Así Que ¿Cómo le Fue el Domingo?

Posted on Actualizado enn

clip_image002Así Que ¿Cómo le Fue el Domingo?

Por H.B. Charles Jr.

Entonces ¿cómo me fue este domingo?

Esta pregunta se hace muchas veces cada semana. Algunos pastores hablan con otro pastor. Y cualquiera que sea la rumbo de la discusión, es probable que uno pregunte al otro sobre el servicio anterior del Día del Señor.

¿Has tenido un buen día?

¿Qué predicaste?

¿Cómo te fue?

La respuesta suele incluir comentarios acerca de este la asistencia, la ofrenda, y los pasos de la fe tomados en domingo. A continuación describimos cómo pensamos que estuvo el sermón.

Sentimos que no estábamos del todo listos.

Sentimos que el sermón podría haber sido más corto.

Sentimos que la presentación tenía dificultades.

Sentimos que el mensaje no hizo conexión.

Sentimos que todo estuvo bastante bien.

Pero ¿es correcta nuestra perspectiva limitada y contaminada? ¿Hay una manera más objetiva para saber cómo estuvo el Domingo? ¿Podemos realmente saber cual ha sido el resultado después de que predicamos?

He aquí cinco maneras básicas que debe saber medir su sermón del domingo.

Una exposición fiel. ¿Cómo trató el texto? Esta es la pregunta más importante. ¿Uso bien la palabra de verdad (2 Tim. 2:15)? Sus profesores de seminario pueden no ser impresionados. Pero ¿le agradó a Dios? Examine su sermón a la luz de su fidelidad al significado que Dios pretendió del texto.

Un mensaje preparado. El objetivo principal de la preparación del sermón es la fidelidad a la verdad. Pero el trabajo del predicador no se hace después de que la ardua labor de exégesis bíblica es completada. Lo que usted ha trabajado en entender, usted debe trabajar para hacerlo comprensible para los que van a escuchar el mensaje. Una buena interpretación es propensa a colapsarse en el sumidero de la predicación descuidada. ¿Puedes decir que estuviste estudiando un mensaje bien preparado?

Un enfoque centrado en Cristo. Debemos predicar a Cristo, no a nosotros mismos. Y debemos predicar a Cristo, no nuestra gente. No permita que el deseo de relevancia secuestre el rumbo del sermón. Usted no puede ayudar a su gente predicando acerca de ellos. Usted debe predicar a Cristo para ayudar a la gente. Cristo es nuestro mensaje (Col 1, 28-29). Sin él, no tenemos nada que anunciar. ¿Predica usted a Jesús?

Una preocupación pastoral. El viejo axioma es cierto. La gente no le importa cuánto sabes hasta que saben cuánto te importa. Predique la verdad. Pero hágalo en amor. Predique la palabra con el corazón de un pastor. Amorosamente alimente al rebaño que el Señor ha puesto bajo su cargo. Incluso si usted está predicando a los incrédulos, véalos como ovejas perdidas que necesitan ser dirigidas amorosamente a Dios. ¿predica usted la verdad en amor?

Un corazón consagrado. Ha estudiado el texto. Usted ha escrito su sermón. Usted se ha preparado para los detalles del servicio de adoración. Pero, ¿Se ha usted preparado? ¿Ha aplicado la verdad del texto a su propio corazón?¿Se ha arrepentido de sus pecados? Considere si tanto las palabras de la boca y la meditación de su corazón son aceptables a los ojos de Dios mientras usted predica (Sal. 19:14).

He aquí un punto de más …

Un abandono confiado. En última instancia, no podemos saber cómo realmente estuvo el domingo. Nuestra perspectiva es demasiado limitada. La cosecha se produce al final de la era actual, no al final del servicio de adoración. La persona que respondió con entusiasmo puede caer. Y la persona que parecía rechazar el mensaje más tarde puede tener esa semilla plantada regada y dar fruto. Usted no sabe.

El Pastor Marshall me dijo de un miembro de su iglesia que fue salvado bajo la predicación de mi padre. El hombre escuchó mi padre en el servicio de las 8 am, pero se fue sin responder. Sin embargo, la gracia se apoderó de él en su camino a casa. Y se fue a la cercana iglesia de Marshall y confió en Cristo en su servicio las 11 horas.

El Pastor Marshall me contó esta historia. Pero él no llegó a decirle a mi padre la historia. Mi padre podría haber ido a casa ese día pensando su predicación fue en vano, sin saber que Dios estaba obrando en maneras que no conocía.

Lo mismo es verdad para ti y para mí. No sabemos lo que el Señor está haciendo en, a través y más allá de nuestra predicación. Así que predique la palabra con un confiado abandono. Sea un mayordomo fiel de la verdad. Pero no intente cuidar los resultados. Planta y riegue la semilla. Y confiar en Dios para dar el crecimiento.

Entonces, ¿cómo realmente le fue este domingo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s