Oscar Pistorius y Los Pies de la Fe (en el Rostro del Miedo)

Posted on Actualizado enn

image Oscar Pistorius y Los Pies de la Fe (en el Rostro del Miedo)

Por Clint Archer

Nosotros lo llamamos el corredor de lámina debido a sus singulares prótesis de lamina. Pistorius perdió ambas piernas antes de su primer cumpleaños, pero eso no le freno pora un segundo. No sólo es una medalla de oro y récord mundial en el evento de los 400 metros paralímpico, sino que él ha competido como un velocista de clase mundial junto a atletas no discapacitados en los Campeonatos del Mundo y los Juegos Olímpicos. Eso pondrá un obstáculo en el camino de cualquiera. Pero la tragedia le hizo tropezar en una decisión desconcertante, al parecer una fracción de segundo.

En el Día de San Valentín disparó y mató a su novia en las primeras horas de la mañana por disparos a través de la puerta del baño cerrada con llave.

En un país que goza de la mayor parte de su drama legal indirectamente (gracias a OJ, el Presidente Clinton, y el elenco de The Practice), esta extraña historia de una supuesta defensa propia, ha desatado a los medios de comunicación sudafricanos en una espectacular torre-persecución de la verdad , a través del testimonio de ofuscación disparatada y una mal aventurada investigación de Policía (que se ven perjudicadas por la ausencia de un unidad "CSI Pretoria").

El drama, sin duda, pronto será una película con subtítulos. Pero mientras tanto no se puede distinguir el qué, el por qué y el cómo de esta debacle.

Actualmente, el caso gira en torno a si se trataba de asesinato premeditado, o en defensa propia. Esa es un gran espacio por recorrer, incluso para el abogado más hábil. Para que la defensa tenga alguna pierna para estar de pie, tiene que demostrar que es razonable que una persona dispare varias veces a través de la puerta del baño cerrada de su propia casa, convencido de que está siendo atacado.

Para la mayoría de los espectadores extranjeros, esto parece como absolutamente inverosímil. Pero en Sudáfrica un golpe interno en la noche por lo general significa un intruso armado. Este país asediado mantiene los registros dudosos por delitos violentos, robos a mano armada, robo de automóviles y secuestros. Nuestra ciudadanía asediada vive instalada en fortificaciones de sus esfuerzos de auto-preservación. Muchas personas han optado por vivir en barrios cerrados, con guardias, cercas eléctricas, detectores de movimiento, alarmas antirrobo y botones de pánico enlazados a unidades de respuesta armada. Mi vecino, en su desesperación, tiene una alarma que se activa una emisión de gas que inunda la casa con gas pimienta.. (En serio).

Muchos sudafricanos viven en un estado de preocupación de alerta reiterada por su seguridad. El crimen es la razón más frecuente dada por el sueño popular de emigración (es decir, salir del país, no debe ser confundido con su primo cercano, la inmigración, (que también carga parte de la culpa por el crimen).

Por lo tanto, no es de ninguna manera escandalosa tener en cuenta la posibilidad de que un juez considere los disparos, en su hogar como un acto de homicidio accidental en defensa propia. A principios de este año, un padre fue acusado por la trágica muerte accidental de su hija de seis años de edad cuando disparó a través de la puerta de su dormitorio al pasillo, también en una suposición paranoica de que la manija estaba siendo movida por un agresor violento.

Es esta cultura del miedo que paraliza el sentido común. La solución no es controlar las armas más (como señalé en " ¿Que Funciona Mejor que el Control de Armas? “).El aumento de la fuerza policial, la ampliación de las cárceles, ejecución de las penas, son todos esfuerzos legítimos de dejar atrás el miedo. Pero con el tiempo tenemos que darnos cuenta de que la vida puede ser vivida para la gloria de Dios en la confusión. La opción de eliminarla, reducirla, o escapar de ella no está siempre disponible. En aquellos tiempos los creyentes en el Dios bueno y soberano tenían otro recurso. Podemos tener esperanza en la soberanía de nuestro Dios, haceos tesoros en el cielo, y descansar en la paz de una salvación segura.

El profeta Habacuc tuvo la capacidad lírica de Bob Dylan y la agudeza teológica de John MacArthur. A el se le dijo por Dios en detalle escalofriante que iba a experimentar en su vida la invasión sanguinaria de los caldeos. Sabía con certeza aterradora que no habría ninguna seguridad, ni comida, ni recursos, ni escapar de una muerte espantosa impresionante. Su respuesta fue a temblar de miedo, pero al mismo tiempo mantenerse en pie firme en su confianza en la bondad de Dios y la seguridad de su salvación.

Oí, y se estremecieron mis entrañas; a tu voz temblaron mis labios. Entra podredumbre en mis huesos, y tiemblo donde estoy. Tranquilo espero el día de la angustia, al pueblo que se levantará para invadirnos. Aunque la higuera no eche brotes, ni haya fruto en las viñas; aunque falte el producto del olivo, y los campos no produzcan alimento; aunque falten las ovejas del aprisco, y no haya vacas en los establos, con todo yo me alegraré en el SEÑOR, me regocijaré en el Dios de mi salvación. (Habacuc 3:16-18).

El remedio para el miedo asfixiante que nos ahoga es amar menos la propia vida. Lo que Sudáfrica necesita es más cristianos que no estén aferrados a la vida con tanta intensidad espeluznante que se olvidan de quien está a cargo de sus cuerpos y almas (Mateo 10:28). Jesús no quiere que sus seguidores estén tan distraídos por la preocupación y el temor de que no pueden funcionar en esta vida para la gloria del Padre (Lucas 12:29-34).

Lo que Sudáfrica necesita es una afluencia de misioneros valientes.

¿Y cómo predicarán si no son enviados? Como está escrito: "¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian las buenas nuevas!" (Rom 10:15)

Incluso sin una organización de apoyo, simplemente moviéndose, trabajando y viviendo aquí por elección, es un testimonio a una población vigilante. Amo y admiro a los misioneros estadounidenses, británicos y canadienses en nuestro rebaño, que se han saltado del nido seguro de sus países de origen y aterrizan en nuestro suelo inestable con ambos pies.

Y a mis compañeros sudafricanos, recordar el mensaje de Habacuc. Cuando sientes que tus piernas son inútiles por temblando de miedo, sólo Dios puede restaurar la seguridad en los pies de su fe.

El Señor DIOS es mi fortaleza; El ha hecho mis pies como los de las ciervas, y por las alturas me hace caminar. Para el director del coro, con mis instrumentos de cuerda. (Habacuc 3:19).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s