El Alto Precio de Rechazar a Dios

Posted on

ESJ-blog 20210112_01

El Alto Precio de Rechazar a Dios

Por John MacArthur

Nos estremecemos con razón ante las consecuencias eternas del pecado y el castigo perpetuo que espera a los pecadores no arrepentidos. Pero haríamos bien en considerar también el costo temporal del pecado. Necesitamos reconocer cómo contamina, pervierte y corrompe, y particularmente su influencia destructiva en el pecador.

Pablo escribió sobre las consecuencias de rechazar a Dios en su epístola a los romanos. “Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres, que con injusticia restringen la verdad; porque lo que se conoce acerca de Dios es evidente dentro de ellos, pues Dios se lo hizo evidente.” (Romanos 1:18-19). En el corazón de cada ser humano está plantado el conocimiento de Dios. No necesitamos que nos digan que Dios existe, nuestra capacidad de razonar, de entender la simplicidad de la causa y el efecto, es suficiente para señalarnos la existencia de nuestro Creador. En este caso, el efecto pide a gritos la realidad de la causa.

Pablo lo explica así: “Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa” (v. 20). Nadie puede alegar ignorancia de la existencia de Dios – Su obra creativa no les deja ninguna excusa para rechazarlo.

El apóstol continúa describiendo los extremos e irracionales a los que llegarán los hombres en sus intentos de negar la autoridad creadora de Dios sobre este mundo:

Pues aunque conocían a Dios, no le honraron como a Dios ni le dieron gracias, sino que se hicieron vanos en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se volvieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por una imagen en forma de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.. (Romanos 1:21–23)

Cuando los pecadores rechazan a Dios, se rebelan contra la razón. La razón reconoce que las complejidades de la creación dan testimonio de un Creador, que su creación habla de su carácter y naturaleza, y señala su completa auto-revelación en su Palabra. Pero la rebelión en realidad extingue por completo la capacidad del hombre para la razón -Pablo dice que se convierten en necios con corazones oscuros, ya que corren de la razón a la ilógica de los falsos dioses y la idolatría sólo para escapar de la verdad sobre Dios.

Pero las trágicas consecuencias de rechazar a Dios no terminan ahí. En uno de los pasajes más profundos de toda la Escritura, Pablo ilustra los devastadores resultados que siguen, mientras Dios desata la completa corrupción de su rebelión pecaminosa.

24 Por consiguiente, Dios los entregó a la impureza en la lujuria de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos; 25 porque cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en lugar del Creador, quien es bendito por los siglos. Amén. 26 Por esta razón Dios los entregó a pasiones degradantes; porque sus mujeres cambiaron la función natural por la que es contra la naturaleza; 27 y de la misma manera también los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lujuria unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos el castigo correspondiente a su extravío. 28 Y como ellos no tuvieron a bien reconocer a Dios, Dios los entregó a una mente depravada, para que hicieran las cosas que no convienen; 29 estando llenos de toda injusticia, maldad, avaricia y malicia; colmados de envidia, homicidios, pleitos, engaños y malignidad; son chismosos, 30 detractores, aborrecedores de Dios, insolentes, soberbios, jactanciosos, inventores de lo malo, desobedientes a los padres, 31 sin entendimiento, indignos de confianza, sin amor, despiadados; 32 los cuales, aunque conocen el decreto de Dios que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no solo las hacen, sino que también dan su aprobación a los que las practican.. (Romanos 1:24–32)

Esa frase repetida, "Dios los entregó", es terminología legal – Dios está entregando a aquellos que lo rechazan para la ejecución de su sentencia y castigo. Los entrega para que vayan en pos de sus deseos pecaminosos, y la destrucción que sigue.

El espacio no permite una exposición completa de estos versículos, pero necesitamos detenernos lo suficiente para reconocer nuestra propia sociedad entre los escombros. El juicio de Dios convierte a la gente en una revolución sexual, hasta que toda la cultura está nadando en una fosa séptica de pornografía. Considere la forma en que nuestra sociedad sexualiza agresivamente a los niños, corrompiendo su visión del diseño de Dios antes de que puedan comprenderlo completamente. Y no termina ahí – la revolución sexual da paso a una revolución homosexual que da paso al transgénero y a otros tipos de desviación indecible. Tal perversión ha penetrado tan profundamente en nuestra cultura que ahora estamos debatiendo la cuestión de cuán joven es demasiado joven para que los niños empiecen a mutilar sus cuerpos en desafío al diseño creativo de Dios.

Pablo dice que tal corrupción conduce en última instancia a una "mente depravada" (v.28), es decir, una mente que no funciona. Es la incapacidad de pensar correctamente o hacer lo correcto. Se predispone a la maldad, al egoísmo, a las luchas y a todas las demás disposiciones pecaminosas que Pablo describe. Además, la mente depravada aplaude y promueve a los que pecan de la misma manera. Hoy en día tenemos partidos políticos que han construido sus plataformas sobre la matanza de bebés en el vientre, la destrucción de la estructura de la familia, la promoción de la perversión sexual, y muchos de los otros pecados que Pablo describe aquí en Romanos 1. Y con la aprobación sincera de otras mentes depravadas, son elegidos para ocupar cargos donde pueden instituir y normalizar su corrupción.

Lo que vemos, entonces, tanto en las páginas de las Escrituras como en el caótico mundo que nos rodea, es el terrible costo de rechazar a Dios. Además de la pecaminosidad natural del hombre está la realidad añadida del juicio divino desatando todas las consecuencias de la rebelión del hombre. Basándonos en el testimonio bíblico, vemos que la corrupción pecaminosa de la humanidad es sistémica, no socialmente, sino personalmente, y nadie escapa. No está relacionado con la falta de oportunidades, dinero, privilegios o educación. El hombre es una bestia naturalmente pecadora que rechaza a Dios y su ley. Todos nacemos con esa miseria interna que corrompe y contamina. Cicatriza la belleza, oscurece la sabiduría, contamina el amor, roba la pureza y roba la paz.

Eso nos lleva a una pregunta natural: Si la corrupción del hombre realmente es tan profunda, ¿hay alguna esperanza de contener el caos pecaminoso que crea? Ya que la humanidad es tan depravada, engañosa, degenerada, destructiva y mortal, ¿cómo esperaba Dios que sobreviviéramos? ¿Cómo esperaba que pasáramos por esta vida con alguna medida de significado, satisfacción y gozo, o incluso simplemente que civilizáramos, socializáramos y sobreviviéramos?

La próxima vez desempacaremos las respuestas bíblicas a esas preguntas.

clip_image002

(Adaptado de Chaos, Corruption, and the Christian Response)


Available online at: https://www.gty.org/library/blog/B210111
COPYRIGHT ©2021 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s