La Trinidad Desde Génesis Hasta Apocalipsis

Posted on

ESJ-2019 0716-002

La Trinidad Desde Génesis Hasta Apocalipsis

Por Abner Chou

La doctrina de la Trinidad está incrustada en las Escrituras desde el Génesis hasta el Apocalipsis. Está arraigado en el tejido mismo de la Escritura. La Trinidad impulsa la historia redentora, y el estudio de estas historias nos da una imagen más completa de cómo el Dios trino cumple nuestra esperanza.

La Trinidad en el Antiguo Testamento

Esto comienza desde el principio. En Génesis, tenemos a Dios haciendo el mundo, al Espíritu sobre el agua, y a Dios hablando para crear. En esto, podemos observar a Dios Padre y al Espíritu, así como también al Hijo como el Verbo que Dios habla (cf. Sal 33, 6; Jn 1, 1-2).

Vemos de nuevo la pluralidad de la Deidad en la creación cuando Dios dice: “Hagamos al hombre a nuestra imagen” (Génesis 1:26). Nótese no sólo la pluralidad, sino también el paralelismo. Dios hizo al hombre- “varón y hembra los creó” (Génesis 1:27). La pluralidad de la divinidad se convierte en la base de la pluralidad dentro de la humanidad, tanto masculina como femenina. De hecho, esto se confirma en Génesis 11. La próxima vez que Dios dice “hagamos,” es en la Torre de Babel donde se confunde el lenguaje. El Dios trino está asociado y es la base para las relaciones, la comunicación y todo lo que sucede en ella.

Más tarde en Génesis, Dios entrega mensajes a Agar y Abraham a través del ángel del Señor. Llegamos a entender esta figura como Dios porque Él habla como Dios en cada una de estas situaciones (Génesis 16:18). Al mismo tiempo, sin embargo, Él es distinto de Dios (el Padre) porque Él es enviado por Dios para hablar. Esta tensión de ser distinto de Dios, pero Dios, es parte del fundamento de la Trinidad. La Trinidad está implicada en la formación del pueblo de Dios.

La Trinidad no sólo está involucrada en el Génesis, sino también en el Éxodo y en los vagabundeos por el desierto. Éxodo 14 registra cómo Dios mira desde el cielo a través del ángel del Señor en la columna de nube (Éxodo 14:24). Sin embargo, ese ángel ya está identificado como Dios Mismo (Éxodo 13:21). ¿Cómo puede Dios mirar a través de Dios? La Trinidad explica esto. El Dios trino está involucrado en la liberación del Éxodo. De la misma manera, en Números 11, Dios (en el cielo) derrama Su Espíritu sobre los líderes de Israel. Al mismo tiempo, la columna de nubes sigue guiándolos a través del desierto. Dios (el Padre) en el cielo derrama el Espíritu Santo sobre Su pueblo, mientras que el Hijo está justo delante de ellos en la columna de nube. Esa es la Trinidad. La Trinidad también está involucrada en los vagabundeos por el desierto. Una lógica similar ocurre en la conquista (Josué 5:14) e incluso en el período de los reyes de Israel (2 Sam 24:15-17). La Trinidad, en efecto, impulsa el plan de Dios para que avance.

La Trinidad no sólo impulsa la historia de Israel, sino también la profecía. El libro de Isaías ilustra esto. Isaías declara: “Vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime” (Isaías 6:1). Más tarde, Isaías usa el mismo lenguaje para indicar que Aquel que vio en el trono es finalmente el Siervo Sufriente (Isaías 52:13). Consistentemente, el Siervo sufriente es Dios mismo. Sin embargo, en el contexto de Isaías 53, Dios castiga a este Siervo, que es Dios. ¿Cómo puede Dios estar hiriendo a Dios? No puede, a menos que tengas la Trinidad. La Trinidad conduce la expiación.

La Trinidad en el Nuevo Testamento

Esto nos mueve al Nuevo Testamento, y sin duda, la Trinidad mantiene unidos los eventos y la teología de este testamento. En los Evangelios, Jesús agrada al Padre (Jn 4:34) al ser impulsado por el Espíritu (Mt 4:1). Dios Padre y el Espíritu dan un testimonio único del Hijo (cf. Mt 3:16-17; He 2:4). La vida de Cristo se desmorona sin la Trinidad. El Dios trino también dirige la misión de la iglesia. En Hechos, la iglesia recibe el Espíritu (Hechos 2:2-4) para proclamar al Hijo (Hechos 2:22) que está sentado a la diestra del Padre (Hechos 2:34-36). El mismo testimonio y misión de la iglesia exige la Trinidad.

Por esta razón, la Trinidad fundamenta las doctrinas de la iglesia. Fundamenta la expiación como ya se ha mencionado. Es la base de nuestra conversión y regeneración cuando el Espíritu transforma nuestros corazones (Tito 3:5) causando que confiemos en Cristo (Hechos 16:31) y nos volvamos a Dios Padre (1 Tesalonicenses 1:9). Esto fundamenta nuestra santificación al ser hechos más como Cristo (Rom 8, 29) por la obra interna del Espíritu (2 Cor 3, 18) para la gloria de Dios Padre (Ef 1:14). Esto fundamenta nuestra doctrina de oración, porque oramos a Dios (Mt 6:9) por medio del Hijo (Jn 14:14) mientras el Espíritu intercede por nosotros (Rom 8:26). La base de nuestra adoración es que sabemos que hay un solo Dios (1 Cor 12:6; Dt 6:4) y, sin embargo, damos gloria a Dios Padre (Ef 1, 14), honramos al Hijo (2 Cor 4:4-6) y nos sometemos al Espíritu que habla la palabra misma de Dios (Heb 3:7-11). La vida y las creencias cristianas están inextricablemente ligadas a la Trinidad.

La Divinidad trina también se revela en escatología. Sin la Trinidad, no se puede tener el Día del Señor en 2 Tesalonicenses 2. Ese juicio viene cuando el Espíritu Santo, el refrenador, es removido, y Dios el Padre envía una influencia engañosa para que no crean al Hijo. De la misma manera, la misma escena del cielo en la corte, que inaugura el fin de la historia (Apocalipsis 4-5), muestra cómo el Padre honra al Hijo como el Rey cuyo ministerio es ungido por el Espíritu (Apocalipsis 1:4; 5:6-8). Al final, el Dios trino gobernará los Cielos y la Tierra Nuevos y recibirá adoración (Ap 22:3; cf. 1:4). Todo esto demuestra que estos miembros son todos iguales y, por tanto, uno solo, porque hay un solo Dios (cf. Dt. 6:4). Al mismo tiempo, son personas distintas. El fin de la historia revela toda la gloria de la Divina Trinidad. La Trinidad es tan importante al final como lo era al principio.

Por lo tanto, esta doctrina está arraigada en la historia de la Biblia desde el primer libro hasta el último. Toda la narración ha sido construida por Dios para reflejar la Trinidad, y sin ella, se desmoronaría. Después de todo, si Dios es una persona, entonces Cristo no puede honrar a Su Padre en los Evangelios, porque ambos no pueden ser al mismo tiempo. Si Dios es una persona, entonces el Padre no puede honrar al Hijo facultado por el Espíritu en el Apocalipsis. Además, si el Hijo no es Dios, tal acto en el Apocalipsis sería una blasfemia. Además, sin la Trinidad, la cruz no funciona. ¿A quién satisface Cristo en su muerte si sólo hay una persona en la Trinidad? ¿Quién recibe Su obra expiatoria? Aún más, si Cristo no es Dios, ¿cómo satisface Su muerte la ira de Dios y nos da la justicia de Dios (2 Corintios 5:21)?

La Trinidad mantiene unidos el plan y las verdades de Dios.

La Trinidad Como Fundamento Para La Relación Y La Comunicación

Es aún más fundamental que esto: como hemos visto, sin la Trinidad, no tenemos motivos para comunicarnos. Si Dios es una sola persona, ¿con quién hablaría? ¿Dónde tendría Él la idea de relación y comunicación? Sin la Trinidad, no tendríamos cristianismo porque Dios nunca se revelaría. De hecho, sin la Trinidad, no existiríamos. ¿Por qué Dios nos creó primeramente? Para empezar, ¡no hay base para “otra persona”!

Sin embargo, la comunicación existe porque la Divinidad tiene una comunicación perfecta: múltiples personas que dicen una cosa, porque son una. Mientras cada persona de la Divinidad trabaja en nuestras vidas en el Nuevo Pacto, nos comunicamos entonces con Dios en Su perfecta comunión dentro de Sí mismo. Tenemos la más profunda comunión con Él (1 Jn 1:3-4). Esa es la belleza de la participación de la Trinidad en el plan de Dios y en nuestras vidas.

Lo Que Necesitamos Entender

Con esto, podemos entender lo siguiente acerca de la Trinidad:

La Trinidad es seria. El cristianismo se apoya o cae en esta doctrina, y necesitamos considerarla con seriedad.

La Trinidad es sensible. La Trinidad no es sólo algo que tiene sentido, sino que tiene sentido de todo. Sin la Trinidad, el plan de Dios, las doctrinas teológicas y los aspectos de nuestras vidas se desmoronarían.

La Trinidad es sublime. La doctrina de la Trinidad nos permite estar en comunión con Dios más profundamente. Es un privilegio estar atrapado en la vida de la divinidad de la manera más íntima. Es nada menos que sublime.

Fuente


Abner Chou comenzó a enseñar griego en The Master’s University en 2004, y continúa enseñando tanto en la universidad como en el seminario. En última instancia, su objetivo es que los estudiantes conozcan profundamente la Palabra de Dios, la estudien con precisión y se sientan impulsados por ella a vivir plenamente para el Reino.

2 comentarios sobre “La Trinidad Desde Génesis Hasta Apocalipsis

    pablo escribió:
    16 julio 2019 en 5:16 pm

    MUY BUENA LA EXPLICACION, GRACIAS.

    RENE ORDOÑEZ FERNANDEZ escribió:
    20 julio 2019 en 6:24 am

    TODA MATERIA TIENE TRES DIMENSIONES, ALTO, ANCHO Y LARGO, EL HUEVO TIENE CASCARA, YEMA Y CLARA,ASIMISMO , EN EL SER HUMANO: CUERPO, ALMA Y ESPIRITU, ES DECIR LA NATURALEZA ESTA RODEADA DE TRES SIEMPRE, PORQUE ES EL REFLEJO DE DIOS EN LA NATURALEZA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s