Jesús No Está Muerto, Pero John Lennon Sí

Posted on

ESJ-2019 1127-002

Jesús No Está Muerto, Pero John Lennon Sí

Por Josh Buice

En 1966 John Lennon de la famosa banda The Beatles, hizo una declaración muy controvertida que fue publicada en un periódico de Londres y eventualmente causó una gran controversia alrededor del mundo. Él dijo:

“El cristianismo se irá,” había dicho. “Desaparecerá y se reducirá. No necesito discutir sobre eso, tengo razón y voy a tener razón. Nosotros ahora somos más populares que Jesús, no sé qué se irá primero, si el rock and roll o el Cristianismo. Jesús estaba bien pero sus discípulos eran ordinarios, son ellos los que para mí lo arruinan.”

John Lennon tenía una elevada opinión de sí mismo y, desafortunadamente, una visión incorrecta de Dios, de su Iglesia y de la verdad del Evangelio. Esto le hizo creer que el evangelio de Dios de alguna manera se desvanecería en el ocaso, tal como lo han hecho multitudes de mitos paganos e ideologías sin Dios a través de la historia. Sin embargo, para que el cristianismo muera, Dios tendría que morir. Para que el cristianismo desaparezca, la verdad tendría que desaparecer. Eso simplemente no va a suceder.

Jesús y su Iglesia nunca serán vencidos por la muerte

En el Evangelio de Mateo (capítulo 16), encontramos la primera mención de la iglesia en el Nuevo Testamento. Jesús hizo a sus discípulos una pregunta muy importante sobre su identidad. Quería saber cuál era lo que se decía en la calle acerca de su identidad, y luego continuó haciendo esta pregunta: “Pero, ¿quién dices que soy yo? Pedro, sin dudarlo, dijo: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente” (Mat. 16:16).

En este punto, encontramos a Pedro señalando que Dios es el “Dios viviente” a diferencia de algún ídolo muerto y sin vida. El pecado más común que la Escritura parece señalar es el de la idolatría. Puede venir en muchas formas diferentes, desde un becerro de oro hasta el dinero y la auto-idolatría. Sin embargo, así como Pablo señaló a Timoteo en 1 Timoteo 3:14-16, el templo de Diana (una de las siete maravillas del mundo antiguo) era un templo de ídolos muertos y sin vida, pero la iglesia está dedicada al Dios viviente.

Considere la realidad de que a lo largo de la historia, los líderes religiosos van y vienen, pero Dios está muy vivo. El clímax de esa verdad se hace visible en la resurrección de Jesús de entre los muertos. El mundo entero está lleno de ídolos muertos y tumbas llenas de hombres muertos que pretendían ser el gurú religioso que la gente necesitaba seguir. Sin embargo, hasta el día de hoy, están muertos. Esto es cierto de ídolos antiguos como Diana, César, Faraón, y tipos más modernos como Joseph Smith, Charles Taze Russell, y Mary Baker Eddy.

Jesús continuó haciendo la poderosa declaración: “Yo edificaré mi iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella” (Mateo 16:18). No sólo Dios está vivo, sino también su iglesia. No fallará. No desaparecerá. No se quedará quehacer. No se desvanecerá en la puesta de sol, porque la iglesia de Dios existe para la gloria de Dios que nunca será vencida por la muerte.

La Palabra de Dios Nunca Desaparecerá

En el Salmo 119:89, el salmista escribe: “Para siempre, oh Señor, tu palabra está firme en los cielos.” La verdad de Dios nunca desaparecerá. De hecho, en 1 Timoteo 3:14-16, encontramos a Pablo instruyendo a Timoteo con respecto a la misión de la iglesia en este mundo. Es el llamado de la iglesia a ser el pilar y sostén de la verdad.

En Éfeso, una estructura masiva estaba en el centro de la ciudad. En muchos sentidos, toda la ciudad giraba en torno al Templo de Diana. Fue una de las 7 maravillas del mundo antiguo. La enorme estructura del templo tenía 425 pies de largo y 225 pies de ancho, lo cual era el doble del tamaño de otros templos del mundo antiguo. Estaba rodeada y apoyada por 127 columnas de 18.3 60 pies de alto y 4 pies de diámetro. Las columnas estaban dispuestas en doble fila en los cuatro lados, 8 ó 9 en los lados cortos y 20 ó 21 en los largos. Las columnas de las fachadas estaban decoradas con figuras en relieve de la mitología griega.

Cuando Pablo hizo su declaración a Timoteo acerca de que la iglesia era el pilar y el sostén de la verdad, tuvo una visión inmediata de los vastos pilares del templo de Éfeso que sostenía la enorme estructura del techo de mármol. Es la responsabilidad de la iglesia-no la academia, el seminario, el colegio bíblico-sostener la verdad del Dios viviente. La iglesia sirve como el pilar para sostener la verdad y el sostén para establecer la fuerza del fundamento que permite que la verdad se mantenga en alto.

Mientras los templos caen y los ídolos se desmoronan en polvo, Dios nunca muere y su verdad permanece. Hoy, John Lennon es simplemente una explosión del pasado, pero Jesús está aquí para quedarse. A diferencia de John Lennon, cuando Jesús fue asesinado, resucitó de entre los muertos al tercer día. Su Palabra es verdadera y nunca habrá un día en la historia humana donde Jesús sea olvidado. Su iglesia estará presente y su nombre será exaltado hasta el día en que Cristo regrese. Hoy en día, la gente ha olvidado en gran medida a John Lennon, pero Cristo y su Palabra son muy conocidos entre las naciones del mundo.

No sea como John Lennon y tenga una opinión elevada de sí mismo y una visión disminuida de Dios. Cuando muera o cuando Cristo regrese, cualquiera que sea el evento que venga primero, sabrá en ese día que Cristo es el centro de todo el universo. ¡Adoradle!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s