El Prospecto Más Difícil

Posted on

ESJ-blog 20201106_01

El Prospecto Más Difícil

POR STEVEN J. LAWSON

Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos. JUAN 3:1

¿Quiénes son las personas más difíciles de alcanzar con el evangelio? ¿Quiénes son los que parecen más difíciles de convertir a Jesucristo? Se podría suponer que estos individuos incluirían a los drogadictos más duros o a los que viven una vida adúltera. Podrías decir que la última persona que esperarías que naciera de nuevo es la persona que nunca va a la iglesia. Sin duda, todos estos individuos presentan un serio desafío para alcanzar con el evangelio. Sin embargo, las personas más difíciles de alcanzar con el evangelio son aquellas que falsamente presumen de tener una relación correcta con Dios. Estos individuos son a menudo altamente morales en su vida personal. Tal vez son un líder religioso notablemente respetado o un filántropo amable y misericordioso. Tal vez son un servidor activo en su iglesia o comunidad o dan tiempo para ayudar a los demás. Incluso pueden dar sus recursos financieros a causas caritativas. Pero tener una vida tan devota hace cegar a estas personas a su verdadera necesidad. Nunca ven que deben nacer de nuevo.

La gente que tiene un estatus bueno y respetable en los círculos religiosos a menudo asume que el mensaje de salvación es siempre para otra persona. A sus ojos, el evangelio es para el cónyuge abusivo y el padre delincuente. Suponen que la gracia de Dios es para aquellos que han cometido un crimen grave. Aunque esto es cierto, nunca ven que el evangelio es para ellos. Asumen que los no religiosos son los únicos que necesitan un nuevo comienzo con Dios. Pero son ajenos a su propia necesidad espiritual.

Esta falta de autoconciencia los hace las personas más difíciles de alcanzar con el evangelio. No entienden que necesitan el nuevo nacimiento tanto como cualquier otro. Su problema no es que piensen que son demasiado pecadores para ser salvados. Al contrario, suponen que son demasiado buenos para necesitar una nueva vida con Dios.

Tal Era Yo

Al crecer en un hogar cristiano, me fue fácil confiar en mí mismo y en mi comportamiento moral en general. Nunca me metí en problemas como muchos de mis amigos. Nunca causé a mis padres dolor, aparte de obtener unas pocas notas mediocres. Contaba con ser una buena persona para ganarme la aceptación de Dios. Fui a la iglesia. Tenía una familia cariñosa. Viví una vida de libro de cuentos. Pero ni siquiera una vida de tan buena reputación era suficiente para encomendarme a Dios. Cumplo con el requisito de ser la persona más difícil de alcanzar con el evangelio. Necesitaba nacer de nuevo pero no lo sabía. Aunque tenía la aclamación de mis compañeros, necesitaba nacer de nuevo, como tú.

Conoce a Nicodemo

Nicodemo era uno de los hombres más respetados de su época. Había subido al peldaño más alto de la escalera de la nación elegida por Dios, Israel, y tenía todo a su favor. Tenía una mente brillante y una cabeza llena de conocimiento espiritual. Vivía una vida separada de las inmoralidades groseras. Tenía alabanzas acumuladas de sus muchos compañeros. Nadie hubiera sospechado que alguien tan recto necesitaría una nueva vida de Dios. Nicodemo ciertamente nunca lo supuso. Pero el nuevo nacimiento es exactamente lo que necesitaba.

El tercer capítulo del Evangelio de Juan registra el encuentro personal que Nicodemo tuvo con Jesús. Esta intrigante narración comienza, "Había un hombre de los fariseos, llamado Nicodemo, un gobernante de los judíos" (Juan 3:1). ¿Quién era este individuo tan venerado? ¿Quién era este hombre tan seguro de sí mismo sobre su relación con Dios? A medida que indagamos en los detalles de su vida, descubrimos el perfil atemporal de muchas personas hoy en día que nunca sospechan su necesidad personal de un nuevo nacimiento.

Lo primero que nos dicen de Nicodemo es que era un fariseo. Esta designación revela que era miembro del grupo de élite más espiritual de Israel. La palabra fariseo significa "un separatista", lo que lo identificaba con un grupo moral y socialmente aislado. Los fariseos trataban de vivir lo más lejos posible de las contaminaciones morales de la cultura en decadencia. Como fariseo, Nicodemo era parte de la más estricta secta religiosa de la nación y el partido más conservador de la tierra.

Religiosamente hablando, nadie estaba más a la derecha que Nicodemo. Como hiper-fundamentalista, se distanció rígidamente de todas las influencias pecaminosas de la sociedad circundante. Cavó un foso a su alrededor y levantó el puente levadizo. Él casi tenía compañerismo con él mismo solo. Como alguien que hoy en día se aísla de las contaminaciones de la sociedad para proteger su propia santidad, su separación fue una muestra de orgullo. Su problema no estaba en el exterior, sino en el interior. Nicodemo concluyó, con razón, que los cimientos morales de su nación se estaban erosionando. Como miembro de esta facción de derecha, temía que su país se alejara de sus raíces espirituales. Vio la decadencia de la sociedad que les rodeaba. Su solución equivocada fue retirarse para permanecer puro ante Dios. Poco se dio cuenta de que el verdadero problema estaba en su interior. Estaba ciego a su propia corrupción interna.

Separados de los Indeseables

Como fariseo, Nicodemo entendía que las malas compañías corrompen la buena moral. Esta comprensión lo llevó a escapar de la influencia contaminante de los notorios pecadores que lo rodeaban. Razonó que cualquiera que se codease con recaudadores de impuestos, prostitutas y ladrones se infectaría con la plaga mortal de su pecado contagioso. A toda costa, evitaba cualquier contacto con las escorias más bajas de la sociedad. Se puso en cuarentena ante tales deplorables y se inoculó de los indeseables que le rodeaban.

Pero este líder santurrón no comprendió que sufría de la misma enfermedad mortal del pecado interno. No tenía conocimiento de su propia depravación. Estaba agradecido de no ser como los demás. Miraba a los demás con su larga nariz auto-justificada. Nicodemo era la encarnación de todo lo que el fariseísmo representaba. Pero a pesar de mantener este frente respetable, todavía sentía un vacío que le roía por dentro. Cuanto más regulaba su propia conducta, más inquieto se volvía. ¿Qué podría faltar en su vida altamente moral?

Un Líder Nacional En Ascenso

Además, Nicodemo era "un gobernante de los judíos" (v. 1). Esto significa que era miembro del Sanhedrin, el círculo interno que funcionaba como el cuerpo gobernante de la nación. Una posición tan elevada lo colocó dentro del grupo más influyente de Israel. Había subido la escalera política hasta el nivel más alto y alcanzó la cima de la estructura de poder del país. A los ojos de todos, Nicodemo había llegado a la cima.

Las únicas personas calificadas para formar parte del Sanhedrín eran setenta hombres de gran éxito, además del sumo sacerdote. Este alto nivel de distinguidos líderes dominaba como el órgano de gobierno de Israel. Tenían la máxima autoridad en asuntos legales y judiciales. El Sanedrín era el bloque de poder establecido, muy parecido a la combinación del Tribunal Supremo y el Senado de los Estados Unidos en un solo órgano de gobierno. Cualquier veredicto que este influyente grupo diera afectaba a toda la nación.

Sin embargo, cuanto más alto se elevaba Nicodemo, más algo permanecía mal. Cuanto mayor era su estatus, más vacío se sentía. Cuanto más lograba, menos lo disfrutaba. Su poder y prestigio le trajo sólo un mero placer pasajero. La emoción de su éxito mundano fue fugaz y pronto lo dejó. Sus logros eran como morder el algodón de azúcar. Fueron dulces por un momento pero sin sustancia. Sin saberlo, estaba descubriendo que el mundo material no podía satisfacer los deseos de su anhelante corazón. Un aumento de sueldo o un ministerio floreciente no podía dar paz interior con Dios. ¿Dónde debe buscar lo que faltaba?

Tal vez pueda relacionarse con esto. Tal vez en su pasado, cuanto más del mundo ganaba, menos atractivo se volvía para usted. Pronto descubre el vacío de la ganancia y la fama mundanas. Tal vez sea ahí donde se encuentra actualmente. Si es así, entonces puede relacionarse con el lugar donde estuvo este hombre.

Un Estricto Creyente De La Biblia

Además, Nicodemo tenía creencias muy conservadoras sobre las Escrituras. Los fariseos eran conocidos por tomar las Escrituras literal y estrictamente. Creían que la palabra escrita de Dios era divinamente inspirada. Cada palabra había salido de la boca de Dios. Esto significa que Nicodemo tomó la Biblia al pie de la letra. Al igual que los otros fariseos, creía en la soberanía de Dios sobre los asuntos mundiales. Defendió las doctrinas de la predestinación divina y la providencia imperante de Dios – Su mandato de los gobernantes y la participación en todos los detalles de la vida. Creía en la Biblia cuando decía: "Como los repartimientos de las aguas, Así está el corazón del rey en la mano de Jehová; A todo lo que quiere lo inclina." (Prov. 21:1). Como archi-fundamentalista, Nicodemo mantuvo la resurrección final al final del siglo. Creía en un futuro reino de Dios en la tierra. Con una convicción inquebrantable, estaba convencido del destino eterno de cada alma, ya sea en el cielo o en el infierno.

Un Literalista Empedernido

Nicodemo era tan ortodoxo como cualquiera podía serlo. No alegorizó la Biblia, ni trató de explicarla. Tomó las Escrituras de una manera directa. A diferencia de los saduceos, que eran los liberales religiosos de la época, no negaba la realidad del mundo sobrenatural. Ni tampoco dudó del reino de los ángeles, los milagros y la resurrección como lo hicieron los Saduceos. Al contrario, creía que estos asuntos bíblicos eran exactamente como Dios los había registrado en Su palabra.

¿Quién habría imaginado que un líder creyente en la Biblia y muy estimado como Nicodemo necesitaba una nueva vida de Dios? Ciertamente no Nicodemo. Pero el mero hecho de estar de acuerdo con estas doctrinas no coloca a nadie en posición correcta ante Dios. Incluso los demonios creen estas verdades y tiemblan. Trágicamente, Nicodemo poseía una ortodoxia rígida y muerta. Tenía la cabeza llena pero el corazón vacío. Conocía de Dios intelectualmente pero no lo conocía personalmente. Estaba desprovisto de fe salvadora. Lo mismo podría ser cierto para cualquier persona llamada religiosa hoy en día. El mero conocimiento de la cabeza no garantiza la salvación. Ni tampoco el servicio público o las obras de caridad. Un corazón inalterado puede coexistir fácilmente con una mente culta. ¿Podría esto describirte?

El Principal Maestro De La Biblia

En su encuentro, Jesús se dirigió a Nicodemo como "el maestro de Israel" (Juan 3:10). Ese es un alto reconocimiento del Señor mismo. Jesús reconoció que este respetado hombre era el principal maestro de la Biblia en toda la nación. Alcanzar tan alta reputación en Israel significaba que era el principal experto en la palabra escrita. Se ganó el respeto por su dominio de la ley. Poseía una astuta comprensión de los preceptos divinos. Como instructor preeminente, Nicodemo tenía la última palabra en lo que cualquier pasaje bíblico significaba.

A pesar de su conocimiento acumulado, permaneció espiritualmente ignorante de su propia necesidad de un nuevo nacimiento. Aunque no podía poner el dedo en la llaga, sabía que necesitaba algo más que lo que poseía con su impresionante currículum. Lo que anhelaba permanecía fuera de sí mismo. Sin embargo, no sabía lo que era.

Sin que Nicodemo lo supiera, lo que necesitaba era Dios mismo. Necesitaba la vida espiritual que sólo Dios puede dar. A pesar de su vasto conocimiento de la Biblia, no sabía las verdades más básicas sobre cómo entrar en el reino de Dios. Aunque la gente había elevado a Nicodemo al alto nivel de ser el principal erudito de la Biblia, seguía siendo ignorante de las verdades más básicas del Evangelio. Tenía una religión exterior, pero no tenía ninguna realidad interior. Espiritualmente hablando, era un hombre muerto caminando.

Pocos Lo Sospecharían 

Al observar a Nicodemo, ninguno de sus compañeros sospecharía que necesitaba nacer de nuevo. Ni siquiera Nicodemo podía discernir esto. Su fachada religiosa era demasiado difícil de penetrar con ojos humanos. Su conocimiento bíblico ocultaba su estado no regenerado. Su extensa participación en el ministerio reforzó la ilusión de su correcto estatus con Dios. Era demasiado difícil para otros detectar su vacío espiritual. Pero bajo este barniz de respetable religiosidad, su vida estaba completamente desprovista de Dios. Trágicamente, se había convencido de una relación espiritual con Dios que no poseía.

Nicodemo es el mejor ejemplo de alguien que puede conocer cognitivamente muchos hechos de la Biblia, pero que no conoce personalmente a Dios y puede estar tan cerca y tan lejos del reino de Dios. Muestra que podemos ser muy religiosos y sin embargo estar completamente perdidos. Como lo fue con Nicodemo, así es con innumerables personas hoy en día. Podemos memorizar las Escrituras, conocer la sana doctrina, e incluso enseñar a otros, pero no estar verdaderamente bien con Dios. Esta inquieta y vacía búsqueda de la realización ilustra lo que muchos de nosotros experimentamos en nuestro esfuerzo por ser religiosos. Podemos perseguir una moralidad externa como medio para ganar una posición correcta ante Dios. Pero estos esfuerzos de autoregeneración nunca pueden ganarnos la aceptación que desesperadamente necesitamos de Él.

Modelos de Virtud

Tales individuos se ven a sí mismos como buenas personas. A nivel humano, parecen ser admirables. Están bien familiarizados con la Biblia. Usan el vocabulario correcto y el sonido espiritual en las conversaciones. Son extremadamente dedicados en su servicio religioso. Son estimados a los ojos de los demás por su virtud. Son admirados por sus valores sanos. Pero estas son las personas que más seriamente necesitan ver su necesidad de una nueva vida de Dios. Simplemente no saben lo que les falta. Estos impresionantes individuos aparecen como modelos ejemplares de una vida respetable. A menudo adoran en estrecha asociación con los verdaderos creyentes. Asisten a estudios bíblicos e incluso oran con otros. A menudo están muy comprometidos en el ministerio y pueden incluso estar en posiciones de liderazgo espiritual. Son estimados por los demás por la forma en que se comportan. Tienen el más alto respeto por el origen divino de la Biblia. Son ortodoxos en sus creencias. Afirman muchas de las verdades cardinales de las Escrituras. Pero a pesar de su ortodoxia teológica, no se dan cuenta de lo que más necesitan pero no tienen. Tienen todo excepto lo que más necesitan. Lo que no poseen es la vida eterna. Este es un lugar peligroso para estar. La gente en este estado de auto-engaño son falsos creyentes que viven en un mundo de máscaras. No pueden ver su propia distancia de Dios. En pocas palabras, estas personas no saben que no conocen a Dios.

Los Fariseos Siguen Con Nosotros

Innumerables multitudes están así hoy en día. Asisten a la iglesia y sirven en el ministerio. Dan conferencias en seminarios y se paran en púlpitos. Sirven en la guardería y enseñan en las salas de la escuela dominical. Son buenos y honrados ciudadanos que nunca han cometido un crimen serio. Nunca han sido parte de ningún negocio sórdido.

Nunca han intentado ninguna transacción turbia. Se mantienen a distancia de lugares de entretenimiento cuestionables. Se esfuerzan por vivir vidas puras. Pero a pesar de estar alejados de las prácticas abiertas de pecado, todavía tienen un problema interno. Sus estrictas prácticas religiosas no pueden darles lo que tan desesperadamente necesitan. Un fino velo de moralidad yace en la superficie de sus vidas pecaminosas. Mientras tanto, sus almas permanecen espiritualmente muertas. Se han reformado pero nunca han renacido. Se han adherido a un estricto código de moralidad pero nunca han tenido sus corazones cambiados por Dios. Lo que necesitan urgentemente es la vida eterna.

Cabezas Llenas, Corazones Vacíos

Un número incalculable de personas se engañan a sí mismas de esta manera. La gente puede tener la cabeza llena de verdades doctrinales, una cosmovisión bíblica, la posición de un ciudadano modelo, una reputación como religioso, e incluso el estatus de la iglesia como líder. A sus propios ojos, están en buena posición en la familia de Dios. Pero aquí está la triste realidad: no poseen la vida eterna. Estos individuos altamente moralistas presumen que su conocimiento de las verdades espirituales les hace estar bien con Dios y sus muchas actividades les han ganado una posición privilegiada con Él. Piensan que pueden contar sus buenas obras y presentar una puntuación ganadora a Dios. Incluso inconscientemente, piensan que están en una mejor posición espiritual ante Él que la persona que tiene una puntuación "perdedora". Pero las normas sagradas de Dios son demasiado inalcanzables para que alguien pueda alcanzar la marca y ganar la salvación. Nuestras propias obras nunca pueden producir la vida de Dios dentro de nosotros. Nuestro esfuerzo personal nunca puede crear vida eterna en nuestras almas espiritualmente muertas.

La Necesidad Es La Misma

No importa dónde estemos en la vida, si somos un criminal en la cárcel o un miembro de multa en nuestra iglesia, compartimos exactamente la misma necesidad. Necesitamos la gracia divina que es la única que puede regenerar nuestros corazones vacíos. La Biblia dice que nos salvó, no sobre la base de las obras que hemos hecho en justicia, sino según su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y la renovación por el Espíritu Santo, que derramó sobre nosotros ricamente por medio de Jesucristo nuestro Salvador, para que, justificados por su gracia, fuésemos hechos herederos según la esperanza de la vida eterna. (Tito 3:5-7)

Todas las personas deben venir al mismo lugar ante un Dios santo. Debemos venir a ver nuestra necesidad de nacer de nuevo. Nadie es demasiado pecador para estar más allá del poder salvador de Dios. Ni nadie es tan bueno que no lo necesite. Esta es la verdad que Nicodemo tuvo que aprender. Tal vez alguna vez usted fue así.

Tal vez usted alguna vez fue un respetado hombre de negocios que donaba a la caridad, asistía a la iglesia regularmente, e incluso dirigía las devociones familiares. O tal vez fue un fiel esposo y padre, manteniendo un hogar ordenado y moral. Tal vez se consideraba una buena persona que asumía que tenía una relación con Dios. Tal vez alguna vez vivió ciego a su estado de falta de conversión. Tal vez asistía a la iglesia y presumía que todo estaba bien entre usted y Dios. Hizo muchas cosas buenas por los demás. Era una flecha recta, si es que alguna vez hubo una. Pero se engañó a sí mismo sobre su relación con Dios. Vivía sin ver su necesidad de nacer de nuevo.

¿Podría incluso ahora estar auto-engañado sobre su posición con el Señor? ¿Podría estar presumiendo de una salvación que nunca ha poseído personalmente? Muchos se enfrentarán a esta aterradora comprensión cuando estén ante el Señor en el último día. Piense cuidadosamente en la condición de su propia alma mientras la puerta de la oportunidad esté abierta.

Un Momento Para El Autoexamen

Tal vez usted conoce mucha verdad sobre la Biblia pero no sabe de quién habla. Tal vez tenga la cabeza llena de conocimiento pero el corazón vacío de Dios. Quizás conoce ciertos hechos sobre Jesucristo pero nunca ha puesto su fe en Él. O puede ser que se esté montando en los faldones de la fe de sus padres o confiando en su membresía de la iglesia. ¿Podría ser que va a la iglesia pero nunca ha tenido fe en Jesucristo? ¿Podría ser que verbalmente profese la fe en Jesús pero no la posea interiormente? Tal vez ha intentado vivir una vida pura. Pero a pesar de todos sus esfuerzos, todavía está fuera del reino de Dios. No necesita un libro más para poner en la estantería, un principio de autoayuda más superficial para seguir, o un mini-intento más en el que invertir su tiempo. Aún no ha alcanzado la perfección, lo que Dios hace. La Biblia es muy clara en cuanto a que una relación correcta con Dios no se gana con lo que hacemos, sino con lo que Él hace por nosotros en Cristo.

Pero Dios, siendo rico en misericordia, por su gran amor con el que nos amó, aún cuando estábamos muertos en nuestras transgresiones, nos hizo vivos junto con Cristo (por gracia habéis sido salvados). (Ef. 2:4-5)

Necesitando que Dios Actúe

La entrada al reino se realiza en lo que Dios hace por nosotros. De principio a fin, el nuevo nacimiento es la obra exclusiva de Dios en nosotros. No podemos salvarnos a nosotros mismos. Debemos darnos cuenta de que no contribuimos en nada a lo que Jesucristo ha logrado. Dios debe convencer a nuestro corazón de nuestro propio pecado. Debe crear en cada uno de nosotros hambre y sed de su perfecta justicia. Dios debe dar libremente lo que tan desesperadamente necesitamos. Sólo Él puede darnos un nuevo corazón y un nuevo comienzo con Él. Hasta que este milagro del nuevo nacimiento ocurra dentro de nosotros, cada uno de nosotros sigue siendo la persona más difícil de alcanzar con el evangelio. Ninguno de nosotros se salvará hasta que sepamos que estamos perdidos. Ninguno de nosotros buscará la gracia hasta que veamos nuestra necesidad de ella. Ninguno de nosotros creerá en las buenas noticias hasta que conozcamos las malas de nosotros mismos. Sin la intervención de Dios, todos somos como Nicodemo, varados sin esperanza. Tú puedes ser alguien que cree que entiende la verdad pero no ha experimentado su poder salvador.

Cuando Dios te da un nuevo corazón, transforma tus afectos para que le ames y desees obedecerle. ¿Ha sucedido esto en tu vida?

Un comentario sobre “El Prospecto Más Difícil

    Ricardo escribió:
    6 noviembre 2020 en 11:51 pm

    Steven, crees que el tomar una pluma te da el derecho juzgar de esa forma a los creyentes que hacen su mejor esfuerzo por seguir a Jesucristo, citas muchos ejemplos de su comportamiento intachable y su correcta forma de actuar, pero no encuentro sentido en que escribas sobre el hecho de que está gente tenga que nacer de nuevo, no das un ejemplo claro de como identificarlos, ni siquiera en lo que escribes en el autoexamen. Crítica y más crítica, solo eso. Mejor escribe sobre la misericordia de Dios, ya que la enseñanza sobre nacer de nuevo es algo básico en toda iglesia de sana doctrina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s