El Problema Del Mal

Posted on

ESJ-2019 1107-002

El Problema Del Mal

Por John MacArthur

Una de las excusas más comunes que dan los que rechazan al Dios de la Biblia es el tema del mal en el mundo. Los escépticos y los teólogos liberales preguntan: “¿Cómo puede Dios, representado en la Biblia como bueno, santo y amoroso, permitir injusticias masivas y maldad en el mundo? Algunos se preguntan: “¿Cómo puede un Dios todopoderoso amar y tolerar todos los efectos del mal que inflige tanto sufrimiento en todo el mundo? De hecho, muchos escépticos y liberales teológicos creen que este dilema hace que los cristianos se encuentren en una posición imposible.

Su argumento se reduce a un silogismo simplista: “El Dios bíblico es un Soberano amoroso, benevolente, santo, omnisciente, omnisapiente y omnipotente que creó todo en el universo. Si tal Dios existe, todo debe ser perfecto y bueno.

“Pero es evidente que hay mucho mal en el mundo. Por lo tanto,” dicen, “el Dios bíblico no existe.”

¿Pero la presencia del mal refuta verdaderamente al Dios de la Biblia? ¿Es eso realmente todo lo que se necesita para poner fin al cristianismo bíblico?

En realidad, el silogismo no muestra ninguna comprensión de lo que la Escritura enseña sobre el mal. Lo único que realmente prueba es que la persona que hace el argumento no ha leído mucho de la Biblia – o simplemente no reconoce la autoridad de la Palabra de Dios.

Sin embargo, muchos cristianos evangélicos están bloqueados por argumentos como ese. Piensan que el problema del mal es un “cuarto y cuarenta en la línea de los diez metros” (por tomar prestada una expresión del fútbol americano). Creen que la única buena opción disponible para ellos es patear – patear el argumento tan lejos como sea posible. Podrían citar a Deuteronomio 29:29, que dice: “Las cosas secretas pertenecen al Señor nuestro Dios”.

Pero, ¿es realmente una apelación al misterio una respuesta bíblica sólida al problema del mal?

No es una buena respuesta en absoluto. De hecho, dar una respuesta como esa es perder una maravillosa oportunidad para explicar el evangelio. La existencia del mal no es un asunto que deba poner a los cristianos en aprietos. La respuesta a por qué Dios permite el mal en el mundo está en la Biblia. Podemos conocerla, podemos abrazarlo completamente y podemos disfrutarla. Tampoco es una respuesta corta inadecuada. Da cuenta plenamente de la benevolencia de Dios, de su omnipotencia, de su santidad y de su sabiduría. Y exalta su gloria. De hecho, la respuesta al problema del mal comienza y termina con Dios y Su gloria.

Esta rama de la teología se llama “teodicea”. El término se deriva de dos palabras griegas: theos, que significa “Dios”; y dikaio, una expresión que puede significar justificación o justicia. Teodicea es una defensa de la justicia de Dios a la luz de la realidad de que el mal existe en el universo que Él creó.

Dentro de este ámbito, hay cinco soluciones populares al problema del mal.

Crear Un Nuevo Dios

El liberalismo teológico trata de rescatar a Dios de lo que ellos creen que es una mala caricatura de Él en la Biblia. Básicamente niegan lo que la Biblia dice acerca de Dios y ofrecen su propia versión de una deidad más verdadera y benigna. Este nuevo dios está ensamblado como una muñeca de cartón unida a por tachuelas, a partir de pedazos de su propia personalidad y preferencias, y luego coloreada para reflejar los valores y la moral que son importantes para ellos. En resumen, hacen un dios a su imagen y semejanza.

Hacer a Dios Imperfecto

Otros, como los teólogos del proceso, insisten en que el mal prueba que Dios mismo es imperfecto. Ellos argumentan que Su conocimiento y poder deben ser limitados de alguna manera. Ellos postulan que Él está “en proceso” – mejorando a medida que obtiene más información.

Hacer a Dios Ignorante

Del mismo modo, el Teísmo Abierto limita el conocimiento de Dios. Los teístas abiertos suponen que el futuro debe ser desconocido para Dios – “abierto” en el sentido de que está lleno de posibilidades pero incognoscible porque aún no ha ocurrido. Lo mejor que su dios puede hacer es predecir los posibles resultados, esperar a ver qué ocurre y responder en consecuencia. Esencialmente han creado un dios sin omnisciencia, cuya excusa para el mal es su propia ignorancia

El hilo común a través de todas esas marcas aberrantes de teología es su centricidad en el hombre – su determinación de que la naturaleza de Dios no puede y no debe ofender las sensibilidades humanas. Su Dios debe encajar dentro de sus propios presupuestos y preferencias. Quieren determinar quién es Dios y cómo es Él en lugar de creer en lo que Él ha revelado sobre Sí mismo. En efecto, se han puesto por encima de Dios.

Hacer Que El Mal Sea Necesario

Otra respuesta errónea común al problema del mal es la teodicea metafísica, que dice que el bien existe, por lo tanto el mal debe existir, porque el hecho de cualquier cosa necesariamente postula lo contrario. Por lo tanto, el mal es inevitable sólo porque el bien es una realidad, y cada yin debe tener su yang. Esta es básicamente una versión moderna del Zoroastrismo o Maniqueísmo – dos antiguas herejías dualistas que enseñaban que dos realidades independientes y eternas, el bien y el mal, están siempre presentes. En otras palabras, creen que el bien y el mal son igualmente fundamentales. Pero según las Escrituras, el mal no es una realidad eterna. No existió en absoluto hasta que las criaturas de Dios se rebelaron contra su Creador. Además, al final, el mal será derrocado y eliminado, así que la eternidad venidera estará libre de maldad. No se puede afirmar ese aspecto de la teología bíblica si se adopta la teodicea metafísica.

Hacer Supremo el Libre Albedrío

La siguiente categoría de teodicea, la más popular entre los evangélicos hoy en día, es la autonomía. La teodicea autónoma enseña que la causa del mal es el abuso del libre albedrío de las criaturas. Este es un enfoque muy sentimental. Comienza con la suposición de que Dios nunca ordenaría voluntariamente el mal, decretando un plan para su creación que desencadena tanta miseria en su universo. También imaginan, evidentemente, que el libre albedrío humano triunfa sobre todo lo demás en la escala de valores de Dios, por lo que a menudo sugieren que Dios tenía que permitir la posibilidad del mal para proteger la tan preciada autonomía de sus criaturas. La idea a veces se articula de esta manera: “Dios quiere que lo ames por ti mismo, no porque te haya hecho amarlo.” Un Dios que permitiría voluntariamente al mal o elegiría soberanamente a quién salvar es un Dios con el que algunas personas no pueden vivir, así que lo reinventan para que refleje sus propias prioridades – en este caso, eso significa un énfasis en la nobleza y el valor de su propio libre albedrío que francamente no se encuentra en ninguna parte de la Biblia.

Quizás el problema más obvio con el argumento de la autonomía humana es que no resuelve ninguno de los problemas que supuestamente aborda la teodicea. La autonomía humana, aunque sea cierta, no reivindicaría realmente a Dios por el estándar que esta visión utiliza como punto de partida. La autonomía humana tampoco responde realmente a las objeciones que la gente plantea contra la doctrina de la soberanía divina. Porque si Dios sabía de antemano que Sus criaturas pecarían, Él puso el plan en movimiento de todos modos. Todo el mal, el juicio divino y la determinación del castigo eterno fueron ordenados por Su elección, porque Él puso estos eventos en movimiento con pleno conocimiento de las consecuencias.

Así que todos esos diferentes tipos de teodicea son respuestas fatalmente defectuosas y miopes. Si Dios tiene un poder limitado o no tiene un conocimiento completo, el universo está fuera de control en el punto más crucial. Y si Dios no es verdaderamente omnisciente, ¿cómo puede alguien saber con certeza si alguna vez acumulará el conocimiento que necesita para frenar los efectos del mal y conquistarlo de una vez por todas? ¿Por qué alguien preferiría un Dios tratando de obtener el control del mal en lugar de un Dios completamente en control del mismo? Es herejía decir que el mundo está lleno de maldad sin un plan y propósito predeterminado de Dios

Lo mismo ocurre con la mayoría de las respuestas al problema del mal: fracasan porque intentan reconciliar la verdad sobre Dios y la existencia del mal a la satisfacción del mundo incrédulo. Están demasiado enfocados en redondear los bordes agudos de la verdad bíblica para acomodar filosofías y cosmovisiones que son abiertamente hostiles a Dios y a Su Palabra – para conformar la bondad y el poder de Dios a los límites y limitaciones de la mente no iluminada (cf., 1 Corintios 1:18; 2:14).

Esa no es forma de responder al problema del mal. En cambio, en los días venideros miraremos a la Palabra de Dios para explicar -no para acomodar- la presencia del mal en el mundo, y cómo se relaciona con la autoridad soberana de Dios sobre Su creación.

Para más información, consulte el libro de John MacArthur Ningún Otro disponible aquí.

Un comentario sobre “El Problema Del Mal

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    7 noviembre 2019 en 11:26 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s