¿Qué es la Revelación Progresiva? (1ª. Parte)

Posted on

clip_image002¿Qué es la Revelación Progresiva? (1ª. Parte)

por Paul Martin Henebury

Introducción: La Biblia como una Comunicación

La Biblia es un libro, no dos. Debe leerse desde la parte frontal a la posterior, no a la inversa. Determinar la cronología de la Escritura es, en términos generales, una parte importante del estudio de la Biblia. Todo el mundo es consciente de que hay casos en los intervalos de tiempo específicos que no pueden ser atribuidas con certeza a algunos episodios en los jueces o el punto de vista histórico de Abdías. Usted siempre encontrará una persona más inclinada generosamente dispuesta a corregirlo sobre la fecha de Daniel o un “Segundo Isaías” o el Evangelio de Mateo. Pero desde el punto de vista de alguien que dice que cree en la inspiración y la infalibilidad de las Escrituras, la Biblia es una Palabra Divina fundamentalmente a las criaturas creadas a Su imagen.

Esta Palabra de Dios, que ahora tenemos en la Biblia, fue producida durante cientos de años. A medida que la historia de la Biblia revela, ciertas cosas se ponen en su lugar, que se refieren a cosas que aparecerán más adelante. En la mayoría de los casos, estas cosas claves son iniciadas por el mismo Dios, el autor tanto del libro que estamos leyendo, y de las circunstancias que leemos.

La Biblia no es simplemente un libro de historia. La Biblia es, como me gusta llamarlo, “una palabra desde fuera.” Con esto quiero decir que viene de Aquel que hizo y sostiene nuestra realidad, tanto ahora como en el futuro. Y éste, el Dios de la creación, ha hecho dos cosas que se presuponen por la existencia de la Biblia. Ha dicho la verdad a los seres humanos, y ha permitido a los seres humanos hablar Su verdad a los demás. Dejando de lado por el momento el problema de nuestro fracaso común para reflejar la verdad de Dios en cada una de nuestras comunicaciones (algo a lo que volveré), el hecho es que la comunicación; de Dios en primer lugar y, luego a los demás, está ocurriendo. Así que antes de que podamos llegar a nuestro tema principal de la revelación progresiva, debemos reflexionar primero sobre que hace que una comunicación sea efectiva.

Comunicación Efectiva

Para que la comunicación funcione bien es necesario que haya un lenguaje común entre el hablante o el escritor y el oyente o el lector. Asumiendo, por supuesto, las habilidades básicas de comprensión de ambos, es necesario en primer lugar que compartan muchas de la misma agrupación de palabras y metáforas entre sí. Si no lo hacen, la comunicación difícilmente puede continuar de manera efectiva. Pero si aceptamos este punto, el siguiente viene pisando los talones, es decir, si el hablante desea que su significado se entienda, se comunicará de tal manera que se minimicen los posibles malentendidos debido a las ambigüedades o significados ocultos. Cualquiera de éstos aumenta la probabilidad de que el significado del hablante se esté perdiendo.

Una cosa que el hablante podría hacer para ayudar a disminuir los posibles malentendidos de sus palabras es incluir ciertas claves o criterios por el que su verdadero significado se puede probar. Un Manual para los Usuarios puede tener recordatorios ocasionales para el lector para asegurarse de que han leído la parte 1 del manual antes de proceder a más capítulos complicados, por ejemplo. Estas piedras de toque ayudan a mantener al lector en el camino correcto, de manera que cuando cierran el libro están entendiendo las palabras del autor coincidiendo con las del propio autor.

Si resulta que el lector o el oyente terminan con ideas que estaban muy lejos de la intención del comunicador, la culpa es, ya sea con el comunicador o con el lector / oyente. Si es el primero, es porque comunicó mal su sentido. Si quería ser entendido debería haber utilizado un lenguaje más claro. Esta verdad básica es más todavía si el comunicador ha empleado palabras que podrían ser fácilmente malinterpretadas, o figuras del lenguaje sobre las que la gente vendrían con muy diferentes conclusiones. Pero en realidad la culpa recae sobre el hablante / autor.

Si, por otra parte, el comunicador ha declarado claramente su intención, es el oyente o lector el que ha fallado. Podría haber varias razones de este fracaso, pero sin duda los más comunes son, el no prestar atención a las palabras que se comunican, o de lo contrario el oyente se convence a sí mismo de que el orador en realidad quería decir tal y tal cosa. En el primer caso, el problema es la falta de atención. En el segundo caso, el problema es una extralimitación de la "razón" (es decir, racionalizar más de lo que realmente está allí).

Dios Ha Hablado – con el fin de ser comprendido

Cuando aplicamos esta teoría básica a la Biblia como la Palabra de Dios, las cosas pueden empezar a ser problemáticas, ¡a pesar de que realmente no debería! Si damos por sentado que Dios como un comunicador: de hecho, el comunicador Supremo, quiere ser entendido por sus criaturas, entonces podemos asumir que Él ha dicho lo que quiere decir que decir de tal manera que los seres humanos puedan entender.

Objeción 1: Tiempo y Cultura

Aquí puedo oír la objeción acerca de la Biblia escrita a los pueblos semitas miles de años atrás en una cultura totalmente extraña. En pocas palabras, esto equivale a “¡la Biblia no fue escrita para usted!”

Esta es una de las objeciones a las que tendré que regresar en esta serie. Pero para dar una breve réplica, yo diría tres cosas:

A). Si la Biblia no está escrita para mí entonces, como una perspectiva sobre cómo debería mirar el mundo, sería irrelevante para mí. La pregunta es, ¿de qué manera la Biblia se dirige hacia mí? Ciertamente no todos sus estatutos o mandamientos se dirigen a mí; hay mucho en ella que no lo hace; sino como un vehículo de la Verdad debo recibirla como la Palabra de Dios a mí o me deja en una posición de tener que decir que no es la Palabra de Dios para mí. Y cada ser vivo consciente o muerto a quien viene la Palabra de Dios está en el mismo barco que yo. La Palabra de Dios exige la respuesta correcta, lo que presupone la comprensión correcta.

B). El hecho de que hay muchas cosas registradas en las Escrituras en las que no se me incluye en forma directa, ya sea porque yo no estaba allí, o porque no se me estaba hablando, o porque yo no pertenezco a un grupo específico, no significa que Dios hizo no quiera que sepa lo que dijo e hizo.

C). Por último, si Dios quería que conociera el significado general de los acontecimientos en la Biblia entonces Él tendría que habérmelo comunicado de manera que disminuya los obstáculos temporales – culturales que surgirían. Por supuesto, hay muchas interpretaciones antiguas de las que soy ignorante, pero estas dificultades tendrían que ser más que una pequeña parte de la comunicación en general que a Dios como autor quiso que un día yo leyera y asimilara.

Como George NH Peters dijo hace mucho tiempo:

Si Dios ha destinado realmente dar a conocer Su voluntad para el hombre, lo cual deduce asegurar el conocimiento por nuestra parte, Él debe transmitir Su verdad a nosotros de acuerdo con las reglas conocidas del lenguaje. Él debe adaptarse a nuestro modo de comunicar el pensamiento y las ideas. Si Sus palabras fueron dadas para ser entendidas, entonces Él debe tener haber utilizado el lenguaje para transmitir el sentido previsto, conforme a las leyes gramaticalmente expresadas, controlando todo el lenguaje; y que, en lugar de buscar un sentido en el que las palabras en sí mismas no contienen, debemos primordialmente obtener el sentido que las palabras, obviamente abrazan, tomando debidamente en cuenta la existencia de figuras de lenguaje cuando esté indicado por el contexto, el alcance o la construcción del pasaje. – George NH Peters, The Theocratic Kingdom , 1.47.

Todo lo que puede decirse en adelante depende de esto. Toda razón dada para el uso de la Biblia en la consejería o en la apologética o en la ética, o de hecho en la teología sistemática, debe comenzar aquí y no hay que olvidar que comienza aquí! Esta es el primer criterio o punto de referencia para la interpretación. A medida que crecemos en el aprendizaje y la sofisticación tendemos a olvidar nuestras amarras. Pero simplemente no podemos seguir adelante en este tema sin hacer esto nuestro punto de partida.

Un comentario sobre “¿Qué es la Revelación Progresiva? (1ª. Parte)

    […] adapta a los que hicimos en la Segunda Parte y con el énfasis en la comunicación efectiva en la Primera Parte […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s