La Autoridad Más Confiable

Posted on

ESJ-2020 0911-001

La Autoridad Más Confiable

POR MIKE GENDRON

La decisión más importante que cualquiera de nosotros toma en esta vida es elegir en qué autoridad confiar para nuestro destino eterno. Podemos estar equivocados en muchas cosas en esta vida y aún así sobrevivir, pero si estamos equivocados sobre en qué autoridad confiar para la vida después de la muerte pagaremos por ese error por toda la eternidad. Cada religión tiene una autoridad. Puede ser una persona, un libro, una experiencia o una combinación de las tres. Pero, ¿hay una autoridad que sea más confiable que todas las demás? ¿Existe una autoridad suprema que no tiene igual? La Iglesia Católica reconoce la Biblia como un libro sagrado, pero no como la única y última autoridad para la verdad. Sin embargo, no hay nada igual a la Biblia, ya que es el libro más autoritativo, influyente y poderoso jamás escrito.

Dios eligió a cuarenta hombres para escribir su Palabra mientras eran guiados por el Espíritu Santo (2 Pedro 1:21). Los escritores afirman que estaban transmitiendo la misma Palabra de Dios, infalible y autoritativa en el más alto grado. Dado que es imposible que Dios mienta, Su Palabra debe ser la norma por la cual discernimos la verdad del error (Hebreos 6:18; 1 Juan 4:6). Dios ha exaltado su Palabra por encima de todas las cosas. Incluso la ha hecho igual a su santo nombre (Salmo 138:2). Jesús usó el poder y la autoridad de las Escrituras para reprender a Satanás (Mateo 4). La Palabra de Dios es suficiente para funcionar como la única regla infalible de fe. La Biblia no se refiere a ninguna otra regla de fe porque todo lo que uno debe saber, entender y creer para convertirse en cristiano se encuentra en las Escrituras (2 Timoteo 3:14-16; 1 Corintios 15:1-4). Por lo tanto, después de considerar cada fuente de autoridad, debemos preguntarnos: “Pero, ¿qué dice la Escritura? También debemos prestar atención a la exhortación de Pablo: “no sobrepasar lo que está escrito” (1 Corintios 4:6). ¿Cuál es su autoridad para la verdad? ¿Es absolutamente confiable? ¿Ha estado alguna vez equivocada antes? ¿Es posible que alguna vez te engañe? ¡Solo puede haber una respuesta!

La autoridad suprema de la Biblia está establecida por su origen divino. Dios nos ha hablado a través de las Escrituras. La Biblia es el único libro que puede afirmar todas las características siguientes:

La profecía… predice el futuro con gran precisión y detalle.

Influencia-Hay abundante evidencia de vidas radicalmente cambiadas a lo largo de la historia humana.

Unidad-Todos los libros encajan para describir un complejo drama de eternidad a eternidad.

Indestructibilidad: Ha resistido continuos ataques y un intenso escrutinio.

Inspirado por Dios-La Biblia es el único libro religioso que da una prueba sólida de su inspiración divina.

Libertad-La Biblia es el único libro que tiene el poder de liberar a la gente de la esclavitud.

Popularidad-Es el libro más difundido y traducido de la historia (1800 idiomas).

Carácter: La Biblia fue escrita por 40 autores de todos los ámbitos de la vida, que abarcan 1500 años y 3 continentes.

Fiabilidad-Todas sus referencias históricas, geográficas y culturales concuerdan con la evidencia externa contemporánea.

En cualquier estudio sobre Dios y su plan para la raza humana, un tema importante que debe ser tratado es la autoridad. ¿En quién o en qué confiará? La decisión normalmente se reduce a confiar en el Señor Jesucristo y en su Palabra o en las enseñanzas y tradiciones de los hombres.

Así que la fe viene del oír, y el oír, por la palabra de Cristo (Romanos 10:17).

La Biblia es el libro más único que se ha escrito. Ningún otro libro religioso se atreve a predecir el futuro. Cuando se escribió la Biblia, más del 30% de las Escrituras predijeron futuros eventos proféticos. Hemos visto más de la mitad de estas profecías cumplirse en el tiempo y forma precisos como se predijo en las Escrituras. Hay extensas profecías que tratan de naciones y ciudades, todas las cuales se han cumplido literalmente. Jesucristo cumplió trescientas profecías en su primera venida, y muchas más se cumplirán en su segunda venida. Sólo un libro inspirado por Dios, que es el único que conoce el final desde el principio, podría predecir el futuro con un 100% de exactitud. Observe si puede encontrar siete características de la Biblia en estos versículos.

La suma de tu palabra es verdad (Salmo 119:160).

.… y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden dar la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús. Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, (2 Timoteo 3:15–16).

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón (Hebreos 4:12).

Y así tenemos la palabra profética más segura[a], a la cual hacéis bien en prestar atención como a una lámpara que brilla en el lugar oscuro, hasta que el día despunte y el lucero de la mañana aparezca en vuestros corazones. … pues ninguna profecía fue dada jamás por un acto de voluntad humana, sino que hombres inspirados por el Espíritu Santo hablaron de parte de Dios (2 Pedro 1:19,21).

El Apóstol Pablo elogió a la Iglesia de Berea por usar las Escrituras para verificar la veracidad de sus enseñanzas. Dado que un apóstol, que escribió más del cincuenta por ciento del Nuevo Testamento, fue probado por las Escrituras, ¿no deberían todos los líderes religiosos estar bajo el mismo tipo de escrutinio? ¿Ha comprobado las enseñanzas de sus líderes religiosos con la Biblia? ¿Cuál era la autoridad de los de Berea?

estos eran más nobles que los de Tesalónica, pues[a] recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando diariamente las Escrituras, para ver si estas cosas eran así. (Hechos 17:11).

El Catecismo de la Iglesia Católica (CIC) afirma: “La tarea de dar una interpretación auténtica de la Palabra de Dios se ha confiado únicamente al Magisterio vivo de la Iglesia” (párr. 85). Todos los católicos están obligados a cumplir con todas las enseñanzas de su Magisterio (párr. 88). “con el fin de contener los ingenios insolentes, que ninguno fiado en su propia sabiduría se atreva a interpretar la misma sagrada Escritura… … violentando la sagrada Escritura para apoyar sus dictámenes, contra el sentido que le ha dado y da la santa madre Iglesia.. . . Los Ordinarios declaren los contraventores, y castíguenlos con las pensas establecidas por el derecho” (Decreto Sobre el Uso de la Sagrada Escritura, Concilio de Trento, Cuarta sesión). Se pide a los católicos que confíen en un grupo de hombres falibles para que les interpreten la Palabra de Dios.

¿Las Escrituras fueron dadas a un grupo selecto de hombres (Magisterio) para que las interpretaran o a todos los hombres?

sino que hemos renunciado a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino que, mediante la manifestación de la verdad, nos recomendamos a la conciencia de todo hombre en la presencia de Dios. (2 Corintios 4:2).

La Iglesia Católica enseña que Pedro fue el apóstol principal y la roca sobre la que Jesús edificaría su iglesia. Basan esta doctrina en una mala interpretación de Mateo 16:18 donde Jesús dijo: “Tú eres Pedro (petros -piedra) y sobre esta roca (petra -masa de roca) edificaré mi iglesia.” Sin embargo, la palabra griega “petra” es femenina, y por lo tanto no es normal usarla en referencia al Pedro masculino. Jesús no dijo, “sobre ti edificaré mi iglesia.” Pedro sabía sin duda que Jesús no se refería a él como “la roca,” porque proclamó a Jesús como “la roca” (1 Pedro 2:6-8) “Petra” debe referirse a la confesión de fe de Pedro que hizo después de que Jesús le preguntara: “¿Quién dices que soy?”. Pablo también se refirió a Jesús como la roca: “Bebieron de la roca espiritual que los acompañaba, y esa roca era Cristo” (1 Corintios 10:4). Fue Santiago, no Pedro, quien presidió el Concilio de Jerusalén (Hechos 15:13, 19). Y fueron los apóstoles los que enviaron a Pedro a predicar, en lugar de que Pedro los enviara a ellos (Hechos 8:14). ¿Quién es el fundamento, la piedra angular y la cabeza de la iglesia?

Pues nadie puede poner otro fundamento que el que ya está puesto, el cual es Jesucristo. (1 Corintios 3:11).

Y todo sometió bajo sus pies, y a Él lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de aquel que lo llena todo en todo…. edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular, (Efesios 1:22–23; 2:20).

La Iglesia Católica enseña que Jesús le dio a Pedro y a sus sucesores autoridad sobre la iglesia cuando les ofreció las llaves del reino (Mateo 16:19). Pedro abrió el cielo primero proclamando el evangelio a los judíos (Hechos 2:14), luego a los gentiles (Hechos 15:7, 14). Sólo creyendo en el evangelio se libera a la gente de sus pecados. Cualquiera que rechaza el evangelio permanece atado en su pecado. Todos los cristianos nacidos de nuevo poseen estas llaves. El evangelio es claramente la única llave que puede abrir las puertas del cielo.

Porque no me avergüenzo del evangelio, pues es el poder de Dios para la salvación de todo el que cree; del judío primeramente y también del griego (Romanos 1:16).

El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él. (Juan 3:36).

La Iglesia Católica declara que sus papas son infalibles cuando hablan “ex cathedra”, o “desde la autoridad de su oficio” en asuntos de fe y moral, pero ¿lo son realmente? Ha habido numerosos relatos de papas que contradicen las proclamaciones de cada uno, así como la Biblia. Cuando miramos la vida de Pedro, quien los católicos creen que fue su primer Papa, vemos claramente que no fue infalible. Pablo usó el evangelio para mostrarle a Pedro que estaba equivocado en Gálatas 2:11-14.

Pero cuando Pedro vino a Antioquía, me opuse a él cara a cara, porque era de condenar. Porque antes de venir algunos de parte de Jacobo, él comía con los gentiles, pero cuando vinieron, empezó a retraerse y apartarse, porque temía a los de la circuncisión. Y el resto de los judíos se le unió en su hipocresía, de tal manera que aun Bernabé fue arrastrado por la hipocresía de ellos. Pero cuando vi que no andaban con rectitud en cuanto a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como los judíos, ¿por qué obligas a los gentiles a vivir como judíos?” (Galatas 2:11–14)?

Pero volviéndose Él, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás! Me eres piedra de tropiezo; porque no estás pensando en las cosas de Dios, sino en las de los hombres (Mateo 16:23).

Pedro le dijo: Señor, ¿por qué no te puedo seguir ahora mismo? ¡Yo daré mi vida por ti! Jesús le respondió: ¿Tu vida darás por mí? En verdad, en verdad te digo: no cantará el gallo sin que antes me hayas negado tres veces” (Juan 13:37–38).

Jesús nunca estableció el papado o una jerarquía de autoridad para la iglesia. De hecho, instruyó a los apóstoles a evitar gobernar la iglesia de esta manera.

Pero Jesús, llamándolos junto a sí, dijo: Sabéis que los gobernantes de los gentiles se enseñorean de ellos, y que los grandes ejercen autoridad sobre ellos. No ha de ser así entre vosotros, sino que el que quiera entre vosotros llegar a ser grande, será vuestro servidor, (Mateo 20:25–26).

Sin embargo, hoy en día vemos dentro de la Iglesia Católica Romana una enorme estructura de monseñores, obispos, arzobispos, cardenales y un Papa que gobierna sobre los laicos. ¿Cuál dijo Jesús que sería la característica de la grandeza? ¿Qué advertencias dan las Sagradas Escrituras a aquellos que confían en las enseñanzas de los hombres más que en Dios y su Palabra?

“Así dice el Señor: Maldito el hombre que en el hombre confía, y hace de la carne su fortaleza, y del Señor se aparta su corazón. Será como arbusto en el yermo

y no verá el bien cuando venga; habitará en pedregales en el desierto, tierra salada y sin habitantes. Bendito es el hombre que confía en el Señor, cuya confianza es el Señor.” (Jeremías 17:5–7).

Es mejor refugiarse en el Señor que confiar en el hombre. (Salmo 118:8).

Este es el camino de los insensatos, y de los que después de ellos aprueban sus palabras. (Selah) Como ovejas son destinados para el Seol, la muerte los pastoreará, los rectos los regirán por la mañana; su forma será para que el Seol la consuma, de modo que no tienen morada (Salmo 49:13–14).

No confiéis en príncipes, ni en hijo de hombre en quien no hay salvación. Su espíritu exhala, él vuelve a la tierra; en ese mismo día perecen sus pensamientos. Bienaventurado aquel cuya ayuda es el Dios de Jacob, cuya esperanza está en el Señor su Dios (Salmo 146:3–5).

La Iglesia Católica Romana enseña que la Escritura y la tradición deben ser aceptadas y honradas con los mismos sentimientos de devoción, reverencia y autoridad (CIC, párr. 82 y 95). Esto ha llevado a numerosas tradiciones que se oponen o anulan el evangelio. La Palabra de Dios no tiene igual cuando se trata de autoridad. Es pura, perfecta, inerrante, infalible, viva, segura, verdadera, luz, santa, eterna, asentada para siempre en el cielo, y existirá aunque el cielo y la tierra pasen. Ilumina, limpia, salva, libera, guía, convierte, sana, vivifica, juzga y santifica. También trae convicción, da conocimiento, da sabiduría, produce fe, refuta el error, escudriña el corazón, equipa para toda obra buena, y se usa como arma. Pocas o ninguna de estas características pueden decirse de la tradición católica. ¿Cuál es la relación adecuada entre la tradición y la Escritura?

Mas en vano me rinden culto, enseñando como doctrinas preceptos de hombres». Dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres. … invalidando así la palabra de Dios por vuestra tradición, la cual habéis transmitido, y hacéis muchas cosas semejantes a estas.” (Marcos 7:7–8, 13).

Mirad que nadie os haga cautivos por medio de su filosofía y vanas sutilezas, según la tradición de los hombres, conforme a los principios[a] elementales del mundo y no según Cristo. (Colosenses 2:8).

La Iglesia Católica Romana enseña que la Biblia no es una regla de fe suficiente, pero que la revelación de Dios también está contenida en la Tradición. Para apoyar esta idea citan Juan 21:25: “Y hay también muchas otras cosas que Jesús hizo, que si se escribieran en detalle, pienso que ni aun el mundo mismo podría contener los libros que se escribirían.” La mayoría de las tradiciones católicas romanas se han desarrollado desde la enseñanza de los apóstoles, como la inmaculada concepción de María y su asunción al cielo, la infalibilidad papal, el purgatorio y las indulgencias. Dado que ninguna de estas son tradiciones apostólicas enseñadas en el primer siglo deben ser rechazadas porque se oponen a la Palabra de Dios. Nótese el tiempo de los verbos que se dan en los siguientes versículos:

Así que, hermanos, estad firmes y conservad las doctrinas que os fueron enseñadas, ya de palabra, ya por carta nuestra (2 Tesalonicenses 2:15).

Amados, por el gran empeño que tenía en escribiros acerca de nuestra común salvación, he sentido la necesidad de escribiros exhortándoos a contender ardientemente por la fe que de una vez para siempre fue entregada a los santos. (Judas 3).

La Iglesia Católica establece su autoridad universal al pronunciarse como la “única y verdadera iglesia” y declara que “fuera de la iglesia no hay salvación” (CIC, párrafo 846). ¿Cómo define la Palabra de Dios a la “verdadera iglesia”?

a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los que han sido santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos, con todos los que en cualquier parte invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro  (1 Corintios 1:2).

a la asamblea general e iglesia de los primogénitos que están inscritos en los cielos, y a Dios, el Juez de todos, y a los espíritus de los justos hechos ya perfectos (Hebreos 12:23).

¿Qué pasará con aquellos que suplanten la autoridad de Dios añadiendo a Su Palabra?

Probada es toda palabra de Dios; Él es escudo para los que en Él se refugian. No añadas a sus palabras, no sea que Él te reprenda y seas hallado mentiroso (Proverbios 30:5–6).

La Iglesia Católica Romana ha añadido a la Palabra de Dios. La Biblia Católica no sólo contiene los 39 libros del Antiguo Testamento y los 27 del Nuevo Testamento, sino también los libros apócrifos, Tobías, Judit, Sabiduría, Eclesiástico, Baruc y Macabeos. Estos libros nunca formaron parte del canon de la Iglesia primitiva porque contienen errores históricos y geográficos, lo que demuestra que no fueron inspirados por Dios. Los libros apócrifos también enseñan doctrinas que están en desacuerdo con las Escrituras inspiradas. Por ejemplo, 2 Macabeos 12:43-45 enseña la eficacia de las oraciones y ofrendas para los muertos. Eclesiástico 3:30 enseña que la limosna expía el pecado y justifica la crueldad hacia los esclavos (33:26, 28). Cristo y sus apóstoles citaron con frecuencia libros del Antiguo Testamento, pero nunca de estos libros apócrifos. Además, nunca fueron incluidos en el canon judío, lo que es de suma importancia. ¿A quién confió Dios Su palabra?

¿Cuál es, entonces, la ventaja del judío?…. En primer lugar, porque a ellos les han sido confiados los oráculos de Dios. (Romanos 3:1–2).

La Iglesia Católica Romana ha eliminado partes de la Palabra de Dios de sus catecismos. En el nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, el segundo mandamiento de Dios ha sido removido. El Vaticano también dividió el décimo mandamiento en dos para reemplazar el que eliminaron. ¿Qué práctica católica viola el segundo mandamiento?

No te harás ídolo, ni semejanza alguna de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. (Exodo 20:4).

Al borrar el segundo mandamiento de su catecismo, ¿qué mandamiento ha roto la Iglesia Católica?

No añadiréis nada a la palabra que yo os mando, ni quitaréis nada de ella, para que guardéis los mandamientos del Señor vuestro Dios que yo os mando. (Deuteronomio 4:2).

Los católicos romanos sostienen que la Iglesia Católica dio nacimiento a la Biblia, estableció el canon en el Concilio de Hipona en el 393 d.C., y por lo tanto es el único intérprete infalible de la Escritura. Sin embargo, la historia revela una historia diferente sobre el desarrollo del canon. Mucho antes de que un concilio eclesiástico reconociera formalmente el canon, los libros fueron recibidos y reconocidos como la Palabra inspirada de Dios. Funcionaban con suprema y completa autoridad en asuntos de fe y doctrina. Separar los escritos inspirados de otros escritos espurios y colocarlos en un solo volumen era la tarea que se le daba a los cristianos que ya se habían convertido a Cristo a través de la Palabra (1 Pedro 1:23). Por lo tanto, fue la Biblia la que dio nacimiento a la iglesia, no la iglesia la que dio nacimiento a la Biblia. El canon fue determinado por Dios y descubierto por el hombre. ¿Qué prueba tenemos de que las cartas circularon y fueron aceptadas antes de que el canon se estableciera formalmente?

Cuando esta carta se haya leído entre vosotros, hacedla leer también en la iglesia de los laodicenses; y vosotros, por vuestra parte, leed la carta que viene de Laodicea. (Colosenses 4:16).

Los católicos romanos argumentan que la razón por la que hay más de 25.000 denominaciones protestantes es porque no hay un intérprete protestante infalible para enseñar la Biblia correctamente. Sostienen que no hay unidad, sólo divisiones, entre las iglesias y denominaciones que se someten a “Sola Scriptura.” Necesitamos corregir este malentendido con la verdad. Las denominaciones que se someten a “Sola Scriptura” están mucho más unidas que las instituciones religiosas y sectas que se someten a la “Biblia más un intérprete infalible.” Mormones y católicos, que usan el sistema de “Biblia más un intérprete infalible,” no se refieren entre sí como hermanos en Cristo, sino que se excluyen unos a otros como herejes. Por otro lado, la mayoría de las denominaciones en el campo de “Sola Scriptura” definitivamente se referirían unos a otros como hermanos. De hecho, si seleccionáramos al azar cinco denominaciones que se someten a “Sola Scriptura” y las comparáramos con cinco que se someten a la “Biblia más un intérprete infalible” como regla de fe, el primer grupo estaría mucho más unificado que el segundo. La verdadera unidad se encuentra siempre que se centra en el verdadero evangelio.

Los católicos romanos afirman que si alguien estudia la historia de la iglesia y la iglesia primitiva, los llevará a la “única y verdadera iglesia” de Roma. Sin embargo, que alguien confíe en su propia interpretación para llegar a tal conclusión va en contra de las enseñanzas del Catolicismo Romano. De acuerdo con Roma, no podemos confiar en nuestra propia habilidad para entender e interpretar Mateo 16:18 y la historia de la iglesia. Así que, si esto es cierto, ¿cómo puede alguien estar seguro de que el intérprete infalible de Dios es el Catolicismo Romano? En otras palabras, ¿cómo puede un católico saber que su religión es infalible cuando debe confiar en su interpretación falible para llegar a esa conclusión? Todo “intérprete infalible” afirma que no puede entender las Escrituras y la historia de la Iglesia sin su ayuda. Los ortodoxos orientales, los mormones y los testigos de Jehová hacen la misma afirmación. Por lo tanto, si eligiéramos a uno de los “intérpretes infalibles” sobre los otros, ¿cómo podemos saber que hemos hecho la elección correcta? Además, si tomamos la decisión equivocada, nos arriesgamos a la condenación eterna por confiar en un intérprete “infalible” en lugar de nuestro propio juicio de lo que dice la infalible Palabra de Dios.

Algunos católicos pueden argumentar que su religión no prohíbe la interpretación privada de las Escrituras. Sin embargo, cuando la verdad de la Palabra de Dios comenzó a liberar a miles de personas de la esclavitud del engaño religioso, Roma trató de impedir el acceso a la verdad. El Concilio de Trento del siglo XVI reunió a los obispos de la Iglesia Católica para contrarrestar la Reforma Protestante. Los obispos no solo pusieron la Biblia en la lista de libros prohibidos, sino que también prohibieron la interpretación privada de las Escrituras. En la 4ª sesión del Concilio leemos: “con el fin de contener los ingenios insolentes, que ninguno fiado en su propia sabiduría, se atreva a interpretar la misma sagrada Escritura en cosas pertenecientes a la fe, y a las costumbres que miran a la propagación de la doctrina cristiana, violentando la sagrada Escritura para apoyar sus dictámenes, contra el sentido que le ha dado y da la santa madre Iglesia.” El Concilio Vaticano II reafirmó el dogma de esta manera: “La tarea de interpretar auténticamente la palabra de Dios, ya sea escrita o transmitida, se ha confiado exclusivamente al magisterio vivo de la Iglesia.” El Concilio continuó pronunciándose: “El modo de interpretar la Escritura está sometido finalmente al juicio de la Iglesia, que cumple el encargo divino y el ministerio de custodiar e interpretar la palabra de Dios” ( Dei Verbum , II, 10 y III, 12).

El Apóstol Pablo, que escribió más de la mitad del Nuevo Testamento, entendió que la Escritura es la autoridad final y suprema en materia de fe. En su carta a las iglesias de Galacia, animó a cada creyente a usar el juicio privado para discernir la verdad del error. Advirtió a los lectores que no creyeran a nadie que viniera a predicar un evangelio diferente al ya entregado por los apóstoles (Gálatas 1:6-9). Dado que el evangelio original está completamente contenido en las Escrituras, debe ser la norma de todo cristiano para hacer juicios privados (1 Corintios 15:1-4). Pablo se incluyó a sí mismo e incluso a los ángeles del cielo como “autoridades religiosas” que deben ser probadas en cuanto a su veracidad. La enseñanza de cada hombre, ya sea que provenga de papas, obispos, pastores, evangelistas o sanadores de fe, debe ajustarse a la Palabra de Dios escrita. Si no se ajusta, debe ser rechazada. Sabemos que los libros del Nuevo Testamento no estaban dirigidos a los obispos, sino, en la mayoría de los casos, a santos individuales. Pablo dijo, “mediante la manifestación de la verdad, nos recomendamos a la conciencia de todo hombre en la presencia de Dios.” (2 Corintios 4:2). Si tomamos a Pablo en serio, nos comprometeremos en un juicio e interpretación privados de la Palabra de Dios para probar la autenticidad de cualquier maestro religioso (Hechos 17:11). Aquellos que no escuchan su exhortación se arriesgan a cometer el error fatal de seguir a los falsos maestros y alejarse de Jesús.

Debemos convertirnos en serios estudiantes de la Biblia para evitar ser engañados por los maestros religiosos. Al hacerlo, debemos seguir algunos principios importantes de interpretación. Siempre acercarse al estudio de la Palabra de Dios con un espíritu de enseñanza y el deseo de ser enseñado por el Espíritu Santo, nuestro maestro más confiable (1 Juan 2:27). Debemos interpretar los pasajes literalmente a menos que hayan sido escritos en un sentido figurativo o alegórico. Es importante observar el contexto de cada versículo y tratar de comprender la intención del escritor y el entorno histórico y cultural en el que tuvieron lugar los acontecimientos. Siempre es sabio comparar la Escritura con la Escritura e interpretar cada pasaje de acuerdo con la revelación completa de Dios. Los pasajes difíciles pueden aclararse comparándolos con otros pasajes que se relacionan con el mismo tema. Estudiando cuidadosamente el significado de las palabras y la gramática, y consultando los idiomas originales, podemos obtener una comprensión más profunda de un pasaje.

No hay mayor autoridad que el Dios Todopoderoso, que sólo habla la verdad y no puede mentir (Tito 1:2). Él inspiró las Escrituras para revelarse a la humanidad a través de Jesucristo como Creador, Señor y Salvador. Jesucristo es la personificación de la verdad, y Su Palabra es la verdad (Juan 14:6; 17:17). ¿Por qué alguien elegiría buscar la verdad en cualquier otro lugar? Las Escrituras deben ser la autoridad suprema e infalible en todo lo que revelan. Sabemos que Dios no trata de confundir a nadie sobre el tema más crítico de la vida: “¿Qué debo hacer para ser salvo?” Sin embargo, para evitar ser confundidos o engañados por los maestros religiosos, ¡debemos dejar de lado cualquier tradición o enseñanza católica o protestante que se oponga a Su inspirada y autoritativa Palabra!

¿Qué precaución le daría a alguien que usa a los “padres de la iglesia primitiva” como una autoridad sobre la Palabra de Dios?

Sé que después de mi partida, vendrán lobos feroces entre vosotros que no perdonarán el rebaño, y que de entre vosotros mismos se levantarán algunos hablando cosas perversas para arrastrar a los discípulos tras ellos. Por tanto, estad alerta, recordando que por tres años, de noche y de día, no cesé de amonestar a cada uno con lágrimas. (Hechos 20:29–31).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s