Cuando la Verdad se Encuentra con el Amor – La Respuesta de la Iglesia a la Homosexualidad

Posted on

ESJ-blog 20200717_01

Cuando la Verdad se Encuentra con el Amor

La Respuesta de la Iglesia a la Homosexualidad

POR ALEX MONTOYA

Uno de los mayores retos de la Iglesia en el siglo XXI es cómo responder al movimiento homosexual. Algunos grupos cristianos liberales han acogido con los brazos abiertos a gays y lesbianas, celebrando matrimonios homosexuales y ordenando pastores homosexuales. En el otro extremo del espectro, algunos hiperfundamentalistas han respondido con ira, organizando protestas vitriólicas y avivando sentimientos de odio. Está claro que ninguna de las dos opciones representa un enfoque bíblicamente equilibrado de esta importante cuestión social. Entonces, ¿cómo debe responder la iglesia al movimiento homosexual? Este capítulo trata de responder a esa pregunta con fidelidad bíblica y caridad cristiana.[1]

Sin lugar a dudas, la iglesia se enfrenta a un problema importante sobre cómo responder a la homosexualidad en la sociedad y en la iglesia. La iglesia debe levantarse para hacer frente a los desafíos antes de que se vea impotente por su apatía o antes de que sea perseguida hasta la inactividad por su falta de seriedad a la hora de frenar la ola de corrupción moral que comenzó con la revolución sexual de la década de 1960. Debe prestar atención a las palabras de la Escritura:

5 Porque con certeza sabéis esto: que ningún inmoral, impuro, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. 6 Que nadie os engañe con palabras vanas, pues por causa de estas cosas la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia. 7 Por tanto, no seáis partícipes con ellos; 8 porque antes erais tinieblas, pero ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de la luz 9 (porque el fruto de la luz[a] consiste en toda bondad, justicia y verdad), 10 examinando qué es lo que agrada al Señor. 11 Y no participéis en las obras estériles de las tinieblas, sino más bien, desenmascaradlas; 12 porque es vergonzoso aun hablar de las cosas que ellos hacen en secreto. 13 Pero todas las cosas se hacen visibles cuando son expuestas por la luz, pues todo lo que se hace visible es luz. (Efesios 5:5-13).

9 ¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios. 11 Y esto erais algunos de vosotros; pero fuisteis lavados, pero fuisteis santificados, pero fuisteis justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios. (1 Corintios 6:9-11).

El contexto actual es muy parecido al de la iglesia de Corinto. Lo que Dios les dijo es exactamente lo que la iglesia contemporánea necesita escuchar. Debemos escuchar y actuar. Así como la iglesia de Corinto necesitaba responder a la corrupción moral de su tiempo, la iglesia de hoy necesita tomar una posición.

Considere las actitudes que paralizaron a la congregación de Corinto en su necesidad de responder adecuadamente a la inmoralidad que estaba enfrentando. Los cristianos de Corinto eran ignorantes, engañados, arrogantes y apáticos a la corrupción moral dentro de la iglesia. La iglesia de hoy tiene el mismo problema. Es ignorante del mandato bíblico; está siendo engañada por pensadores tanto cristianos como seculares; es arrogante en su actitud hacia la Palabra de Dios y el pecado (como lo demuestra su falta de voluntad para someterse a la verdad bíblica); y es apática a los peligros que enfrenta de los enemigos del evangelio y de la moral bíblica.

Los mandatos bíblicos que se encuentran en Efesios 5 y 1 Corintios 5-6 exigen de la iglesia cuatro respuestas a la homosexualidad.

La Iglesia Debe Enfrentar La Homosexualidad Como Pecado

La homosexualidad es más que una mera preferencia sexual, una elección social o una predisposición genética como dicen algunos; es un pecado contra Dios. Es un ataque deliberado a Su persona y a Su obra. La homosexualidad va en contra de Dios al menos de cuatro maneras. Primero, es una violación del orden creativo de Dios. La Biblia es clara sobre la sexualidad de la humanidad, sobre su propósito y su naturaleza. Considere estas referencias:

27 Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. 28 Y los bendijo Dios y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla; ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra. (Genesis 1:27-28).

22 Y de la costilla que el Señor Dios había tomado del hombre, formó una mujer y la trajo al hombre. 23 Y el hombre dijo: Esta es ahora hueso de mis huesos, y carne de mi carne; ella será llamada mujer, porque del hombre fue tomada. 24 Por tanto el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne (Genesis 2:22-24).

4 Y respondiendo Jesús, dijo: ¿No habéis leído que aquel que los creó, desde el principio los hizo varón y hembra, 5 y añadió: «Por esta razón el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne»? 6 Por consiguiente, ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios ha unido, ningún hombre lo separe.” (Mateo 19:4-6).

4 Sea el matrimonio honroso en todos, y el lecho matrimonial sin mancilla, porque a los inmorales y a los adúlteros los juzgará Dios (Hebreos 13:4).

Desde la creación, el propósito de Dios fue que el matrimonio (y las relaciones sexuales asociadas a esa unión) se limitara a un hombre (el marido) y una mujer (la esposa). Cualquier violación de los propósitos creativos de Dios es un pecado contra Él; y la homosexualidad constituye una perversión del orden creado. El apóstol Pablo fue claro cuando escribió:

24 Por consiguiente, Dios los entregó a la impureza en la lujuria de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos; 25 porque cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en lugar del Creador, quien es bendito por los siglos. Amén. 26 Por esta razón Dios los entregó a pasiones degradantes; porque sus mujeres cambiaron la función natural por la que es contra la naturaleza; 27 y de la misma manera también los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lujuria unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos el castigo correspondiente a su extravío. (Romanos 1:24-27).

Una segunda forma en que la homosexualidad está en contra de Dios es que es una violación de la ley de Dios (1 Timoteo 1:8-11). Las Escrituras identifican la homosexualidad como un pecado que viola la ley expresa de Dios. En la discusión de Pablo sobre la ley de Dios, él declara,

9 reconociendo esto: que la ley no ha sido instituida para el justo, sino para los transgresores y rebeldes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, 10 para los inmorales, homosexuales, secuestradores, mentirosos, los que juran en falso, y para cualquier otra cosa que es contraria a la sana doctrina, 11 según el glorioso evangelio del Dios bendito, que me ha sido encomendado. (versículos 9-11).

El apóstol claramente hace de la homosexualidad un pecado que no puede ser reconciliado con el evangelio de Jesucristo.

La tercera forma en que la homosexualidad está en contra de Dios es que constituye un pecado contra el reino de Dios (1 Corintios 6:9-10). Pablo explicó sin ambigüedad que la homosexualidad no arrepentida excluye a uno de heredar el reino de Dios. Un homosexual que no se arrepiente no heredará la vida eterna; en cambio, será culpable de pecado y estará sujeto al castigo eterno en el infierno. Observe lo que dijo Pablo:

9 ¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios. 11 Y esto erais algunos de vosotros; pero fuisteis lavados, pero fuisteis santificados, pero fuisteis justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios (verses 9-10).

Finalmente, la cuarta forma en que la homosexualidad está en contra de Dios es que viola la santidad de Dios. La Biblia es clara en cuanto a lo que Dios espera de su pueblo. El apóstol Pedro escribió: “sino que así como aquel que os llamó es santo, así también sed vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque Yo soy santo.” (1 Pedro 1:15-16). Primera de Tesalonicenses 4:3-8 deja claro que esta santidad se refiere al ámbito de la sexualidad:

3 Porque esta es la voluntad de Dios: vuestra santificación; es decir, que os abstengáis de inmoralidad sexual; 4 que cada uno de vosotros sepa cómo poseer su propio vaso en santificación y honor, 5 no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios; 6 y que nadie peque y defraude a su hermano en este asunto, porque el Señor es el vengador en todas estas cosas, como también antes os lo dijimos y advertimos solemnemente. 7 Porque Dios no nos ha llamado a impureza, sino a santificación. 8 Por consiguiente, el que rechaza esto no rechaza a hombre, sino al Dios que os da su Espíritu Santo.

Por ello, los cristianos tienen la obligación de enfrentarse a la pecaminosidad de la homosexualidad. No pueden dejarse arrastrar por la marea de la opinión pública o los decretos políticos; tampoco pueden quedarse callados ante las terribles consecuencias que esperan a los que practican la homosexualidad. Deben advertir a la gente sobre la ira temporal asociada a la homosexualidad: que, como juicio temporal de Dios, degrada la naturaleza humana y destruye el cuerpo (Romanos 1:18, 26-27). También deben dar a conocer la ira eterna a la que se enfrentarán los que practican este pecado (Romanos 1:32; 1 Corintios 6:10). Deben decirles que “el Señor es el vengador en todas estas cosas” (1 Tesalonicenses 4:6), y que “a los fornicarios y adúlteros los juzgará Dios” (Hebreos 13:4). Al igual que el centinela de Israel fue advertido de no callar sobre el juicio que vendría sobre la nación, así también los cristianos no se atreven a callar sobre los peligros que enfrentan los homosexuales (cf. Ezequiel 3:17-19).

La Iglesia Debe Extender La Gracia De Dios A Los Homosexuales

Ciertamente, la homosexualidad es un pecado contra Dios, pero también es uno de los muchos pecados contra Dios, y es un pecado por el que Cristo murió. Esta es una verdad que la iglesia nunca debe olvidar. Los creyentes están llamados por Cristo a extender la gracia de la cruz a los homosexuales, para asegurarles que el perdón de Dios, la paz y la esperanza de la vida eterna están disponibles también para ellos.

Si los creyentes quieren llegar a los miembros de la comunidad homosexual con el evangelio, primero deben aprender a mostrar compasión a los pecadores. Tim Wilkins dijo: “Con el tiempo he descubierto que cuando se trata de la homosexualidad, los cristianos muestran gran pasión en una de dos áreas. O bien se apasionan por extinguir el movimiento pro-gay o por expandir el movimiento de Dios presentándoles a su Hijo.”[2] Obviamente, nuestro deseo de ver avanzar el evangelio debe trascender cualquier agenda política que podamos tener.

Tristemente, la iglesia puede ser culpable de la actitud exhibida por los fariseos hacia los pecadores de su tiempo. Los fariseos carecían por completo de preocupación y compasión por los que estaban perdidos (cf. Lucas 15:1-32). Por el contrario, Cristo enseñó la compasión por las personas perdidas, como lo demuestra el siguiente incidente:

10 Y sucedió que estando Él sentado a la mesa en la casa, he aquí, muchos recaudadores de impuestos y pecadores llegaron y se sentaron a la mesa con Jesús y sus discípulos. 11 Y cuando vieron esto, los fariseos dijeron a sus discípulos: ¿Por qué come vuestro Maestro con los recaudadores de impuestos y pecadores? 12 Al oír Él esto, dijo: Los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino los que están enfermos. 13 Mas id, y aprended lo que significa: «Misericordia quiero y no sacrificio»; porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores.” (Mateo 9:10-13).

Comentando la necesidad de compasión cristiana, Albert Mohler escribe: “Los homosexuales están esperando a ver si la iglesia cristiana tiene algo más que decir después de que declaremos que la homosexualidad es un pecado.”[3] Como todos los incrédulos, los homosexuales son personas que necesitan desesperadamente al Salvador. Por lo tanto, necesitan más que una condena; también necesitan compasión.

En segundo lugar, los cristianos deben estar dispuestos a interactuar con las personas que forman parte de la comunidad homosexual, con el fin de contarles el evangelio. La iglesia puede a veces malinterpretar lo que significa estar en el mundo pero no ser de él. Podemos pensar que significa que los creyentes no deben tener absolutamente nada que ver con los homosexuales. Pero la Biblia nos muestra que es necesario interactuar con las personas perdidas, incluyendo a los homosexuales, si queremos presentarles el evangelio. Pablo corrigió a los corintios cuando dijo:

9 En mi carta os escribí que no anduvierais en compañía de personas inmorales; 10 no me refería a la gente inmoral de este mundo, o a los avaros y estafadores, o a los idólatras, porque entonces tendríais que salir del mundo. (1 Corintios 5:9-10).

Está claro que debemos disipar la etiqueta de ser “homófobos.” Al mostrar a los homosexuales el amor de Cristo, no tenemos nada que temer y todo que ganar por el bien del evangelio.

En tercer lugar, la iglesia debe mantener su confianza en el poder del evangelio para convertir a los homosexuales a la fe en Cristo. La sociedad moderna y la psicología dominante insisten en que los homosexuales no pueden (ni deben) ser cambiados.[4] Pero el poder del Espíritu Santo es tal que cualquier pecador, incluido el homosexual, puede ser transformado en una nueva criatura en Cristo (2 Corintios 5:17). La iglesia siempre ha creído que el evangelio “es poder de Dios para salvación a todo el que cree, al judío primeramente y también al griego” (Romanos 1:16). El poder del evangelio es la fuerza que contrarresta el poder del pecado para esclavizar y condenar.

Después de condenar la homosexualidad en Romanos 1, Pablo escribió: “por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia por medio de la redención que es en Cristo Jesús,” (Romanos 3:23-24). Después de condenar la homosexualidad en 1 Corintios 6:9, el apóstol añadió: “Y esto erais algunos de vosotros; pero fuisteis lavados, pero fuisteis santificados, pero fuisteis justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios.” (versículo 11). Como cualquier pecador, el homosexual puede experimentar la regeneración a través del Espíritu Santo, el poder para triunfar sobre el pecado que habita en él, como se describe en Romanos 6, y la plena seguridad que se ofrece a todos los creyentes en la obra justificadora de Cristo (cf. Romanos 8).

Mark Christopher da a la iglesia una gran advertencia cuando afirma:

La homosexualidad no es un pecado mayor que otros pecados y no requiere un plan diferente por parte de Dios para salvar y redimir. Lo que el pasaje anterior [1 Cor. 6:9-11] nos enseña es que ¡hay más gracia en Dios que pecado en tu pasado! Como alguien dijo una vez, "¡Él es mejor salvador que tú pecador! El mensaje de la asombrosa gracia es exactamente lo que la Iglesia necesita promover y practicar.[5]

Después de condenar la homosexualidad en 1 Timoteo 1:10, Pablo magnificó su propio pecado por encima de todos los pecados y dijo: “Palabra fiel y digna de ser aceptada por todos: Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, entre los cuales yo soy el primero.” (1 Timoteo 1:15). Si Dios puede salvar a los peores, es obvio que puede salvar a los atrapados en la homosexualidad.

Dondequiera que la depravación y la pecaminosidad del hombre se magnifican, también se magnifica la gracia de Dios para compensar con creces la naturaleza caída del hombre. Considere el testimonio de Efesios 2:1-10 y Tito 3:3-7. Estas promesas del evangelio se aplican también a los homosexuales, si abrazan al Señor Jesús con fe arrepentida.

Una cuarta forma en que la iglesia puede extender la gracia de Dios a los homosexuales es proporcionando un discipulado especial para los ex homosexuales. El Nuevo Testamento atestigua la posibilidad y la frecuencia de la recaída de un creyente en su antiguo estilo de vida (cf. Romanos 7:14-25). El converso de un estilo de vida homosexual no es una excepción. Los cristianos no deben sorprenderse por las dificultades que encuentran algunos para superar sus antiguas pasioines, ni deben renunciar a sus esfuerzos por discipularlos mientras maduran en su nueva vida en Cristo (cf. Gálatas 6:1-2).

Por último, si la iglesia ha de extender la gracia de Dios a los homosexuales, debe ministrar eficazmente a los antiguos homosexuales que ahora son creyentes, incorporándolos plenamente al cuerpo de Cristo. A veces la iglesia ha permitido que el estigma de la homosexualidad siga a los ex homosexuales en su nueva vida en Cristo. Habiendo sido salvados de un estilo de vida homosexual, pueden no ser bienvenidos ni fácilmente asimilados en la comunión de los creyentes. Pero no es así como debe ser.

La iglesia de Corinto sirve como modelo en la forma en que estaba compuesta por personas de todo tipo de antecedentes pecaminosos. Observe cómo Pablo se dirigió a la iglesia: “Y esto erais algunos de vosotros; pero fuisteis lavados” (1 Corintios 6:11). El “algunos” se refiere al hecho de que la iglesia contenía algunos ex-fornicadores, ex-idólatras, ex-adulteradores, ex-efeminados, ex-homosexuales, ex-ladrones, etc. El tiempo pasado del verbo “eran” indica que estos antiguos esclavos del pecado fueron liberados por el evangelio, siendo convertidos de una vida de iniquidad a una nueva relación con Cristo. Como resultado, fueron bienvenidos a la comunidad de creyentes en Corinto. La iglesia de hoy no debe adoptar una actitud arrogante hacia aquellos que fueron salvados por la gracia de Dios de una vida de pecado homosexual. Por el contrario, la iglesia debe regocijarse de que Dios los ha redimido, y darles la bienvenida correspondiente.

La Iglesia Debe Disciplinar El Pecado Impenitente

Desde la revolución sexual de la década de 1960, una ola de inmoralidad ha invadido la iglesia, y la iglesia ha hecho poco para detenerla. El pecado sexual en todas sus formas se encuentra en la iglesia, desde el divorcio hasta la fornicación, la lascivia y la homosexualidad. Al igual que en Corinto, la iglesia de hoy necesita lidiar con la corrupción interna.

La iglesia en Corinto estaba tolerando a un hombre que vivía en una relación incestuosa con la esposa de su padre. En lugar de lamentar esta situación pecaminosa, los corintios respondieron con arrogancia y permitieron que el infractor permaneciera en la iglesia (1 Corintios 5:2). Pero Pablo les ordenó que ejercieran la disciplina eclesiástica y quitaran al malvado de en medio (versículo 13).

La Iglesia actual se encuentra en una situación igualmente triste: tolera todo tipo de compromisos morales. En algunas denominaciones, el debate no es sobre la eliminación de los que se dedican al pecado sexual, sino sobre si deben o no nombrar a un sacerdote, pastor u obispo homosexual en la iglesia. Considere la declaración hecha por Horace L. Griffin, un sacerdote episcopaliano y profesor en un seminario episcopaliano. Escribió:

Sabiendo que la sexualidad puede ser misteriosa incluso cuando es reveladora, y reconociendo que la investigación científica y social nos informa sobre nuestros cuerpos y expresiones sexuales de formas que estaban ocultas para quienes vivían hace veinte siglos, es razonable que Pablo no pudiera haber conocido la homosexualidad como la conocemos hoy. Si aceptamos esta realidad como cristianos responsables y razonables, podemos concluir que el apóstol emite un juicio desinformado y limitado por su tiempo y espacio.[6]

En un esfuerzo por dar cabida a los homosexuales en la iglesia, Griffin afirma que el apóstol Pablo estaba desinformado y, por tanto, equivocado. Pero desafiar abiertamente la enseñanza de las Escrituras representa el epítome de la arrogancia humana. Fue este tipo de arrogancia el que caracterizó a los miembros de la iglesia de Corinto que desafiaron la autoridad apostólica de Pablo (cf. 1 Corintios 4:18-21). El panorama teológico contemporáneo está plagado de revisionistas de este tipo que siguen haciendo pasar sus arrogantes especulaciones por nuevas ideas teológicas. La iglesia debería gritar "¡Basta!" y negarse a seguir escuchándolos.

A nivel de la iglesia local, las congregaciones deben tener la convicción de practicar la disciplina eclesiástica con sus propios miembros (cf. Mateo 18:15-18). Esto fue parte de la solución a la inmoralidad que se había introducido en la iglesia de Corinto. La respuesta inicial de la iglesia fue de arrogancia y tolerancia. La solución de Dios fue la práctica bíblica de la disciplina eclesiástica y la expulsión de los pecadores impenitentes de la vida de la iglesia. La excomunión era necesaria para preservar la pureza de la iglesia (1 Corintios 5:6-8). La triste verdad es que la mayoría de las iglesias no tratan bíblicamente el pecado dentro de sus muros, incluyendo el pecado de la homosexualidad.

El peligro del engaño está siempre presente en la iglesia. El llamamiento de Pablo a los corintios en 1 Corintios 6:9 no sólo aclara quién heredará (o no) el reino de los cielos; también sirve de advertencia al llamado hermano de 5:11. (Nótese que todos los pecados cometidos por el supuesto hermano de 5:11 se mencionan en 6:9-10). El punto de Pablo era que un creyente que profesa vivir en pecado sin arrepentirse no es un creyente real, y por lo tanto no irá al cielo. Ese severo recordatorio es necesario para las multitudes de “cizaña” que llenan las bancas de la iglesia. Puede que no posean la vida eterna, y por lo tanto están muy engañados (cf. Mateo 7:21-23).

La Iglesia Debe Resistir la Agenda Homosexual

En 1 Corintios, Pablo no abordó un peligro que existe hoy en día en nuestra sociedad democrática. El apóstol sólo pudo decir a los corintios que tenían la responsabilidad de juzgar a los que estaban dentro de la iglesia; a los que estaban fuera de la iglesia, los juzgaría Dios (1 Corintios 5:12-13). Los cristianos de Corinto tenían poca, o ninguna, influencia en los asuntos civiles de la ciudad. Hoy en día, los cristianos de una sociedad democrática desempeñan un papel importante en la determinación de la trayectoria legal y moral de sus comunidades.

Lo que los cristianos de Estados Unidos deben saber es que la comunidad homosexual tiene una agenda organizada para cambiar el tejido moral de la sociedad estadounidense. Como explica un autor, “La agenda homosexual es un ataque total a todo lo que creemos y un ataque a todo lo que nuestros Padres Fundadores esperaban darnos cuando lucharon para establecer esta gran nación.”[7] Por lo tanto, la iglesia debe estar consciente del esfuerzo decidido por vender el estilo de vida homosexual a Estados Unidos.

El autor David Kupelian muestra la sofisticada estrategia que los activistas gay han empleado para cambiar la forma de pensar de los estadounidenses sobre la homosexualidad. Escribe sobre tres fases llamadas “desensibilización,” “saturación” y “conversión.” La “saturación” consiste en inundar al público con una avalancha continua de publicidad relacionada con los homosexuales presentada de la manera menos ofensiva posible. La “interferencia” es el terrorismo psicológico destinado a silenciar el apoyo a cualquier opinión disidente. La “conversión” es el cambio de las emociones, la mente y la voluntad del estadounidense medio, mediante un ataque psicológico planificado, en forma de propaganda alimentada a la nación a través de los medios de comunicación.[8]

Para llevar a cabo su programa, estos activistas ofrecen una serie de estrategias:

· Hablar de los gays y de la homosexualidad en voz alta y con la mayor frecuencia posible.

· Presentar a los homosexuales como víctimas, no como agresores.

· Dar a los protectores una causa justa.

· Hacer que los gays parezcan buenos.

· Hacer que los victimarios parezcan malos.[9]

El efecto que este esfuerzo ha tenido en la mente del público estadounidense es ya evidente. Aunque la comunidad homosexual representa sólo un pequeño porcentaje de la población total, ha sido capaz de ganarse la aprobación y el apoyo popular en todo el país. La razón de ello es su capacidad para organizarse en una fuerza efectiva de cambio e influencia.

Uno de los principales objetivos de los homosexuales ha sido conseguir que se aprueben leyes que aseguren su estatus y normalicen su comportamiento. Su mayor éxito hasta la fecha se produjo en junio de 2015, cuando el Tribunal Supremo de Estados Unidos legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo en todo el país. Alentados por estas victorias legales, los activistas gay seguirán promoviendo su agenda homosexual a través de un sistema judicial comprensivo, a pesar de que el estilo de vida que abrazan representa una amenaza física, social y moral para Estados Unidos.[10]

Está claro que es importante que los cristianos sean conscientes de lo que ocurre a su alrededor. Debemos ser la conciencia de nuestra cultura (Mateo 5:13), lo que significa que debemos declarar con valentía lo que Dios ha dicho sobre el pecado y sus consecuencias. Ahora no es el momento de que la iglesia se acobarde ante lo políticamente correcto; ahora es el momento de defender la verdad exponiendo las obras de las tinieblas y proclamando la luz del evangelio (Efesios 5:11-13), aunque hacerlo sea impopular.

Respondiendo con Amor y Verdad

¿Cuál debe ser la respuesta de la Iglesia a la homosexualidad? En este capítulo se ha ofrecido una respuesta cuádruple que pretende ser bíblica y equilibrada. Nosotros, como cristianos, debemos ejercer tanto el amor como la verdad. Por un lado, debemos demostrar el amor de Cristo, tal como se articula en el Evangelio. Hemos sido llamados a proclamar la buena noticia de la salvación y el perdón del pecado -incluido el pecado homosexual- que se ofrece a todos los que se arrepientan y crean en el Señor Jesús. Proclamar el evangelio a los que están perdidos es la cosa más amorosa que podemos hacer por ellos.

Por otro lado, la iglesia también debe ser un baluarte de la verdad. No podemos doblegarnos a los caprichos de la cultura secular, porque hacerlo nos haría comprometer nuestro compromiso con la Palabra de Dios. Por lo tanto, no podemos simplemente tolerar el pecado, o pretender que el comportamiento homosexual es de alguna manera aceptable a los ojos de Dios. Por el contrario, debemos decir la verdad con amor (Efesios 4:15). Los creyentes deben ser la luz en medio de una generación perversa (Mateo 5:14-16); y a medida que la sociedad se oscurece, nuestra luz debe brillar aún más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s