La Búsqueda Escurridiza

Posted on Actualizado enn

ESJ-blog 20201012_02

La Búsqueda Escurridiza

STEVEN J. LAWSON

Había un hombre de los fariseos, llamado Nicodemo, prominente entre los judíos.  Juan 3:1

Antes de nacer de nuevo, busqué la realización en muchas cosas. De joven, viví para los deportes. Jugué al fútbol, al baloncesto y al béisbol todo el año. El atletismo fue donde encontré mi mayor entusiasmo, aunque fuera temporal. Me encantaba la emoción de la competición y la sensación de realización. Buscaba todo lo que venía con el atletismo, incluyendo los aplausos y la afirmación. Puede haber sido diferente para ti. Antes de nacer de nuevo, puede que hayas buscado la felicidad en otras cosas. Puede que hayan sido los grados académicos o la música. Puede que hayan sido amigos o viajes, o una experiencia estimulante. Fuera lo que fuera, siempre buscabas hasta que encontraste a Dios, o más bien hasta que Dios te encontró a ti.

La Búsqueda 

Todos buscan lo que creen que les traerá la felicidad. Buscamos a lo largo y ancho de este escurridizo algo que percibimos que nos dará satisfacción. Lo que es esto, no lo sabemos. Sólo sabemos que algo falta. Seguimos buscando, siempre buscando, pero nunca lo encontramos en las cosas de este mundo.

Relaciones y carrera

Tal vez intentemos llenar este vacío con una relación significativa. Tal vez conozcamos a alguien especial. Nos enamoramos. Nos casamos. Esperamos que esta nueva persona llene el vacío interior, y esta nueva compañía inicialmente satisface este anhelo. Pero inevitablemente, la relación se vuelve tensa. Las expectativas no se cumplen. Los sentimientos se hieren. Lo que anhelamos no se encuentra allí. Tenemos que buscar en otra parte. Tal vez tratemos de llenar este vacío con una carrera prometedora. Podemos encontrar un significado inicial en un nuevo trabajo. Podemos intentar satisfacer nuestra hambre interior subiendo la escalera corporativa. Tratamos de ganarnos la vida mejor. Pero pronto nos damos cuenta de que nuestro nuevo puesto requiere más horas. Esta nueva responsabilidad significa trabajar bajo un jefe exigente. Podemos ser tratados injustamente. Se nos pasa por alto para una promoción buscada. Pronto nos sentimos más frustrados que antes de empezar este nuevo puesto. Este trabajo no cumplió con lo que pensábamos. Seguimos inquietos e insatisfechos. Tenemos que buscar en otro lugar lo que falta.

Posesiones y Religión

Podemos pensar que lo que nos falta se encuentra en el dinero y las posesiones. Podemos pensar que si pudiéramos tener más dinero en nuestra cuenta bancaria, seríamos felices. Si pudiéramos de alguna manera comprar una casa más grande y vivir en un mejor vecindario, estaríamos satisfechos. Si pudiéramos enviar a nuestros hijos a mejores escuelas, entonces estaríamos satisfechos. Pero nos damos cuenta de que lo que anhelamos no se encuentra en las posesiones. Tenemos que mirar en otra dirección. Tal vez busquemos llenar este vacío interior llenando nuestro calendario con actividades religiosas. Podemos empezar a asistir a una iglesia. Tal vez nos unamos a un estudio bíblico. Tal vez nos ofrezcamos como voluntarios para una caridad comunitaria. Al principio nos sentimos mejor con nosotros mismos. Nuestra conciencia se salva momentáneamente. Pero luego la dinámica de grupo cambia. El líder se muestra como un hipócrita. Uno de los miembros se presenta como dos caras. Una división entra en erupción. Cualquier realización verdadera no se encuentra aquí. Así que seguimos buscando.

Adicciones y autoestima

Tal vez tratemos de llenar este vacío con adicciones destructivas. Tal vez buscamos un subidón de drogas. Tal vez jugamos mucho. Tal vez tengamos una aventura extramatrimonial. Tal vez rompemos la ley. Sea lo que sea, siempre buscamos el zumbido emocional que creemos que estas cosas pueden ofrecer. Pero el torrente de adrenalina de vivir al límite sólo proporciona una solución temporal. Tal excitación conmovedora nos deja inevitablemente con un sentimiento de vergüenza por la mañana. Estos placeres momentáneos y fugaces nos alejan de la verdadera felicidad y nos llevan a una mayor desesperación e inquietud. Lo peor de todo es que podríamos buscar la satisfacción dentro de nosotros mismos. Podemos intentar "encontrarnos" a nosotros mismos o intentar entretenernos. Pensamos que lo que necesitamos se encuentra mirando más en el espejo. Tratamos de redefinirnos con una nueva identidad. Nos re-empaquetamos con una nueva mirada en los medios sociales. Adoptamos una nueva persona. Pero pronto descubrimos que no somos la solución. En cambio, somos el problema. La respuesta debe estar fuera de nosotros mismos. ¿Pero dónde puede ser encontrada? Ninguna de estas búsquedas puede llenar los anhelos más profundos de nuestra alma o proporcionar una verdadera satisfacción que perdure. Sólo perseguimos el viento y sólo agarramos un puñado de aire. Estas búsquedas prometen demasiado pero no cumplen. Sólo arañan la superficie de nuestros deseos más profundos. Estos atractivos caminos no llevan a ningún lugar significativo y dejan nuestras verdaderas necesidades insatisfechas.

La Persona Más Improbable

Esta búsqueda inútil de lo que falta en la vida apunta a un hombre muy prominente que vivió hace dos mil años. A primera vista, era la persona menos probable que necesitara nacer de nuevo. Este hombre era estrictamente religioso y muy exitoso. Era exteriormente moral y supremamente considerado. Sabía mucho sobre Dios. Tenía la cabeza llena de conocimientos sobre las Escrituras y conocía la Biblia de cabo a rabo, mejor que nadie. Era un líder espiritual, venerado por todos los que lo conocían. Su nombre era Nicodemo. Pero este próspero individuo sabía que algo faltaba. No sabía qué era ese algo tan escurridizo. Esta figura formativa tenía todo a su favor. Estaba bien conectado en el nivel más alto de la estructura política y había subido a la cima de la jerarquía religiosa de la época. Era venerado por su elevada estatura y su influencia dominante. Todas las clases de la sociedad lo admiraban. Tenía todas las respuestas espirituales para resolver sus problemas, ya fueran sirvientes, abogados u otros líderes religiosos. Lo miraban para que les hablara de Dios. Venían a él para interpretar las Escrituras. Querían que les dijera lo que la Biblia significaba. Le escuchaban explicar cómo vivir. Pero Nicodemo tenía tantas preguntas sin respuesta como cualquier otro, tal vez incluso más. Había buscado en todas partes para encontrar las respuestas. Miró a la religión. Se esforzó por vivir una vida justa. Pero no había encontrado nada que pudiera satisfacer su alma vacía. Esta búsqueda insatisfactoria lo estaba carcomiendo. Se lo estaba comiendo vivo.

Acercándose a Jesús

¿Dónde podría Nicodemus recurrir para encontrar las respuestas? Había oído hablar de Jesús de Nazaret. ¿Quién no? Todos habían oído hablar de él. Jesús era la comidilla del país. Nicodemo seguramente había recibido informes sobre la profunda enseñanza de este maestro itinerante. Había oído hablar de los milagros que hacía. Sabía de las enormes multitudes que lo seguían a todas partes. Dadas estas credenciales, Nicodemo tenía que conocer a Jesús. Pero tal encuentro tendría que ser una reunión secreta. Nicodemo no podía permitirse ser visto con Jesús. Eso no se vería bien para su excelente reputación. Este encuentro en la trastienda tendría que ser bajo el manto de la noche. En la frenética búsqueda de Nicodemo de lo que faltaba, buscó a este predicador viajero para cualquier conocimiento que pudiera obtener. Sólo quería que Jesús le indicara la dirección correcta. Tal vez le diera una nueva visión o compartiera algunos consejos. Tal vez sugerirle algunos pasos de acción práctica. ¿Estás buscando respuestas? ¿Estás agotado de buscar el sentido de la vida? Te animo a que mires a Aquel que es la verdad. Busca al único que tiene las respuestas a lo que falta en tu vida. Ese Único es el Creador de la vida misma. Te reto a que escuches lo que Jesús le dirá a Nicodemo, porque es exactamente lo que te dice.

Necesitando Una Nueva Vida

Nunca entró en la mente de Nicodemo que necesitaba más que una nueva perspectiva de la vida. Nunca se dio cuenta de que lo que necesitaba era una nueva vida. Esta guía religiosa no sólo necesitaba una actividad más para añadir a su ya desordenado horario. No necesitaba un nuevo programa para reestructurar sus disciplinas espirituales, un seminario de gestión del tiempo, o una nueva rutina para su vida personal. Lo que Nicodemo necesitaba era algo completamente diferente. No vendría de este mundo caído o del reino de la religión estéril. Lo que este líder religioso necesitaba tenía que venir de arriba y de un reino diferente – la vida eterna que sólo Jesús puede dar. Lo que necesitaba era nacer de nuevo. Nicodemo nunca consideró que debía comenzar su vida de nuevo. Nunca pensó que necesitaba un comienzo completamente nuevo. Nunca consideró que su supuesta vida impecable era lo que estaba mal. Todo lo que sabía era que no podía continuar en la dirección que estaba tomando. Algo tendría que cambiar. Nicodemo pronto aprendería lo que tan desesperadamente necesitaba experimentar. Estaba a punto de escuchar la única respuesta que llenaría su corazón inquieto.

Lo Que Todo El Mundo Necesita

Lo que Nicodemo buscó hace dos milenios es precisamente lo que necesitamos hoy. La naturaleza humana no ha cambiado. Nuestras necesidades son las mismas. No necesitamos unas pocas instrucciones de auto-ayuda. No necesitamos reorganizar nuestro comportamiento. No necesitamos un mapa de la vida mejor para el éxito o una nueva escalera para subir. En cambio, lo que necesitamos es la nueva vida que sólo Dios puede dar. Necesitamos una vida que no se parezca a nada que este mundo pueda dar, una radicalmente diferente de lo que hemos experimentado anteriormente. Lo que necesitamos es la vida eterna. Y esta nueva vida viene exclusivamente a través del nuevo nacimiento. Al examinar este encuentro personal que tuvo Nicodemo con Jesús, no cubrimos la verdad sobre nuestro pasado. Antes de que naciéramos de nuevo, no éramos diferentes de este antiguo líder religioso. Al ser presentados a Nicodemo, aprenderemos mucho sobre nuestra vida anterior, si estamos en Cristo. Lo que este hombre necesitaba descubrir hace tanto tiempo es lo que experimentamos en nuestra vida a través del nuevo nacimiento.

Recordando El Vacío

¿Recuerdas esas búsquedas vanas del pasado para la realización? Ya sea la búsqueda de adquirir cosas o la búsqueda de lograr el éxito mundano, nunca cumplió lo que prometió. Ya sea corriendo detrás del prestigio social o intentando alcanzar una meta financiera, fuimos seducidos por estas búsquedas vacías de felicidad. Pero todas eran búsquedas sin salida. En un momento u otro, pueden haber traído una gratificación fugaz. Pero rápidamente pasó. Estas cosas temporales nunca pudieron satisfacer nuestra alma, que fue hecha para ser satisfecha en el Dios eterno. Sólo hay una solución para nuestros anhelos más profundos. No importa dónde estemos, o lo que hayamos hecho, la respuesta está siempre cerca de nosotros. La solución requiere que miremos hacia arriba, hacia Dios. Él es el que nos hizo a su imagen y semejanza. Nos formó de manera única para ser como Él. Fuimos creados para conocerlo y adorarlo, para adorarlo y darle gloria. Si queremos encontrar la verdadera satisfacción en la vida, sólo la encontraremos en una relación personal con Dios. Sólo cuando lo apreciemos por encima de todo, encontraremos un gozo duradero.

Buscando Primero a Dios

Dios se priorizó a sí mismo cuando emitió el primer mandamiento como el más importante. Dice: "No tendrás otros dioses delante de mí" (Éxodo 20:3). Esto significa que Dios debe tener prioridad en nuestra vida. Nadie debe ser más importante para nosotros que Dios. Nada debe competir con Dios por el primer lugar en nuestra vida. Esto se subrayó más tarde cuando Moisés dijo: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas" (Deut. 6:5). Desde el principio del Antiguo Testamento hasta el momento en que Nicodemo se encontró con Jesús y hasta el momento actual, Dios siempre ha hecho hincapié en una religión del corazón. Incluso los rituales del Antiguo Testamento, como la circuncisión, siempre reflejaron un corazón apartado para Dios. El mayor mandamiento fue dado por Moisés al antiguo pueblo de Israel. “Y ahora, Israel, ¿qué requiere de ti el Señor tu Dios, sino que temas al Señor tu Dios, que andes en todos sus caminos, que le ames y que sirvas al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, y que guardes los mandamientos del Señor y sus estatutos que yo te ordeno hoy para tu bien?” (10:12-13) Trágicamente, los Judíos en cambio pasaron por alto el corazón y se centraron en el guardar reglas externas como la medida de su religión. Sin embargo, las Escrituras Hebreas mostraban, una y otra vez, el deseo de Dios de un nuevo corazón. Sólo un nuevo corazón puede tener un afecto supremo y la mayor devoción por Dios. Jesucristo estableció esta misma prioridad cuando dijo: "Buscad primero su reino y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas" (Mateo 6:33). Es decir, debemos desear a Dios por encima de todo. Él debe ser el número uno en nuestra alma. Nuestro enfoque principal debe estar en Él. No podemos preocuparnos por las meras baratijas de este mundo. Debemos hacer de Dios nuestro principal objetivo y el mayor tesoro y desearle más que cualquier beneficio que pueda otorgarnos. Debemos tener hambre de los placeres eternos del reino de Dios, no de las vanas búsquedas del reino de este mundo.

Adonde Debes Ir

Una vez que conocemos a Dios, el vacío que nos roe se elimina. En el nuevo nacimiento, el infinito Creador del universo viene a vivir dentro de cada uno de nosotros. El Dador de la vida inunda nuestra alma, que una vez estuvo vacía, con la plenitud de Él mismo. Estamos hechos una nueva creación con una nueva mentalidad. Estamos llenos de nuevos deseos. Nos convertimos en seres completamente nuevos en el nivel más profundo y tenemos nuevas prioridades con nuevas pasiones.

Comenzamos a hacer nuevas elecciones en una nueva dirección, deseando complacer a Dios con cada decisión, ya sea pequeña o grande. Claro, alguien que no conoce a Dios puede parecernos atractivo. Incluso puede parecer exitoso. Podríamos estar tentados a cambiar de lugar con ellos. Pero en el fondo, están inquietos y buscando lo que hemos encontrado. Puede parecer que tienen su vida en común. Pero eso es una mera ilusión. Hay un vacío sin fondo en ellos que no puede ser llenado por nada ni nadie excepto por Dios mismo. Ahí es donde una vez vivimos y una vez que encontramos a Cristo, no hay vuelta atrás. La nueva vida comienza con el nuevo nacimiento. Esta concepción divina es una obra divina en nuestro interior, algo que sólo Dios puede hacer en nuestro interior. Esta nueva vida es la vida sobrenatural de Dios mismo dentro de nuestro corazón.

Cambiando El Verdadero Yo

El nuevo nacimiento no es simplemente reorganizar las actividades superficialmente de nuestra vida. No es sólo una modificación del comportamiento. No es simplemente la reestructuración de nuestras disciplinas. Ni tampoco es una reorganización de nuestro programa. Nacer de nuevo es mucho más profundo que esto. La esencia de nuestro ser cambia fundamentalmente en el nivel más profundo. Nacer desde arriba nos altera radicalmente hasta el mismo núcleo de nuestro ser. En lugar de perseguir el encanto del mundo, nuestro corazón se inclina ahora hacia la adoración del glorioso Dios. Cuando experimentamos el nuevo nacimiento, ya no perseguimos las imitaciones baratas que este mundo ofrece. Ellas prometen mucho pero no dan ninguna satisfacción duradera. La vida que Dios quiere que vivamos comienza cuando nacemos de lo alto. A través del nuevo nacimiento, nuestro vano esfuerzo por la felicidad termina. Cuando experimentamos esta nueva vida, encontramos lo que nos faltaba y descubrimos lo que habíamos estado buscando.

¿Dónde Te Encuentras Tu?

Oro para que ya hayas nacido de nuevo. Si esto es cierto, entonces deberías alegrarte y dar gracias a Dios, que te ha dado esta nueva vida en Cristo. A medida que sigas leyendo, descubrirás razones aún más grandes para dar gloria a Dios por tu nuevo nacimiento. Te darás cuenta aún más de la maravilla de lo que Dios ha hecho por ti en el nuevo nacimiento. Sin embargo, esta obra de Dios puede no haber ocurrido en tu vida todavía. Puede que te des cuenta de que nunca has experimentado esta nueva vida en Jesucristo. Si es así, estás exactamente dónde estaba Nicodemo. Te has equivocado en tu búsqueda de una relación con Dios. Si esto es cierto para ti, lo que leerás en las siguientes páginas describirá lo que ha faltado en tu vida y te ayudará a entender lo que necesitas recibir de Dios. Que esta nueva vida de Dios se convierta en la realidad dentro de su alma. Que tu escurridiza búsqueda encuentre su máxima realización en Dios mismo. Si Dios te da este nuevo corazón, puedo asegurarte que encontrarás todo lo que tu alma busca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s