El Deber de la Acción de Gracias

Posted on

ESJ_BLG_2021123_02El Deber de la Acción de Gracias

Por John MacArthur

Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. (1 Tesalonicenses 5:18)

La acción de gracias es una responsabilidad a la que todos estamos obligados. Nos llega en forma de mandato. Y, de hecho, las personas que rechazan a Dios son descritas en Romanos 1:21 como aquellos que «no le honraron como a Dios ni le dieron gracias».

Una de las características de los no regenerados es que no dan gracias a Dios. Son como aquellos leprosos que se describen en Lucas 17 como sanados por Jesús. Había 10 de ellos, pero sólo uno regresó a dar gracias. El corazón no regenerado es como los nueve leprosos ingratos; recibe cualquier cosa y todo lo bueno de Dios, pero no le da las gracias en absoluto.

Pero, como nos recuerda Pablo, se nos ordena dar gracias a Dios en todo. Y la importancia de la acción de gracias tiene raíces tan lejanas como el sistema de sacrificios del Antiguo Testamento.

En el sistema de sacrificios, había diferentes tipos de ofrendas. Uno de ellos era la ofrenda por el pecado, que estaba destinada a ser traída por el pueblo como un recordatorio constante de su pecaminosidad y de su continua necesidad de perdón. Cada vez que traían una ofrenda por el pecado (y lo hacían a menudo a lo largo del año), se les recordaba lo pecadores que eran y lo desesperadamente que necesitaban ser hechos total y completamente justos.

También había otro tipo de ofrendas llamadas de agradecimiento. Estas eran recordatorios de que la gente necesitaba estar continuamente agradecida a Dios por todas sus provisiones misericordiosas y bondadosas para sus necesidades espirituales y físicas.

Ahora, como cristianos, ya no tenemos un sistema de sacrificios. Estas ofrendas de agradecimiento no se requieren de nosotros. Solo tenemos una ceremonia (fuera del bautismo) y es la mesa del Señor. Pero creo que la mesa del Señor tiene una forma de combinar ambos elementos del sistema del Antiguo Testamento.

Por un lado, la mesa del Señor es un recordatorio de nuestro pecado, ya que no puedes recordar la muerte del Señor sin recordar tu pecado. Cada vez que nos acercamos a la mesa del Señor, somos arrojados, por así decirlo, al sacrificio de Cristo, y se nos recuerda de nuevo lo desesperada que es nuestra condición de pecadores. Y al mismo tiempo, se nos recuerda lo glorioso que fue el sacrificio de Cristo al satisfacer la ira de Dios con respecto a nuestro pecado. De este modo, la mesa del Señor se convierte también en una celebración de la gratitud. Recordar lo pecadores que somos nos lleva a dar gracias a Dios.

Pablo nos recuerda en 1 Tesalonicenses que debemos dar gracias «en todo». La frase griega que utiliza allí es en panti. Tiene la idea de «en relación con cada cosa que se presente en la vida». Es muy amplia. No tiene límites. Cualquier cosa que se presente, debemos dar gracias.

Esto se contrasta con el corazón incrédulo, que Pablo describe en 2 Timoteo 3:2.

Porque los hombres serán amadores de sí mismos, avaros, jactanciosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, irreverentes.

En esa letanía de lo que define a la gente no regenerada, justo en el medio está «ingrato». El hombre no salvo va por la vida amargado y enojado. Su vida se mueve por el camino de tratar de manipular el mundo que lo rodea para satisfacer sus propias pasiones. Y siempre que puede hacerlo, tiene algo por lo que alegrarse; cuando no puede, se atrinchera en la amargura y la decepción.

Hoy en día se oye decir todo el tiempo: «Puedes ser lo que quieras ser. Puedes hacer todo lo que quieras». Por supuesto, esto no es cierto en absoluto. Pero esta idea sirve para defender la mente del hombre contra el fatalismo.

En lugar de creer que al final no conseguiremos lo que queremos, nos creemos una mentira y nos lanzamos a un mundo de fantasía. Creemos algo que en el fondo sabemos que no es cierto, y tratamos de manipular a las personas y los acontecimientos que nos rodean para satisfacer nuestros deseos. Y si tenemos éxito, puede haber un momento de alegría y gratitud. Pero si fracasamos, nos sentimos amargados.

Así es como opera el corazón natural y caído. Pero la persona salva opera de una manera completamente diferente.

A través de la fe, podemos regocijarnos siempre. Debido a lo que sabemos que es verdad sobre Dios y su plan para nosotros – porque sabemos que todas las cosas están siendo trabajadas por Dios para nuestro bien eterno – podemos estar agradecidos por todo.

No hay nada fuera del «todo» mencionado en Romanos 8:28. Todo, no importa lo malo que sea ahora, está siendo obrado por Dios para bien. Y es por esto que el creyente no necesita manipular, ni preocuparse, ni quejarse. En cambio, damos gracias «en todo».

Este tipo de actitud no es opcional para nosotros. En el próximo artículo, veremos que el agradecimiento es central en la vida cristiana.

Este post está basado en un sermón que el Dr. MacArthur predicó en 2002, titulado “Dad Gracias En Todo.”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s