Las Bendiciones que Vienen de las Pruebas

Posted on

ESJ-blog 20200721_01

Las Bendiciones que Vienen de las Pruebas

Por John MacArthur

En las dos últimas entradas hemos examinado formas prácticas de soportar las pruebas. Hemos visto que la perseverancia es ayudada por una respuesta gozosa que proviene de una clara comprensión del propósito de las pruebas.

Ya hemos hablado un poco sobre algunos de los beneficios de gozo de las pruebas. Pero como una forma de concluir esta serie, quería enumerar algunas bendiciones más que vienen a través del sufrimiento. Espero que el Señor las use para fortalecer su gozo en medio de los problemas.

#1 Las pruebas nos alejan de las cosas mundanas.

Es una tendencia común que a medida que la gente envejece – a medida que acumulan más cosas, a medida que disfrutan de más experiencias, a medida que ven más lugares – el éxito mundano comienza a sentirse menos y menos significativo. Cuando las personas "exitosas" se enfrentan a las pruebas y recurren a las cosas mundanas en busca de consuelo, se dan cuenta de que el dinero y las experiencias no tienen ningún valor para resolver los problemas más profundos de la vida.

Incluso los creyentes se dejan engañar por el éxito mundano. Pero cuando llegan las pruebas, nos recuerdan con gracia que este tipo de éxito es en última instancia inútil. Las pruebas nos hacen dejar de confiar en cosas que no pueden ayudarnos.

#2 Las pruebas nos llaman a una esperanza eterna.

Mi experiencia personal ha sido que con las pruebas me dan más deseos de ir al cielo. Estoy seguro de que algunos de ustedes han experimentado ese mismo efecto. Cuando sufrimos, la idea del cielo se vuelve repentinamente más dulce. Provoca un nuevo desinterés por las cosas de este mundo pasajero, y nos da una mayor hambre de la alegría y la perfección del mundo que viene.

Sentimos esto con especial intensidad cuando mueren nuestros seres queridos creyentes. Si las personas que más amamos (incluyendo, preeminentemente, a Jesucristo) están guardadas para nosotros como un tesoro en el cielo, tendremos una relación muy desvinculada con este mundo presente.

Romanos 8, un pasaje muy querido por muchos por una buena razón, expresa esta idea:

El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.

Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.

Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.. (versículos 16-18)

"A medida que paso por el sufrimiento", dice Pablo, "tengo más y más hambre de gloria".

#3 Las pruebas revelan lo que realmente amamos.

Las pruebas revelarán lo que realmente amas a través de cómo reaccionas. Si amas a Dios supremamente, responderás con alabanzas y con oraciones para que te ayuden a ver el sufrimiento desde la perspectiva de Dios. Pero si realmente te amas más a ti mismo, vas a estar molesto, amargado y lleno de ansiedad.

Sabemos por las Escrituras, incluso en lugares como Deuteronomio 13:3, que Dios desea ser supremo en el corazón de su pueblo y pondrá a prueba si ese es el caso:

no darás oído a las palabras de tal profeta, ni al tal soñador de sueños; porque Jehová vuestro Dios os está probando, para saber si amáis a Jehová vuestro Dios con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma.

Recuerda cómo el Señor probó a Abraham para ver si amaba a Isaac más que a Dios. Dios quería que se viera que Abraham realmente lo amaba más que a su propio hijo. Ese fue el valor de la prueba; gracias a ella, Abraham y todos a su alrededor supieron exactamente dónde estaba su corazón. Y esa es una bendición de nuestras propias pruebas hoy.

#4 Las pruebas nos enseñan a valorar la bendición de Dios.

La razón nos enseña a valorar el mundo. Nuestros sentidos nos dicen que valoremos el placer. Pero la fe nos dice que valoremos la Palabra de Dios, el favor y la bendición. La razón dice: "Agarra lo que puedas y vete". Nuestros sentidos dicen: "Encuentra el placer a cualquier precio". Pero la fe dice: "Obedece la Palabra de Dios y sé bendecido".

Ves, las pruebas nos enseñan la bendición de la obediencia. Nos muestran que la obediencia a toda costa trae la bendición de Dios. David, hablando por experiencia personal, dice esto en Salmos 63:3

Porque tu misericordia es mejor que la vida,

Mis labios te alabarán.

Jesús es el ejemplo perfecto de alguien que vive esta perspectiva hasta el final:

Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen. (Hebreos 5:7-9)

Jesús fue obediente en medio del sufrimiento, y Dios lo exaltó por ello. Del mismo modo, nuestro propio sufrimiento existe para que podamos recibir las bendiciones que sólo vienen a través de la fidelidad bajo el fuego. Si aprendes a obedecer a Dios en medio del dolor, experimentarás el regocijo de su bendición. Esa es Su promesa.

#5 Las pruebas nos permiten ayudar a otros en su sufrimiento.

A veces, el sufrimiento llega a nuestras vidas para equiparnos para ayudar a otros que sufren. Mira lo que dice Jesús en Lucas 22:31-32:

Dijo también el Señor: Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos.

Jesús le dice a Pedro que Satanás lo va a zarandear. Pero también dice que la fe de Pedro llegará al otro lado. Y cuando eso ocurra, el trabajo de Pedro será animar a otros creyentes.

Eso es como Jesús en Hebreos 4, y Hebreos 2. Él se convierte en un sumo sacerdote fiel y misericordioso capaz de ayudar a los que vienen a él porque ha pasado por todas las pruebas que nosotros hemos pasado. Eso es lo que lo convierte en un sumo sacerdote fiel y misericordioso. En un sentido similar, pasamos por pruebas con el propósito de poder ayudar a los que nos rodean. Qué maravilloso es que Dios nos permita aprender mediante la experiencia. Seguimos su ejemplo aprendiendo a ayudar a nuestros hermanos a través de lo que sufrimos.

Así vemos que, por la gracia de Dios, nuestro sufrimiento está lejos de ser inútil. Desborda de propósito y de gloria. Que aprendamos a soportar el sufrimiento con gozo, ya que Dios lo utiliza para equiparnos para una mayor felicidad y una mayor utilidad para Sus propósitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s