Diez Exhortaciones sobre los Blogs de Chismes y Discursos en Línea

Posted on

ESJ-2020 0113-002

Diez Exhortaciones sobre los Blogs de Chismes y Discursos en Línea

Por Denny Burk

He leído dos diferentes reportes esta semana de sitios de noticias cristianas escritos específicamente para refutar lo que equivale a chismes y calumnias en línea. Estoy agradecido de que las historias se escribieron aún cuando me duele que hayan tenido que ser escritas. Son reportes dignos, pero ni siquiera voy a enlazarlos aquí para no dar más oxígeno a las calumnias que fueron escritas para refutar

Es sorprendente la cantidad de personas que manejan blogs de chismes o cuentas de medios sociales en nombre de Cristo y del “discernimiento”. Aún más sorprendente para mí es cómo muchos lectores confunden tales chismes y calumnias con el discernimiento real.

Por supuesto, todos estamos tentados a hablar sin cuidado de vez en cuando, especialmente cuando sentimos que nuestra causa es justa o cuando sentimos que hemos sido perjudicados. Sin embargo, el libro de Santiago nos advierte del enorme poder que tienen nuestras palabras, de su potencial para un gran bien y para un gran daño (Santiago 3:6-10).

La gente tiende a entender que en una conversación cortés algunas cosas simplemente no deben ser dichas. En los encuentros cara a cara, sabemos que un cierto sentido de propiedad debe regir lo que decimos y cómo lo decimos. Sin embargo, esto se olvida a menudo en las interacciones en línea. Por alguna razón, la gente se siente libre de soltar en línea cosas que nunca diría en persona. Esta es una hipocresía sin remedio, pero ahí está. Por eso estoy convencido de que los cristianos necesitan revivir la sabiduría de Salomón en su discurso en línea.

El libro de Proverbios nos enseña que “La lengua del sabio hace grato el conocimiento,” (Prov. 15:2). También dice que “la dulzura de palabras aumenta la persuasión” (Prov. 16:21). El Señor Jesús mismo no fue ajeno a la controversia (Mateo 12:34; 23:31). Sin embargo, se dijo de él que “Y todos hablaban bien de Él y se maravillaban de las palabras llenas de gracia que salían de su boca” (Lucas 4:22).

¿El tono de tu discurso online hace que tus argumentos sean más o menos persuasivos? Cuando la gente se siente ofendida por ti, ¿se siente desanimada por lo que dices o por cómo lo dices? ¿La gente se maravilla de las palabras de gracia que salen de tu teclado en medio de la controversia?

El objetivo de este post es muy práctico. Quiero que todos consideremos cómo podemos evitar el chisme y la calumnia y cómo podemos estar en desacuerdo sin ser desagradables en nuestras interacciones en línea. En resumen, ¿cómo podemos ser más parecidos a Cristo en la controversia?

Antes de dar un consejo, déjame hacer una confesión. No soy inocente del comportamiento que la Biblia reprende. Soy un pecador de corazón, aunque espero que sea uno arrepentido. Si alguien necesita la sabiduría de los Proverbios en estos puntos, soy yo. Esta es un área en la que todos podríamos hacerlo mejor, y esperamos que este consejo pueda evitar que nos convirtamos en lo que estamos tratando de corregir (Mateo 7:5; Gálatas 6:1).

Tenemos una responsabilidad colectiva como cristianos de estar vigilantes sobre estas cosas. Somos tan fácilmente atraídos a escribir o leer cosas que no debemos prestar atención. Y recuerde: la atención es lo que mantiene vivos a los blogueros de chismes.

Si sirve de algo, creo que a todos nos vendría bien un pequeño examen de conciencia. Así que aquí tienes un consejo de tu compañero de viaje:

1. No de falso testimonio. El Diablo es el padre de la mentira. No seas como él. Sé como Jesús, que fue verdadero en todo lo que habló.

Éxodo 20:16, “No darás falso testimonio contra tu prójimo”.

2. Sea sabio en sus asociaciones y en las personas a las que presta credibilidad. Huyamos de los chismes y calumnias en línea de la atención que anhelan.

Proverbios 20:19: “El que anda murmurando revela secretos, por tanto no te asocies con el chismoso.”

3. Fortalezca su propia alma contra el chisme y la calumnia al no participar en ellos ni escucharlos.

Proverbios 26:20, “Por falta de leña se apaga el fuego, y donde no hay chismoso, se calma la contienda.”

4. Recuerde que el chisme y la calumnia serán una influencia corruptora sobre su alma si los tolera.

Proverbios 18:8: “Las palabras del chismoso son como bocados deliciosos, y penetran hasta el fondo de las entrañas.”

5. Recuerde el enorme poder que tiene su discurso, ya sea para bien o para mal.

Santiago 3:6-10, ” 6 Y la lengua es un fuego, un mundo de iniquidad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, la cual contamina todo el cuerpo, es encendida por el infierno e inflama el curso de nuestra vida. 7 Porque todo género de fieras y de aves, de reptiles y de animales marinos, se puede domar y ha sido domado por el género humano, 8 pero ningún hombre puede domar la lengua; es un mal turbulento y lleno de veneno mortal. 9 Con ella bendecimos a nuestro Señor y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que han sido hechos a la imagen de Dios; 10 de la misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.

6. Reconozca el discurso necio cuando lo lea. Hay “trolls” en línea que comercian con el discurso necio. Su comunicación a menudo incluye comentarios extravagantes, groseros y calumniosos. Este tipo de troll no es alguien que simplemente no está de acuerdo contigo. De hecho, ¡puede que te encuentres involucrado en un hilo en el que el troll está de acuerdo con tu punto de vista! El tema aquí tiene menos que ver con la sustancia de un debate que con el tono. Los trolls en línea son a menudo propensos a las hipérboles no cualificadas, a las ofensas, caricaturas e insultos. En resumen, el troll en línea encaja en el perfil del proverbial “necio” que no es capaz de controlar su lengua.

Proverbios 18:2, “El necio no se deleita en la prudencia, sino solo en revelar su corazón”.

Proverbios 12:18: ” Hay quien habla sin tino como golpes de espada, pero la lengua de los sabios sana.

Proverbios 15:2, 4, “2 La lengua del sabio hace grato el conocimiento, pero la boca de los necios habla necedades…4 La lengua apacible es árbol de vida, mas la perversidad en ella quebranta el espíritu.”

7. No responda en especie a un discurso necio. Los trolls en línea se alimentan de la ira de sus objetivos. Si alimentas a un troll en línea igualando su vitriolo, entonces volverá por más. La mayoría de las veces, el camino de la sabiduría será no ofrecer ninguna respuesta en absoluto a tales tonterías (Prov. 26:4). En otras ocasiones, la sabiduría llamará a la confrontación y a hablar la verdad en amor (Prov. 26:5). En este último caso, no imite la retórica del necio. En vez de ello, hable con claridad y respeto en medio del desacuerdo (Prov. 15:1).

Proverbios 26:4, “No respondas al necio de acuerdo con su necedad, para que no seas tú también como él.”

Proverbios 26:5, “Responde al necio según su necedad, para que no sea sabio ante sus propios ojos.”

Proverbios 15:1, “La suave respuesta aparta el furor, mas la palabra hiriente hace subir la ira.”

8. No espere que un necio reciba una corrección. Los Proverbios enseñan que los “necios” son muy limitados en su habilidad para recibir corrección. Esto no quiere decir que nunca debas abordar a un trol en línea. Es decir que debes tener cuidado antes de lanzar tus perlas a los cerdos.

Proverbios 17:10, ” La reprensión penetra más en el que tiene entendimiento que cien azotes en el necio.”

Proverbios 27:22, “Aunque machaques con el mazo al necio en un mortero entre el grano molido, no se apartará de él su necedad.”

9. Reconozca que un necio considera más su discurso necio si es reivindicado por su causa justa. Por esta razón, evite pedir disculpas a un trol en línea. Él es “sabio a sus propios ojos”. Por lo tanto, pedir una disculpa generalmente lo anima a profundizar y a defender la justicia de su causa con más ahínco. Esto lleva a un comentario más grosero y cáustico, y el ciclo comienza de nuevo.

Proverbios 12:15, ” El camino del necio es recto a sus propios ojos.”

10. Sea Santo en su discurso, incluyendo su discurso en línea. Si pecas públicamente, arrepiéntete públicamente, y hazlo mejor de cara al futuro. Sea conformado a Cristo en su discurso.

Colosenses 4:6, “Que vuestra conversación sea siempre con gracia, sazonada como con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada persona”.

Como seguidores de Cristo, tenemos que reconocer que el señorío de Cristo se extiende hasta nuestro discurso. Si su señorío está ausente de nuestro discurso y nos convertimos en viciosos chismosos y calumniadores, entonces tenemos que preguntarnos si Cristo es nuestro Señor en absoluto. Después de todo, no son los que le llaman “Señor” los que son verdaderamente discípulos, sino los que hacen lo que el Señor dice (Mateo 7:21).

Siempre tendremos desacuerdos, y algunos de esos desacuerdos saldrán a la luz en los foros en línea. No hay nada malo con eso en sí. Lo que está mal es cuando el desacuerdo se convierte en chismes, calumnias, y discurso vicioso. Estos vicios son un reproche al nombre de Cristo al que todos debemos renunciar y del que debemos huir, ya sea en persona o en línea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s