Pasos Para la Oración Exitosa, 3ª. Parte

Posted on Actualizado enn

clip_image001 Pasos Para la Oración Exitosa, 3ª. Parte

Por John MacArthur

3ª. Parte: Someterse a la Paternidad de Dios

¿Con qué frecuencia en realidad pensamos profundamente acerca de las palabras que decimos en la oración? En estos días algunos nombres de Dios y frases como en nombre de Jesús se producen en torno al azar por lo que usted se pregunta si todavía tiene algún sentido.

Si no tenemos cuidado, nuestra vida de oración puede fácil y rápidamente caer en una rutina, una recitación sin sentido de las mismas palabras y frases del día a día, sin ningún tipo de pensamiento en cuanto a lo que estamos diciendo, o quienes se las estamos diciendo.

El modelo de oración que Cristo dio a sus discípulos está en marcado contraste a ese tipo de repetición sin sentido. Cada palabra en la oración del Señor es deliberada, intencional y cargada de significado espiritual –incluyendo el nombre que Jesús utiliza para dirigirse al Señor.

“Y El les dijo: Cuando oréis, decid: "Padre, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. "Danos hoy el pan nuestro de cada día. "Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación” (Lucas 11:2-4).

La oración comienza con una referencia a la paternidad de Dios. La primera palabra –a quien se dirige –es un recordatorio de que Dios es nuestro Padre celestial. Vamos a Él, no sólo porque El es un monarca soberano, un juez justo, y nuestro Creador, sino porque Él es un Padre amoroso. Esa bella expresión nos recuerda la gracia que nos da acceso ilimitado a Su trono (Hebreos 4:16) y nos anima a acercarnos confiadamente, al igual que un hijo o una hija llegaría a un padre amoroso.

Esa relación familiar, por cierto, es la base de nuestra confianza en la oración. El punto no es que nuestras palabras tienen algún tipo de poder mágico, no es que Dios de alguna manera está obligado a darnos lo que pedimos, y ciertamente no de que nuestra fe merece recompensas materiales, sino que Dios en Su soberanía nos invita a venir a Él. Como un Padre bueno y generoso. La intimidad de la relación Padre-hijo no disminuye la reverencia que le debemos a nuestro Dios soberano. Mucho menos se nos da alguna razón para exaltarnos a nosotros mismos. En cambio, es un recordatorio de que debemos ser como niños en nuestra dependencia de la bondad y el amor de Dios. En última instancia, porque Él es nuestro soberano Señor, Creador, Juez, y Padre, Él es el único en quien podemos confiar para suplir todas nuestras necesidades y satisfacer a nuestros anhelos más profundos. Si nuestras oraciones son realmente de adoración, estarán impregnadas con el reconocimiento de esa verdad.

Tomemos, por ejemplo, la oración de Isaías 64:8, “Pero ahora, oh Jehová, tú eres nuestro Padre, nosotros somos el barro, y tú el alfarero.” Y todos nosotros son la obra de tus manos" Esa es la espíritu propio de la oración: Señor, tú nos hiciste. Tu nos diste vida. Solo Tu puedes proveer los recursos que necesitamos. Estamos unimos a Tu amado Hijo por la fe, y por lo tanto somos Tus hijos en todos los sentidos –que dependemos totalmente de Tu voluntad, Tu poder y Tus bendiciones.

Eso es muy diferente de la oración de un pagano que viene a un dios vengativo, violento, celoso, injusto, creado por el hombre, creyendo que algún mérito o sacrificio deben ser llevados ante el altar para apaciguar a la deidad hostil. La perspectiva bíblica que traemos a la oración es que Dios ofreció el sacrificio supremo y suministra todo el mérito que necesitamos en la Persona de Su Hijo. Todos los que por la fe echan mano de Cristo como Señor y Salvador son “hijos de Dios” (Gálatas 3:26;. Cf. Juan 1:12-13, 2 Corintios 6:8). “Mirad cuán gran amor nos ha otorgado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; y eso somos.” (1 Juan 3:1).

En otras palabras, el sacrificio de Cristo fue ofrecido en nuestro nombre, por lo que ya hemos recibido lo mejor que Dios tiene para dar. Y “El que no eximió ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos concederá también con El todas las cosas?” (Romanos 8:32).

Como si eso no fuera suficiente, en Mateo 7:7-11, Jesús hace la siguiente promesa:

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿O qué hombre hay entre vosotros que si su hijo le pide pan, le dará una piedra, o si le pide un pescado, le dará una serpiente? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que le piden?

Por eso, cuando oramos, nos dirigimos a un Dios que es nuestro amoroso Padre celestial. Podemos ir con un sentido de intimidad. Podemos ir con confianza en la misma ternura y confianza que un niño iría a un padre terrenal. Podemos ir con valentía. Nos estamos acercando a una deidad amorosa que no necesita ser apaciguada, pero que nos abraza como Suyos. De hecho, ya que nosotros somos sus verdaderos hijos, “Y porque sois hijos, Dios ha enviado el Espíritu de su Hijo a nuestros corazones, clamando: ¡Abba! ¡Padre!” (Gálatas 4:6). “Abba” es un término de profundo afecto, un término común para “padre” derivado del dialecto caldeo. Debido a que es fácil de pronunciar, era cómo los niños pequeños en los tiempos del Nuevo Testamento frecuentemente se dirigían a sus padres, como “apá” o “papi” en español de hoy.

Sin embargo, cuando llamamos a Dios “Padre”, o “Abba”, no es un gesto casual de familiaridad crasa o presuntuosa. Si se usa adecuadamente, “Abba” – “Padre” es una expresión de adoración profunda llena de la confianza de un niño: "Dios, reconozco que soy Tu hijo. Sé que me amas y que me has dado acceso íntimo a Ti. Reconozco que Tú tienes recursos ilimitados absolutos, y que Tu vas a hacer lo que es mejor para mí. Reconozco que tengo que obedecer. Y reconozco que hagas lo que hagas, Tú lo sabes lo que es mejor.” Todo eso está implícito en la verdad de que Dios es nuestro Padre, y así es como Jesús nos enseñó a comenzar nuestras oraciones.

No pierda el punto. Cuando oramos a Dios como nuestro Padre celestial, no sólo estamos reconociendo nuestra responsabilidad de obedecerle, también estamos confesando que Él tiene el derecho de darnos lo que Él sabe que es mejor. Por encima de todo, le estamos ofreciendo alabanza y agradecimiento por Su gracia amorosa, mientras que confesamos nuestra propia confianza y dependencia total. En resumen, estamos llegando a Él como hijos que adoran –y todo eso está implícito en la primera palabra de la oración modelo de Jesús.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B120507
COPYRIGHT © 2012 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s