esta vida, si tengo que pagar el precio luego de ella, estoy dispuesto a hacerlo, una eternidad de esclavitud, o lo que sea..

    Tengo 18 años, supongo que no moriré mañana… y si muero, bueno, hasta ahora he vivido muy muy muy muy muy muy alegre 🙂

    con padres comprensivos que no me maltrataron el dia que les dije que soy gay.

    NUNCA HE ESPERADO QUE TODAS LAS PERSONAS ME COMPRENDAN.
    Al igual que una persona que es religiosa, nunca esperará poder convertir a todos los ateos en cristianos, ¿verdad?.

    Esta discusión a dañado a tantas personas. Homofobicos que han matado por fobia, Gays que han matado por venganza inclusive a sus propios padres.

    No voy a generalizar, solo digo que ah habido casos, hay gente de toda clase, con solo decirles que hay gente que prefiere el chocolate blanco antes que el negro… ESTÁN LOCOS! jajaja.

    Aunque es muy tonto lo que dije deberían admitir que si les digo que el melón con sal es rico, algunos van a decir -“Que asco!!!!!!!!!!!!!!” y otros, -“Mmmmm” y así…

    Yo SI creo en Dios, aunque son mis creencias muy diferentes a las de cualquier cristiano, solo las comparto con aquel que quiere escuchar, no opinar, ni aceptar o negar mi creencia.

    De mi familia, el único que no aceptaba mi homosexualidad era YO, intenté todo para eliminarla, luego me di cuenta que estaba sufriendo y hacia sufrir a los de mas por intentarlo, salia con chicas y no las trataba como se lo merecían porque no me gustaban, salia con todas las chicas a las que le parecía atractivo, nunca funcionó.

    Me surgen tantas preguntas al leer esos textos.
    si una persona no sabe nada de Dios ni de la biblia ni de sus mandamientos ¿también es condenada?

    ¿como estar seguros de que la biblia es realmente la palabra de Dios?

    no me critiquen por favor, yo solo soy un ignorante mas de la manada y vengo a expresar mi opinión sin espera a compresión y/o respuesta.

    Ramon de la Cruz escribió:
    17 abril 2012 en 7:12 am

    Buenos días.
    Yo nunca me atrevería a decir si una persona es salva o no.
    Al igual que con cualquier pecado, el creyente(que no necesariamente el cristiano, que són términos diferentes, a mi entender) tiene la opción de aceptar el sacrificio de Cristo para remisión de sus pecados una vez que entiende que únicamente puede ser salvo por medio de la sangre derramada de Jesucristo.
    Ahora bien, en el momento que lo hace tiene la ventaja de que el Espíritu Santo more en él, y la opción de permitirle transformar su vida, o sea, ser santificado. El Espíritu va a estar clamando desde su interior para que la persona sea transformada a la imagen de Cristo el resto de su vida aquí en la tierra. El creyente tiene la opción de ahogarlo, haciendo caso omiso, exponiéndose a ser entregado a una mente reprovada; o por el contrario, en algún momento de su vida, vuelva en sí y reconozca su pecado, y luche contra él, con lo cual decide hacer la voluntad de Dios; y si realmente lo desea, pide perdón y lucha sin desfallecer, conseguirá la victoria en el nombre de Dios y con su ayuda, ya que es lo que Él desea y no vá a dejarlo ni abandonarlo. Entonces es cuando toma una actitud de Cristiano (seguidor/imitador de Cristo), aunque pese a sus tropiezos y/o torpezas, puede ser Cristiano desde su redención. O sea, que tenemos la opción, lo cual deberíamos convertir en una obligación, de luchar contra el pecado.
    Creo que ante personas que declaran ser creyentes y que han aceptado el sacrificio de Cristo y declaran y/o defienden la homosexualidad, nuestro cometido es redargüir, reprender y exortar, para lo que se debe ser una persona preparada y con esos dones, no fáciles de alcanzar para muchos, aunque sí preciosos y necesarios para formar una iglesia santa y sana.
    Pero sobretodo creo que lo que no debemos de hacer es, como dice el dicho, poner el carro delante de el burro, y al encontrarnos con personas que aún no han aceptado a Jesucristo como su único y suficiente salvador acusarles de pecadores, ya sea por homosexualidad, como por cualquier otro pecado, rechazándoles o hasta incluso juzgándoles, de tal manera que antepongamos sus pecados y condiciones actuales al hecho primero y fundamental de que necesitan la salvación de sus almas, por lo que creo que sería un gran error discriminarlas de antemano por su conducta, pues ante todo, lo que necesitan primeramente en su vida es la salvación, y eso sólo se puede conseguir haciéndoles ver el inmenso amor que Dios tiene por nosotros, que no escatimó ni a su propio hijo, sino que lo entregó por cada uno de nosotros cuando aún éramos pecadores. Creo que debemos de continuar nuestra carrera, seguir madurando y creciendo pidiéndole a Dios que nos dé luz y entendimiento, que nos ayude a ser sensibles a nuestras necesidades, de nuestros hermanos y de aquellos que aún no le han conocido, que seamos de ayuda y no de tropiezo, y sobretodo que busquemos su guía y su verdad para poder ser un fiel reflejo de su santidad, en humildad y reverencia ante nuestro Dios.

    Perdón si he cometido algún error, del cual agradecería que me informasen y gracias por recibir la palabra y el consejo que nace de mi interior.
    Muchas gracias.
    Bendiciones de Dios.

    Nuria escribió:
    12 mayo 2013 en 10:12 am

    Aquel que no cree debe em

    Nuria escribió:
    12 mayo 2013 en 10:19 am

    Aquel que no cree debe emPezar por hacerlo.
    Dios establece reglas. Él es el único que podrá juzgar, pero mientras tanto nosotros en la Tierra no podemos ignorar al pecado. Dicen que no nos hace daño la homosexualidad, pero aunque sea un pecado propio de alguien, crea en los pequeños una idea falsa acerca del mismo y crecen apoyando la homosexualidad. La homosexualidad se transmite claramente en manifestaciones, adopciones por parejas del mismo sexo, violaciones (que ensu mayoriason por personas asi), programas de television, anuncios, peliculas, entre otros. Y aunque no fuese pecado, estariamos extintos si todos decidieran ser homosexuales.

    Es cuestion de logica natural. Y al que no le gusta la logica natural, ni la ciencia psicologica que lo detecto como un problema psicologico, entonces preste atencion a la Palabra de Dios. Y si tampoco le gusta pues no dire nada, Él le dará su juicio.

    El punto es q al pecado no se le tolera, se le busca solucion.

    Si bien es cierto q no se debe maltratar a quien practica el pecado, tampoco se le debe aceptar el pecado. Es ayudar, como nos mando Dios a amar al prójimo.

    luis mtz escribió:
    15 mayo 2013 en 10:21 pm

    levitico 20:13 Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s