Un Anhelo Supremo de Ser una Bendición

Posted on

clip_image001 Un Anhelo Supremo de Ser una Bendición

Por Tim Challies

El nuevo año se acerca rápidamente. Mientras 2013 disminuye y se prepara para llegar a su fin, me encuentro pensativo, reflexionando sobre el año pasado y un nuevo año por delante. Mientras considero el año en que se nos viene encima, me ha sido de ayuda la oración de John MacArthur En el Trono de la Gracia . I Creo que usted la disfrutara también.

Gracias, Señor, por habernos llamado a Tu reino y familia. Dos de nuestras responsabilidades como familia son restaurar con humildad a aquellos que se han visto atrapados en una trampa de pecado, y ayudar a llevar las cargas unos a los otros. En este tipo de acciones, cumplimos con la ley real de Cristo, que se destila en el principio del amor. Reconocemos que todos los deberes morales que Tu ley establece son, precisamente, las mismas virtudes que surgen del amor auténtico. Que seamos vasijas fieles del amor que Tu Espíritu derrama en nuestros corazones. Que nunca seamos culpables de ocultar la luz de tu amor bajo el almud.

Tu Palabra nos recuerda a menudo de la ley inexorable de la siembra y la cosecha. Lo que sembramos cosechamos, tanto espiritual como físicamente. ¡Que siempre podamos sembrar para el Espíritu y no a la carne! Confesamos que no podemos hacerlo sin su habilitación misericordiosa, y por tanto buscamos la ayuda de Tu Espíritu.

También nos has enseñado que el que siembra escasamente, escasamente cosechará, y el que siembra generosamente, generosamente cosechará. Que siempre podamos ser liberales y generosos en la siembra de las cosas buenas. Se nos recuerda en especial de nuestro deber de compartir todas las cosas buenas con los que nos han enseñado la Palabra. Llénanos con gratitud y con generosidad, y luego abre nuestros corazones para ser canales de bendición, especialmente a los que tan maravillosamente nos ha bendecido.

Ayúdanos a ser sabios y agresivo en el aprovechamiento de las oportunidades que tenemos para hacer el bien a todos, especialmente a nuestros queridos hermanos y hermanas en Cristo. Aprovecha nuestros dones y habilidades, junto con todas nuestras facultades humanas -y emplearlos para Tu gloria. Danos la fuerza para trabajar más duro, servir con mayor fidelidad, el trabajo con mayor diligencia, y todavía seguir adelante, incluso cuando las pruebas y las distracciones de la vida parecen ofrecer motivos de peso para alejarnos de las necesidades de los demás. Danos fuerza mediante Tu Espíritu y mantennos fieles a nuestro llamado.

Tú sabes, Señor, que nuestra vida aquí en la tierra está llena de cargas, angustias y decepciones. Permite que esas cosas se usen en nuestro beneficio. Que las demos con gracia y valor. Te damos gracias por la gracia que nos sostiene en medio de todos nuestros problemas. Oramos para que a través de las pruebas que Tu nos envíes Tu mantendrás nuestros corazones llenos de esa paz que sobrepasa todo entendimiento y guardar nuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

Gracias porque cuando fallamos o tambaleamos Tu siempre nos restauras. Tu nos das gracia sobre gracia sin medida. Usted abundantemente, suplirá todo lo que necesitemos.

Pero confesamos, Señor, que una de nuestras mayores necesidades es la santidad. Somos propensos a pecar, predispuestos a la necedad, dados a la terquedad, y fácilmente confundidos por nuestra propia voluntad. Guíanos, guárdanos, y sostennos para evitar que nuestros pies se deslicen, y mantenernos siempre conscientes de y firmemente anclados a la base sólida que nos has dado en Cristo.

Danos un mayor amor por Él, para que todo nuestro servicio fluya de corazones de alegría. Danos un santo anhelo de ser libres del pecado en la mente y la acción. Ya sea que Tu plan para nuestro futuro inmediato conlleve la prosperidad o la adversidad, la bendición o el sufrimiento, la alegría o la tristeza, o una mezcla amorosa de todas esas cosas –prepáranos para que respondamos con rectitud de corazón, y con santidad como la de Cristo. Tu gracia es suficiente para todas estas cosas, y Tu verdad nos fortalece para todas las cosas.

Inclinamos nuestros corazones a adorarte en el nombre bendito de Tu Hijo. Amén.

Un comentario sobre “Un Anhelo Supremo de Ser una Bendición

    Giovanni Bustamante escribió:
    30 diciembre 2013 en 6:43 pm

    Muy buena reflexión.
    Feliz Año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s