La Iglesia Temprana

Posted on

ESJ-blog 20200530_03

La Iglesia Temprana

(Siempre Reformándose: La Teología Dispensacional y la Culminación de la Reforma Protestante)

POR ANDY WOODS

Debemos entender lo que los apóstoles transmitieron a la primera generación de cristianos y lo que la iglesia primitiva creyó durante sus primeros 200 años.

La Interpretación del Nuevo Testamento de la Profecía

El canon de las Escrituras se cerró oficialmente cuando el apóstol Juan completó el libro del Apocalipsis en el año 95 d.C.

Ahora bien, podemos decir, mirando a varios escritores bíblicos, que cuando los personajes del Nuevo Testamento interpretaron el Antiguo Testamento, particularmente en lo que se refiere al tema del reino de Dios, siempre tomaron la profecía bíblica al pie de la letra.

Estoy usando la profecía bíblica como un indicador, porque si usted puede espiritualizar o alegorizar la profecía bíblica, no tardará en espiritualizar y alegorizar el resto de las Escrituras.

Observe la seriedad con la que Jesús se tomó las profecías del Antiguo Testamento relativas al reino:

Y Jesús les dijo: En verdad os digo que vosotros que me habéis seguido, en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, os sentaréis también sobre doce tronos para juzgar a las doce tribus de Israel. (Mat. 19:28)

Jesús está hablando del trono Davídico, que se describe en 2 Samuel 7:12-16. Él lo tomó literalmente: creía en un reino terrenal que llegaría un día. No hay ningún indicio de que Él espiritualizara o reinterpretara este concepto profético.

Del mismo modo, el apóstol Pablo declaró en Romanos 11:25-27

Porque no quiero, hermanos, que ignoréis(A) este misterio(B), para que no seáis sabios en vuestra propia opinión: que a Israel le ha acontecido un endurecimiento parcial hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; y así, todo Israel será salvo; tal como está escrito:

El Libertador vendrá de Sión;
apartará la impiedad de Jacob.
Y este es mi pacto[a] con ellos,
cuando yo quite sus pecados

Note que Pablo dice que el endurecimiento de Israel es parcial. Es muy claro que Dios va a cumplir todos sus propósitos y su programa a través de la nación de Israel. Los versِículos que cita al final son referencias a los diversos pactos que Dios hizo con los descendientes físicos de Abraham, Isaac y Jacob.

Considere también Apocalipsis 5:10:

Y los has hecho un reino y sacerdotes para nuestro Dios; y reinarán sobre la tierra.

¿Dónde reinarán estos creyentes? ¿Estarán simplemente rasgando arpas en las nubes? No-“reinarán sobre la tierra.”

Así que podemos ver que los predicadores y escritores bíblicos del Nuevo Testamento, incluyendo a Jesús (como lo registra Mateo), Pablo y Juan, todos tomaron las profecías bíblicas muy literalmente y seriamente. No hay ninguna insinuación en ninguna parte de que estas profecías se cumplieran en otro sentido que no sea el literal. Cuando se cierra el Nuevo Testamento, este es el espíritu y la actitud que se tiene.

Esta mentalidad se transmitió como un bastón de mando a la primera generación de cristianos después de que los apóstoles abandonaran la escena

Antiquía de Siria

Para entender todo lo que se iba a desarrollar a lo largo de los primeros 1.500 años de la historia de la Iglesia anteriores a la Reforma, tenemos que viajar primero a una ciudad llamada Antioquía de Siria.

Ese nombre debería sonarle.

Hechos 11:25-26 dice:

Y Bernabé salió rumbo a Tarso para buscar a Saulo; y cuando lo encontró, lo trajo a Antioquía. Y se reunieron con la iglesia por todo un año, y enseñaban a las multitudes; y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía.

Los cristianos comenzaron a proliferar numéricamente aquí en el extremo norte de Israel. Antes de esta época, los creyentes en el Señor Jesucristo ni siquiera se llamaban cristianos. Se les conocía con nombres como Camino (Hechos 9:2; 22:4; 24:14). Pero estas personas se comportaban de forma tan parecida a Jesús en cuanto a su carácter moral que la gente empezó a llamarlos cristianos.

De este modo, Antioquía adquiere una gran importancia en la historia bíblica. De hecho, se puede rastrear la sucesión apostólica hasta Antioquía.

Pablo inició sus tres viajes misioneros desde Antioquía: fue al sur de Galacia, luego a Grecia y Asia Menor, y finalmente a Roma. Encontrará la importancia de esta ciudad en Hechos 13:1-3; 14:26-28; 15:35-41; y 18:22-23.

Antioquía es muy significativa. Si quieres entender la forma de pensar de los apóstoles, debes estudiar a sus alumnos en Antioquía. Podemos rastrear el ministerio del apóstol Pablo hasta Antioquía.

De hecho, en términos de lo que enseñaba, Antioquía se convirtió en un referente para la iglesia primitiva y la enseñanza apostólica. Cuando los apóstoles abandonaron la escena, se desarrolló allí una escuela, la escuela de Antioquía. Podríamos llamarla un seminario. La gente de allí defendía la interpretación literal de la Biblia.

Ahora bien, la Reforma Protestante nos devolvió a Antioquía. Pero primero tenemos que ver el fundamento que estaba en su lugar, y lo que se perdió.

Antioquía era conocida por su adopción y defensa de la interpretación literal. El erudito premilenial George Peters aclara esto a través de su cita del padre de la iglesia primitiva Ireneo (125-202 d.C.)

La interpretación literal y gramatical de las Escrituras debe . . . observarse para obtener una comprensión correcta. . . . La Iglesia primitiva adoptó esta posición, e Ireneo… nos da el sentido general… . . cuando habla de las Sagradas Escrituras: “que lo que el entendimiento puede utilizar diariamente, lo que puede conocer fácilmente, es lo que está ante nuestros ojos, sin ambigüedad, literalmente y claramente en la Sagrada Escritura.” [4]

Sí, la escuela de Antioquía defendía la interpretación literal -incluso en el ámbito de las profecías bíblicas-. Y de esa escuela surgió un sistema teológico conocido como premilenarismo.

La palabra milenio no se encuentra en las Escrituras, pero encontramos la base de la idea que la sustenta en Apocalipsis 20:1-10. Aunque el término no se utiliza, el concepto se encuentra allí. Nuestra palabra milenio proviene del latín, que era el idioma utilizado por los teólogos desde el siglo III de la historia de la iglesia en adelante, y significa mil años. La palabra griega para este sistema de creencia milenaria es quiliasmo (de la palabra griega para mil, que se utiliza seis veces en Apocalipsis 20:1-10), y los estudiantes de Antioquía fueron llamados quilistas.

El concepto del premilenarismo es que Jesús regresará a la Tierra primero, y luego comenzará el milenio.

¿Cómo llegaron estas personas a esa conclusión? Lo hicieron tomando la profecía bíblica al pie de la letra, como lo hicieron Pablo, Juan y Jesús.

Si usted mira el estado del mundo hoy, es obvio que no estamos en el milenio. La Biblia habla de este día como un período en el que no habrá ninguna guerra ni hambre.

Isaías 2:4 dice de ese tiempo:

Juzgará entre las naciones,

y hará decisiones por muchos pueblos.

Forjarán sus espadas en rejas de arado,

y sus lanzas en podaderas.

No alzará espada nación contra nación,

ni se adiestrarán más para la guerra.

Esto sólo puede ocurrir después del regreso de Cristo, que es el concepto que subyace al premilenarismo, del que se ocupaba la escuela de Antioquía. El premilenarismo es el resultado de la interpretación literal de toda la Biblia.

Esta es la mentalidad que fue transmitida por los propios apóstoles a la primera generación de cristianos, y dominó la iglesia durante sus dos primeros siglos.

Justino Mártir, que vivió entre el 100 y el 160 d.C., representó la mentalidad Antioquidia, e hizo una declaración asombrosa a este respecto:

Pero yo y cualquier otro cristiano completamente ortodoxo tenemos la certeza de que habrá una resurrección de la carne, seguida de mil años en la ciudad de Jerusalén reconstruida, embellecida y ampliada, como anunciaron los profetas Ezequiel, Isaías y los demás. [5]

Justino Mártir creía que Jerusalén volvería a ser un día el centro del mundo y que Jesucristo gobernaría el mundo desde esa ciudad durante la era del reino.

Nótese la importancia que Justino Mártir dio a la interpretación literal de la profecía. Decía que había que creer esto para ser un cristiano ortodoxo. ¡Qué diferente es esto de la mentalidad ecuménica de nuestros días! A menudo oímos que los cristianos son libres de estar de acuerdo con sus puntos de vista sobre la profecía bíblica. Pero basándome en esta cita, creo que la iglesia primitiva era premilenial, y que todos los demás puntos de vista eran considerados heréticos. Esta es la mentalidad que comenzó en la escuela de Antioquía.

He aquí una cita del gran historiador de la Iglesia, Philip Schaff, sobre la primera generación de cristianos que siguió a los apóstoles, después de que se cerrara el canon de las Escrituras:

El punto más llamativo de la escatología de la época anti-Nicena (100-325 d.C.) es el prominente quilismo o milenarismo, es decir, la creencia de un reinado visible de Cristo en la gloria sobre la tierra con los santos resucitados durante mil años, antes de la resurrección y el juicio generales. De hecho, no era la doctrina de la iglesia plasmada en ningún credo o forma de devoción, sino una opinión ampliamente difundida por distinguidos maestros, como Bernabé, Papías, Justino Mártir, Ireneo, Tertuliano, Metodio y Lactancio. [6]

Ahora la gente preguntará: “Si el premilenarismo es verdadero, ¿cómo es que no se encuentra en el Credo de los Apóstoles o en el Credo de Nicea?”

Pero hay que entender algo: los credos y confesiones de la cristiandad no fueron diseñados de la manera en que nosotros, como iglesia, armaríamos una declaración doctrinal hoy en día.

Las iglesias de hoy en día elaboran declaraciones doctrinales para decir exactamente lo que creen. Pero la iglesia primitiva no pensaba así. De hecho, no tenían que hacerlo así, porque todos creían en la doctrina correcta.

Los credos y confesiones surgieron como respuesta a los herejes. Nunca fueron diseñadas para ser una suma total de la verdad cristiana, sino que estaban destinadas a responder a los herejes en puntos específicos.

Uno de los herejes que surgió al principio fue un hombre llamado Arrio. Básicamente enseñaba lo que los actuales Testigos de Jehová: que Jesús era un ser creado. De hecho, Arrio incluso tenía una canción que afirma que hubo un tiempo en el que Jesús no existía. Él creía que Dios el Padre creó a Dios el Hijo. Cuando los Testigos de Jehová se presentan en tu puerta y tratan de convencerte de que Jesús es un ser creado, simplemente están enseñando el arrianismo reciclado. Y la iglesia primitiva respondió a esa herejía mediante el Credo de Nicea.

Enseña que Cristo fue “engendrado, no creado.” Pero el Credo de Nicea nunca debió incluir todo lo que la iglesia creía. Fue escrito con el propósito de responder a Arrio en un punto particular.

Por lo tanto, no vimos credos y confesiones en la iglesia primitiva hasta que empezaron a surgir grandes herejías. No se necesitaban porque todos los cristianos creían en la doctrina correcta, o de lo contrario no se les consideraba cristianos.

Por eso el premilenarismo, o quilismo, no aparece en los credos de la iglesia primitiva. Esta afirmación de Schaff es muy importante. Nos está diciendo que-aunque no había un credo formal, porque los credos se dieron más tarde para responder a los herejes que aún no habían surgido-el quilismo o premilenarismo era el sentimiento reinante -en el que todos creían. ¡Era dominante!

Lo vemos específicamente en esta cita de Edward Gibbon, que escribió el tratado histórico llamado Historia de la Decadencia y Caída del Imperio Romano. Hasta donde yo sé, Gibbon no tenía un hueso cristiano en su cuerpo, pero intentó ser un historiador honesto.

En uno de los libros de Gibbon, llamado Historia del Cristianismo, hizo una afirmación sobre lo que creía la iglesia primitiva:

La antigua y popular doctrina del Milenio estaba íntimamente relacionada con la segunda venida de Cristo. Como las obras de la creación se habían terminado en seis días, su duración en su estado actual, según una tradición que se atribuía al profeta Elías, se fijaba en seis mil años. Por la misma analogía se dedujo que este largo período de trabajo y contención, que ya casi había transcurrido, sería sucedido por un gozoso sábado de mil años; y que Cristo, con la banda triunfante de los santos y los elegidos que habían escapado de la muerte, o que habían sido milagrosamente revividos, reinaría sobre la tierra hasta el tiempo señalado para la última y general resurrección. . . . La seguridad de tal Milenio fue cuidadosamente inculcada por una sucesión de padres, desde Justino Mártir e Ireneo, que conversaron con los discípulos inmediatos de los apóstoles, hasta Lactancio, que fue preceptor del hijo de Constantino. Aunque no sea universalmente recibido, parece haber sido el sentimiento reinante de los creyentes ortodoxos; y parece tan bien adaptado a los deseos y aprehensiones de la humanidad, que debe haber contribuido en un grado muy considerable al progreso de la fe cristiana. [7]

Esta doctrina es exactamente lo que Jesús había enseñado en Mateo 19:28, lo que Pablo dijo en Romanos 11:25-27 y lo que Juan dijo en Apocalipsis 5:10.

¿Y quiénes son estos padres de los que habla Gibbon? Se trata de la primera generación de cristianos después de que los apóstoles abandonaran la escena. Lo que está diciendo es que estos primeros padres de la iglesia tienen una línea directa con los propios apóstoles. Por eso la escuela de Antioquía es tan importante, porque se puede rastrear la sucesión apostólica hasta Antioquía.

Y observe en estas palabras clave de Gibbon: “Parece haber sido el sentimiento reinante de los creyentes ortodoxos.” En otras palabras, esta idea de la interpretación literal de la profecía bíblica era tan dominante en las mentes de los primeros cristianos que ni siquiera vieron la necesidad de formular un credo.

Otro respetable historiador, Jesse Forest Silver, hizo la siguiente declaración sobre las creencias de la iglesia en los años inmediatamente posteriores a la salida de los apóstoles. Dice de los padres apostólicos que:

Esperaban el regreso del Señor en sus días. . . . Creían que el momento era inminente porque el Señor les había enseñado a vivir en actitud vigilante. [8]

Entiendo que esto significa que la iglesia primitiva creía firmemente, no sólo en el premilenarismo, sino también en el pretribulacionismo. Esta es la idea de que Jesucristo regresará por la iglesia antes de que comience el período de la tribulación.

Ahora bien, ¿tenían ellos organigramas detallados como los que tenemos hoy, explicando todas estas cosas en detalle? No, porque es muy difícil armar tus diagramas de flujo teológicos cuando un hombre como Nerón está tratando de cortarte la cabeza. No tenían las bendiciones y los lujos que disfrutamos hoy en día. Luchaban por sus propias vidas para evitar la prisión o el martirio. Sin embargo, según Silver, creían en el inminente regreso de Jesucristo. Lo veían como el próximo acontecimiento en el horizonte profético. Buscaban a Jesucristo, no al anticristo.

Ahora bien, ¿de dónde sacaron esta idea de que Jesús podría volver en cualquier momento? La obtuvieron directamente de los apóstoles, quienes a su vez la recibieron directamente de Cristo

Con respecto a los Padres Ante-Nicenos, Silver afirmó:

Por tradición conocían la fe de los apóstoles. Enseñaban la doctrina del retorno inminente y premilenial del Señor. [9]

Así que creían en la inminencia -que Cristo puede volver en cualquier momento- y creían en el quilismo, que es la idea de un reino de 1.000 años establecido aquí en el planeta Tierra.

Lo que debes reconocer es que este fue el estado del cristianismo durante los dos primeros siglos de la historia de la iglesia. A menos que entiendas ese fundamento, no puedes comprender realmente lo que se perdió. Y a menos que te des cuenta de lo que se perdió, no puedes entender el trabajo que Dios hizo en la historia de la iglesia para levantar gente como Martín Lutero, y otros, para restaurar lo que se había perdido.

Por eso no empiezo este estudio con la Reforma Protestante en sí. Empiezo por el principio, porque a menos que se aprecie ese principio, y los cimientos que se colocaron, y el relevo que se dio, no se tendrá ningún concepto de lo que Dios hizo a través de un monje llamado Martín Lutero en 1517.

Entonces, ¿qué fue lo que salió mal? ¿Qué pasó? ¿Dónde se originó el alejamiento de la interpretación literal?

Encontraremos las respuestas a estas preguntas en el próximo capítulo.


4 George N. H. Peters, The Theocratic Kingdom , 3 vols. (New York: Funk & Wagnalls, 1884; reprint, Grand Rapids: Kregel, 1952), 1:47.

5 Justin Martyr, Dialogue with Trypho , chap. 80.

6 Philip Schaff, History of the Christian Church , vol. 2, Ante-Nicene Christianity AD 100–325 (1910; repr., Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1976), p. 614.

7 Edward Gibbon, History of Christianity (NY: Eckler, 1916), pp. 141-44.

8 Jesse Forest Silver, The Lord’s Return: Seen in History and in Scripture as Premillennial and Imminent (NY: Revell, 1914), pp. 62-64.

9 Ibid.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s