Madres Piadosas

Posted on

ESJ-blog 20200509_01

Madres Piadosas

POR TOM ASCOL

Uno de los mayores desafíos que puede enfrentar un niño es crecer en un hogar donde el padre está ausente o espiritualmente desvinculado. La Biblia es clara en cuanto a que los padres tienen la responsabilidad de tomar la delantera en la guía y el gobierno de sus hogares. El diseño de Dios para las familias prevé que los hijos sean criados en familias biparentales con los padres a la cabeza.

Pero, ¿qué pasa con los niños que crecen en hogares en los que el padre está ausente (física o espiritualmente, o ambas cosas)? ¿Están los niños privados del liderazgo espiritual de un padre condenados a una vida de fracaso? ¿Debe una madre que no tiene el apoyo de su marido para criar a sus hijos resignarse a que éstos salgan mal?

Difícilmente. Una madre piadosa puede tener una poderosa influencia sobre sus hijos incluso en ausencia de un padre plenamente comprometido. El líder de la iglesia del Nuevo Testamento llamado Timoteo lo demuestra de manera significativa.

En 2 Timoteo 1:5, Pablo recuerda a su joven colega su herencia espiritual. “trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también.” Llama la atención la ausencia de cualquier referencia al padre de Timoteo. Evidentemente, Timoteo creció en un hogar donde su padre no era un gran líder espiritual.

De hecho, su padre probablemente no era creyente en absoluto. Cuando leemos por primera vez sobre Timoteo en Hechos 16, se le describe como "hijo de una mujer judía que era creyente, pero su padre era griego" (v. 1). Era el hijo de un matrimonio mixto desde el punto de vista religioso.

La madre de Timoteo, Eunice, se casó fuera de la fe en clara violación de la ley del Antiguo Testamento (véase Deut. 7). Tal vez creció en un hogar donde la fe judía se practicaba sólo nominalmente o tal vez simplemente se rebeló contra sus padres. En algún momento, quizás en el primer viaje misionero de Pablo (Hechos 14:6), se convirtió en creyente.

Cuando Pablo escribe su última carta a Timoteo, puede describir la fe de Eunice como "sincera" y como si hubiera comenzado antes que la de Timoteo. El silencio con respecto al hombre de la casa es ensordecedor. Tanto si estaba vivo o muerto, como si era religioso o no, Pablo no da ninguna pista de que el padre de Timoteo proporcionara alguna orientación espiritual a su hijo.

Las primeras lecciones de formación espiritual que recibió Timoteo vinieron de su madre y su abuela. Pablo lo reitera cuando le recuerda a Timoteo que "desde la infancia conoces las sagradas escrituras" (2 Tim. 3:15). ¿Quién le enseñó a Timoteo la Biblia cuando era niño? No su padre. Su madre y su abuela se encargaron de que aprendiera las Escrituras de niño.

Algunos de los siervos de Dios más útiles a lo largo de la historia tienen una gran deuda espiritual con sus madres. El gran líder de la Iglesia de los siglos IV y V, Agustín, tenía un padre violento e incrédulo y una madre piadosa, fiel y cristiana. Fueron las oraciones llenas de lágrimas de su madre, Mónica, las que Dios utilizó para sacarlo de su despilfarro de joven y dirigir su corazón hacia la gracia de Dios en el Evangelio.

Del mismo modo, John Newton, el autor de “Sublime Gracia,” fue criado por una madre piadosa y un padre impío. De su madre aprendió a memorizar himnos, respuestas del catecismo y las Escrituras, todo ello antes de que ella muriera cuando él tenía siete años. Fueron esas lecciones tempranas las que Dios trajo a su mente cuando era joven y las que utilizó para salvarlo de una vida de comercio de esclavos y libertinaje.

Aunque el padre y el abuelo de Charles Spurgeon eran pastores, él se refiere regularmente en sus sermones y libros a la influencia espiritual ejercida sobre él por su madre.

En una ocasión, Eliza Jarvis oró estas palabras en presencia de sus hijos: "Ahora, Señor, si mis hijos siguen en sus pecados, no será por ignorancia que perezcan. Y mi alma debe dar un rápido testimonio contra ellos en el día del juicio si no se aferran a Cristo". Spurgeon escribió más tarde acerca de esa oración, señalando que el "pensamiento de que una madre diera un rápido testimonio contra mí, atravesó mi conciencia y conmovió mi corazón."

El llamado a ser madre es una vocación muy elevada. Incluso cuando la vida en el hogar está llena de dificultades y desafíos, una madre cristiana tiene una gran oportunidad de influir en sus hijos para Cristo. Su familia es su campo de misión, y como todos los misioneros fieles, ella debe confiar en que el Señor le suministrará la gracia para enfrentar todos los desafíos mientras busca aprovechar todas las oportunidades para impactar a la nueva generación con el evangelio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s