Bienvenido al Mundo del Cristianismo Al Por Menor

Posted on

clip_image001Bienvenido al Mundo del Cristianismo Al Por Menor

Por Michael John Beasley

Cualquier joven entrando en el ministerio debe entender que él debe estar preparado para hacer frente a un rebaño que es, en el día de hoy, influenciado por un panteón de profesores – muchos de los cuales nunca han conocido.. Por sí mismo, esto no es algo malo – especialmente si los profesores son: a). llamado por Dios; b). predicación del Evangelio; c). exaltar a Cristo y no a sí mismos; d). defienden la autoridad de la Escritura en lugar de doctrinas inventadas propios; e). anuncian la prioridad de la iglesia local; and f). y f) ministran la palabra con un espíritu que carece de un interés morboso en discusiones polémicas y controversias.

En un mundo perfecto, esta influencia externa sería … perfecta.

Sin embargo, no vivimos en un mundo perfecto. Los pastores no son perfectos; las iglesias no son perfectas; los libros publicados por hombres y sus editores no son perfectos. Por lo tanto, nos encontramos con una batalla constante dentro de la iglesia por seguir la palabra perfecta de Dios en medio de todas esas imperfecciones. Para el pastor de una iglesia local, esta batalla es, en primer lugar, interna y entonces es externa. Es interna en el sentido de que, como predicador, el pastor debe esforzarse en buscar la predicación de la Palabra de Dios sin la contaminación de sus propias opiniones y preferencias. Por sí misma, esta es una batalla fuerte y continua. Es exterior en el sentido de que existe una influencia constante de maestros cuya enseñanza no es para nada útil, ya sea total o parcialmente. A veces esas influencias problemáticas son absolutamente heréticas;[1] en la mayoría de los casos, son problemáticas en menor escala – pero sin embargo, todo es parte de la batalla , Lo que intensifica esta batalla es lo que yo llamaría la industria de los medios de comunicación cristianos. Por esta etiqueta me estoy refiriendo a la industria de la explosión de los videos, audios, libros, conferencias, y sitios multimedia cristianos – una gran cantidad de esta, se presenta con toda la fanfarria de técnicas modernas de mercadotecnia y el arte de vender. Es esta comercialización permanente de los medios de comunicación cristiana lo que ha creado una psique cultural de mantenerse al día con los vecinos – pero con un toque cristiano. Sin embargo, la regla de vida y conducta para el cristiano no es mantenerse al día con los vecinos per se. Nuestro punto de referencia no está definido en sentido horizontal, sino que se define por Cristo y Su Palabra – no importa lo que los vecinos están haciendo. En el ámbito secular se puede ver barrios enteros siguiendo tal patrón de conformidad. Un vecino se compra un "televisor de pantalla plana de 60 – los demás vecinos lo ven, quieren, vienen a concluir que la necesitan y compran uno para sí mismos, si pueden permitírselo o no. Desafortunadamente, esas opciones pueden ser dictadas por los celos o el materialismo (o ambos) en lugar de la sabiduría.

Cuando los cristianos toman decisiones espirituales, en esta manera de mantenerse al día con las masas, puede ser muy peligroso. Hacer lo que sus amigos o vecinos de uno están haciendo no es una justificación para hacer algo. En esta cultura actual del cristianismo por menor, me temo que muchos están determinando la ortodoxia por lo que se considera como moda entre las masas; pero esto nunca puede ser el medio por el cual evaluamos algo. En el peor de los casos, las personas pueden llegar a sentir que, sin ese próximo libro popular, conferencia o seminario web – su santificación de alguna manera está incompleta. A pesar de que las ganancias al por menor pueden ser buenas, un espíritu de dependencia de este tipo es peligroso, ya que disminuye la primacía de la Escritura y la de la iglesia local. Al escribir esto, no estoy en absoluto sugiriendo que todos los libros, conferencias, vídeos, seminarios web, etc son inherentemente malos. Hay muchos recursos provechosos por ahí que pueden ser utilizados para la gloria de Dios. Sin embargo, también hay que señalar que hay muchos recursos bien comercializados que son profundamente problemáticos. Lo que se necesita del creyente es dedicarse a Cristo con la nobleza de los de Berea, que “recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras” para ver si lo que el apóstol Pablo enseñó era de hecho verdad.[2] Es esta actitud que dice: – “Tengo que medir todo por el estándar de la Palabra de Dios, no por el nivel de mis vecinos, la popularidad social o cualquier simple mortal” – lo que Lucas llama: “de mente noble.” Si estos de Berea simplemente hubiesen permanecido con el pensamiento popular de su día, habrían seguido el camino de los fariseos.

En ninguna manera.

Finalmente – como una aplicación final de este estímulo y advertencia, permítanme sugerir lo siguiente (y yo ofrezco esto, no bajo la presunción de que usted no está haciendo esto, sino como un estímulo para "sobresalir aún más" en estos principios): el próxima vez que escuche un sermón en línea, lea un libro, asista a una conferencia, o vea un webinar – 1) Asegúrese de que usted mida el contenido de lo que usted ha estado expuesto a los estándares de la palabra de Dios, no por los hábitos y preferencias de su amigo o vecinos; 2). Si no está seguro acerca de lo que has estudiado, vaya y consulte los sub-pastores de su iglesia local – los hombres cuyas vidas, ministerios, casas, y le conducen y usted puede ver y experimentar personalmente; y 3). A lo largo de todo, ore sin cesar por la guía y dirección del Señor, a medida que ordene a través de todo esto, sabiendo que es el Señor a quien servimos – y no a los hombres. Hay muchas personas en este mundo que buscan instruirle a usted – sólo manténgase en guardia por vuestras almas a medida que escucha y aprende – sabiendo que es a Cristo a quien usted sirve.

Como Cristiano dijo a los minoristas en Vanity Fair: “Compramos la verdad.” Prov. 23:23. [3]


[1] Judas 3-4.

[2] Hechos 17:10-11 – 10 Enseguida los hermanos enviaron de noche a Pablo y a Silas a Berea, los cuales, al llegar, fueron a la sinagoga de los judíos. 11 Estos eran más nobles que los de Tesalónica, pues[a] recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando diariamente las Escrituras, para ver si estas cosas eran así..

[3] El progreso del peregrino de John Bunyan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s