Diez Verdades Sobre Un Mentiroso

Posted on Actualizado enn

ESJ-2020 0110-002

Diez Verdades Sobre Un Mentiroso

Por Sam Bierig

¿Es Satanás capaz de concebir? ¿Susurra tentaciones en nuestro oído? ¿Es la autoridad, el poder y la relación de Satanás con los incrédulos igual o diferente a la de los cristianos? Todas estas son preguntas válidas y, francamente, un tanto inquietantes. No me dejan emocionalmente indiferente los muchos matrimonios y ministerios destruidos a mi alrededor que Satanás ha devorado. Confío en que su experiencia sea comparable. Es vital que usted y yo discernamos y evaluemos correctamente a Satanás. No se debe jugar con él ni bufonearlo, pero en Cristo, su espalda estaba completamente rota en el monte del Calvario. Por lo tanto, es importante que establezcamos algunas implicaciones que nos ayuden a discernir la persona y la actividad de Satanás:

1.) Satanás no es omnisciente, omnipresente, omnipotente ni eterno.

Hubo un tiempo en que Satanás no existía. En contraste, nunca hubo un ‘tiempo’ en el que el Hijo de Dios no existiera (es decir, el Hijo es eterno). Satanás es creado y contingente como los humanos (Col 1:16-17). En Job 1:6, el Señor le preguntó a Satanás: “¿De dónde has venido?”, a lo que él respondió: “De vagar por la tierra”. Él está físicamente posicionado en el universo. No es omnipresente y por lo tanto es poco probable que esté tentando personalmente a los cristianos individuales. En Mateo 4 y en Job 1-2, él no conoce el futuro y su potencia se muestra limitada por Dios.

2.) Satanás ejerce su dominio sobrenatural por medio de una estrategia jerárquica, geográfica y militarista

En Mateo 4, Satanás ofrece legítimamente a Jesús los reinos del mundo. Estos reinos parecen tener una naturaleza geográfica y gubernamental. Esta oferta se basa textualmente en Deuteronomio 32 y en el Salmo 82. Pero a través de la cruz, Jesús recuperó la autoridad perdida en Adán (Col 2:14-15). Por lo tanto, en Mateo 28:18, Jesús declara que toda la autoridad le ha sido dada a Él. En Juan 12:31 se nos dice que Satanás es el “gobernante de este mundo”, lo que suena a reino y región. Luego, está aquella referencia peculiar al “príncipe del reino de Persia” en Daniel 10:13, 20. Este príncipe oscuro se opone al ángel Gabriel y al príncipe angélico Miguel. Es jerárquico. Experimentalmente, esto suena verdadero. La naturaleza de la guerra espiritual varía según el continente y la cultura (América del Norte, Asia, África, etc.). Satanás dirige una jerarquía de demonios (Mt 12:24), un ejército divergente y altamente capaz, lo que implica que está dirigiendo un ‘equipo’ de otro mundo que tienta personalmente a las personas (Col 2:15, 1 Pt 5:8-9) dependiendo de las sensibilidades pecaminosas de una cultura determinada.

3.) Satanás puede manipular la materia, los sistemas climáticos y la vida bacteriana.

Vemos en Job 1 que Satanás es capaz de manipular la materia y los patrones climáticos y, en Job 2:8, infecta a Job con una enfermedad de la piel. Su propósito es afligir a Job, y por nuestras maquinaciones, notamos que él es capaz de hazañas no permitidas a los humanos.

4.). Satanás puede influir e influenciar los procedimientos legales y las estructuras gubernamentales.

En Apocalipsis 2:10, Jesús declara que Satanás está en el proceso de influenciar los procedimientos legales de Esmirna al arrojar a un grupo de cristianos a la cárcel. Asimismo, en Job 1:17, manipula a los caldeos, animándolos a robar el ganado de Job. Aunque no se nos dice cómo ejerce su influencia, suponemos que es el agente de estas actividades.

5.) Satanás busca agresivamente atrapar a los cristianos individualmente.

1 Timoteo 3:7 dice que busca atrapar a los ancianos. Se habla de él como un tipo de figura de cabeza federal. Sus secuaces estudian a los individuos y luego buscan tentarlos y torcerlos de acuerdo con patrones particularizados de pecado. Ellos se encargan de preparar un elixir de veneno aparentemente irresistible sólo para usted. La televisión, los medios de comunicación social, la comida rápida, la biología, la edad y el género son todos lanzados en la receta.

6.) Satanás es más hábil en el engaño que cualquier otro ser creado.

Juan 8:44 dice que su naturaleza es mentir. Si su boca se mueve, está mintiendo. Él es el mentiroso original y, por lo tanto, el padre de la mentira. Toda mentira fue y es nacida en él. Sin embargo, el engaño es todo lo que tiene en su arsenal contra los cristianos. Como enseña Colosenses 2:15, a este lado del Calvario, Satanás puede acusar, pero él sabe -y su reino rebelde sabe- que ha sido reducido a una total fragilidad en la cruz.

7.) Satanás es capaz de matar a los cristianos.

Él es capaz de matarte físicamente (Job 1-2), pero no eternamente (Rom 8). En Job 2, cuando Satanás va por segunda vez al SEÑOR en la corte divina, pide permiso para matar a Job, pero Dios niega su petición. Yo tomo eso como que Satanás pudo haberlo matado, pero Dios no lo permitió. Todo lo que hace Satanás se derrumba sobre su propia cabeza, aplastando finalmente su cráneo (Gn 3:15) para la gloria del Hijo de Dios y para el bien del cristiano.

8.) Satanás es el lacayo del Señor para la santidad del cristiano.

En 2 Corintios 12:7, Pablo dice que su espina es “un mensajero de Satanás”, y sin embargo el Señor usa bondadosamente la espina (¡en contra de la voluntad de Pablo!) para producir santificación y poder espiritual en el ministerio de Pablo. ¡Qué bueno es el Señor al darle a Pablo su espina! Satanás juega el papel de peón en la economía de Dios, y la espina se queda en contra de la voluntad de Pablo. Por lo tanto, Satanás está siempre regulado por Romanos 8 y, por lo tanto, es providencialmente impotente para herir a los cristianos en cualquier sentido resucitado o eterno. Ni Satanás ni la muerte, ni “ángeles ni gobernantes… ni potestades… podrán separarnos del amor de Dios” (Rm 8:38).

9.) Al final, Satanás será arrojado al infierno.

Satanás puede y seguramente ha leído Mateo 25:41, que afirma que finalmente será arrojado al infierno. Eso es lo que quiero decir con “Satanás es tan inteligente que es estúpido”. Este es su fin, pero él se enfurece contra todos los “nacidos de Dios” (1 Jn 3:9). Él miente. Él acusa a los hermanos (Apc 12:10). Pero no puede más tener éxito en traer una sentencia culpable sobre el cristiano (Col 2:14).

10.) Satanás es resistible.

Santiago 4:7 dice: “Resistid al diablo, y huirá de vosotros”. Huirá de ti, cristiano. Resístete a él. Si los cristianos resisten la tentación, mantienen firme la promesa de la resurrección y no ceden, no aceptan las mentiras del enemigo y no se rinden a sus acusaciones, Satanás finalmente se irá. Él está limitado. Él es liquidado. Eventualmente pasará a una presa más fácil.

Conclusión

En el análisis final, no se nos dice precisamente cómo o por qué Satanás hace ciertas cosas, pero cuando analizamos los textos pertinentes y tenemos en cuenta todos los datos, vemos lo que hace y de lo que es capaz. El cristiano, entonces, está quebrantado por la difícil situación de los no regenerados, debidamente sobrio, y reforzado que Jesús tan decisivamente derrotó a Satanás en el Calvario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s