Valentía Humilde y No Arrogancia Oscurantista

Posted on

clip_image001Valentía Humilde y No Arrogancia Oscurantista

Por Greg Bahnsen

Es una pena que los eruditos cristianos, apologistas y filósofos han a menudo descuidado un estudio detallado del libro de Proverbios en sus intentos de exponer y trabajar desde una epistemología bíblica (teoría del conocimiento). El libro abunda en alusiones y puntos de vista a la sabiduría, la enseñanza, la insensatez, la comprensión, etc. Proverbios sin duda nos puede ayudar en el desarrollo y elaboración del enfoque de presuposiciones de conocimiento que se ha discutido en nuestra serie previamente.

En el último estudio escuchamos tres argumentos comunes que se dirigen contra la posición del presuposicionalismo bíblico. El primero fue que ascendió a la arrogancia y el orgullo intelectual. Demanda que cada pensamiento pueda quedar bajo sujeción a Cristo, porque de lo contrario resultará en una ignorancia insensata. Enseña que los hombres que no se iniciarán con un temor de Dios no pueden alcanzar el conocimiento verdadero de cualquier cosa. Critica la actitud de neutralidad académica hacia la palabra de Dios. En la batalla con la incredulidad se exige una rendición incondicional por el no cristiano y despreciar el compromiso de los pensadores cristianos que desean adoptar un enfoque más “razonable” o “iluminado.”

Ahora, se pregunta, ¿Qué podría generar un panorama tan estricto, excepto bajo mención indebida de los propios pensamientos y capacidades? ¡Autoestima abrumadora!

¿Cómo debe responder el presuposicionalista? ¿Debe defender la arrogancia oscurantista? ¿O debe confesar que se ha vuelto peligrosamente cerca del vértigo del auto-engrandecimiento? Ambos enfoques han sido buscados de diversas maneras en los círculos cristianos en los últimos años. Ambos han hecho un débil favor al testimonio cristiano, uno no dando evidencia de fruto espiritual necesario y apropiado, el otro no haber establecido el rigor pleno y apropiado del pensamiento bíblico. La sabiduría de los Proverbios nos puede guiar entre estos extremos infelices. Leemos en Proverbios 15:32-33:

El que tiene en poco la disciplina se desprecia a sí mismo, mas el que escucha las reprensiones adquiere entendimiento. El temor del Señor es instrucción de sabiduría, y antes de la gloria está la humildad.

Tenemos que concentrarnos en los dos ejes de este pasaje.

En primer lugar, el cristiano debe de hecho ser audaz en su desafío al incrédulo y las epistemologías comprometedoras. (El hombre que no quiere prestar atención a la corrección de tener su pensamiento obligado a someterse al Señorío de Cristo en el mundo del pensamiento, ese hombre lo está haciendo a costo de su propia alma.) El cristiano debe testificar constantemente a tal pensamiento que la comprensión, de hecho, sólo es posible cuando se atiende a la reprensión del desafío del evangelio. Comprometerse con las normas de los incrédulos o métodos en el mundo del pensamiento es hacer débil servicio a las necesidades de las personas con quienes hablamos: estar dispuesto a asumir una posición de neutralidad sería conducente a nada excepto la salud espiritual en nuestros oyentes. Los hechos deben ser presentados sin vacilación: un razonamiento que no se basa en la palabra de Cristo presupuesta se orienta hacia la necedad intelectual y la muerte espiritual. La corrección y la reprensión de la Escritura no puede ser diluida.

El erudito cristiano, tanto como cualquier creyente en la obra redentora y el señorío de Cristo, debe comunicar a aquellos a los que contacte que el arrepentimiento y la fe son ordenados por Dios. El erudito cristiano debe ser valiente aquí, “derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios” (2 Cor 10:5). En la defensa de la fe que debe ser firme en proclamar “sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso” (Rom. 3:4). El debe señalar que los que no presuponen la verdad de la palabra de Dios que sus mentes necesitan ser renovadas (Ef. 4:23). Debido a que viven en la ignorancia, estos hombres deben arrepentirse (Hechos 17:30) — debe mostrar “cambio de mente” (como la palabra griega "arrepentirse", sugiere) y redirección. El arrepentimiento es para creer (por ejemplo, Matt. 21:32) y la creencia o la fe precede al conocimiento (2 Pedro 1:5). El camino de la ignorancia al conocimiento es atravesado por la fe arrepentida. De hecho, el presuposicionalismo debe valientemente presentarse en el mundo del pensamiento, sin disculpas por el rigor de sus exigencias.

Sin embargo, hay un segundo impulso en el pasaje de Proverbios antes citado. No sólo se debe recibir el no presuposicionalista la corrección y la reprensión de la palabra de Dios (es decir, que el principio de la sabiduría es el temor del Señor), sino que el erudito cristiano que presupone la verdad de las Escrituras en sus esfuerzos intelectuales debe ser plenamente consciente de que su sabiduría no es de por sí suya sino que descansa por completo sobre el temor del Señor. Sin ese respeto, el erudito cristiano sería tan tonto como todos los demás hombres. Su sabiduría no es debido a la capacidad mental superior y profundidad de la perspicacia; sino que ha sido dada por Dios. Ya hemos señalado que el arrepentimiento y la fe son necesarios para el conocimiento. El cristiano, que posee un conocimiento de la verdad, lo hace sólo porque la fe le ha sido dada como un regalo (Efesios 2:8-9) y el arrepentimiento ha sido concedido por el Señor (Hechos 5:31; 11:18) . Con el fin de tener la fe que es necesaria para nacer de Dios (1 Juan 5:1), quien da el arrepentimiento a un verdadero conocimiento de la verdad (2 Tim. 2:25). El cristiano está en una posición de conocimiento sólo por la gracia de Dios. Su renacimiento espiritual no es de sí mismo, sino únicamente el resultado de la misericordia de Dios (Ezequiel 11:19-20; Juan 1:13; Rom 9:16). Esta regeneración de gracia le ha traído una nueva mente.

En efecto, como enseña Pablo, el cristiano recibe las cosas del Espíritu sólo siendo transformado de la hostilidad natural a una alegre sumisión. El creyente tiene ahora la "mente de Cristo" en lugar de la mente necia del hombre natural (1 Cor. 2:16 en contexto). Esta es la fuente de su sabiduría y conocimiento; el honor de conocer la verdad nace de la gracia inmerecida de Dios.

Por lo tanto, la humildad es acorde con el erudito cristiano. En Filipenses 2, donde Pablo nos exhorta a tener “la mente de Cristo,” él continua caracterizando a este Cristo como alguien que “se humilló a sí mismo.” Así Proverbios nos enseña que antes de tal honor mientras asista al consejo de la sabiduría –mientras tal sabiduría descanse en el temor del Señor– le seguirá a la humildad. El erudito cristiano no tiene nada que presumir de sí mismo. Él debe ser humilde ante el mundo, reconociendo que su conocimiento depende de la obra de gracia de Dios en él.

Por lo tanto, la epistemología de presuposición exige dos actitudes. Ambas actitudes son inherentes a la misma posición. En primer lugar, el presuposicionalista debe ser valiente, porque el conocimiento es imposible aparte de presuponer la verdad de Dios.

En segundo lugar, tiene que ser humilde, por la razón de que el presupone que la verdad de Dios (y la única manera de que cualquier hombre pueda llegar a una presuposición tal) reside en la gracia de Dios solamente. El temor de Dios es el fundamento de la sabiduría, y de ahí que el sabio debe ser humilde. El erudito cristiano, entonces, deberá acreditar un humilde confianza en su confrontación con los demás en el mundo del pensamiento.

Andad sabiamente para con los de afuera, aprovechando bien el tiempo. Que vuestra conversación sea siempre con gracia, sazonada como con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada persona. (Colosenses 4:5-6).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s