La Exégesis Tiene Consecuencias

Posted on

clip_image001 La Exégesis Tiene Consecuencias

Por Anthony Carter

Las ideas tienen consecuencias. Desde los albores de la filosofía occidental, hemos sido testigos de lo bueno, lo malo y lo feo de este axioma. Desde la influencia de John Locke sobre los fundadores de América, a los desastrosos resultados de la influencia de Karl Marx en la Rusia comunista y Friedrich Nietzsche en la Alemania de Hitler, difícilmente puede argumentarse que las ideas no tienen consecuencias. Sin embargo, no sólo las ideas tienen consecuencias, pero también lo tiene la exégesis.

El peligro de una interpretación errónea de la Escritura no es algo nuevo en nuestros días. El apóstol Pablo instruyó a un joven Timoteo: "Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad" (2 Tim. 2:15). Hay una manera correcta y una manera incorrecta de manejar la Palabra de Dios. Por desgracia, nuestra época sigue estando llena de aquellos que pueden verse avergonzados porque han manejado mal la Palabra de Verdad.

Tomemos, por ejemplo, Marcos 16:17-18:

Y estas señales acompañarán a los que han creído: en mi nombre echarán fuera demonios, hablarán en nuevas lenguas; tomarán serpientes en las manos, y aunque beban algo mortífero, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán las manos, y se pondrán bien.

Aunque la autenticidad de este pasaje es motivo de debate, algunos han tomado estas palabras y las han usado para justificar la práctica de la manipulación de serpientes mortales, literalmente, en medio de la congregación como una demostración de la fidelidad. Trágicamente, muchos han muerto a causa de las mordeduras de serpientes como resultado. La Exégesis tiene consecuencias.

Consideremos otro conocido texto de la Escritura que cuando se manejan y se aplica mal ha conducido a resultados trágicos, así:

¿Está alguno entre vosotros enfermo? Que llame a los ancianos de la iglesia y que ellos oren por él, ungiéndolo con aceite en el nombre del Señor; y la oración de fe restaurará al enfermo, y el Señor lo levantará, y si ha cometido pecados le serán perdonados. (Santiago 5:14-15)

El estímulo para llamar a los ancianos a orar por los enfermos ha llevado a algunos a malinterpretar Santiago como la prohibición del uso de médicos o prácticas medicinales. Por desgracia, he conocido familias que han perdido seres queridos innecesariamente por dolencias ó enfermedades que eran fáciles de curar si hubieran contado con la ayuda de un médico o utilizado prácticas médicas comprobadas. Desafortunadamente, interpretar y aplicar erróneamente este texto les llevó a creer que pedir tal ayuda sería desobediencia a Dios. Una vez más, la exégesis tiene consecuencias.

Mientras que malinterpretar las Escrituras puede prolongar innecesariamente la enfermedad e incluso provocar la muerte física, el mayor peligro está en lo que puede hacer al alma. A través de la exégesis indebida, las personas pueden y han sido llevados a la muerte eterna.

Hace unos años, un pastor carismático popular en el Medio Oeste determinó que Dios le había dado la revelación de que la Biblia enseña que Jesús murió para redimir a todos los seres humanos, sin excepción. Este pastor comenzó a enseñar el universalismo, una herejía que afirma que ni una sola persona nunca se perderá en la eternidad, si no se arrepienten en esta vida o no. Armado con esta idea, se dirigió a las Escrituras y comenzó reinterpretar, haciendo re-exégesis, y volver a aplicar muchos de los textos que él había enseñado previamente. Por ejemplo, 1 Timoteo 4:9-10 dice: “Palabra fiel es ésta, y digna de ser aceptada por todos. Porque por esto trabajamos y nos esforzamos, porque hemos puesto nuestra esperanza en el Dios vivo, que es el Salvador de todos los hombres, especialmente de los creyentes.” De este pasaje, el pastor sugirió que el plan de Dios es salvar a todos los seres humanos, y no sólo a aquellos que creen en él.

En una entrevista, cuando se le preguntó acerca de aquellos que voluntariamente pecan, rechazan a Cristo, y mueren sin arrepentimiento, el pastor volvió a Filipenses 2:10-11: “En el nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.” A través de la interpretación errónea y aplicación indebida, este pastor sugirió que Pablo enseña que todo el mundo va a reconocer y aceptar a Jesús, ya sea antes o después de su muerte. Él declaró: “Incluso en el más allá algunos obtendrán la revelación de Jesús y serán inspirados por el Espíritu Santo a confesar Su señorío.”

Ni que decir, las consecuencias de esta interpretación y aplicación son asombrosas. No sólo hizo a la predicación del evangelio sin ningún efecto, sino que el sufrimiento que los Apóstoles y la Iglesia han pasado por predicar el evangelio fue en vano (Gal. 3:4). No hay más idea peligrosa y nociva que la idea de que los hombres y las mujeres no necesitan oír el evangelio, arrepentirse de los pecados y creer en Cristo para ser salvo. La exégesis tiene consecuencias. Cierta exégesis tiene consecuencias desastrosas eternamente.

Sin embargo, al igual que una mala exégesis tiene consecuencias eternas de condenación, la exégesis fiel tiene consecuencias eternamente gratificantes. Segunda de Timoteo 2:15 nos anima que los que correctamente manejan la Palabra de la Verdad no tienen de qué avergonzarse ante Dios. Ellos no van a retroceder en presentar su obra a Dios.

Por lo tanto, si somos fieles, entonces nosotros, como Pablo, tratamos de manejar la Palabra de Dios no con engaño, sino con la integridad y la rendición de cuentas abiertas ante Dios y a todos los que escuchan (2 Cor. 4:2). No debemos ser vendedores ambulantes o corruptores de la Palabra de Dios (2 Cor. 2:17). Más bien, nosotros predicamos a Cristo y la fe en El. Debemos recordar que nuestra exégesis tiene consecuencias.

Un comentario sobre “La Exégesis Tiene Consecuencias

    daniel7idiart escribió:
    5 enero 2014 en 11:40 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s