La Iglesia Disciplinada

Posted on Actualizado enn

Principio del formulario


La Iglesia Disciplinada

Por John MacArthur

¿Qué es el contribuyente más grande para el impacto, el crecimiento, el éxito y la estabilidad de una iglesia? Algunas personas podrían decirle que es tener un talentoso pastor, alguien que correctamente puede trazar la Palabra de Dios, y hacerlo de una manera atractiva y esclarecedora y entretenida. Otras personas pueden decir que lo más importante es la música; usted tiene que comprometer las emociones de la gente a través del canto y el sonido para hacerlos que regresen por más.

O tal vez la clave es tener anfitriones amables y personal hospitalario de la iglesia para que la gente se sienta bienvenida. O tal vez el éxito de su iglesia dependa de la calidad de sus clases de escuela dominical, ministerios de niños, o estudios bíblicos en el hogar. Algunas personas incluso le pueden decir que tiene que ver con la calidad del café que sirven.

Mientras que cada uno de esos aspectos pueden figurar en la popularidad de su iglesia, ninguno de ellos garantiza el éxito bíblico como la disciplina de la iglesia. Usted leyó correctamente, cuando se trata de hacer crecer una iglesia santa, bíblica, la pureza debe ser la primera prioridad.

La pureza era la primera prioridad de Cristo con los discípulos, al establecer los cimientos de la Iglesia en Su enseñanza. Mateo 18 está cargada de instrucciones y advertencias acerca de la pureza personal y la forma de evitar el pecado en medio del pueblo de Dios, comenzando en el versículo 6, donde Jesús dijo esto:

Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar.

Esas imágenes vividas y horribles no pasó desapercibido para Sus discípulos, era un claro mensaje de que el pecado no es algo con el que se deba jugar o ser tolerado.

Pablo fue tan claro con sus exhortaciones a la iglesia de Corinto, advirtiéndoles que iba a tratar con firmeza su pecado y “no seré indulgente” (2 Corintios 13:2).

El Señor toma la pureza de Su pueblo en serio, y tenemos que reflejar Su prioridad en nuestras congregaciones locales. La primera vez que comencé a predicar en la iglesia Grace Community, no practicábamos la disciplina de la iglesia, de hecho, nunca había estado en una iglesia que lo hiciera. Era un concepto totalmente ajeno a mí, pero las instrucciones de Cristo en Mateo 18:15-17 son claras.

Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra. Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano.

Yo no lo había visto hacese antes, pero me convencí de que no era opcional, que nos vimos obligados a obedecer al modelo de Cristo por la disciplina eclesiástica.

Al principio, la gente me dijo que iba a matar a la iglesia, la gente no se pone al día con ese nivel de escrutinio de sus vidas, y lo encuentran en algún lugar menos invasivo a la adoración. De hecho, ha ocurrido lo contrario –la Iglesia Grace ha prosperado porque el pueblo de Dios toma en serio el pecado y no lo tolerará en su congregación local.

Eso es porque el propósito de la disciplina eclesiástica no es para avergonzar a la gente mediante la exposición de sus pecados. En esas ocasiones, cuando el hombre o la mujer pecadora se niega a arrepentirse y los ancianos necesitan llevar el asunto a la iglesia, no tomamos ningún tipo de placer en eso. Estamos decepcionados de que se llegue tan lejos, y queremos que la persona se arrepienta antes de que él o ella tenga que ser expulsado de la iglesia por completo. Nosotros no lo hacemos porque es divertido –lo hacemos porque es la única manera de mantener el pecado de podrirse, arraigarse y crecer en nuestra iglesia.

Lo hacemos porque es vital para la salud espiritual y el testimonio de la iglesia. Hacer caso omiso de la disciplina eclesiástica es el fracaso más visible y desastroso de la Iglesia en nuestro tiempo, ya que transmite al mundo que no se toma realmente en serio el pecado.

El problema con la iglesia hoy en día no es que está fuera de sintonía con la cultura o es demasiado pasado de moda. El problema es que ha perdido su interés en la santidad. No está casi lo suficientemente preocupados por mantener su pureza. Las iglesias de hoy se han vuelto contentas en el compañerismo de miembros independientes con un mínimo de rendición de cuentas a Dios y mucho menos el uno al otro. Tenemos generaciones de pastores y miembros de iglesia de hoy en día que nunca han experimentado la disciplina de la iglesia –que no saben nada al respecto.

Y sin embargo, la primera prioridad de Dios para Su pueblo es que sean puros.. Si vamos a ser útiles a Él, como individuos y como cuerpo de iglesia local, tenemos que estar unidos en nuestro compromiso con el trato directo y bíblico con el pecado.

 


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B130205
COPYRIGHT © 2013 Grace to You

Final del formulario

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s