El Mito del Silencio de Dios

Posted on

clip_image002El mito del silencio de Dios

Por: Ed Welch

Cuando intenta hacer participar a alguien que no habla nada, usted hace lo mejor que puede para una conversación unilateral. Entonces, al no obtener respuesta, pasa a alguien que va a participar. Tal es la experiencia de muchos que se sienten solos en sus sufrimientos. Ellos tratan de hablar con Dios; de verdad intentan. Pero ¿cuánto tiempo pueden esperar sin nada? Así que ajustan sus expectativas y encuentran la manera de salir adelante por su cuenta. Dios existe, ellos creen, pero él no se involucra en el día a día de los asuntos humanos.

Este es el costo estándar para muchos cristianos que están sufriendo. Para algunos, ese alejamiento de Dios es de corta duración, para otros, se convierte en una forma de vida.

Y tiene todo el sentido. ¿Por qué alguien que dice amarte sería una madre cuando más se le necesita? Excepto por una cosa: él no está en silencio.

Dios Habla

No existe una conspiración de silencio divino.

Él habla a través de Moisés y los profetas. Durante su paseo peligroso por el desierto, Jesús recibió muchas palabras del Padre.

No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. (Mateo 4:4)

Al Señor tu Dios adoraras, y solo a El serviras. (Mateo 4:10)

Jesús "escuchó" la Escritura bien conocida y de dominio público y lo sostuvo. Estas fueron las palabras del Padre, dadas a Moisés y a los profetas. El Padre habló a Jesús a través de la Escritura y ésta es también la forma en que nos habla.

Podríamos protestar, “pero ¿estábamos buscando algo más directo?” Si lo hacemos, el mismo Abraham nos responde. “Si no oyen a Moisés ya los profetas, tampoco se persuadirán, si alguno se levantare de los muertos” (Lucas 16:31). En otras palabras, mientras que acusamos a Dios de estar en silencio, sólo estamos engañándonos a nosotros mismos. Si el padre apareciera y hablara con nosotros cara a cara, sus palabras no tendrían más peso en el corazón de lo que ya se ha hablado. Si encontramos que sus palabras en la Escritura no son suficientes, también encontraríamos su visita personal insatisfactoria.

Él habla a través de Jesús. Y Abraham está en lo correcto. Si nos perdemos las palabras de Dios en Moisés y los profetas, nos perderemos en Jesús, a pesar de que todo lo que ha recibido del Padre –todas las palabras que oyó, todo el consuelo que recibió en su sufrimiento – el Hijo nos lo ha dado. Todo esto.

[Jesús dijo:] Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque os he dado a conocer todo lo que he oído de mi Padre. (Juan 15:15, también Heb.1:1-2)

El silencio es la forma en que alguien trata a un esclavo, y nosotros no somos esclavos de Dios. Somos sus hijos. Aún más, somos sus amigos, y de amigos reciben la historia en el interior.

Entonces escuchamos un montón. Escuchamos que Satanás nos tienta cuando la vida es especialmente difícil. Escuchamos la misericordia y la compasión. Escuchamos las canciones y las historias de personas de ideas afines que escucharon con claridad a pesar de que las cosas parecían inicialmente tranquilas (por ejemplo, Ps. 22). Escuchamos promesas en abundancia que se finalizan en el Hijo. Hemos oído decir que Jesús es la resurrección y la vida, y vamos a participar en esa resurrección y nueva vida. Hemos oído decir que los niños son los más reales probados por pruebas para ver si sus lealtades resisten la prueba.

Se habla mucho, y las palabras son ahora entregadas personalmente por el Espíritu.

Busque la Escritura

De esta manera somos reorientados. Ahora, en lugar de salir del paso como huérfanos, buscamos la Escritura. Estudiamos a Moisés y a los profetas. Estudiamos la vida de Jesús y escuchamos lo que el Padre le dio. Cuando esta tarea se siente abrumadora, le preguntamos a otros que han oído hablar de la sabiduría de Dios en sus sufrimientos. ¿Qué es lo que oyen? ¿Qué Escritura fue más valorada?

Tal vez solicitamos la ayuda de aquellos hombres y mujeres sabios que han aprendido a la fuerza-alimentarse de la Escritura cuando estaban poco interesados ​​en dicho alimento. Uno de mis favoritos es un hombre que, en lo más sombrío del día, cuando Dios parece más silencioso, tiene la mayor resolución de alimentarse de las Escrituras hasta que su apetito retorna y está lleno para el día. Su certeza de que Dios habla es una inspiración para muchos.

Cuando Jesús nos llama amigos, respondemos con esperanza, y la esperanza, en este caso, significa que estamos seguros de que podemos oír sus palabras buenas y alentadoras. Tal esperanza nos hace activistas que se proponen localizar esas palabras. Esta esperanza se compromete a perseverar en la Escritura. Leemos, incluso si no tenemos ganas, y oramos por oídos que escuchan.

Un comentario sobre “El Mito del Silencio de Dios

    Martha Quintero Polanco escribió:
    28 enero 2016 en 2:20 pm

    Gracias amado Padre, por tu inmenso amor, ayúdanos a perseverar en tus caminos, para poder tener el privilegio de algún día estar contigo. Amen.😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s