El Dios que Ama

Posted on

ESJ-blog 20200503_01

El Dios que Ama

POR JOHN F. MACARTHUR

Juan 3:16 puede ser el versículo más conocido de toda la Escritura, pero seguramente es uno de los más abusados y menos comprendidos. El versículo es tan conocido que algunos cristianos parecen pensar que dar la referencia por sí sola constituye una proclamación suficiente del evangelio. Durante años, se podía ver a alguien con una peluca de payaso multicolor en prácticamente todos los eventos deportivos importantes sosteniendo un cartel que decía "Juan 3:16", colocado estratégicamente a la vista de las cámaras de televisión. No hay pruebas de que esas acrobacias hayan servido realmente para hacer avanzar el evangelio. Aunque sí parecen haber popularizado Juan 3:16 como el grito de ánimo favorito de la gente que presume del amor de Dios sin llegar a amarlo de verdad.

Los arminianos extraen la frase "De tal manera Dios al mundo" de su contexto y la utilizan como argumento para la expiación universal. Los universalistas más extremos llevan el mismo argumento aún más lejos. Afirman que el versículo demuestra que Dios ama a todo el mundo exactamente igual y que es infinitamente misericordioso, como si Juan 3:16 negara todas las advertencias bíblicas de condenación para los malvados.

Pensar así es no entender nada. El contexto inmediato (Juan 3:18) da el equilibrio necesario: “El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.” Seguramente esa es una verdad que debe ser proclamada a nuestra generación con al menos tanta pasión y urgencia como el mensaje del amor y la misericordia de Dios.

Además, Juan 3:16 no dice nada específico sobre el alcance de la expiación; es una declaración sobre la magnitud del amor de Dios. He aquí una profunda maravilla: Dios amó "al mundo" -este reino malvado de la humanidad caída- tanto que sacrificó a su Hijo unigénito para pagar el precio de la redención de todos los que creyeran en Él.

El apóstol Juan estaba asombrado por la magnitud del amor de Dios y sus implicaciones. Lo recalcó tanto y escribió sobre él con tanta frecuencia que a menudo se le llama "el apóstol del amor". Este comentario de 1 Juan 3:1 es un comentario adecuado para el punto central de Juan 3:16: “Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios.” El lenguaje es tan sencillo como profunda es la verdad: "¡Qué grande!". Juan no emplea una docena de adjetivos, porque todos los superlativos del lenguaje humano ni siquiera se acercarían a declarar toda la verdad. Simplemente llama nuestra atención sobre la inexpresable maravilla del amor salvador de Dios. El Dios que adoramos ama salvar.

El apóstol Pablo fue cautivado por la misma verdad:

Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno osara morir por el bueno. Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.. (Romanos 5:6-8)

El apóstol Pedro menciona "cosas que los ángeles anhelan mirar" (1 Pedro 1:12). Una de las preguntas más apremiantes que los ángeles deben plantearse es por qué Dios derramaría su amor sobre la humanidad caída. Ciertamente, ninguna autoridad superior a Dios le obligó a amarnos.

Y los humanos caídos son los únicos destinatarios de la misericordia divina: “Porque ciertamente no socorrió a los ángeles, sino que socorrió a la descendencia de Abraham” (Hebreos 2:16). “Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio” (2 Pedro 2:4).

¿Por qué elegiría Dios amar a los seres humanos finitos, caídos y pecadores a costa de la vida de su propio Hijo? ¿Por qué Dios no nos descartó a todos como miserables pecadores, nos hizo objeto de su ira y desplegó su gloria en el juicio contra nosotros? Es realmente un misterio que incluso los ángeles podrían encontrar desconcertante.

Además, ¿por qué nos prodiga las mismas riquezas de su bondad? ¿No podría Dios haber desplegado su misericordia de una manera menor que dando a su Hijo para que muriera por nosotros? O, habiéndonos redimido y garantizado la entrada al cielo, ¿no podría habernos dado una posición menor? Sin embargo, nos ha hecho coherederos con Cristo. Nos ha elevado a las alturas espirituales. De hecho, ya nos ha dado lo mejor de sí mismo. Ya nos ha concedido la bendición más inestimable y eterna de todo el universo: Su propio Hijo amado. Por lo tanto, podemos estar absolutamente seguros de que Él no nos negará nada bueno. “El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?” (Romanos 8:32).

¿Has reflexionado alguna vez sobre el misterio de un amor tan grande? Lo examinaremos más de cerca en los próximos días.

(Adaptado de None Other)


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B210409

COPYRIGHT ©2021 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s