Ausentes del Cuerpo, Presentes con el Señor

Posted on

ESJ-2018 0711-002

Ausentes del Cuerpo, Presentes con el Señor

Por John F. Macarthur

2 Corintios 5:8

¿Tiene miedo a morir?

Es natural que los humanos teman lo desconocido. Pero gracias al claro testimonio de la Palabra de Dios, los creyentes no tienen que acercarse al final de esta vida temporal con temerosa ignorancia. Por el contrario, debemos hacernos eco de las palabras triunfantes de Pablo: “¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde, oh sepulcro, tu aguijón?” (1 Corintios 15:55).

El predicador de Eclesiastés dijo que el día de nuestra muerte es mejor que el día de nuestro nacimiento (Eclesiastés 7:1). Simplemente estaba siendo cínico acerca de la falta de sentido y la inutilidad de esta vida terrenal, pero hay un sentido válido para el cristiano en el que es cierto que nuestra muerte nos introduce en una gloria infinitamente mayor de lo que jamás haya sido nuestro nacimiento. Esta vida terrenal “es efímera y llena de confusión” (Job 14:1). La confianza que el cielo nos espera debería llenarnos de una esperanza gloriosa. Pablo dijo: “Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia” (Filipenses 1:21). La perspectiva del cielo lo hizo feliz incluso frente a la muerte.

Para todos, la muerte llega como un propietario completamente antipático que agita un aviso de desalojo. Pero ese desalojo simplemente libera a los creyentes de un miserable vecindario terrenal a una vivienda infinitamente grandiosa y gloriosa en un vecindario celestial. Para el creyente, entonces, las penas, las desilusiones y el sufrimiento de esta vida son peores que la muerte. La muerte libera a los creyentes de la favela relativamente deteriorada en la que ahora viven y los conduce a una habitación en la casa del Padre eterno en la ciudad celestial.

Sabiendo eso, los cristianos no deberían temer a la muerte. Deben anhelar “partir y estar con Cristo, pues esto es mucho mejor” (Filipenses 1:23). Eso no significa, por supuesto, que sean tontamente imprudentes o descuidados con sus vidas; sus cuerpos pertenecen a Dios (1 Corintios 6: 19-20). Pero una preocupación obsesiva por el bienestar físico de uno o un miedo morboso a la muerte es inconsistente con una perspectiva cristiana. Los creyentes deben anhelar el cielo como un prisionero anhela la libertad, como un enfermo anhela la salud, como un hombre hambriento anhela comida, como un sediento ansía un trago, como un pobre añora un día de pago, y como un soldado anhela la paz. La esperanza y el valor al enfrentar la muerte es la última oportunidad para que los cristianos demuestren su fe en Dios, para probar que su esperanza del cielo es genuina, y para adornar su confianza en las promesas de Dios.

Pablo dio la bienvenida al final de su existencia temporal, “preferimos más bien estar ausentes del cuerpo y habitar con el Señor.” (2 Corintios 5: 8). Este no era un deseo morboso de muerte por parte de Pablo. No estaba diciendo que estaba agotado, harto de vivir y ansioso por morir. Más bien, estaba expresando su confianza de que la existencia terrenal no es el fin de la vida para el cristiano. La muerte inmediatamente lleva al creyente a un mundo más pleno y más elevado de vida más abundante, en la misma presencia del Señor.

Si usted es cristiano, alguien que confía solo en Cristo para su salvación, las Escrituras le prometen que en el momento en que abandone esta vida irá al cielo. Estar ausente del cuerpo es estar presente con el Señor. El hombre justo que muere “ante el mal es arrebatado …y entra en la paz.” (Isaías 57:1-2). “Bienaventurados los muertos que mueren en el Señor a partir de ahora. . . . para que descansen de sus trabajos” (Apocalipsis 14:13). De hecho, “vivir es Cristo y morir es ganancia” (Filipenses 1:21).

Pablo estaba “animado siempre” (2 Corintios 5: 6) frente a la muerte. Su valor no era un sentimiento temporal o una emoción pasajera; era un estado mental constante. Enfrentó la muerte alegremente, con total confianza. No era que no amara a las personas en su vida, sino que amaba más al Señor. La vida para Pablo era una carrera por terminar, una batalla por ganar, una mayordomía por desempeñar. Una vez que terminó la carrera, la batalla se ganó, y la mayordomía se disolvió, Pablo no vio ninguna razón para aferrarse a esta vida. La única razón por la cual él permanecería en la tierra era para servir a Dios, y él declaró que estaba listo para partir cuando ese servicio se completara:

Porque yo ya estoy para ser derramado como una ofrenda de libación, y el tiempo de mi partida ha llegado. He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, he guardado la fe. En el futuro me está reservada la corona de justicia que el Señor, el Juez justo, me entregará en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida. (2 Timoteo 4:6-8)

La realidad de la vida en este mundo para los creyentes, sin embargo, es que “mientras habitamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor” (2 Corintios 5:6).Los creyentes se comunican con Dios por medio de la oración y el estudio de la Palabra y tienen comunión con Él a través del Espíritu Santo que mora en ellos. Sin embargo, todavía hay un sentido en el que están separados de Dios y anhelan que esa separación llegue a su fin. El Salmo 42:1-2 expresa ese deseo: “Como el ciervo anhela las corrientes de agua, así suspira por ti, oh Dios, el alma mía. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios viviente; ¿cuándo vendré y me presentaré delante de Dios?” el salmista preguntó retóricamente: “¿A quién tengo yo en los cielos, sino a ti? Y fuera de ti, nada deseo en la tierra.” (Salmo 73:25). Pablo anhelaba el día en que “siempre estaría con el Señor” (1 Tesalonicenses 4:17). Esa sensación de separación hizo que Abraham buscara “la ciudad. . . cuyo arquitecto y constructor es Dios” (Hebreos 11:10) y los santos del Antiguo Testamento para reconocer que “eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.” (Hebreos 11:13). Solo en el cielo los creyentes tendrán una comunión íntima e ininterrumpida con Dios.

Necesitamos tener un corazón como el anhelo de Pablo de vestir con nuestra forma celestial e intercambiar este mundo transitorio por el gozo eterno. Él escribió, “Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.” (1 Corintios 15:53). Nuestra mortalidad será absorbida por una vida más abundante (2 Corintios 5:4 ).

En los días venideros consideraremos cómo esa misma alegría confiada debe colorear nuestras vidas, a medida que separamos la verdad de la ficción sobre las glorias que aguardan en el reino celestial de Dios.

(Adaptado de The Glory of Heaven y The MacArthur New Testament Commentary: 2 Corinthians ).


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180711
COPYRIGHT © 2018 Grace to You

3 comentarios sobre “Ausentes del Cuerpo, Presentes con el Señor

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    11 julio 2018 en 2:37 pm

    […] Ausentes del Cuerpo, Presentes con el SeñorPor John F. Macarthur 2 Corintios 5:8¿Tiene miedo a morir?Es natural que los humanos teman lo desconocido. Pero gracias al claro testimonio de la Palabra de Dios, los creyentes no tienen que acercarse al final de esta vida temporal con temerosa ignorancia. Por el contrario, debemos hacernos eco de… — Read on evangelio.blog/2018/07/11/ausentes-del-cuerpo-presentes-con-el-seor/ […]

    ¿Qué Sucede Cuando Los Creyentes Mueren? « escribió:
    16 julio 2018 en 9:36 am

    […] Esto fue afirmado una y otra vez por el apóstol Pablo en los versículos que consideramos la última vez , cuando describió su deseo de estar ausente del cuerpo, para poder estar “habitar con el […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s