Milagros: Ayer y Hoy (1a. Parte)

Posted on

ESJ-2019 0116-003

Milagros: Ayer y Hoy (1a. Parte)

Por Rolland McCune

En ocasiones, a través de los años, uno lee u oye de un gran avivamiento en algún lugar del mundo, un repentino estallido del poder del Espíritu Santo. Usualmente incluye el testimonio de muchas almas salvadas, así como milagros de todo tipo que parecen ser paralelos a los de la Biblia. Se relatan relatos fantásticos de sanidades, resurrecciones de entre los muertos, caminatas sobre carbones ardientes al rojo vivo, exorcismos del diablo y de demonios y cosas por el estilo. ¿Qué puede hacer un creyente ferviente de la Biblia de todo esto?

El tema de los milagros bíblicos en general ha sufrido desacuerdos sobre dos factores: su naturaleza y su propósito. La erudición crítica consignó hace mucho tiempo los milagros al cubo de la superstición, la ignorancia y las nociones míticas. Estudios críticos más sofisticados han negado rutinariamente la validez de los milagros por medio de los principios de la ciencia moderna. Se afirma que las intrusiones divinas simplemente no ocurren en el universo cerrado tiempo-espacio-masa de procesos estrictamente uniformes.

Los cristianos creyentes en la Biblia han discrepado un poco sobre la naturaleza de los milagros bíblicos, pero han tenido diferencias duraderas de opinión con respecto a su propósito y longevidad. Mi conclusión en resumen es: La verdadera naturaleza de los milagros bíblicos definió su propósito, y su propósito definió su continuidad.

El punto en este escrito es analizar en general el tema de los milagros, principalmente los milagros del Nuevo Testamento, incluyendo aquellos en el inicio de la iglesia. La iglesia es el nuevo cuerpo del testimonio y la obra de Dios en la presente etapa de Su propósito primordial de recibir la máxima gloria de sí mismo de Su creación. La “creación” en este sentido implica todo lo que no es Dios. Algunos llaman a este complejo el mundo, el cosmos, el universo y cosas por el estilo. En cualquier caso, esta aguda división (entre lo que es Dios y lo que no es Dios) preserva la distinción Creador-criatura que es fundamental para toda la Biblia y la teología cristiana (Rom 1:25). Nada existe en el hombre como existe en Dios.

El propósito de que Dios obtenga gloria para sí mismo significa que Él magnifique a Su propia persona infinitamente única y haga que sea exclusiva y universalmente realzada, honrada, estimada y adorada por seres racionales. Puesto que Dios existe por mismo, es decir, es autoexistente, la Escritura declara que existe para mismo. Su testimonio personal, por ejemplo, es “Yo soy Jehová, y ninguno más hay; no hay Dios fuera de mí.” (Isaías 45:5. Cf. Isaías 47:8, 10; Oseas 13:4; Sofonías 2:15; Deut. 4:35; 32:39; et. al.). Y, “Yo Jehová; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas” (Isaías 42:8).

MILAGROS EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

Primero habrá un bosquejo preliminar de la actividad milagrosa divina en el Antiguo Testamento, milagros de varios tamaños y formas. Sin embargo, hubo momentos en que grupos de milagros rodeaban un evento o persona importante. Algunas de esas ocasiones fueron: (1) la creación del universo incluyendo la humanidad[Gen 1-2]; (2) el gran Éxodo de Egipto y la formación de las tribus de Israel en un reino teocrático a través de la entrega de la Ley en el Sinaí[Éxodo 1-15]; (3) la elección de Moisés como el líder o rey en efecto de la teocracia[Éxodo 3-4]; (4) la acreditación, a Egipto y al Faraón, de la nación de Israel como un pueblo favorecido y protegido por Dios[Éxodo 5:1-2; 6:1-8; 7:1-6; 8:10, 22; 9:14-16, 29; 10:1-2; 11:7; 14:4, 18]; (5) la subsiguiente Estadía en el desierto[Éxodo 16-40, Números y Deuteronomio]; y (6) la Conquista y el Establecimiento de Canaán[Josué y Jueces].

La Ley de Moisés era la carta constitutiva, la constitución o el instrumento jurídico rector de la nueva nación, e incluía la provisión de actividades milagrosas continuas para algunas de sus funciones. Los ejemplos incluirían salud y sanidad (Éxodo 23:25), comida (Éxodo 16:35), agua (Éxodo 15:23-25), ropa y zapatos (Deuteronomio 29:5), fertilidad (Deuteronomio 7:12-16) y una revelación directa de Dios cuando la evidencia de un acto ilegal no era cierta (Números 5:11-31; 15:32-36).

Durante la Monarquía Unida (los reyes Saúl, David y Salomón) la noticia de la ocurrencia de milagros fue nula. En la Monarquía Dividida (reinos de Israel y Judá) hubo un estallido de actividad milagrosa en el siglo IX a.C. Esto fue durante la apostasía y el declive político del reino norteño de Samaria/Israel. Las actividades milagrosas de Eliseo y especialmente de Elías fueron usadas por Dios para librar a la nación del pernicioso libertinaje del culto a la fertilidad de Baal-Asera y para llamar al pueblo de regreso a Él. Esta falsa religión había sido establecida por Acab y Jezabel como la religión civil semioficial, apoyada por el estado, que rivalizaba, si bien no prácticamente, reemplazando la verdadera adoración de Yahvé (850 del clero del culto “comían en la mesa de Jezabel,” 1 Reyes 18:19). La gran confrontación entre Elías y los sacerdotes Baal-Asera en el Monte Carmelo ilustraba vívidamente lo que estaba en juego (1 Reyes 18:20-40, especialmente el v. 39, “Cuando todo el pueblo lo vio, se postraron sobre su rostro y dijeron: El Señor, El es Dios; el Señor, El es Dios”). La hija de Acab y Jezabel, la reina Atalía, trajo el baalismo a Judá, construyendo un templo de Baal en Jerusalén (2 Reyes 11:18).

Los profetas de la escritura hablaban escasamente de los milagros que ocurrían en sus días, con la excepción de Jonás y Daniel y el incidente de Ezequías en Isaías 38. Los profetas hablaban a menudo de la futura Era Mesiánica dorada cuando los milagros regresarían cuando Dios aplastara todos los poderes temporales y estableciera Su reino en la tierra. Ver Isaías 35 y 40.

EL PERIODO INTERTESTAMENTARIO

El interludio histórico entre los testamentos (ca. 400-4 a.C.) era un páramo estéril en cuanto a lo que milagros, profecía y otros vehículos reveladores se refiere. El templo, el sistema levítico y la fortuna política de la nación eran deplorables. Incluso el período de restauración anterior (538-400 a.C.) con Esdras, Nehemías, Mardoqueo, Zorobabel, Josué el Sumo Sacerdote, Hageo, Zacarías y Malaquías no fue una gran restauración de la política y espiritualidad de Israel. El regreso del exilio no cumplió las profecías de una futura era de oro. Los profetas y el pueblo sabían perfectamente que Israel no era libre e independiente, sino que estaba sometido al dominio persa.

Este arreglo cambió a la era helenística de Alejandro Magno (ca. 334-166 a.C.) que incluía los estragos de los ptolomeos egipcios y los seléucidas sirios. Los judíos tenían una forma de independencia de cola de caballo bajo los sacerdotes asmoneos (166-63 a.C.), después de lo cual se produjo el duro dominio del Imperio Romano, que comenzó en el año 63 a.C. En el medio romano el Nuevo Testamento se abre con el nacimiento de Jesús de Nazaret (ca. 4 a.C.).

Para entonces, la nación estaba en una condición profundamente apóstata pero todavía poseía un remanente de creyentes muy pequeño como Zacarías (Lucas 1:67-80), Simeón y Ana (Lucas 2: 25-38), y los dos de Emaús (Lucas 24: 13-35).

[Mas la próxima ocasión]

2 comentarios sobre “Milagros: Ayer y Hoy (1a. Parte)

    Milagros: Ayer y Hoy (3ª. Parte) « escribió:
    5 febrero 2019 en 9:18 am

    […] parte uno y parte […]

    Milagros: Ayer Y Hoy (4ª. Parte) « escribió:
    8 febrero 2019 en 10:33 am

    […] es la última publicación de la serie. Ver parte uno , parte dos y parte […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s