Como Vencer el Miedo en el Evangelismo

Posted on

ESJ_BLG_2021012_03

Como Vencer el Miedo en el Evangelismo

Por Jordan Standridge

Odio las arañas. Realmente odio las arañas.

No quiero que me toquen, no quiero estar en la misma habitación que una, no quiero estar en la misma ciudad que una, de hecho prefiero no estar en el mismo continente que una.

Esta aracnofobia, me lleva a hacer cosas extrañas. Por ejemplo, cuando tengo que sentarme en un banco que está al aire libre, suelo mirar debajo del banco para ver si hay telas de araña. No me malinterpreten, temo parecer estúpido, pero temo más estar cerca de una araña. Si una araña se acercara a mí, probablemente saldría corriendo. Entre el miedo a parecer débil y a que me toque una araña, elijo siempre lo primero. Todo se reduce a miedos contrapuestos.

También hay temores contrapuestos cuando se trata de evangelizar.

Hace poco recordé cómo mi abuelo comenzó su iglesia en Roma. Todos los domingos por la noche, él y sus hijos se situaban en una plaza a 100 metros de la famosa Escalera Santa que cambió la vida de Martín Lutero, cantando canciones y predicando el Evangelio a los desconocidos de la calle.

Mi tío comentaba que la gente se burlaba constantemente, les gritaba insultos y les perseguía por sus acciones. Sin embargo, mi abuelo, a pesar de que, como cualquier ser humano normal, odiaba el sentimiento de rechazo y persecución, siguió adelante. Cincuenta años después, la iglesia que fundó sigue existiendo y funcionando bien.

Nadie quiere ser rechazado. Nadie quiere que se burlen de uno. Nadie quiere perder relaciones. Todos esos son temores comprensibles que todos enfrentamos como cristianos. Pero el hecho es que tenemos que sopesar los temores que compiten.

Sí, se burlarán de ti. Pero Dios te ha llamado a ser fiel y te ha prometido toda bendición espiritual en los lugares celestiales. (Ef. 1:3)

Sí, puedes perder una relación en esta vida. (Mat. 10:34) Pero ciertamente la perderás por la eternidad si no se arrepienten y creen en Cristo.

Sí, podrían ser perjudicados e incluso perder su vida. (Mat. 10:39) Pero no debemos temer a aquellos que sólo pueden matar el cuerpo, debemos temer a aquel que después de matar el cuerpo tiene el poder de enviar nuestra alma al infierno. (Mateo 10:28)

Se trata de temores contrapuestos.

Ahora que se acerca el día de la reforma, me acuerdo de Lutero el día de la dieta de Worms. Se le pidió que se retractara.

No podemos olvidar que uno de nuestros héroes vaciló ese día.

Pidió un día para pensar y orar. Se cuenta que se quedó despierto toda la noche y entró en guerra con el diablo, según sus propias palabras.

¿Cuál era el problema? ¿En qué estaba pensando?

Bueno, lo iban a excomulgar de la Iglesia Católica Romana. Esto era un gran problema porque la Iglesia Católica dice que fuera de ella no hay salvación. Además, su vida estaba amenazada, ¡había muchas posibilidades de que lo quemaran!

Sin embargo, incluso bajo ese temor, el miedo que competía prevalecía. El miedo a ir en contra de su conciencia. El miedo a que las almas alemanas no llegaran a escuchar el Evangelio. El miedo a que su Salvador no fuera glorificado. Y así, valientemente se mantuvo firme y defendió fielmente el verdadero Evangelio.

Sé que es difícil compartir el Evangelio. Decirle a alguien que va a ir al infierno a menos que se arrepienta y crea en Jesús es difícil. Decirle a alguien que si muere hoy se enfrentará a Dios y que a menos que sea perfecto no tendrá ninguna oportunidad. Decirle a alguien que no es una buena persona, sino que constantemente ofende a Dios con su conducta y con su vida.

Ninguna de estas cosas es fácil de hacer. Todas estas cosas pueden traer graves consecuencias a tu vida. Pero vale la pena. Vale la pena porque no hay otra manera de que la persona con la que estás hablando pueda ser salvada. Vale la pena porque el Rey de la Gloria te llamó a tomar tu cruz y seguirlo. Vale la pena porque el Dios del universo te ha elegido para ser su portavoz. Vale la pena porque la trinidad merece la adoración de cada ser humano que camina por este mundo.

Por supuesto, no se trata sólo de miedo. Hay mucha alegría que viene con la proclamación fiel del Evangelio. Nunca debemos olvidar el poderoso recordatorio que recibimos cada vez que declaramos la verdad de lo que Dios ha hecho en nuestras vidas. Es estimulante compartir el Evangelio con un no creyente porque es una maravillosa oportunidad para declarar la poderosa obra de Dios en nuestras vidas. También es un gozo tan grande, difícil de encontrar, ver el poder transformador del Evangelio en la vida de las personas cuando Él abre sus ojos y los hace seguir a Cristo. Y nunca debemos olvidar las recompensas que aquellos con pies hermosos obtendrán en el Cielo por proclamar fielmente el Evangelio a la gente según Dios nos dé oportunidades. Todas estas son razones maravillosas y positivas para compartir el Evangelio.

Pero siempre debemos ser conscientes de los temores que compiten con el evangelismo.

La próxima vez que te encuentres sopesando las consecuencias de compartir el Evangelio, considera los temores que compiten entre sí y pregúntate a qué temes más. ¿Temes al hombre o a Dios? ¿Temes perder una relación terrenal o perder una relación eterna? O más importante, ¿temes perder la gloria personal o que Dios no obtenga la gloria?

Temamos siempre a Dios más que al hombre, y con gozo proclamemos fielmente la verdad a todas las almas que Él ha puesto en nuestro camino..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s