El Compromiso de la Vida Cristiana

Posted on Actualizado enn

clip_image002El Compromiso de la Vida Cristiana

Por Tim Challies

El apóstol Pablo le gustaba usar metáforas deportivas en su llamado a una vida distintivamente cristiana. Romanos 12:1 es sólo un ejemplo: "Os ruego, pues, hermanos, por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional." Pero hay una diferencia importante entre el compromiso de un atleta y el de un cristiano: el compromiso de un deportista es para sí mismo o para su equipo, mientras que el compromiso del cristiano es para Dios.

clip_image001Jerry Bridges aborda esto en La Disciplina de la Gracia y advierte de una manera en que se puede perder por completo la marca: “Cuando nos comprometemos a la búsqueda de la santidad, tenemos que asegurarnos de que nuestro compromiso sea realmente a Dios, no simplemente a un estilo de vida santo o un conjunto de valores morales. La gente de la generación de mi padre eran generalmente honesta, casta, sobria y frugal. Ellos estaban comprometidos con esos valores, pero no se comprometían necesariamente a Dios. Muchos de ellos eran moralistas pendientes e incluso gente de Iglesia, pero no estaban comprometidos con Dios.” Estas personas estaban comprometidas a sus valores, pero no a Dios. ¿Podría decirse lo mismo de nosotros?

“Como creyentes tenemos que tener cuidado de que no cometer un error similar. Podemos estar comprometidos con un conjunto de valores cristianos o un estilo de vida de discipulado sin estar comprometido con Dios mismo. Pero Pablo dijo, ofrécete a Dios, y al hacer eso se comprometen a la búsqueda de la santidad para agradar a Dios. "Esta es una advertencia a la que hacemos bien en estar atentos. Bridges continúa: “No debemos buscar la santidad a fin de sentirnos bien acerca de nosotros mismos, o para combinar con nuestro grupo de amigos cristianos, o para evitar la vergüenza y la culpa que resulta al cometer pecado persistente en nuestras vidas. Con demasiada frecuencia, nuestra preocupación con el pecado surge de cómo nos hace sentir. Los hábitos pecaminosos, a veces llamado ‘pecados que nos asedian’, causan que nos sintamos derrotados, y no nos gusta ser derrotados en nada, si se trata de un juego de Ping-Pong o en nuestra lucha contra el pecado.”

Aquí está la aplicación importante: Al comprometerse con las disciplinas de la vida cristiana, nuestro primer compromiso es seguir una vida que agrade a Dios, es decir, una vida de obediencia.. Nos comprometemos a obedecer lo que significa que “debemos hacer de nuestro objetivo el no pecar.” Ese es nuestro compromiso base y fundamental: Vamos a obedecer a Dios al no pecar.

Bridges quiere que tomemos una mirada profunda a nuestras intenciones en todo esto. “Es la intención de agradar a Dios en todas nuestras acciones, lo que es la clave para el compromiso de una vida de santidad. Si no hacemos ese compromiso a la obediencia sin excepción, siempre nos encontraremos a nosotros mismos haciendo excepciones. Vamos a tener el síndrome de “solo una vez más” en nuestras vidas. Pero la verdad es que la forma de pensamiento de ‘una vez más’ socava nuestro compromiso. Cada vez que cedemos a la tentación, aunque pueda parecer pequeño e insignificante para nosotros, lo hacemos más fácil de ceder la próxima vez. El pecado tiene una tendencia a ejercer un poder cada vez mayor sobre nosotros si no encuentra resistencia en todas las ocasiones.” Creo que cada cristiano puede dar fe de esto, el poder del pecado crece cuando nos permitimos seguir entregándonos a el. Cuando nos permitimos pecar sólo una vez más, es sólo que mucho más fácil de caer la próxima vez.

Y aquí está una cosa que los cristianos descuidan demasiado a menudo: cuando hacemos un compromiso de no pecar, también tenemos que hacer un compromiso positivo de hacer algo más, algo mejor. “No es suficiente dejar de hacer trampa en nuestras declaraciones de impuestos, también debemos aprender a compartir con los necesitados. No es suficiente evitar ser amargos en contra de aquellos que nos han hecho daño, tenemos que perdonar como Dios nos ha perdonado. No basta orar para que Dios nos permita hacer frente a un temperamento volátil, también debemos pedirle que nos ayude a vestirnos de compasión y bondad.”

Bridges tiene un montón de otras grandes cosas que decir en este capítulo, pero permítanme concluir con la forma en que vincula esto en el compromiso de predicar el evangelio a uno mismo:

Un compromiso total, sin reservas, firme con la búsqueda de la santidad puede ser agotador, pero no va a ser agobiante si se basa en la gracia. Pero para estar bien cimentado en la gracia, debe estar continuamente referido de nuevo al Evangelio. Así que no sólo se predique el evangelio a usted mismo cada día simplemente para experimentar la purificación de su conciencia. Por supuesto que tiene que hacerlo que por esa razón. Pero a medida que lo hace, reafirme, como una respuesta de amor y gratitud a Dios, su compromiso con El. Y hágalo en dependencia de su Espíritu que por Su gracia le permitirá llevar a cabo su compromiso.

Un comentario sobre “El Compromiso de la Vida Cristiana

    daniel7idiart escribió:
    9 octubre 2012 en 7:43 pm

    Excelente, muy edificante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s