Renovando la Teología Dispensacional – Revisado (1a. Pte.)

Posted on

ESJ-blog 20201109_04

Renovando la Teología Dispensacional – Revisado (1a. Pte.)

Por Paul Henebury

Pensé que a este artículo le vendría bien una segunda emisión. Me he tomado la libertad de revisar partes aquí y allá.

Por una razón u otra el Dispensacionalismo tradicional ha sido abandonado por todos menos unos pocos estudiantes de la Biblia. El éxito atroz de las novelas de Left Behind no es un buen indicador de lo contrario. Dos indicadores mucho mejores que apuntan decisivamente hacia el otro lado son el grado de atención seria que se le da a este punto de vista en la mayoría de las teologías Bíblicas y Sistemáticas, que es nugatorio; y la asombrosa falta de obras de erudición en estas áreas por parte de los mismos Dispensacionalistas. En cuanto a esto último, creo que podría contar con una parte de las publicaciones de los dispensacionalistas tradicionales de la generación pasada que incluso intentan rivalizar con el exceso de tales obras de los teólogos del pacto. Lo digo como amigo; el Dispensacionalismo puede ser comparado con un viejo coche tirado a un lado de la carretera con serios problemas de transmisión. Y ha estado ahí por mucho tiempo, pareciendo que necesite ser transportado.

No siento la necesidad de probar esto, ya que cualquier lectura de los volúmenes de Teología Bíblica y Sistemática que han estado rodando por los estantes durante los últimos 25 años mostrará que sus autores no consideran que el Dispensacionalismo sea mucho más que una mancha en los bordes del mapa teológico.

Dicho esto, he aquí algunas reflexiones sobre cinco áreas en las que la Teología Dispensacional (DT) podría ser mejorada y renovada.

1. Autocomprensión: ¿De qué se trata?

En muchos sentidos, definirse por "dispensaciones" es más restrictivo que definirse por los pactos teológicos de la Teología del Pacto (TP). Las dispensaciones del dispensacionalismo son en realidad cegadoras que atenúan severamente el potencial excitante de una simple lectura de la Biblia. Por difícil que sea oírla, son aspectos no esenciales, que han sido levantadas en alto durante tanto tiempo que nadie se ha molestado en preguntar si realmente alimentan la hermenéutica o el sistema. Se supone que los nombres de las dispensaciones caracterizan las diversas épocas, pero ¿qué tienen en común los conceptos de "inocencia", "conciencia", "gobierno", "promesa", "ley", "iglesia" (o "gracia") y "reino" (aparte de su obvia adopción por los dispensacionalistas)?

¿Por qué, por ejemplo, "gobierno" sería una administración a la que se le daría más énfasis que a la "conciencia" después de Noé? ¿Alguien lo ha pensado mucho? ¿No era la teocracia de Israel mucho más un gobierno que todo lo que se encuentra en Génesis 9? El tiempo de Abraham es a menudo llamado la Dispensación de la Promesa. ¿Pero no se hacen promesas a Adán y Eva y a Noé antes de Abraham? Además, como ha declarado John Sailhamer:

‘El Antiguo Testamento en sí mismo no tiene una palabra o expresión para la idea del Nuevo Testamento de "promesa".’ – The Meaning of the Pentateuch, 421.

Me doy cuenta de que Sailhamer se refiere al motivo del cumplimiento de la promesa, pero esto es ciertamente relevante para la "Dispensación de la Promesa" que asume tal motivo. Si Sailhamer tiene razón, parecería prudente reemplazar el impreciso término "promesa" por "pacto". Pero una vez que lo hagamos se nos pedirá que dejemos también el tema de la "dispensación", para dar al pacto abrahámico el alcance de desarrollo que claramente debe tener. Entiendo que "promesa" se utiliza como un marcador en el progreso de la revelación, pero en realidad es una etiqueta imprecisa para pegar en la idea principal en Génesis 12-22, ¡que no es promesa sino pacto! Puedo añadir aquí, que aunque uno puede tener una promesa sin un pacto, lo contrario no es cierto, pero el pacto es el punto. La artificialidad que implica definir erróneamente una dispensación como "promesa" es un gran problema, ya que oscurece lo que el texto está diciendo en realidad.

Además de este cambio de énfasis de lo que parece nebuloso e inexacto a lo que se revela y subraya claramente en el texto bíblico, es necesario reconsiderar lo que los dispensacionalistas quieren decir cuando se refieren a su teología como "sistema". Es necesario aclarar que si los dispensacionalistas continúan aceptando una definición limitada de TD como esencialmente relevante a sólo dos o tres áreas de la teología, o, (lo cual es muy parecido), si se contentan con asimilar el DT dentro de la estrecha banda del "premilenarismo dispensacional", entonces han admitido tácitamente que la TD no es ni puede ser un "sistema" completo. Restringir, como tienden a hacer muchos dispensacionalistas, la TD a la eclesiología y la escatología, milita fuertemente contra aquellas definiciones de TD que lo describen como "un sistema de teología". Patentemente, cualquier punto de vista que sólo se asoma cuando se discute la Iglesia o las Últimas Cosas no califica – ni merece ser identificado – como un sistema de teología. Y esto por una muy buena razón: ¡sólo se pueden sistematizar teologías enteras!

Para que conste, aquí está mi definición vigente de la TD: “Un enfoque de la teología bíblica que intenta encontrar su razón de ser en las propias Escrituras, y que construye su presentación sistemática de la teología alrededor de un enfoque primario en los pactos bíblicos.”

Verán que he eliminado las dispensaciones y he puesto el punto central en los pactos de la Biblia. Eso puede molestar a algunas personas, pero creo que el beneficio de este movimiento es inmenso.

2. Hermenéutica

El dispensacionalismo se ha asociado a menudo con la interpretación gramatical-histórica. Aparte de si muchos dispensacionalistas más antiguos se contentaban con el enfoque, el hecho es que el propio término "gramatical-histórico" ya no goza de un significado estático. Así que se hace necesario explicar qué tipo de hermenéutica se prevé con esa terminología.

En su sentido más básico, el lenguaje transmite el pensamiento en palabras. Dios es el Autor del lenguaje y cuando habla en los primeros capítulos de la Biblia hay una correlación entre su pensamiento, las palabras seleccionadas para transmitir su pensamiento, y el producto traído a la existencia por Su palabra. Este flujo de la palabra de Dios a la acción de Dios es tan obvio en la Biblia que apenas necesita pruebas. Dejemos que el lector estudie la historia de la Biblia con esto en mente y la verá en todas partes. Así tenemos un importante marcador hermenéutico desde el interior de la Biblia.

Como hemos visto, Dios también hace pactos. Podemos localizar fácilmente los pactos divinos, por ejemplo, en Génesis 9, 15-22, Éxodo 19-24; Números 25; Deuteronomio 29-30; 1 Crónicas 17; Salmos 89; 105; 106; Jeremías 31, 33, Lucas 22 y muchos otros lugares. Dios no necesita obligarse a sí mismo por un juramento, así que ¿por qué lo hace? Una razón, quiero sugerir, es por nuestra propensión a juzgar la palabra de Dios por nuestra propia capacidad de creer. Como Eva midiendo el árbol prohibido, queremos llegar a nuestras propias conclusiones independientemente. Es nuestra posición por defecto, y los pactos establecen los límites dentro de los cuales nuestras interpretaciones deben operar. Los pactos bíblicos bien podrían ser vistos como "un refuerzo del discurso divino". Si este es el caso, entonces los pactos de Dios sirven para subrayar firmemente la palabra de Dios/el motivo de acción de Dios que vimos antes.

Hermenéuticamente hablando, tenemos dos poderosas ideas interpretativas que vienen de las páginas de la Biblia. Y a esto se le da mayor énfasis en lugares como 2 Reyes 1 y Juan 21 donde se esfuerza por explicar que Él quiere decir lo que dice. Esta hermenéutica nos lleva un camino sorprendentemente largo cuando se aplica a toda la Escritura.

Por otra parte, me pregunto cuán familiarizados están muchos dispensacionalistas con el método de la Teología del Pacto. No podemos simplemente poner "hermenéutica dispensacional" en las formulaciones de la TP con las que estamos de acuerdo y decir que les hacemos justicia. ¿Qué es una "hermenéutica dispensacional"? ¿Hermenéutica G-H? ¿Qué es eso hoy en día?, y ¿la han empleado los dispensacionalistas siempre? La disertación de Mike Stallard sobre la Hermenéutica de A. C. Gaebelein por ejemplo, dice que no.

3. Teología Bíblica

Si hay algo que la mayoría de las teologías bíblicas no toman en serio es la doctrina de la suficiencia y claridad de las Escrituras. Estos conceptos son inseparables. Si la Escritura no es clara (excepto, por supuesto, para aquellos practicantes altamente calificados en los géneros de ANE y tipología), entonces con seguridad no es suficiente. Cuando uno añade a esto las milagrosas coincidencias en las que cada tipo y género corrobora la particular inclinación teológica del escritor, todo empieza a parecer un poco sospechoso y cuestionable. Es comprensible que los dispensacionalistas prefieran apostar sus tiendas hermenéuticas en un terreno más firme. Pero la miopía inducida por prestar demasiada atención a las dispensaciones les impide establecer una sólida teología bíblica alternativa. Una vez que los pactos son vistos como lo que son y se permite que las dispensaciones se fusiones en el trasfondo, el programa se abre de forma atractiva ante ellos.

Utilizando algo como la definición revisada de TD dada anteriormente, es posible rastrear lo que me gusta llamar "el Proyecto de Creación" utilizando las dos directrices hermenéuticas previamente discutidas. Cuando esto se hace, empezamos a ver algo como lo siguiente:

a. La creación implica tanto una teleología como una escatología (por lo tanto un estudio de los Tiempos Finales implica un estudio de los Tiempos del Principio)

b. La Caída introduce los efectos noéticos del pecado que reajusta nuestra falta de dependencia a la independencia. Génesis 3:15 cubre la principal obra de Cristo en un mundo caído.

c. El Pacto de Noé proporciona un marco predecible para la historia hasta la consumación, y además enfatiza la naturaleza de los pactos Divinos como refuerzos del lenguaje – ya que todos los intérpretes toman este pacto ‘literalmente’.

d. El Pacto Abrahámico establece un futuro bendito para al menos dos líneas de la humanidad: las de Isaac y Jacob que heredan "la tierra de Canaán" y "las Naciones". También recoge la idea de la Simiente Prometida del Edén.

e. El Pacto Davídico promete un gran Rey que unirá los hilos de los pactos Noético y Abrahámico.

f. El Nuevo Pacto trae todos los demás pactos eternos en sí mismo en la Persona de Cristo, a través de cuya muerte redentora y nueva vida los pactos deben pasar para encontrar sus cumplimientos específicos.

g. La Iglesia como "hombre nuevo" creada después de la resurrección de Cristo también entra en las bendiciones específicas de los pactos Abrahámico y Nuevo. De hecho, en un sentido real, entra en ellas antes que aquellos con quienes fueron prometidas originalmente.

h. La Segunda Venida, a la que se le da más énfasis en la Biblia que a la Primera Venida, trae al Dueño de la Tierra y al segundo Adán de vuelta como Rey para juzgarla, restaurarla y embellecerla. Así como todos los pactos pasan por Cristo, Cristo es el Creador, Dueño, Redentor, Restaurador y Gobernante del mundo físico como un Ser físico en el mundo. Las dos venidas de Cristo son en realidad una obra separada por el tiempo, como es evidente en las profecías mesiánicas del AT y la Cena del Señor en el NT. Este hecho también nos muestra que el motivo de la teleología/escatología inaugurada en la Creación e inculcada en los pactos bíblicos aún se está desarrollando.

i. Debido a que este mundo está maldito, incluso Cristo no puede eliminar los estragos de la maldición de Dios en la tierra sin ejercer constantemente su milagrosa restricción sobre ella. Esto explica la necesidad de un nuevo cielo y una nueva tierra donde no haya más maldición. Esto completa el "Proyecto de Creación" original. Todo el programa de la Biblia es radicalmente (pero no artificialmente) Cristológico.

Eso, me parece, es mucho más prometedor que hablar de las dispensaciones y restringirlo a la Iglesia e Israel. Lo llamo, a falta de un término mejor, “Pactualismo Bíblico.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s