La Instrucción Del Nuevo Testamento Sobre El Canto Congregacional: Un Estudio De Efesios 5:19 Y Colosenses 3:16 (Parte 2 de 3)

Posted on Actualizado enn

ESJ-2018 1008-004

La Instrucción Del Nuevo Testamento Sobre El Canto Congregacional: Un Estudio De Efesios 5:19 Y Colosenses 3:16 (Parte 2 de 3)

Por David Huffstutler

La semana pasada, comenzamos esta corta serie mirando Efesios 5:19 con el objetivo de aprender a adorar con canto y música en una asamblea congregacional. Esta serie continúa esta semana examinando Colosenses 3:16 .

Habiendo examinado Ef 5:19, quedará claro que la terminología y algunos de los conceptos de Col 3:16 ya han sido explicados, lo que hace un examen más breve de este versículo. No obstante, Col 3:16 tiene sus propios elementos distintivos, que nos dan más instrucciones sobre cómo adorar con canto y música en una asamblea congregacional.

Colosenses 3:16

Que la palabra de Cristo habite en abundancia en vosotros, con toda sabiduría enseñándoos y amonestándoos unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales, cantando a Dios con acción de gracias en vuestros corazones.

Colosenses 3:16 comienza con una orden. A los colosenses se les ordena: “Que la palabra de Cristo habite abundantemente en vosotros.” [1] Esta “palabra” ( logos ) tal vez no sea tanto lo que Cristo mismo habló como lo que se habla de él. [2] Esta frase (“la palabra de Cristo”) se usa solo aquí en el NT,[3] y los que hablan en contexto son los mismos lectores, y eso en forma musical (“enseñándoos y amonestándoos… cantando”). Esta frase nos especifica útilmente la prioridad de su contenido (Cristo), y Él como el contenido debe habitar “abundantemente” así entre la congregación. Un rechazo de este mandamiento podría llevar a una presentación pobre o inexistente de Cristo en el canto de la iglesia, lo cual deja la palabra de Cristo sin habitar abundantemente entre la congregación..

Hasta este punto en el contexto de Colosenses, muchos buenos himnos se enfocarán en Cristo como preeminente sobre todas las cosas ( Col. 1:15-20 ), cómo Él nos ha salvado para servirle a Él al anunciarlo a todos ( Col. 1:16 –2:5), y cómo Él ha cambiado nuestras vidas para vivir por las cosas de arriba y no por las cosas de este mundo ( Col 2:6 –3:17).

El medio por el cual la palabra de Cristo mora abundantemente en una congregación es a través de “enseñar y amonestar”, que implica tanto la instrucción positiva de la palabra de Cristo (“enseñar”) y, en contraste, advirtiendo o corrigiendo a otros de lo que les sucede a aquellos que no creen o ignoran esta palabra. (“amonestación”; de noutheteō ; c f. Hechos 20:31 ; 1 Cor. 4:14 ; Col. 1:28 ; 1 Tes. 5:12, 14 ; 2 Tes. 3:15 ). [4] “Unos a otros” especifica el destinatario de esta enseñanza y admonición. Los individuos de la congregación están, por lo tanto, enseñando y amonestando y siendo enseñados y amonestados al mismo tiempo. Esta enseñanza y admonición debe hacerse “con toda sabiduría”, lo que implica un examen cuidadoso de las palabras usadas sobre Cristo, una consideración de los que cantan y una mirada reflexiva a la música que se usa para cantar.

Esta enseñanza y admonición congregacional se presentan de tres maneras, a través de “salmos e himnos y canciones espirituales”. Como se explicó anteriormente, existen diferencias entre los términos, pero estas diferencias no son necesariamente importantes. Lo que es útil acerca de estos términos, sin embargo, es lo que implican, que también se menciona anteriormente: el uso de instrumentos, el canto de los salmos, el canto de otras canciones, etc. Al igual que Efesios 5:19 anterior, también en Col 3:16 “espiritual” técnicamente cae después de esta triple serie y coincide con el género de “canciones,” pero se refiere a la serie en su conjunto. Las tres formas de canto son “espirituales” en el sentido de que se cantan cuando la congregación es guiada por el Espíritu de Dios. [5]

“Cantar” técnicamente cae después de “espiritual” e incluso después de “con acción de gracias” en el griego. Dicho esto, queda claro que “cantar” indica cómo se comunicaban los salmos, los himnos y las canciones. “Con agradecimiento” indica que la gratitud fue la motivación subyacente y la manera en que se llevaría a cabo el canto. “Con agradecimiento” también implica que cualesquiera que fueran las palabras sobre Cristo, debían incluir textos que provocaban que los colosenses agradecieran a Dios por él. “a Dios…En vuestros corazones” es paralelo a Efesios 5:19 “con tu corazón al Señor” (traducción literal). Así como el Señor Jesús es aquel a quien cantamos, así también es Dios el Padre. Le agradecemos en la canción por lo que Él ha hecho por nosotros en Cristo, y lo hacemos con el corazón, la persona en su totalidad.

En resumen, Col 3:16 ordena a la congregación que permita que la Palabra de Cristo habite abundantemente en ellos, que esta morada se lleva a cabo enseñándose y amonestándose mutuamente a través de salmos, himnos y cantos espirituales. Esta enseñanza y admonición se llevan a cabo a través de la canción, están motivadas por el agradecimiento y, aunque se dirigen unos a otros, se dirigen en última instancia a Dios.

Fuente

Esta serie de 3 partes concluirá la próxima semana comparando y contrastando Ef 5:19 con Col 3:16 para dar algunos puntos útiles de instrucciones sobre cómo una congregación debe adorar en una canción.

David Huffstutler

David pastorea la Primera Iglesia Bautista en Rockford, IL. David tiene un doctorado en teología aplicada del Seminario Teológico Bautista del Sureste. Su concentración en el liderazgo cristiano enfoca sus contribuciones a la teología pastoral y práctica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s