¿Quién es “El Limitador”?

Posted on

ESJ-blog 20200525_01

¿Quién es “El Limitador”?

(Guardados de a Hora)

POR GERALD B. STANTON

Uno de los problemas interesantes relacionados con la segunda epístola de Pablo a los tesalonicenses es el de identificar al "limitador", que será quitado del camino antes de la manifestación del "inicuo". El pasaje es familiar, aunque algo confuso en la Versión Autorizada debido al uso del antiguo término inglés "permite", que significa obstáculo. El pasaje se reproduce aquí a partir de la Biblia de las Americas para mayor claridad:

Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo y a nuestra reunión con Él, os rogamos, hermanos, que no seáis sacudidos fácilmente en vuestro modo de pensar, ni os alarméis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera de nosotros, en el sentido de que el día del Señor ha llegado. Que nadie os engañe en ninguna manera, porque no vendrá sin que primero venga la apostasía y sea revelado el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se exalta sobre todo lo que se llama dios o es objeto de culto, de manera que se sienta en el templo de Dios, presentándose como si fuera Dios. ¿No os acordáis de que cuando yo estaba todavía con vosotros os decía esto? Y vosotros sabéis lo que lo detiene por ahora, para ser revelado a su debido tiempo. Porque el misterio de la iniquidad ya está en acción, solo que aquel que por ahora lo detiene, lo hará hasta que él mismo sea quitado de en medio. Y entonces será revelado ese inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; inicuo cuya venida es conforme a la actividad de Satanás, con todo poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, porque no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto Dios les enviará un poder engañoso, para que crean en la mentira, a fin de que sean juzgados todos los que no creyeron en la verdad, sino que se complacieron en la iniquidad. (2 Tes. 2:1-12).

Estos versículos no son especialmente difíciles. Pablo escribe sobre la venida del Señor y se ocupa del falso informe de que el Día del Señor ya había llegado. Para eliminar este temor, se da la seguridad de que este día no vendrá hasta la caída final, o apostasía, y la revelación del Anticristo, el "inicuo" que obra por la "actividad de Satanás". Hay en el mundo de hoy, además, una persona o influencia restrictiva que mantiene la injusticia bajo control, y el Anticristo no puede ser revelado hasta que este "Limitador" sea quitado del camino. Es en este punto donde los expositores difieren ampliamente, y se preguntan por "las misteriosas palabras de Pablo en 2 Tes. 2:6-7. [1] Para aquellos que rechazan la eliminación de la Iglesia antes de la revelación del Anticristo, no es de extrañar que estas sean palabras misteriosas. Sin embargo, dado que "toda la Escritura es dada por inspiración de Dios y es útil" (2 Tim. 3:16), no debe suponerse que una solución es imposible, o que la identidad del "Limitador" no puede ser determinada.

Es inmediatamente evidente que el pasaje trata con la Tribulación, incluso el Día del Señor, y con la manifestación del Anticristo como se predijo en Daniel 9:27 y Apocalipsis 13. También es evidente que el Malvado no puede ser revelado y que la iniquidad actual no puede llegar a su punto máximo hasta que un "freno" sea quitado del camino. Parece obvio que si se puede establecer la identidad del Limitador, se arrojará mucha luz sobre el comienzo y el carácter del período de la Tribulación. En realidad, este pasaje tiene una importancia tan vital para el futuro de la Iglesia que puede convertirse en un factor importante para determinar la relación de la Iglesia con la gran Tribulación.

I. Intentos de identificación

Se han propuesto muchas respuestas ampliamente divergentes sobre la identidad del Limitador, incluyendo grupos o agencias como el Imperio Romano o el Estado Judío, e individuos como Santiago, o incluso Satanás. Es preciso examinar brevemente estos intentos de identificar al Limitador.

A. El Imperio Romano

Se argumenta que el Limitador no puede ser una persona, ya que el uso del neutro "lo detiene" favorece la identificación con una agencia, fuerza o grupo de personas.

Algunos de los primeros padres pensaban que el Limitador era el Imperio Romano, y que Pablo no se atrevía a poner por escrito lo que pensaba, para no exponer a los cristianos a la acusación de estar tramando la caída del gobierno existente[2].

Tal es la opinión de Reese, que dice:

La interpretación más antigua y mejor es que Pablo dudó en poner en palabras lo que quería decir, porque tenía en mente el Imperio Romano. La influencia impersonal era el magnífico sistema de ley y justicia en todo el mundo romano; esto mantenía a raya la anarquía y al Hombre inicuo. Luego, la línea de emperadores, a pesar de los individuos malvados, tuvo la misma influencia[3].

La respuesta a esta teoría podría hacerse con sus propias palabras: "Esto es ingenioso, pero es una mera conjetura, y precaria"[4] El Imperio Romano no ha existido hasta la época actual como el poder que ha mantenido el mal bajo control. El gobierno romano de aquel tiempo era sumamente corrupto y tenía poca importancia para contener las mareas de iniquidad en todo el imperio y el mundo. La historia registra claramente el trágico fracaso y la decadencia del Imperio Romano. Lejos de frenar el mal presente en el mundo, Roma cayó bajo el peso mismo de su propia iniquidad. Hace tiempo que dejó de existir como imperio, y todavía no se ha revelado el Anticristo. Anticipándose a estas objeciones, Reese añade:

El derecho romano y la justicia romana siguen siendo una barrera, y los emperadores viven en el papado. … "Y si un hombre considera el origen de este gran dominio eclesiástico, percibirá fácilmente que el Papado no es otra cosa que el fantasma del difunto Imperio Romano sentado sobre su tumba"[5].

El mismo Reese dice que el Imperio Romano fue barrido y no será revivido. ¿Cómo entonces va a frenar al Anticristo y a las fuerzas impías en el último día? ¿Acaso alguna vez refrenó el mal, incluso cuando el imperio estaba en su apogeo? Es bueno indagar más con Pollock:

¿Fue el Imperio Romano la influencia restrictiva cuando el Coliseo de Roma, construido por 30.000 judíos tomados cautivos por Tito en el asedio de Jerusalén, con capacidad para 80.000 personas, resonó con el grito de "Arrojad a los cristianos a los leones"? ¿Acaso fueron testigos de las 575 millas de asombrosas catacumbas en Roma, donde los cristianos fueron conducidos bajo tierra para rendir culto y enterrar a sus muertos hasta el número, según se dice, de 4.000.000?[6].

En cuanto a la idea de que el "Limitador" romano del mal vive en el papado, como el "fantasma del difunto imperio romano", cuando se recuerda que a lo largo de los siglos la Iglesia romana ha sido siempre la más agresiva opositora del cristianismo evangélico y ha sido culpable de derramar ríos de sangre protestante, toda la idea es nauseabunda en extremo. En cuanto a la afirmación de que Pablo no habló con más claridad para que no se acusara a los cristianos de tramar la caída del imperio, ésta ha sido durante mucho tiempo la acusación de los enemigos de Cristo, y el propio Salvador fue acusado de ello: “A éste hemos hallado que pervierte a la nación, y que prohíbe dar tributo a César, diciendo que él mismo es el Cristo, un rey” (Lucas 23:2). No hay necesidad de que Pablo guarde silencio en este punto, como si alguna vez hubiera callado por miedo a los hombres, o por falta de fe en que Dios pueda cuidar de los suyos"[7] La idea de que el Limitador de 2 Tesalonicenses 2 es el Imperio Romano está plagada de tales dificultades y peligros, y tiene tan poco que recomendar, que la teoría puede calificarse sin dudarlo de falsa.

B. El Estado judío

Esta hipótesis es sugerida por Warfield:

Porque la existencia continuada del estado judío era, tanto por gracia como por naturaleza, una protección del cristianismo, y por lo tanto un freno a la revelación del poder perseguidor. Bondadosamente, fue el plan de Dios desarrollar el cristianismo bajo la protección del judaísmo por un corto tiempo, con el doble propósito de mantener la puerta de la salvación abierta a los judíos hasta que todos sus elegidos de esa generación fueran reunidos y la apostasía de la nación quedara doble y triplemente sin excusa, y de ocultar la tierna infancia de la Iglesia dentro del dosel de una envoltura protectora hasta que creciera lo suficientemente fuerte para resistir todas las tormentas[8].

Dos objeciones a esta teoría saltan inmediatamente a la vista, y es de extrañar cómo un teólogo de la talla de Warfield pudo pasarlas por alto: En primer lugar, la iglesia primitiva no tuvo años de "tierna infancia", sino que fue desde su inicio en el día de Pentecostés (cuando tres mil fueron salvados y añadidos a los discípulos) un cuerpo robusto y vigoroso, de modo que se dijo de sus miembros: “Estos que trastornan el mundo entero también han venido acá;” (Hechos 17:6). En segundo lugar, el Estado judío nunca funcionó como "funda protectora" del primer testimonio cristiano, sino que, por el contrario, Saulo y otros judíos "hicieron estragos en la iglesia". Sea testigo del testimonio de Pablo ante Agripa:

También encerré en la cárcel a muchos de los santos, habiendo recibido autoridad de los sumos sacerdotes; y cuando fueron condenados a muerte, di mi voz contra ellos. Y los castigaba a menudo en todas las sinagogas, y los obligaba a blasfemar; y estando muy en contra de ellos, los perseguía hasta en ciudades extrañas (Hechos 26:10, 11).

En ningún momento el Estado judío resulta ser la solución al problema de la identificación del Limitador. Tampoco parece que el propio Warfield esté totalmente satisfecho con su propia sugerencia, ya que ofrece una alternativa:

Si la forma masculina de "el Limitador" en el versículo 7 exige una interpretación como persona -lo que dudamos-, podría referirse sin demasiada presión a Santiago de Jerusalén, el instrumento elegido por Dios para mantener la puerta del cristianismo abierta para los judíos y, al hacerlo, continuar y completar su libertad condicional. Por lo tanto, puede decirse que fue el Limitador del poder restrictivo, el sabor de la sal que preservó a los cristianos de la persecución, y por lo tanto, en un alto sentido, el Limitador[9].

Por muy valioso que haya sido Santiago para la Iglesia Primitiva, es totalmente imposible que sea el Limitador. Ningún hombre es capaz de frenar todo el mal que hay en su propio corazón, por no hablar de hacerlo en todo el mundo hasta el fin de los tiempos. Los cristianos deben ejercer una influencia preservadora en este mundo como "la sal de la tierra", pero también es cierto que cualquier éxito que se le dé a Santiago, o a cualquier otro creyente, debe ser por el poder del Espíritu de Dios que mora en él. Santiago no proporciona ninguna solución al problema de identificar al moderador, aunque la idea no es tan mala como la propuesta de otro de que el Hombre de Pecado es Nerón, y el moderador el sabio Séneca, su tutor, cuya muerte finalmente procuró.

C. Gobierno Humano o Dominio Gentil

Hogg y Vine, aunque son pretribulacionistas, parecen favorecer este punto de vista, citando las palabras de Daniel 2:37-44.

A su debido tiempo, el Imperio Babilónico, a cuyo rey se dirigieron las palabras, fue sucedido por el Persa, aquél por el Griego, y éste de nuevo por el Romano, que floreció en los días del Apóstol…. Las leyes bajo las cuales estos estados mantienen su existencia fueron heredadas de Roma como Roma las heredó del Imperio que la precedió. Por lo tanto, las autoridades existentes son ordenadas por Dios… la autoridad constituida está destinada a actuar para frenar la anarquía[10].

Pero incluso aquí se admite que "los emperadores romanos… presentaban algunas de las características del Anticristo. Siendo ellos mismos los representantes de la ley, en el fondo no tenían ley…."[11].

Es cierto que "los poderes son ordenados por Dios" (Rom. 13:1), y que los gobernantes son ministros de Dios en el sentido de que derivan su autoridad de Él. Pero también es cierto que el gobierno civil o la autoridad conferida a los gobernantes gentiles no puede servir por sí misma para resistir las fuerzas del mal. Estos pueden convertirse en canales de bendición para el mundo cuando los gobernantes son piadosos, pero el gobierno humano que desprecia la soberanía de Dios y depende de sus propios recursos se convierte en anarquía, con corrupción en las altas esferas. No hay más que echar un vistazo a la historia o, por ejemplo, a los periódicos, que han servido de poco para frenar el mal de la época y han sido ellos mismos anárquicos, tanto ante Dios como ante la sociedad. Entonces, cuando se recuerde que el Limitador debe ser arrebatado antes de la revelación del Hombre de Pecado, y que el dominio gentil y el gobierno humano siguen en la Tribulación sin cambios, para ser finalmente tomados por la Bestia misma, será obvio que tales agencias no corresponden de ninguna manera a lo que se requiere del Limitador.

D. Satanás

Una sugerencia extraña, pero que no carece de seguidores entre los postribulacionistas, es la que hace la Sra. George C. Needham sobre la identidad del obstaculizador:

¿Por qué debería todo el mundo concluir que este obstaculizador debe ser algo bueno? ¿No puede ser este poder restrictivo el propio Satanás? ¿No tiene él un plan para la manifestación del Hijo de la Perdición, tan verdaderamente como Dios tenía un tiempo señalado para la encarnación de su Hijo divino?[12]

La respuesta obvia es que Satanás nunca frena el mal, sino que en todas partes de la Biblia se le presenta como el autor e instigador del mismo. Él no se opondría a su propio programa, pues:

Y si una casa está dividida contra sí misma, esa casa no podrá permanecer. Y si Satanás se ha levantado contra sí mismo y está dividido, no puede permanecer, sino que ha llegado su fin (Marcos 3:25, 26).

Las Escrituras representan que el frenador mantiene en jaque todo el curso de la iniquidad, no sólo retiene al Anticristo hasta el tiempo señalado. Además, Satanás no es eliminado de la escena antes de la revelación de su falso Cristo; más bien, es expulsado de la esfera celestial y arrojado a la tierra, junto con sus ángeles impíos (Apocalipsis 12:9). La tierra no será una nueva esfera para el trabajo de Satanás, pero entonces él tendrá el control total. Satanás no es nunca el que refrena el mal. Es más bien el engañador del mundo entero. Este ha sido siempre su objetivo y ocupación.

E. La Iglesia

La sugerencia de que el Limitador de la iniquidad puede ser la Iglesia, los redimidos de esta época, tiene mucho más que recomendar que cualquier sugerencia considerada hasta ahora. Como la sal, los cristianos son un verdadero conservador en una civilización corrupta y marcada por la muerte. Como luces, han de brillar en un mundo de tinieblas; como embajadores, dan testimonio de Cristo y muestran su ciudadanía celestial. Sin embargo, la Iglesia es, en el mejor de los casos, un organismo imperfecto, perfecto para estar delante de Dios, sin duda, pero experimentalmente ante los hombres, no siempre sin culpa, no siempre irreprochable. Al igual que el gobierno humano, la Iglesia está siendo utilizada por Dios para obstaculizar la plena manifestación del Maligno en esta época, pero quien frena eficazmente no es ciertamente el propio creyente, sino Aquel que capacita al creyente, el Espíritu Santo que mora en él (Juan 16:7; I Cor. 6:19). Aparte de Su presencia, ni la Iglesia ni el gobierno servirían para obstaculizar el programa y el poder de Satanás.

Es dudoso que la Iglesia esté en vista en 2 Tesalonicenses 2:6, 7. La fuerza restrictiva del versículo seis se refiere en neutro, lo que, mientras que la persona del restrictivo en el versículo siete está en masculino. Dado que la palabra griega para iglesia, ekklesia, es un sustantivo de primera declinación y siempre se usa en género femenino, cualquier intento de identificar a la Iglesia como el Limitador sería precario. Aun así, la Iglesia tiene más mérito en el papel de moderador que cualquier sugerencia considerada anteriormente. No debe pasar desapercibido que si la Iglesia es el Limitador, será "sacada de en medio" antes de la venida del "inicuo", lo que significaría que la Iglesia no podría pasar primero por la Tribulación.

II. El Espíritu Santo Como Limitador

Hay una serie de factores que se unen para proporcionar una identificación positiva de que el Limitador de II Tesalonicenses 2:6, 7 no es otro que el Espíritu Santo. El postribulacionista Scruby escribe: “Creo, pero no puedo probar, que Pablo se refería al Espíritu Santo.”[13] Tal vez la siguiente discusión ayude a otros de persuasión dudosa a ver los temas involucrados y la evidencia para hacer tal identificación.

A. Razones Para Esta Identificación

Las razones que se exponen a continuación son sugerentes, más que exhaustivas, en su tratamiento:

(1) Por mera eliminación, el Espíritu Santo debe ser el limitador. Todas las demás posibilidades están lejos de cumplir con los requisitos de alguien que ha de contener las fuerzas del mal hasta la manifestación del Anticristo. Algunas de las sugerencias alternativas no están en armonía con el texto básico mismo.

(2) El Inicuo es una personalidad, y sus operaciones incluyen el reino de lo espiritual. El Limitador debe ser igualmente una personalidad y de orden espiritual, para resistir las artimañas del Diablo y mantener al Anticristo bajo control hasta el momento de su revelación. Meras agencias o fuerzas espirituales impersonales serían inadecuadas. Además, el género masculino de II Tesalonicenses 2:7 requiere que el moderador sea una persona.

(3) Para creer todo lo que se va a lograr, el que retiene debe ser un miembro de la Divinidad. Debe ser más fuerte que el Hombre de Pecado, y más fuerte que Satanás. A fin de refrenar el mal en el curso de la era, el limitador debe ser eterno, pues Satanás y sus obreros de iniquidad han hecho sentir su influencia a lo largo de toda la historia de la Iglesia. Del mismo modo, el teatro del pecado es el mundo entero, lo que hace imperativo que el Limitador sea uno que no esté limitado por el tiempo o el espacio. Tal es el Espíritu Santo de Dios, porque Él es omnipotente, eterno y omnipresente en todo el universo, y por lo tanto preeminentemente calificado para mantener en jaque a todas las fuerzas satánicas de la oscuridad.

(4) Esta época actual es, en un sentido particular, la "dispensación del Espíritu", ya que Él actúa de una manera poco común en otras épocas como una Presencia permanente dentro de los hijos de Dios. Mientras que Cristo habitó entre los hombres durante treinta y tres años, el Espíritu es el único miembro de la Trinidad que tiene una morada terrenal durante toda la era (Juan 16:7; Hechos 1:5, 2:4, I Cor. 3:16; 6:19, etc.). Como parte de Su ministerio actual, los creyentes son regenerados por el Espíritu (Juan 3:5, 6), bautizados por el Espíritu (I Cor. 12:12, 13), habitados por el Espíritu (Rom. 8:9; I Cor. 6:19, 20) y sellados por el Espíritu (Ef. 1:13; 4:30). La voluntad de Dios es que sean llenos del Espíritu (Ef. 5:18).

La era de la Iglesia comenzó con el advenimiento del Espíritu en Pentecostés, y se cerrará con un retorno de Pentecostés, el retiro del Espíritu. Esto no significa que ya no estará operando en el mundo, sino sólo que ya no residirá en la tierra.

(5) La obra del Espíritu desde su advenimiento ha incluido la restricción del mal. El Espíritu del Agente justo de Dios para la época, y hay muchas razones para estar agradecidos por su mano restrictiva sobre la iniquidad de este mundo. Nadie más que el Legítimo podría refrenar las obras de Satanás, el sin ley. El libro de Apocalipsis revela lo terrible que será esta obra sin la mano del Espíritu, cuando el poder de Satanás se desate sin que nadie lo reprenda, y cuando el pecado no conozca freno. Mientras tanto, el Espíritu sí refrena, porque esto es parte del trabajo que vino a hacer.

Pero yo os digo la verdad: os conviene que yo me vaya; porque si no me voy, el Consolador no vendrá a vosotros; pero si me voy, os lo enviaré. Y cuando Él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio; de pecado, porque no creen en mí; de justicia, porque yo voy al Padre y no me veréis más; y de juicio, porque el príncipe de este mundo ha sido juzgado (Juan 16:7-11).

De valor inestimable es la obra silenciosa del Espíritu en favor de los que son de Cristo, guiando a los creyentes a toda verdad (Juan 16:13), dándoles poder para el testimonio (Hechos 1:8), convenciendo de pecado (Ef. 4:30), y ayudando a los creyentes a resistir las artimañas del Diablo (Ef. 6:11, 17, 18). Cuando se exhorta a los cristianos a vencer el espíritu del Anticristo, se les recuerda que el Espíritu Santo es más grande que Satanás. “Hijos míos, vosotros sois de Dios y los habéis vencido [los que tienen el espíritu del anticristo], porque mayor es el [el Espíritu] que está en vosotros que el que está en el mundo” (1 Juan 4:4). Cuán diferente será en la Tribulación cuando muchas de estas influencias de gracia sean removidas. Cuán manifiestamente posible es que la Iglesia entre en la Tribulación una vez que el Espíritu haya sido arrebatado de la tierra. Como bien dice Strombeck

Entonces no habría ningún Consolador (Juan 14:16) durante esos horribles días de tormento. Pero esto es contrario a la promesa de Dios: "Nunca te dejaré, ni te abandonaré". No habría nadie para mostrar al creyente las cosas de Cristo (Juan 16:14). No habría nadie para enseñar todas las cosas (Juan 14:26) durante esos años desconcertantes. Habría una Iglesia sin poder para resistir a Satanás durante el tiempo en que él sea arrojado del cielo a la tierra. Habría una Iglesia impotente durante los días más terribles de toda la historia humana[14].

(6) No es difícil establecer que aunque el Espíritu no residía en la tierra durante los días del Antiguo Testamento, cualquier restricción que se ejercía era por el Espíritu. Isaías testificó: “Y temerán desde el occidente el nombre de Jehová, y desde el nacimiento del sol su gloria; porque vendrá el enemigo como río, mas el Espíritu de Jehová levantará bandera contra él.” (Isa. 59:19). Otro pasaje importante se refiere a los días de Noé y a las condiciones que existían antes del juicio del diluvio. La maldad de los días de Noé y el hecho de que la vida continuara como de costumbre en la ceguera de la destrucción inminente es utilizada por el Espíritu en la representación vívida de los hombres descuidados y malvados sobre los que caerán los juicios de la Tribulación.

Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del Hombre. Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca, y vino el diluvio y los destruyó a todos (Lucas 17:26, 27).

A la luz de este paralelo bíblico, es sumamente significativo que en los días inmediatamente anteriores a la destrucción del diluvio, se enfatice la obra restrictiva del Espíritu. Dios vio que la maldad del hombre era grande en la tierra, y al pueblo de aquel tiempo se le dio claramente la advertencia de Jehová: "Mi espíritu no contenderá siempre con el hombre" (Gn. 6:3). Esa advertencia implicaba que la restricción del Espíritu sería eliminada, tras lo cual Dios actuaría en un juicio justo. Así, justo antes del juicio de la Tribulación, la mano restrictiva del Espíritu será retirada de la tierra. Entonces se derramará la ira de Dios y se revelará el Hombre de Pecado.

La similitud entre este acontecimiento, tan temprano en la historia de la tierra, y la remoción del Espíritu al final de la era es muy sorprendente. Evidentemente, en todas las épocas, aunque más particularmente en la actual, el Espíritu ha frenado las mareas del mal y ha frenado las actividades de los principados y las potencias de las tinieblas. Los cristianos deberían estar eternamente agradecidos por el hecho de que tal ministerio de contención forme parte de la obra de Dios en su favor. ¡Cuán lamentablemente débiles son todos los esfuerzos humanos para reprender a las agencias satánicas y atar al Fuerte (Judas 9)! El mismo hecho de que durante la Tribulación, Satanás, el Anticristo y el Falso Profeta -esa gran trinidad del mal- estarán en la tierra y se les permitirá un dominio total, argumenta fuertemente que el Espíritu Santo de Dios ya no residirá en la esfera terrenal. Parece que la eliminación del Espíritu antes de la tribulación encaja bien en el amplio patrón bíblico. Lo corrobora II Tesalonicenses 2:6, 7, pero no depende de este pasaje como único apoyo.

B. Objeciones a Este Punto De Vista

(1) El hecho de que el género neutro, "que lo retiene", se utilice en el versículo 6 da la impresión de que Pablo está hablando de una fuerza o agencia impersonal. Se afirma que el neutro sería muy inadecuado si se tratara del Espíritu Santo. El versículo 7 cambia al género masculino, "el que retiene", lo que implica personalidad. Por lo tanto, algunos han afirmado que el versículo 7 habla del Espíritu, pero que el versículo 6 habla de la Iglesia como agente del Espíritu. Aunque esta posición no es objetable y sigue estando perfectamente en armonía con la interpretación pretribulacional del pasaje, no es necesario, en aras del género, negar que ambos versículos hablen del Espíritu. El pasaje, por supuesto, es paulino, y el uso del neutro para aplicarlo al Espíritu no es raro en sus escritos. En Romanos 8:16 y 26 hay dos referencias claras al Espíritu, ambas en género neutro. Este mismo hecho refuerza más que debilita el argumento de que el moderador de II Tesalonicenses 2:6, registrado como tal por el mismo autor, es realmente el Espíritu Santo. Thiessen, una autoridad en el Nuevo Testamento griego, confirma este punto:

El escritor sostiene… que el que "lo detiene" (neutro, ver. 6) y "lo detiene" (masculino, ver. 7), no es otro que el Espíritu Santo[15].

Ciertamente, no hay ninguna razón, por el uso paulino del género neutro, para apartarse de esta conclusión.

(2) Algunos sostienen que la frase έκ μέσου γέυηται no puede traducirse como "quitado del camino" porque el verbo γίυομαι parece bastante incapaz de la traducción "quitado", o "ser quitado." El Léxico de Thayer es a menudo referido como autoridad, donde la primera definición de γίυομαι es llegar a ser, venir a la existencia, comenzar a ser, recibir el ser. El mismo verbo se utiliza de la encarnación de Cristo, cuando "el Verbo se hizo carne" (Juan 1:14), por lo que II Tesalonicenses 2:7 se dice que no es la eliminación del Espíritu Santo de la tierra, sino la venida a la existencia de en medio de la tierra del Anticristo, que ha estado reteniendo a sí mismo hasta que el tiempo esté maduro para la manifestación abierta. Sin embargo, como ha señalado el inglés:

Ginomai tiene muchos significados. Hemos rastreado el Nuevo Testamento para encontrar que la palabra se utiliza, en diversas formas, 621 veces, y se traduce en 49 formas diferentes…. Es bastante difícil, por tanto, determinar con exactitud su significado. Sin embargo, prácticamente todas las traducciones del Nuevo Testamento dan la connotación, con ek mesou, de ser quitado del camino, o de ser eliminado[16].

El Léxico de Thayer sí da varios significados al verbo γίυομαι, pero no hay que pasar por alto que cuando se trata de este pasaje, dice claramente: "γίυεσθαι έκ μέσου, ser quitado del camino, 2 T. ii. 7."[17] El verbo γίυομαι es sumamente flexible y no pocas veces sugiere un cambio de un estado a otro, como en Juan 1:14: "el Verbo se hizo carne"; Mateo 4:3: "manda que estas piedras se conviertan en pan"; y Mateo 21:42: "la piedra que desecharon los edificadores, esa misma se ha convertido en la cabeza del ángulo." En cuanto a la cláusula final de II Tesalonicenses 2:7, se traduce " hasta que él a su vez sea quitado de en medio” por las versiones autorizada, revisada, American Standard, Douay y otras. En vista de esta justificación, uno podría juzgar injustificado y precario un cambio apresurado a alguna otra interpretación del pasaje.

(3) La tercera objeción principal contra la remoción del Espíritu Santo como el limitador del mal se basa en la falsa noción de que el Espíritu no tendría entonces lugar o ministerio durante la Tribulación, y que los santos de ese día serían dejados a sus propios recursos.

Parece increíble que los que serán testigos de Dios contra el Anticristo sean abandonados a sus propios recursos para hacer frente a los engaños y a las terribles persecuciones de esa hora, sin la ayuda del Espíritu Santo[18].

A esto se añade la objeción de que un remanente judío no podría salvarse, y menos aún evangelizar el mundo, sin el Espíritu Santo. Reese, en particular, ha amontonado desprecio y abuso sobre tal idea, y parece no cansarse de expresar su desprecio por tales "judíos medio convertidos".

Su exégesis ahora, en lugar de adherirse al énfasis principal de la Escritura, y basarse en deducciones cuidadosas y obvias de textos claros, fue despedazada por la especulación ociosa, por la adopción de innovaciones como el Rapto Secreto, y la prodigiosa gira misionera por el mundo en 1.260 días, por un ejército de judíos medio convertidos, todavía en sus pecados. Predicadores sin vida, sin perdón, y sin el Espíritu Santo en el alma, harán en 1.260 días lo que toda la Iglesia Cristiana ha sido incapaz de hacer en 1.900 años: evangelizar el mundo. …. Esto en un momento en que, ex hypothesi, el Espíritu Santo está en el cielo, el Anticristo hace estragos aquí abajo, y los evangelistas elegidos se debaten entre los Salmos Imprecatorios y el Sermón del Monte[19].

He aquí, en efecto, un credo que nadie profesará. No es más que una pobre caricatura de la posición pretribulacional, un verdadero "hombre de paja" que se levanta sólo para ser derribado de nuevo. Sin embargo, la crítica subyacente es clara, pues cuestiona cuál será el poder salvador y habilitador durante la Tribulación si el Espíritu de Dios es removido. Como siempre, la respuesta está en las Escrituras.

Muchos creen que los judíos harán una gran parte de la evangelización durante el período de la Tribulación, pero no es justo caracterizarlos como sin vida o sin perdón, "judíos medio convertidos todavía en sus pecados". En la Tribulación, Israel debe ser purificado (Deuteronomio 4:30, 31; Zacarías 13:8, 9) y habrá un giro nacional hacia Dios (Ezequiel 20:33-44; Romanos 11:26). Los 144.000 de Israel están sellados por el Señor, y son llamados expresamente "siervos de nuestro Dios" (Apocalipsis 7:3). Los mártires de aquel día serán "decapitados por el testimonio de Jesús" (Ap. 20:4), y vencerán a Satanás por "la palabra de su testimonio" (Ap. 12:11). No hay que dudar en absoluto de que se trata de hombres redimidos, mientras que el carácter vital de su testimonio queda demostrado por el hecho de que sellan su testimonio con su sangre. Su evangelización, junto con el ministerio único de los dos testigos especialmente designados por Dios (Apocalipsis 11:3-12), será sin duda muy eficaz para convertir a muchos a Dios.

Tampoco se puede decir que estos testigos actuarán sin el poder de convicción del Espíritu. ¡Cómo han tropezado los hombres con este simple problema! La obra de dar poder y convencer durante la Tribulación sigue siendo del Espíritu Santo. Debido a que Él es Dios, el Espíritu es omnipresente, y en ese sentido, Él está presente entre los hombres y opera en cada época. Pero es sólo desde Pentecostés que Su lugar de residencia ha sido en la tierra, habitando en los miembros de la verdadera Iglesia. Cuando Él, como restricción, sea removido, habrá una inversión de Pentecostés, lo que significará que el Espíritu ministrará desde el cielo, como durante la economía del Antiguo Testamento. Él estará presente, pero no residente; operando, pero ya no habitando. Salvará almas, pero ya no las bautizará en el cuerpo de Cristo, pues la Iglesia estará completa y en el cielo.

El retiro de la residencia no significa la pérdida de la omnipresencia o del poder de salvar. El Espíritu tiene varios ministerios, y el hecho de que ya no limite no significa que ya no atraiga a los hombres a Cristo. Este procedimiento no debe sorprender a nadie que conozca en absoluto sus Biblias. ¿Acaso no habitó Cristo en la esfera celestial durante todo el período del Antiguo Testamento, para luego venir a la tierra en su encarnación (Juan 1:14), y regresar al Padre en la ascensión? Cristo tenía varios ministerios particulares que realizar mientras estaba en la tierra, pero no dejó de salvar almas cuando fue arrebatado a la gloria. De la misma manera, no hay razón para decir que si el Espíritu Santo es el limitador, nadie podría ser salvado después de que Él sea quitado del camino.

¿Era Jonás un "judío medio convertido y todavía en su pecado" cuando predicó el sermón más corto del que se tiene constancia y vio a la poderosa ciudad de Nínive arrepentirse en cilicio? ¿No convenció el Espíritu con poder cuando la tierra fue barrida por un poderoso avivamiento durante los días de Josías? Sin embargo, el Espíritu Santo mantuvo la misma relación con la tierra en aquellos días que existirá durante la Tribulación. Aunque no morará en sus siervos en el mismo sentido en que ahora mora la Iglesia, vendrá sobre ellos con poder suficiente para todas las obras poderosas que caracterizarán ese día.

Habiendo llegado a este punto de la discusión, parecería que la identidad del limitador está suficientemente establecida. El que ahora limita y será quitado antes de la manifestación del Hombre de Pecado es indudablemente el Espíritu Santo. Sólo ÉL podría cumplir con todo lo que se requiere del limitador del mal; todas las demás sugerencias quedan muy lejos de una identificación satisfactoria. En efecto, la Iglesia tiene razones para estar agradecida de que Aquel que es el Consolador, Aquel que habita en los que son de Cristo, Aquel que intercede con gemidos indecibles y ha bautizado y sellado a los hijos de Dios hasta el día de la redención, también tiene su mano sobre el curso de la época, frenando la iniquidad, deteniendo al Maligno, deteniendo la apostasía de los últimos días y ayudando a los miembros del cuerpo de Cristo en la tarea de vivir la vida cristiana en medio de una generación perversa y adúltera.

Hay que mencionar otro ministerio del Espíritu, en relación con el rapto de la Iglesia. Así como el siervo de Abraham llevó a casa a Isaac una novia, elegida por Dios, así el Espíritu llevará a casa a la Novia de Cristo. Cuando el Espíritu es arrebatado, entonces la Iglesia también debe ser arrebatada. Decir lo contrario es anular la promesa de Cristo: "Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que permanezca con vosotros para siempre: El Espíritu de la verdad… (Juan 14:16). La remoción del Espíritu tiene lugar antes de que el Malvado sea revelado, y esta remoción establece el tiempo para el rapto de la Iglesia. Así, II Tesalonicenses 2:6, 7 añade un peso considerable de evidencia a la enseñanza de otras Escrituras de que el rapto de la Iglesia es claramente pretribulacional.


[1] Alexander Reese, The Approaching Advent of Christ, p. 244.

[2] Henry A. Ironside, Not Wrath But Rapture, p. 27.

[3] Reese, op. cit., p. 246.

[4] Ibid., p. 245.

[5] Ibid., p. 247.

[6] A. J. Pollock, Will the Church Go Through the Great Tribulation?, p. 36.

[7] Si Pablo es culpable de alguna vaguedad en este punto, es porque: "Recordad… cuando estaba con vosotros, os dije estas cosas" (II Tes. 2:5, 15).

[8] B. B. Warfield, “The Prophecies of St. Paul,” Biblical Doctrines, p. 611.

[9] Ibid., p. 612.

[10] C. F. Hoff and W. E. Vine, The Epistles of Paul the Apostle to the Thessalonians, pp. 259, 260.

[11] Loc. cit.

[12] Mrs. George C. Needham, The Anti-Christ, p. 94.

[13] John J. Scruby, The Great Tribulation:  The Church’s Supreme Test, p. 194.

[14] J. F. Strombeck, Firs the Rapture, p. 104.

[15] Henry C. Thiessen, Will the Church Pass Through the Tribulation?, p. 41.

[16] E. Schuyler English, “Re-Thinking the Rapture,” Our Hope, LVI (June, 1950), 753.

[17] Joseph Thayer, A Greek-English Lexicon of the New Testament, p. 117.

[18] Robert Cameron, Scriptural Truth About the Lord’s Return, p. 120.

[19] Reese, op. cit., p. 269.   En la página 208, Reese caracteriza aún más a estos judíos de la tribulación: "medio convertidos, medio cristianos, el remanente judío (¡inconvertido, no cristiano se ajustaría mejor a los hechos)"!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s