Por Qué La Reforma Sigue Siendo Importante

Posted on

ESJ-blog 20200504_02

Por Qué La Reforma Sigue Siendo Importante

Por Jeff Straub

Como historiador de la Iglesia, he tenido la bendición de sondear las profundidades y la amplitud de la magnífica historia del cristianismo desde los tiempos de Cristo hasta la era moderna. Nuestra historia es una historia de altibajos, de éxitos y fracasos, de glorias y penas. Policarpo (69¬-155), discípulo de Juan y obispo de Esmirna, fue ese gran santo que se negó a negar a su Señor para escapar del fuego de los perseguidores. Lamentablemente, nuestra historia también está llena de errores. Las iglesias y sus líderes han malinterpretado o tergiversado la Escritura y han llevado a los que se acercan a ellas al error. Arrio (ca. 250-336) es un ejemplo de ello.

Hoy en día, el cristianismo está lleno de muchos que no siguen la Palabra de Dios. En 1517, la iglesia predominante en Occidente, centrada en Roma, fue sacudida hasta su núcleo por la Reforma Protestante. Durante más de cien años, hombres como Martín Lutero, Ulrico Zwinglio, Juan Calvino y Juan Knox, aunque nacidos y educados en el sistema romano, se desprendieron de su antigua religión y abrazaron la sola Scriptura, la sola fides, la sola gratis, la sola Christus. A su vez, expusieron el catolicismo romano como lo que era, una religión falsa dirigida por falsos profetas.

No ha cambiado mucho en los últimos quinientos años en la Iglesia de Roma. Se ha hecho más grande, más fuerte y más errónea teológicamente. Hoy en día, muchos protestantes, especialmente los evangélicos, nunca han oscurecido la puerta de una iglesia católica, a menos que haya sido para un funeral ocasional. Sin embargo, como historiador del cristianismo, me ha tocado entender la historia del cristianismo profesante con todas sus vergüenzas y virtudes. Esto incluye al catolicismo romano. He tenido la costumbre de visitar las iglesias católicas romanas allí donde he vivido y viajado. En consecuencia, he visitado algunas de las iglesias católicas más impresionantes e importantes del mundo, como las cuatro basílicas papales de Roma: la Basílica de San Juan de Letrán, donde se encuentra la silla del Papa, la Basílica de San Pedro, la Basílica de San Pablo Extramuros y la Basílica de Santa María la Mayor. A ellas se suman las iglesias del CR en Francia, en París (Notre Dame, recientemente incendiada, la Basílica del Sagrado Corazón en Montmarte y la Basílica de St. Denis, que alberga los cuerpos de los monarcas franceses) y en Estrasburgo, la Cathédrale Notre Dame; en España, la Catedral de Santa María de la Sede de Sevilla, la mayor catedral gótica del mundo y la Catedral Primada Santa María de Toledo, considerada la mejor catedral gótica del mundo, además de muchas otras; iglesias demasiado numerosas para enumerarlas en Portugal, Rumanía, Hungría, Austria, Alemania, Suiza, Kenia, Inglaterra, China y, por supuesto, en Estados Unidos y Canadá. Además de visitar iglesias, también he visitado grutas sagradas, santuarios, lugares santos, monasterios y conventos, etc. He presenciado la misa en múltiples iglesias y he observado la Semana Santa, las procesiones nocturnas que preceden a la Pascua durante una visita a España y Portugal. He visto el catolicismo romano de cerca y en persona. He leído su literatura, observado sus prácticas y visto sus edificios. Tengo una idea bastante clara de lo que es el catolicismo romano, lo que enseña y lo que hace.

Por lo tanto, no fue una sorpresa a principios de esta semana saber que a partir del sábado 1 de mayo, el Papa Francisco está animando a los católicos de todo el mundo a rezar el rosario durante el mes de mayo para acabar con el COVID-19. ¿Quién podría oponerse a que la gente rece por el fin de la pandemia? Parece que la oración no puede hacer daño, ¿verdad? Pero antes de emocionarnos y celebrar esta actividad religiosa, debemos entender un poco sobre ella. No es la simple oración lo que Francisco está alentando, es el rosario, una sarta de cuentas destinada a mantener al que reza en el camino a través de una serie de pronunciamientos repetitivos prescritos que, en parte, magnifican a María y confunden su papel en el cristianismo. Es cierto que el rosario también incluye el Credo de los Apóstoles y el Padre Nuestro, pero la característica predominante del rosario son las avemarías: diez repeticiones entre una recitación del Padre Nuestro, lo que se llama una decena. El ciclo se repite cinco veces, ya que hay cinco decenas en el rosario. Por lo tanto, cuando una persona reza el rosario, las principales expresiones son las Ave Marías.

¿Por qué es esto un problema para los protestantes y por qué debería preocuparnos? Primero, el rosario, por su propio diseño, parece contradecir la advertencia bíblica contra las "vanas repeticiones". En Mateo 6:7, Jesús advirtió a sus seguidores contra la pronunciación de "frases vacías" o "repeticiones vanas", "como hacen los gentiles". ¿Por qué pronuncian estas palabras vacías? "Porque piensan que serán escuchados por sus muchas palabras". Como mínimo, el rosario es una serie de palabras vacías que se pronuncian sin ningún propósito real. He aquí un ejemplo de las palabras repetitivas, aparentemente pronunciadas sin sentimiento ni pensamiento. (NB: Tras el anuncio, pase unos minutos a la recitación para escuchar su tono)

Más allá de la naturaleza inexpresiva y vacía del rosario, un segundo y más importante problema es el de las Ave Marías. Ave María, llena de gracia, el Señor es contigo. Bendita eres entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de la muerte. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. El que reza el rosario reza a María, a quien los católicos creen capaz de interceder por ellos en la vida y en la muerte.

El rosario afirma la creencia del catolicismo romano de que María es la Madre de Dios, una posición que le da un acceso único a la presencia de Dios. Ella puede suplicar a su hijo en nuestro nombre para que nos envíe favores. Esta magnificación de María ha sido una cuestión importante que separa a los protestantes de los católicos romanos. Aunque reconozcamos a María en el Nuevo Testamento como la madre del cuerpo terrenal de Jesús, María no tiene ningún papel especial en nuestra salvación. No es una co-mediadora como afirman muchos católicos romanos. El objetivo de reconocer oficialmente a María como co-mediadora ha sido prominente en las recientes discusiones católicas. "¡Por supuesto, María es la Corredentora! Ella dio a Jesús su cuerpo, y el cuerpo de Jesús es lo que nos salvó’. Las destacadas palabras de la difunta Madre Teresa captan cómo el fiat de María para convertirse en la Madre de Dios inició su papel providencial como Corredentora". (Fuente)

Entonces, ¿por qué es importante que Francisco inste a los católicos de todo el mundo a rezar el rosario durante el mes de mayo? Pues bien, se calcula que la población mundial es de 7.700 millones de personas. De ellos, unos 1.200 millones son católicos romanos. Su líder espiritual les ha instado a rezar una falsa oración a un falso salvador por una falsa esperanza. Los verdaderos creyentes deberían llorar por esta oscuridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s