El Culto Familiar No Es Tan Esencial Como Algunos Quieren Insistir

Posted on

ESJ-2020 0729-001

El Culto Familiar No Es Tan Esencial Como Algunos Quieren Insistir

Por Stephen Kneale

Hasta hace poco tiempo, nunca me había encontrado con el concepto de “adoración familiar”. Simplemente no era algo que hacíamos cuando crecíamos. Mis padres cristianos, excepto en las ocasionales fiestas donde no había iglesia a la que ir, nunca lo hicieron. La idea de hacer el “culto familiar” por nuestra cuenta en casa no se me ocurrió. Y, para ser honesto, no creo que eso sea particularmente un problema.

No me malinterprete. Mis padres nos enseñaron la Biblia y nos llevaron a la iglesia. Pasaban momentos tranquilos con nosotros cada noche antes de dormir y nos animaban a entender las escrituras por nosotros mismos. Nos llevaban a la iglesia, a la escuela dominical, a grupos de jóvenes cristianos, a campamentos y a todo tipo de cosas. Modelaron la vida cristiana de manera excelente para nosotros. El evangelismo no era sólo algo que escuchábamos desde un púlpito periódicamente “como aparece en el pasaje” (ni eso habría venido de mi padre ya que no era ni pastor ni anciano), era algo que veíamos vivir.

Me llevaron con mi padre a hacer trabajos al aire libre en los centros de las ciudades con frecuencia, me llevaron en sus visitas puerta a puerta por las áreas de las casas del consejo local, me llevaron en las vacaciones de verano que se construyeron alrededor de las Misiones de la Playa en las que mis padres sirvieron. Mis padres me alentaron no sólo a observar sino, como creyente, a hacerlo con ellos. Vi a mis padres leyendo la Palabra y buscando vivirla con coherencia. Nunca hubo ninguna sombra de duda de que pensaban que conocer la Palabra y ser hacedores de ella era importante y tampoco había ningún sentido de que no querían eso para nosotros como sus hijos también. Estaba muy claro para mí que mis padres eran creyentes, que leían y vivían la Palabra, y el deseo de sus corazones era que yo, mi hermano y mi hermana experimentemos lo mismo. Y, por la gracia de Dios, ¡todos lo hemos hecho!

Pero todo eso se hizo sin nunca, hasta donde recuerdo, establecer un culto familiar.

De nuevo, no me escuches mal. Si encuentras que sentarte regularmente con tu familia para hacer eso es una práctica útil, no me escuches diciéndote que dejes de hacerlo. Si es una forma de ministrar fielmente a tus hijos, y encuentras que es algo valioso para hacer en familia, estoy a favor de que lo hagas. Pero (como parece que he estado diciendo mucho últimamente con respecto a un buen número de cosas), reconozcamos que las prácticas que encontramos personalmente útiles no son necesariamente obligatorias o requeridas de todos los demás.

He escuchado a varias personas en los últimos años insistiendo en la importancia vital del culto familiar establecido. Ya sea encontrando tiempo todos los días para hacerlo juntos, o una vez por semana, o con la frecuencia que sea. Pero la expectativa es, primero, que definitivamente lo harás y, segundo, que es vital enseñar y entrenar a tu familia. Si lo encuentras útil, ¡hazlo! Pero, ¿vital? No estoy convencido.

Ya puedo escuchar el retroceso. ¿No nos enseñan a entrenar a nuestros hijos de la forma en que deben hacerlo? ¿No quiere la Biblia que criemos a nuestros hijos en el temor y la amonestación del Señor? Obviamente, la respuesta a esas cosas es sí. Debemos enseñar y entrenar a nuestros hijos. Sí, debemos enseñarles la Biblia y ayudarles a entender sus verdades. Sí, debemos modelar la vida cristiana a nuestros hijos, tratar de llevarlos al Señor y luego criarlos como sus discípulos. Todo eso es verdad. La pregunta no es si debemos hacerlo, sino cómo.

Mis padres nunca (excepto en los pocos días festivos en los que no había una iglesia a la que asistir) nos sentaron juntos y dirigieron el culto familiar. Todos nos hemos convertido en creyentes. De hecho, todos nos convertimos en creyentes desde niños. Dos de nosotros hemos entrado en el ministerio cristiano a tiempo completo – mi hermano es misionero y yo soy pastor – mientras que mi hermana continúa modelando lo que es ser una mujer piadosa en su lugar de trabajo secular. No parece que nuestro discipulado y crecimiento cristiano se haya atrofiado por no haberlo hecho nunca. Conozco a muchos otros que insistieron en ello como una práctica vital, cuyos hijos no han seguido confiando en Cristo o que se han alejado. Por supuesto, si nuestra teología es correcta, sabremos que nunca hay líneas rectas entre estas cosas. Hacer A, B y C no garantiza X, Y y Z. El viento, como siempre, sopla donde quiere.

Como siempre, el problema parece provenir de la libertad cristiana. La Biblia no insiste en que llevemos a cabo el culto familiar de ninguna manera en particular. Pero aquellos que encuentran que la práctica es mejor para ellos, pronto lo convierten en lo que necesariamente es mejor para todos. Lo que se considera mejor rápidamente se convierte en un imperativo. Y entonces es un corto salto de “debería” a “debe“. Pero eso es justo lo que los discípulos de Juan el Bautista le hicieron a Jesús y a sus discípulos sobre el tema del ayuno. Encontramos esta práctica útil, por lo tanto, pensamos que todo el mundo debería hacerlo, nos ofende que tú y tus discípulos no lo hagan, que es otra forma de decir que deben hacerlo como nosotros. Jesús traspasó ese pensamiento. Ayudar está bien para ti, pero no debes imponer a los demás lo que encuentras útil como si fuera un mandato bíblico. En mi opinión, una gran cantidad de disputas cristianas se derivan de este tema. A menudo no es específicamente sobre lo que la Biblia dice, pero frecuentemente sobre lo que no dice.

El mandato bíblico es enseñar, entrenar y modelar la vida cristiana a nuestros hijos. Como suele ser el caso con la Biblia, la instrucción específica es bastante amplia. Aunque se nos ordena que lo hagamos, los detalles de cómo hacerlo exactamente se deja en gran parte en nuestras manos. Ahí es donde entra la sabiduría. Puede que descubra que el culto familiar es muy útil para usted y sus hijos. ¡Eso es genial! Pero puede que decidas – como mis padres obviamente hicieron – que no era necesario, obligatorio o incluso potencialmente el más útil. Eso también está bien.

Como siempre, seguimos teniendo un sorprendente problema no con lo que dice la Biblia, sino con la libertad cristiana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s