La Autoridad De Las Escrituras Sobre La Adoración

Posted on

ESJ-blog 20210211_02

La Autoridad De Las Escrituras Sobre La Adoración

“Fundamentos de la Adoración Corporativa.”

Por Scott Aniol

La confrontación de Jesús con los fariseos durante su ministerio terrenal pone de relieve que Dios rechaza la adoración basada en las tradiciones de los hombres; más bien, insiste en que la adoración se regule por su Palabra inspirada.

El texto bíblico clave que enfatiza la autoridad de la Palabra de Dios es 2 Timoteo 3:16-17 :

16 Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea completo, equipado para toda buena obra.

La Escritura fue literalmente exhalada por el Espíritu de Dios, y por tanto la Biblia contiene toda la autoridad de Dios en sus páginas. Esta revelación inspirada tiene autoridad y es suficiente para enseñarnos, reprendernos, corregirnos y formarnos en la justicia. La Palabra de Dios es autoritativa y suficiente para equiparnos perfectamente para toda buena obra, incluyendo -o quizás mejor, especialmente la buena obra para la que fuimos creados, la adoración a Dios. Y es por esto que toda nuestra teología y práctica de la adoración corporativa debe estar fundada en la autoridad y suficiencia de lo que Dios ha hablado-su revelación divina.

Esta doctrina de la autoridad de las Escrituras sobre la adoración ha sido históricamente una preocupación fundamental para bautistas y presbiterianos. En el siglo XVII, los presbiterianos y los bautistas se opusieron a la Iglesia de Inglaterra, que había añadido rituales y requisitos de adoración más allá de lo que enseña el Nuevo Testamento. En cambio, insistieron en que nuestra adoración debe estar regulada por las Escrituras. La Confesión Bautista de Londres lo dice así

La regla de este conocimiento, fe y obediencia, concerniente a la adoración y servicio de Dios, y todos los demás deberes cristianos, no son las invenciones de los hombres, opiniones, dispositivos, leyes, constituciones o tradiciones no escritas, sino sólo la Palabra de Dios contenida en las Escrituras Canónicas.

La autoridad y la suficiencia de las Escrituras es una doctrina crítica que hay que entender para cada aspecto de nuestras vidas como cristianos, pero es especialmente importante cuando pensamos en la adoración, y hay tres razones bíblicas principales:

La Adoración Depende De La Revelación De Dios

La adoración sólo existe porque Dios se reveló a sí mismo. El hecho de que Dios hablara de la existencia del mundo fue, en su propia esencia, un acto para crear adoración. Dios creó el universo de la nada a través de su palabra hablada con el propósito expreso de mostrar su propia gloria (Sal 19:1 ), y creó a Adán a su imagen para que éste pudiera ser testigo de esa gloria y responder con adoración. El fin principal de Dios es glorificarse a sí mismo, y llama a todos los hombres en todas partes a cumplir su propósito en la vida haciendo lo mismo (Isaías 43:6-7 ).

El hecho de que las primeras palabras de Dios crearon la existencia misma de la adoración lleva a reconocer que toda adoración comienza con lo que Dios dijo. Dios es el iniciador de la adoración, y en particular, la revelación de Dios de sí mismo es lo que proporciona la base de toda adoración verdadera.

Esta es una de las razones por las que nuestra adoración corporativa debe basarse en la autoritativa y suficiente Palabra de Dios.

Dios Rechaza La Adoración Que No Ha Prescrito

En segundo lugar, a lo largo de la Escritura, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, abundan los ejemplos en los que Dios rechaza la adoración que incluye elementos que él no ha prescrito. Rara vez estos elementos se introducen con intención maliciosa; normalmente el motivo es mejorar la adoración a Yahvé. Sin embargo, Dios rechaza la adoración que incluye tales elementos extrabíblicos.

Uno de los ejemplos más sorprendentes se encuentra en Levítico 10:

1 Nadab y Abiú, hijos de Aarón, tomaron cada uno su incensario, y pusieron en ellos fuego, sobre el cual pusieron incienso, y ofrecieron delante de Jehová fuego extraño, que él nunca les mandó.2 Y salió fuego de delante de Jehová y los quemó, y murieron delante de Jehová. 3 Entonces dijo Moisés a Aarón: Esto es lo que habló Jehová, diciendo: En los que a mí se acercan me santificaré, y en presencia de todo el pueblo seré glorificado. Y Aarón calló.

En este pasaje Nadab y Abiú ofrecen fuego no autorizado al Señor, y fueron muertos por ello. ¿Por qué fueron asesinados? No había nada inherentemente malo o profano en lo que estaban haciendo. Pero el hecho de que, como dice el versículo 1, el Señor no había ordenado este elemento de adoración, los mató. Dios es muy serio al respecto. La única adoración aceptable es la que él mismo ha ordenado.

Ya hemos visto este mismo problema con los fariseos del Nuevo Testamento, a los que Jesús condenó enérgicamente, pero los mismos problemas también continuaron más tarde en la iglesia primitiva con los "judaizantes", convertidos cristianos que enseñaban que era necesario adoptar las prácticas religiosas judías de la Ley de Moisés. La iglesia se encontró por primera vez con esto cuando algunos cristianos judíos conversos viajaron a Antioquía e insistieron a los cristianos de allí: "Si no os circuncidáis según la costumbre de Moisés, no podéis salvaros" (Hechos 15:1 ). Esto dio lugar a la formación de un consejo de líderes de la iglesia en Jerusalén, incluyendo a Santiago, Pedro y Pablo, para debatir el asunto. El concilio llegó a la conclusión de que exigir esas prácticas religiosas no prescritas para la iglesia era "un yugo sobre el cuello de los discípulos" (v. 10).

Una vez más, la conclusión es que sólo Dios tiene el derecho de determinar cómo adoramos, y ha comunicado suficiente revelación de cómo desea ser adorado en su Palabra inspirada. Por lo tanto, debemos estar seguros de que la forma en que adoramos es la que Dios ha prescrito.

La Confesión Bautista de Londres de 1689 lo expresa así:

Pero el modo aceptable de adorar al verdadero Dios está instituido por El mismo, y está de tal manera limitado por su propia voluntad revelada que no se debe adorar a Dios conforme a las imaginaciones e invenciones de los hombres o a las sugerencias de Satanás, ni bajo ninguna representación visible ni en ningún otro modo no prescrito en las Santas Escrituras. (LBC 22.1-7)

Alcance De La Autoridad De La Iglesia/Libertad De Conciencia

En tercer lugar, las Escrituras son claras en cuanto a que los cristianos tienen libertad de conciencia en asuntos espirituales. Esto limita incluso la autoridad pastoral. Ningún pastor u otro líder de la iglesia tiene autoridad para imponer a otro una práctica espiritual -por más que tenga "apariencia de sabiduría" (Col 2:20-3 )- que no tenga una garantía bíblica explícita. Este principio está claramente establecido en el Nuevo Testamento porque, de nuevo, en los primeros años de la iglesia, algunos cristianos insistieron en introducir elementos de culto judíos en el culto cristiano, elementos que no habían sido prescritos para la adoración de la Iglesia. Pablo trata este asunto específicamente en Romanos 14:5-6.

Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente. El que hace caso del día, lo hace para el Señor; y el que no hace caso del día, para el Señor no lo hace. El que come, para el Señor come, porque da gracias a Dios; y el que no come, para el Señor no come, y da gracias a Dios.

En Romanos 14, Pablo está tratando específicamente con aquellos judíos cristianos que desean mantener las restricciones y observancias religiosas de la Ley Mosaica, cosas como las fiestas judías y las restricciones dietéticas. En respuesta, Pablo insiste en el versículo 5 en que "Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente" en lo que respecta a los días sagrados, y en el versículo 23 advierte que “Pero el que duda sobre lo que come, es condenado, porque no lo hace con fe; y todo lo que no proviene de fe, es pecado.”

La pregunta es, ¿debemos observar los días sagrados judíos que no han sido prescritos para la adoración cristiana? Pablo dice que para instituir algo así, cada persona debe estar convencida en su propia mente. Uno debe tener cuidado de no imponer a su propia conciencia o a la de otro aquello de lo que no están plenamente convencidos. ¿Y cuál es la única manera de estar convencidos de que Dios quiere que observemos un determinado día sagrado? Sólo si Él lo ha prescrito para la Iglesia en su Palabra. Si usted como individuo está convencido por alguna razón de que debe observarlo, entonces tiene todo el derecho de hacerlo en su casa. Pero no podemos extender tal observancia a las reuniones de la iglesia donde tenemos docenas o cientos de conciencias individuales que deben ser convencidas por la Palabra de Dios de que tal observancia es necesaria.

De nuevo, en el siglo XVII, los presbiterianos y los bautistas insistieron en la autoridad bíblica sobre la práctica del culto, no para restringir innecesariamente el culto corporativo, sino para liberar a las conciencias afectadas de prácticas dentro del culto corporativo que no estaban expresamente establecidas en las Escrituras. Insistieron en que ningún hombre, incluyendo las autoridades eclesiásticas de la Iglesia de Inglaterra, tenía el derecho de obligar a un adorador a participar en una actividad de culto que no tuviera una instrucción bíblica. La Confesión Bautista de Londres de 1689 resume bien el punto:

Sólo Dios es el Señor de la conciencia, y la ha hecho libre de las doctrinas y los mandamientos de los hombres que sean en alguna manera contrarios a su Palabra o que no estén contenidos en ésta. Así que, creer tales doctrinas u obedecer tales mandamientos por causa de la conciencia es traicionar la verdadera libertad de conciencia, y exigir una fe implícita y una obediencia ciega y absoluta es destruir la libertad de conciencia y también la razón.. (LBC 21.2)

Este principio, lejos de ser restrictivo, es en realidad bastante liberador. Los pastores no tienen que preocuparse por ir tras las últimas modas populares en materia de adoración ni por realizar encuestas de preferencia entre su gente. Del mismo modo, los miembros de la iglesia no tienen que temer la próxima novedad en materia de culto, ni tendrán que deliberar sobre las mejores prácticas de culto que deben adoptar. La iglesia simplemente sigue las claras instrucciones de las Escrituras.

John Fawcett, un pastor bautista inglés de mediados de los años 1700, resumió esta convicción característicamente bautista:

Ningún acto de adoración puede llamarse propiamente santo, sino los que el Todopoderoso ha ordenado. Ningún hombre, ni ningún cuerpo de hombres, tiene autoridad para inventar ritos y ceremonias de adoración; para cambiar las ordenanzas que él ha establecido; o para inventar otras nuevas… . . La palabra divina es el único directorio seguro en lo que se refiere a su propio servicio inmediato. La cuestión no es lo que nos parezca adecuado, decente o apropiado, sino lo que nuestro bondadoso Maestro ha autorizado como tal. En materia de religión, nada lleva el sello de la santidad sino lo que Dios ha ordenado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s