“y así, todo Israel será salvo”

Posted on

ESJ_BLG_20211223_01“y así, todo Israel será salvo”

Por Stephen Davey

La supervivencia de Israel a través de los milenios es impresionante. Israel, como pueblo, ha durado tres mil quinientos años. Sabemos cuándo comenzó la nación, por qué y a través de quién. Tenemos registros escritos detallados de su historia antigua y moderna. Su lengua sigue siendo esencialmente la misma, al igual que su religión, sus tradiciones, su patria y su linaje. El pueblo aún sigue, aunque de manera imperfecta, los documentos originales que delinearon su fe: la Torá, la ley del Antiguo Testamento.

A la luz de la historia de la nación, esta supervivencia sólo puede calificarse de milagrosa. Israel ha sobrevivido e incluso ha prosperado. Sin embargo, a lo largo de la historia ninguna nación ha sido tan robada, tan deportada, tan asesinada, tan odiada. En el 722 a.C., el reino del norte de Israel fue diezmado por los asirios, y el pueblo fue llevado al cautiverio. En 586 a.C., Jerusalén, la capital del reino del sur, fue destruida por los babilonios, y el pueblo fue deportado. Sin embargo, en el 538-432 a.C., grupos de exiliados judíos regresaron como pájaros cazadores para reconstruir Jerusalén. En el año 70, la nación volvió a ser destruida, Jerusalén fue arrasada y gran parte de la población huyó.

Durante los siguientes 1.800 años se dispersaron por Europa y Asia, donde sufrieron persecuciones periódicas. Mientras tanto, su tierra natal se convirtió en el escenario de cientos de años de conflicto, ya que los turcos, los musulmanes y las potencias occidentales gobernaron la tierra. Luego, en la década de 1940, el Holocausto provocó la muerte de millones de judíos europeos. Sin embargo, sorprendentemente, en 1948 el movimiento sionista restableció Israel como nación en la patria original, y en 1967 los israelíes recuperaron el control de Jerusalén, excepto el Monte del Templo. En la actualidad, Israel es una nación próspera, aunque se ve amenazada, atacada y presionada constantemente.

¿Por qué ha sobrevivido Israel a pesar de cuatro mil años de guerra y destrucción y deportación y genocidio y persecución? La respuesta es sencilla. Dios dijo que lo harían. A través de su profeta Jeremías, el Señor declara: “Si los cielos arriba pueden medirse, y explorarse abajo los cimientos de la tierra, también yo desecharé toda la descendencia de Israel por todo lo que hicieron —declara el Señor.” (Jer 31:37). En otras palabras, hasta que no se trace el mapa del universo y se explore el centro de la tierra, Israel no dejará de ser una nación.

Pero estamos consternados por lo que hizo el antiguo Israel. No sólo mataron a los profetas; ¡pidieron la muerte del Profeta! No sólo rechazaron a los mensajeros de Dios; ¡rechazaron al Mesías! Seguramente, parece que Dios debe haber terminado con Israel. De hecho, en Romanos 10:21, Pablo señala que Dios dice: “Todo el día he extendido mis manos a un pueblo desobediente y rebelde.” Evidentemente, la pregunta permanece: Dado que Israel rechazó al Mesías, ¿ha terminado Dios con Israel? Esta es la misma pregunta con la que abre el capítulo 11 de Romanos.

LA PROMESA DE DIOS A ISRAEL

Romanos 11:1-6

1 Digo entonces: ¿Acaso ha desechado Dios a su pueblo? ¡De ningún modo! Porque yo también soy israelita, descendiente[a] de Abraham, de la tribu de Benjamín. 2 Dios no ha desechado a su pueblo, al cual conoció con anterioridad. ¿O no sabéis lo que dice la Escritura en el pasaje sobre Elías, cómo suplica a Dios contra Israel: 3 Señor, han dado muerte a tus profetas, han derribado tus altares; y yo solo he quedado y atentan contra mi vida? 4 Pero, ¿qué le dice la respuesta divina?: Me he reservado siete mil hombres que no han doblado la rodilla a Baal. 5 Y de la misma manera, también ha quedado en el tiempo presente un remanente conforme a la elección de la gracia de Dios. 6 Pero si es por gracia, ya no es a base de obras, de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra. (Rom 11:1-6)

Pablo se anticipa a esta pregunta y la explica claramente: “Digo entonces: ¿Acaso ha desechado Dios a su pueblo?” Y responde a su propia pregunta: “¡De ninguna manera!” (Rom 11:1). ¿Ha terminado Dios con la nación Israel? ¿Experimenta la nación y su bendición y pactos un cambio de imagen espiritualizado que se aplica a la iglesia? ¿No habrá un trono literal en Jerusalén? ¿No hay una restauración literal de la nación Israel en su tierra natal? Esta es la respuesta corta: Todas estas promesas de pacto a Israel se cumplirán literalmente. ¿Por qué? Porque Dios dijo que lo harían. John MacArthur escribe,

Contrariamente a lo que sostienen algunos cristianos sinceros, Dios no puede haber terminado con la nación de Israel, por la razón obvia de que todas sus promesas a ella no se han cumplido todavía. Si Dios hubiera terminado con su nación elegida, su palabra sería falsa y su integridad quedaría desacreditada. Entre los que más insisten en que Dios ha terminado con la nación de Israel se encuentran aquellos cuya teología se conoce comúnmente como teología del pacto, lo cual es irónico porque no pueden escapar a la implicación de que Dios no es fiel a honrar plenamente sus pactos. [1]

En otras palabras, los teólogos no dispensacionales consideran que Dios ha elegido no honrar literalmente sus pactos. Israel se transforma en la iglesia, y en la teología del pacto, la circuncisión se espiritualiza en el bautismo infantil, y las fiestas del Antiguo Pacto se espiritualizan en la Cena del Señor. Romanos 11 debería alejarnos para siempre de las presuntuosas afirmaciones de aquellos que enseñan que Dios “ha terminado con el Israel nacional, que no tiene futuro como nación elegida». [2]

De nuevo, Pablo pregunta en Romanos 11:1: “Digo entonces: ¿Acaso ha desechado Dios a su pueblo?” El antecedente de “su pueblo” se encuentra en el párrafo anterior: es el pueblo de Israel. Pablo construye su caso hasta su declaración culminante, «todo Israel será salvo» (v. 26). La palabra traducida «desechado» es apotheo (ἀπωθέω) , que significa desechar, o descartar. Pablo está preguntando: «Dios no ha descartado a la nación, ¿verdad?». Su respuesta: «¡De ninguna manera!» ¡Dios no lo permita! ¡Eso es imposible!

Esta verdad tiene ciertamente un significado para Israel y nuestra comprensión del futuro. Pero también tiene un significado muy práctico para cada creyente en Cristo. Si Dios no cumple literalmente su palabra con su nación elegida, ¿cómo podemos saber que cumplirá su palabra con nosotros? Si Dios se retracta aunque sea de una pequeña parte de su pacto con Israel, todos estaremos en graves problemas, en más formas de las que podemos contar. Dios no puede cumplir sólo algunas de sus promesas. Dios no puede ser parcialmente confiable. Si Dios cambia de opinión sobre la patria de Israel, ¡tal vez cambie de opinión sobre nuestro cielo! La respuesta de Pablo es poderosa: «¡De ninguna manera!» ¡De ninguna manera! El futuro de Israel se basa en la honestidad de Dios.

El Testimonio Personal de Pablo

A continuación, Pablo proporciona dos evidencias de que Israel no es una nación náufraga. La primera evidencia se encuentra en el propio testimonio de Pablo. El apóstol dice esencialmente: «Dios no ha desechado a Israel: ¡mira, me eligió a mí!». “Porque yo también soy israelita, descendiente de Abraham, de la tribu de Benjamín. Dios no ha desechado a su pueblo, al cual conoció con anterioridad” (Rom 11,1b -2a ). En otras palabras, “Si Dios decidió deshacerse de los israelitas después de que rechazaran al Mesías, ¿por qué iba a elegir a un israelita como yo para ser su apóstol?”

Como prueba A, Pablo señala tres cosas sobre sí mismo. Primero, declara: «Porque yo mismo soy israelita». Curiosamente, no dice «soy judío» o «soy hebreo», utilizando cualquiera de los otros dos nombres para el pueblo elegido por Dios. «Hebreo» se deriva probablemente de «Eber» en Génesis 10:21. «Judío» es un nombre derivado de «Judá», la más prominente de las doce tribus de Israel. «Israelita» proviene del padre Jacob, que fue rebautizado como Israel por Dios. Este es el nombre del pacto del pueblo, que significa su relación única con Dios. Afirma Michael Vlach,

No es casualidad que todos los usos que hace Pablo de «Israel» o «israelita» se produzcan en Romanos 9-11, cuando fuera de estos capítulos de Romanos utiliza «judío(s)». Mientras que la designación «judío» proviene de la única tribu de Judá, sin excluir a las otras tribus, el título «Israel» a menudo conlleva implicaciones nacionales y enfatiza las doce tribus más amplias de Israel que provienen de Jacob (es decir, «Israel»). [3]

“Israelita” es el término que Pablo utiliza aquí, como si dijera: “Escucha, Dios no ha rechazado su pacto con Israel; mírame. Dios no me ha rechazado, y yo soy israelita.”

Además, Pablo era «un descendiente de Abraham». Abraham, por supuesto, fue el padre de todos los israelitas y a quien Dios entregó su pacto. Además, Pablo explica que es «miembro de la tribu de Benjamín». Pablo era un descendiente directo del hijo de Jacob, Benjamín, el único hijo nacido en la Tierra de la Promesa. Es como si Pablo recordara a sus lectores que no había nadie más vinculado al pacto que él. Este es el testimonio personal de Pablo: «¡No se puede ser más judío que yo… más hebreo que yo… más israelita que yo! Pero Dios no me rechazó… ¡me salvó! Y fui salvado por la gracia.”

La Continua Rebelión de Israel

En el versículo 2, Pablo insta a sus lectores a recordar “¿O no sabéis lo que dice la Escritura en el pasaje sobre Elías, cómo suplica a Dios contra Israel…” Sí, Elías oraba contra Israel. Estaba cansado de la desobediencia e idolatría de la nación. Estaba cansado de Acab, el rey infiel de Israel, y de Jezabel, su malvada esposa. Por eso, se desahogó con Dios: “Señor, han dado muerte a tus profetas, han derribado tus altares; y yo solo he quedado y atentan contra mi vida?” (v. 3). Podemos oír el dolor en su voz. Estaba solo en el desierto, deprimido, derrotado, con miedo. Sí, acababa de llegar del Monte Carmelo, donde el fuego de Dios cayó del cielo y consumió su sacrificio. Sí, los falsos profetas de Baal habían sido humillados y posteriormente ejecutados. Sí, el pueblo había gritado hasta quedarse ronco: «El Señor es Dios, el Señor es Dios». Sí, la lluvia había caído después de tres años, en respuesta a la oración de Elías. Pero en lugar de un avivamiento nacional, hubo una rebelión continua. Jezabel incluso trató de matar a Elías, el profeta de Dios. Fue un tiempo horrible en Israel. Dios animó a Elías diciéndole que había siete mil hombres en Israel que no habían doblado la rodilla ante Baal. Pero siete mil era todavía un pequeño porcentaje de la población de la nación. Dios ciertamente habría estado justificado en abandonar a Israel, pero no lo hizo.

Por lo tanto, Pablo une toda la evidencia con esta declaración resumida: “Y de la misma manera, también ha quedado en el tiempo presente un remanente conforme a la elección de la gracia de Dios. Pero si es por gracia, ya no es a base de obras, de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra.» (vv.5-6). Israel tuvo una larga historia de desobediencia, pero la promesa de Dios fue sobre la base de Su gracia, no de las obras de Israel. Y Su promesa no puede ser anulada.

EL FRACASAO DE ISRAEL Y SUS RESULTADOS

Romanos 11:7–24

Aunque el fracaso de Israel no desbarata el plan final de Dios para la nación, el apóstol no es ciego a ese fracaso. De hecho, presenta una larga explicación del fracaso de Israel y sus resultados. Los versículos 7-24 forman un puente entre la promesa de Dios presentada en los versículos 1-6 y el cumplimiento de esa promesa descrito en los versículos 24-27. Aunque en esta sección intermedia se hace más hincapié en las circunstancias actuales de Israel y en la razón de Dios para ellas, hay varias afirmaciones que refuerzan el plan futuro de Dios para el pueblo.

Consecuencias para Israel (Romanos 11:7-10)

Entonces ¿qué? Aquello que Israel busca no lo ha alcanzado, pero los que fueron escogidos lo alcanzaron y los demás fueron endurecidos; 8 tal como está escrito: Dios les dio un espíritu de estupor, ojos con que no ven y oídos con que no oyen, hasta el día de hoy Y David dice: Su banquete se convierta en lazo y en trampa, y en piedra de tropiezo y en retribución para ellos. Oscurézcanse sus ojos para que no puedan ver, y dobla sus espaldas para siempre. (Rom 11:7-10).

El Pronóstico

La última palabra del versículo 7 apunta a la condición del corazón de Israel, como nación. La palabra griega traducida como «endurecido» es poroō (πωρόω), que significa cubrir con una piel gruesa, endurecer cubriendo con un callo. [4] La palabra griega nos da nuestra palabra médica inglesa, porosis como en la osteoporosis -la formación de hueso alrededor de las articulaciones. En la cultura griega, se utilizaba para referirse a una callosidad, un crecimiento de la piel en alguna parte del cuerpo que se endurece o se vuelve áspera con el uso. Un callo hace que una parte del cuerpo pierda sensibilidad y se vuelva insensible. El Médico divino determinó que la nación de Israel, entre otras cosas, tiene una porosis del corazón-un corazón calloso. Es una condición terminal que requerirá un trasplante de corazón si la nación ha de sobrevivir.

Los Síntomas

El síntoma número uno del corazón endurecido es «un espíritu de estupor» (v. 8). La cita está tomada del profeta Isaías, que escribe: “Porque el Señor ha derramado sobre vosotros espíritu de sueño profundo, Él ha cerrado vuestros ojos: los profetas, y ha cubierto vuestras cabezas: los videntes.” (Isa 29:10). En otras palabras, Israel, «no sabes qué camino tomar. Estás confundido por tu propio vagabundeo espiritual y tu especulación y desobediencia». Una de las marcas de la nación incrédula era la pérdida de la dirección espiritual y, por tanto, el extravío espiritual. Isaías habló de los profetas y los videntes de Israel que perdieron su conexión con el Dios de Israel, de modo que empezaron a vagar como si estuvieran bajo la influencia del vino y la cerveza (Isa 29:9), tambaleándose de un día para otro sin ninguna dirección espiritual verdadera.

El segundo síntoma de un corazón endurecido contra el evangelio de la gracia son los “ojos que no ven” (v. 8). Esto describe una pérdida de discernimiento espiritual. Pablo cita aquí otro pasaje del Antiguo Testamento, Deuteronomio 29:4, que se refiere a la ceguera espiritual, o la incapacidad de discernir la verdad del error. Otras Escrituras hablan claramente de la ceguera voluntaria de la nación judía. [5] En el Nuevo Testamento, Cristo se refirió a la obstinada y trágica rebelión de Israel contra Él y su reino: “¡Jerusalén, Jerusalén, la que mata a los profetas y apedrea a los que le son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina a sus pollitos debajo de sus alas, y no quisiste!” (Lucas 13:34). El apóstol Juan anunció en el primer capítulo de su evangelio: “La luz verdadera, que alumbra a todos, venía al mundo” (Juan 1,9). “Da luz” traduce la palabra griega photizō (φωτίζω), de la que obtenemos nuestra palabra “foto.” Significa arrojar luz, ya sea para revelar o exponer. Así que Cristo, por un lado, vino a revelar a Dios, pues en Cristo se encarnó toda la plenitud de la deidad (Col 2,9). Pero, lamentablemente, la nación rechazó la luz. «A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron” (Juan 1:11). Así, la luz expuso la maldad de la incredulidad de la nación. “Y este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, pues sus acciones eran malas. Porque todo el que hace lo malo odia la luz, y no viene a la luz para que sus acciones no sean expuestas.” (Juan 3:19-20).

Un tercer síntoma de la insensibilidad de la nación es la pérdida de conciencia espiritual. Pablo dijo de Israel que Dios les había dado “oídos con que no oyen, hasta el día de hoy.” (Rom 11:8). En un sermón que Jesús predicó a una audiencia judía, el Señor citó los mismos pasajes de Isaías y Deuteronomio que Pablo cita en Romanos 11, combinando así las ideas de pérdida de discernimiento espiritual y de conciencia espiritual.

“Y en ellos se cumple la profecía de Isaías que dice: «Al oír oiréis, y no entenderéis; y viendo veréis, y no percibiréis; porque el corazón de este pueblo se ha vuelto insensible y con dificultad oyen con sus oídos; y sus ojos han cerrado, no sea que vean con los ojos, y oigan con los oídos, y entiendan con el corazón, y se conviertan, y yo los sane». Pero dichosos vuestros ojos, porque ven, y vuestros oídos, porque oyen.” (Mat 13:14-16).

En otras palabras, los incrédulos quieren permanecer en la oscuridad. Como sus actos son malos, no quieren que se expongan a la luz. No quieren oír la verdad ni ver la verdad.

Los judíos se sentían seguros porque tenían la Ley, los Profetas y los Escritos. Pero Pablo cita a los tres en este párrafo. Cita al profeta Isaías en Romanos 11:8a. Cita el libro de la ley de Deuteronomio en el versículo 8b . Y cita los escritos de uno de los salmos de David en el versículo 9. Las tres partes de las Escrituras sagradas judías condenan la decisión de Israel de rechazar la gracia de Dios por medio de Jesucristo.

Las Advertencias

A continuación, Pablo cita otro pasaje del Antiguo Testamento, también de los Salmos:

Y David dice: Su banquete se convierta en lazo y en trampa, y en piedra de tropiezo y en retribución para ellos. Oscurézcanse sus ojos para que no puedan ver, y dobla sus espaldas para siempre.” (Rom 11:9-10; cf. Sal. 69:22-23).

Estos versículos dan fuertes palabras de advertencia: lazo-trampa-piedra detropiezo-retribución. El pueblo confiaba en su «banquete». Tal vez sea una referencia a sus fiestas sagradas: sus rituales, su Pascua, su mesa de panes de la proposición, y su confianza en que Dios seguiría «preparando una mesa ante mí en presencia de mis enemigos» (Sal 23:5). Pero la mesa se había convertido en una piedra de tropiezo que les impedía ver la verdad de Jesucristo. Y las advertencias nos llevan de los ojos que no ven (v. 8) a los ojos que «no pueden ver» (v. 10). Esa es la condición de un corazón endurecido. Pasa de «no creeré» a «no puedo creer». Las consecuencias de la desobediencia de Israel son graves. Podríamos pensar que la historia de Israel ha terminado. Pero todavía hay esperanza, y esa esperanza descansa en la bondadosa promesa de Dios.

Los Propósitos de Dios para Israel (Romanos 11:11–15)

El argumento de Pablo da un giro en esta sección de su análisis. Pablo deja claro que, aunque la nación de Israel está siendo juzgada espiritualmente, la caída de Israel no es definitiva.

11 Digo entonces: ¿Acaso tropezaron para caer? ¡De ningún modo! Pero por su transgresión ha venido la salvación a los gentiles, para causarles celos. 12 Y si su transgresión es riqueza para el mundo, y su fracaso es riqueza para los gentiles, ¡cuánto más será su plenitud! 13 Pero a vosotros hablo, gentiles. Entonces, puesto que yo soy apóstol de los gentiles, honro mi ministerio, 14 si en alguna manera puedo causar celos a mis compatriotas y salvar a algunos de ellos. 15 Porque si el excluirlos a ellos es la reconciliación del mundo, ¿qué será su admisión, sino vida de entre los muertos? (Rom 11:11-15).

El punto de Pablo se establece claramente en el versículo 11: “Digo entonces: ¿Acaso tropezaron para caer? De ningún modo.” Aquí, como en el versículo 1, Pablo deja claro que la caída de Israel no es definitiva. Su desobediencia no destruye su pacto con Dios, y todas las promesas literales a ellos no se transfieren a la iglesia. Estas promesas literales aun pertenecen a un Israel literal. El actual endurecimiento de Israel es temporal, como afirmará el versículo 25.

Pero antes de llegar a esta conclusión, Pablo explica lo que Dios pretende hacer durante este apartamiento temporal de Israel en la dispensación de la era de la iglesia (11-15). Cuando Israel vuelva a Dios, será como el hijo pródigo que regresó a su padre, y éste dijo: «Porque este hijo mío estaba muerto, y ha vuelto a vivir» (Lucas 15:24; cf. Ez 37:11-14). Hasta entonces, sin embargo, a través del actual apartamiento temporal de Israel, Dios está cumpliendo dos propósitos.

En primer lugar, la salvación se proclama a las naciones gentiles por medio de la iglesia. La iglesia, compuesta por judíos y gentiles en igualdad de condiciones, es ahora el conducto de la redención de Dios para las naciones. En segundo lugar, se están provocando celos en la nación israelita a causa de la iglesia. El concepto de celos, o deseo, no siempre es negativo. Aunque puede significar una forma de envidia al querer algo que otros tienen, también puede referirse al deseo del bien. Pablo utilizó otra forma de esta palabra para animar a los creyentes a desear fervientemente los dones espirituales que edificarán el cuerpo de Cristo (1 Cor 12:31; 14:1). Así que el judío anhelará fervientemente lo que ve en la vida de los creyentes: cosas como la comunión personal con Dios, la liberación de la culpa del pecado y la seguridad del cielo eterno, por nombrar algunas de las riquezas que Pablo da a entender en Romanos 11:12.

Sabemos que durante el período de la Tribulación se salvarán millones de judíos, y los principales evangelistas serán 144.000 judíos que abrirán un camino para el evangelio con un ministerio fructífero que recogerá una cosecha asombrosa entre las naciones (Apocalipsis 7; Zacarías 13:9). Al igual que en la iglesia primitiva, los judíos guiarán a judíos y gentiles hacia Cristo. No es de extrañar que Satanás y su reino sigan lanzando ataques violentos contra el pueblo judío. Los judíos son claramente parte del plan del futuro reino de Dios. El Medio Oriente sigue produciendo un violento e interminable antisemitismo. Y hay una marea creciente de antisemitismo en Europa y América. Todo es de inspiración satánica.

Sin embargo, ¿por qué se molestaría Satanás con los judíos si Dios los ha apartado permanentemente porque rechazaron a su Mesías y transfirieron todas sus bendiciones a la iglesia de alguna manera espiritual? ¿Por qué molestarse en perseguir a los judíos? ¿Por qué la repulsión mundial por este grupo de personas? Evidentemente, el diablo entiende literalmente la promesa de Dios de la tierra al pueblo judío; por ello, la ha combatido durante siglos y sigue haciéndolo hasta hoy. Evidentemente toma en serio la promesa de Cristo a los judíos de gobernar un día en un reino futuro y literal. Sabemos por las Escrituras que el diablo montará un intento mundial para evitar que esto ocurra durante la Tribulación (Ap 19:19).

Una de las mayores pruebas de que Dios no ha terminado con Israel como nación es el odio antinatural hacia el pueblo judío y los intentos inspirados por el demonio a lo largo de la historia moderna de borrarlo de la faz de la tierra. Pero Dios cumplirá Su palabra con Israel.

El Árbol Genealógico (Romanos 11:16–24)

Una metáfora ampliada explica aún más su razonamiento.

16 Y si el primer pedazo de masa es santo, también lo es toda la masa; y si la raíz es santa, también lo son las ramas. 17 Pero si algunas de las ramas fueron desgajadas, y tú, siendo un olivo silvestre, fuiste injertado entre ellas y fuiste hecho participante con ellas de la rica savia de la raíz[a] del olivo, 18 no seas arrogante para con las ramas; pero si eres arrogante, recuerda que tú no eres el que sustenta la raíz, sino que la raíz es la que te sustenta a ti. 19 Dirás entonces: Las ramas fueron desgajadas para que yo fuera injertado. 20 Muy cierto; fueron desgajadas por su incredulidad, pero tú por la fe te mantienes firme[b]. No seas altanero, sino teme; 21 porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, tampoco a ti te perdonará. 22 Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios; severidad para con los que cayeron, pero para ti, bondad de Dios si permaneces en su bondad; de lo contrario también tú serás cortado. 23 Y también ellos, si no permanecen en su incredulidad, serán injertados, pues poderoso es Dios para injertarlos de nuevo. 24 Porque si tú fuiste cortado de lo que por naturaleza es un olivo silvestre, y contra lo que es natural fuiste injertado en un olivo cultivado, ¿cuánto más estos, que son las ramas naturales, serán injertados en su propio olivo? (Rom 11:16-24).

Pablo emplea cuatro metáforas de la naturaleza en esta sección del capítulo para explicar la relación entre Israel y la iglesia.

1. Los primeros frutos, o la primera pieza de masa, y la raíz del árbol son Abraham.

En el versículo 16, Pablo se refiere a la masa, o a las primicias, como algo sagrado. Los judíos habrían reconocido inmediatamente esto como una referencia a la ofrenda de las primicias en la que el sacerdote tomaba parte de la masa de la masa más grande y la ofrecía a Dios. Pablo estaba señalando que si la masa ofrecida a Dios era aceptable, el resto sería naturalmente aceptado también. El primer fruto fue Abraham, el padre de la nación judía, y fue aceptado ante Dios por gracia. Por lo tanto, era natural considerar que sus descendientes también fueran aceptados ante Dios. [6] Desgraciadamente, la metáfora también da la noticia de que algunos de los descendientes de Abraham fueron cortados por su incredulidad. Aun así, Dios prometió que los descendientes de Abraham darían a luz al Redentor, aquel en el que serían bendecidas todas las naciones del mundo (Gn 12:1-3; 22:17-18). Así pues, las primicias, o la masa, y la raíz del árbol significan el comienzo de ese propósito redentor.

2. La masa de la que salió la masa y el olivo, que salió de la raíz, representan la bendición de Dios.

Israel experimentó esta bendición divina en la dispensación anterior. En la actual era de la iglesia, la bendición divina es experimentada principalmente por los gentiles (aunque también por muchos judíos que están en Cristo). El olivo no es la iglesia y no es la salvación. Representa la bendición de Dios a través de Abraham, que primero fue para la nación judía. [7] Sin embargo, cuando los líderes religiosos llevaron a la nación a rechazar a su Mesías, Dios juzgó a Israel apartándola temporalmente.

A lo largo de este pasaje, Pablo se dirige a los gentiles en su conjunto. Él afirma:

· “[La oferta de] salvación ha llegado a los gentiles” (v. 11b );

· “[Hay] riquezas para los gentiles” (v. 12b );

· “Os hablo a vosotros, los gentiles” (v. 13a ).

En efecto, Pablo está diciendo: “Si los gentiles, a quienes se les está ofreciendo el evangelio, se niegan a creer, perderán su oportunidad de recibir la bendición divina, así como Israel, en su conjunto, perdió la suya. Y ellos también serán cortados.”

3. Las ramas cultivadas representan a los israelitas en general.

4. Las ramas de olivo silvestre injertadas representan a los gentiles en general.

¿Cómo se relaciona esta metáfora con el futuro de Israel? Enseña que la nación judía fue cortada del árbol, pero que finalmente será injertada de nuevo en él. De este modo, Pablo ha expuesto tres puntos explicativos claros: En primer lugar, algunos israelitas han sido cortados del árbol a causa de la incredulidad (vv. 17, 20). En otras palabras, fueron apartados de experimentar la bendición de Dios.

Segundo, los gentiles han sido injertados en una posición de bendición. Pablo usa la ilustración del injerto para ilustrar a los gentiles siendo colocados en una posición de bendición. Pablo escribe en el versículo 17: «Pero si algunas de las ramas fueron cortadas, y ustedes [los gentiles], aunque son un brote de olivo silvestre, fueron injertados entre los demás y ahora participan de la raíz nutritiva del olivo….». Normalmente, el agricultor tomaba una rama de olivo sana y la injertaba en el olivo silvestre. Nunca tomaba una rama de olivo silvestre y la injertaba en un olivo sano porque eso arruinaría el árbol desde el injerto hacia arriba. Sin embargo, eso es lo que Pablo dice que sucede. Dios hace algo antinatural, por así decirlo; va contra la naturaleza (v. 24). Dios toma la rama salvaje gentil y la pone en la raíz de Abraham, no para que los gentiles se conviertan en judíos, sino para que sean partícipes de la rica raíz de la bendición de Dios. En lugar de arruinar el árbol (el lugar de la bendición divina de Dios), este injerto proporciona bendición a los gentiles creyentes.

En tercer lugar, Israel será injertado de nuevo más tarde (v. 23). A medida que Dios se mueve para restaurar a Israel, planea volver a conectarlo a la bendición divina. Esto anticipa un tiempo durante la tribulación en el que Dios es a la vez severo con Israel (alrededor del 66 por ciento de la nación es juzgada-Zac 13:8) y bondadoso con ellos (mientras la nación es restaurada-Zac 13:9). Entonces, al ver al Mesías venir en las nubes cuando la Tribulación llegue a su fin, creerán en Él y entrarán en el reino milenario. El profeta Zacarías explica que este próximo renacimiento nacional será inaugurado por la gracia de Dios que resulta en el arrepentimiento nacional: “Y derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes de Jerusalén, el Espíritu de gracia y de súplica, y me mirarán a mí, a quien han traspasado. Y se lamentarán por Él, como quien se lamenta por un hijo único, y llorarán por Él, como se llora por un primogénito.” (Zac 12:10). Incluso conocemos la sustancia de esta triste oración de arrepentimiento:

1 ¿Quién ha creído a nuestro mensaje? ¿A quién se ha revelado el brazo del Señor? 2 Creció delante de Él como renuevo tierno, como raíz de tierra seca; no tiene aspecto hermoso ni majestad para que le miremos, ni apariencia para que le deseemos. 3 Fue despreciado y desechado de los hombres, varón de dolores y experimentado en aflicción; y como uno de quien los hombres esconden el rostro, fue despreciado, y no le estimamos.

4 Ciertamente Él llevó nuestras enfermedades, y cargó con nuestros dolores; con todo, nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y afligido. 5 Mas Él fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre Él, y por sus heridas hemos sido sanados. 6 Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, nos apartamos cada cual por su camino; pero el Señor hizo que cayera sobre Él la iniquidad de todos nosotros. (Isa 53:1-6).

Esto es exactamente lo que Pablo está describiendo en 11:26 cuando nos informa de que “todo Israel se salvará.”

EL FUTURO DE LOS GENTILES Y DE LA NACIÓN DE ISRAEL

Romanos 11:25–32

Debemos recordar que todo este pasaje de Romanos está respondiendo básicamente a nuestra pregunta principal: «¿Qué pasará con Israel en el futuro?» (vv. 1, 15, 25). El tiempo actual de la bendición divina para los gentiles es también un registro de la incredulidad. El versículo 25 nos informa de que el tiempo de los gentiles terminará cuando se complete la novia de Cristo. En ese momento, sólo una minoría de los pueblos gentiles habrá creído. Sin embargo, llegará un momento en el que «todo Israel será salvo» (v. 26). Así que Pablo mira al futuro tanto de los gentiles como de los judíos en esta sección de su análisis.

25 Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis sabios en vuestra propia opinión: que a Israel le ha acontecido un endurecimiento parcial hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; 26 y así, todo Israel será salvo; tal como está escrito: El Libertador vendrá de Sión; apartará la impiedad de Jacob. 27 Y este es mi pacto con ellos, cuando yo quite sus pecados. 28 En cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros; pero en cuanto a la elección de Dios, son amados por causa de los padres; 29 porque los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables. 30 Pues así como vosotros en otro tiempo fuisteis desobedientes a Dios, pero ahora se os ha mostrado misericordia por razón de la desobediencia de ellos, 31 así también ahora estos han sido desobedientes, para que por la misericordia mostrada a vosotros, también a ellos ahora les sea mostrada misericordia. 32 Porque Dios ha encerrado a todos en desobediencia para mostrar misericordia a todos (Rom 11:25-32).

El Plan de Dios para los Gentiles (Romanos 11:25)

Con respecto a los gentiles, el enfoque del plan de Dios está en una reunión en curso, como un misterio se juega en la historia del mundo. «Misterio» (μυστήριον, musterion ) se refiere al plan y al propósito de Dios que estaba oculto en el pasado y que era imposible que los seres humanos descubrieran sin una revelación posterior de Dios. [8] En otras palabras, antes de que Pablo escribiera sobre este misterio, era un secreto. La palabra se utiliza varias veces en el Nuevo Testamento para referirse a la verdad que no se conocía previamente.

· El misterio del reino de los cielos (Mt. 13)

· El misterio de la unión de judíos y gentiles en un solo cuerpo (Ef. 3:3)

· El misterio de Cristo y su esposa, la iglesia (Ef. 5:32)

· El misterio del rapto (1 Cor. 15:51)

· El misterio de la iniquidad y el Anticristo (2 Tesalonicenses 2:7)

Y el misterio que Pablo pretende explicar aquí es el misterio del apartamiento temporal de la nación de Israel: «que ha venido un endurecimiento parcial sobre Israel, hasta que entre la plenitud de los gentiles» v.25). El plan de Dios para los gentiles se centra en la continua reunión de creyentes hasta que se alcance la «plenitud de los gentiles». La finalización de la esposa de Cristo, en gran parte una novia gentil, inicia el retorno del enfoque de Dios sobre Israel. Y la salvación de Israel -cuando el remanente que sobrevive a la tribulación vea a Cristo venir en las nubes- inaugurará el reino literal de mil años.

El Nuevo Testamento se refiere tanto a los tiempos de los gentiles (Lucas 21:24) como a la plenitud de los gentiles (Romanos 11:25). Se trata de dos épocas diferentes, aunque se superponen. Los tiempos de los gentiles se refieren al período que comenzó con el gobierno de Egipto sobre los judíos, y que terminará con el regreso de Cristo para derrotar a Sus enemigos y asumir el trono de David (Ez 30:3; Dan 2:31-45; Ap 11:2; 17:10-11). En otras palabras, los tiempos de los gentiles se refieren al dominio político gentil sobre Israel.

La plenitud de los gentiles se refiere a esta dispensación presente durante la cual el Espíritu de Dios está llamando principalmente a una novia gentil para el Hijo de Dios. Santiago se refirió a esto al principio de la era de la iglesia cuando dijo: «Simón ha relatado cómo Dios al principio tuvo a bien[b] tomar de entre los gentiles un pueblo para su nombre.» (Hechos 15:14; cf. Hechos 10-11). [9] Así pues, los tiempos de los gentiles se refieren al dominio político. Pero la plenitud de los gentiles se refiere a la liberación espiritual: el llamado de los gentiles elegidos por Dios para formar la esposa de Cristo, la iglesia. [10]

Así, el endurecimiento de Israel durará «hasta que entre la plenitud de los gentiles». En otras palabras, cuando la novia de Cristo se complete, el enfoque principal en los gentiles termina, y el enfoque regresa a la nación de Israel. Esta era presente es un periodo de recolección de gentiles. Pero Pablo dice claramente que va a terminar; a saber, cuando «la plenitud de los gentiles haya entrado». El endurecimiento de Israel al evangelio permanecerá hasta que la iglesia de Cristo se complete y los santos del Nuevo Testamento sean raptados al cielo. Esperamos este próximo evento en el calendario profético: el rapto de esta novia completa de Cristo. El mismo Pablo escribió sobre esto en otra parte:

15 Por lo cual os decimos esto por la palabra del Señor: que nosotros los que estemos vivos y que permanezcamos hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron[a]. 16 Pues el Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con la trompeta de Dios, y los muertos en Cristo se levantarán primero. 17 Entonces nosotros, los que estemos vivos y que permanezcamos, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes al encuentro del Señor en el aire, y así estaremos con el Señor siempre. (1 Tes 4:15-17).

El final de la recolección de los gentiles está marcado por el toque de trompeta del novio y el grito de que está en camino. La iglesia es llevada a la casa del Padre, y comienza el juicio de Dios en el planeta tierra, que resulta en la redención de Israel.

El Plan de Dios para Israel (Romanos 11:25–29)

25 Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis sabios en vuestra propia opinión: que a Israel le ha acontecido un endurecimiento parcial hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; 26 y así, todo Israel será salvo; tal como está escrito: El Libertador vendrá de Sión; apartará la impiedad de Jacob. 27 Y este es mi pacto con ellos, cuando yo quite sus pecados. 28 En cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros; pero en cuanto a la elección[c] de Dios, son amados por causa de los padres; 29 porque los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables. (Rom 11:25-29).

Mientras que a veces un creyente gentil es llamado hijo de Abraham, estas expresiones se relacionan con el hecho de que nosotros los creyentes gentiles estamos relacionados con el Dios de Abraham por estar en Cristo. El pacto con Abraham, la raíz de las bendiciones de Dios, incluyó esta provisión para los gentiles: «en ti [Abraham] serán bendecidas todas las familias de la tierra» (Gn 12,3, cf. Gál 3,7-8). También los gentiles son pueblo de Dios por la fe. Sin embargo, esto no significa en ningún momento que Israel se haya disuelto. De hecho, Pablo advierte contra esto mismo que aprueban los sistemas no dispensacionales al anular el futuro de Israel. Él dice que no debemos «ser sabios en [nuestra] propia estimación», sino entender «que un endurecimiento parcial ha sucedido a Israel hasta la plenitud de los gentiles.» ¡Es sólo temporal! Los gentiles no deben ser presuntuosos u orgullosos creyendo que han reemplazado permanentemente a Israel. El pueblo de Israel tendrá su tierra, su trono, su templo y su Rey. Claramente Israel no ha sido ni será descartado.

El endurecimiento del corazón de Israel en la dispensación actual es parcial, no total. Judíos individuales pueden, y millones han venido a la fe en Cristo, incluso ahora en la era de la iglesia. Además, este endurecimiento es sólo temporal, no eterno. Terminará después de que ocurra la «plenitud de los gentiles». Después de que Dios redima a los gentiles de cada nación, lengua y tribu, a Israel se le quitarán las vendas, y el endurecimiento de sus corazones será reemplazado por la fe cuando vean al Hijo, al que traspasaron, viniendo en las nubes al final de la Tribulación. E Israel como nación será salvada. Los profetas del Antiguo Testamento proclamaron que una separación entre los creyentes y los incrédulos en Israel tendría lugar en la Tribulación. Ezequiel escribió:

33 Vivo yo” —declara el Señor Dios— “que con mano fuerte, con brazo extendido y con furor derramado yo seré rey sobre vosotros. 34 Y os sacaré de entre los pueblos y os reuniré de las tierras donde estáis dispersos con mano fuerte, con brazo extendido y con furor derramado;… 37 “Y os haré pasar bajo la vara y os haré entrar en el vínculo del pacto; 38 y separaré de vosotros a los rebeldes, a los que han transgredido contra mí; y los sacaré de la tierra donde peregrinan, pero no entrarán en la tierra de Israel. Y sabréis que yo soy el Señor. (Ezeq. 20:33-34; 37-38).

Como señalamos anteriormente, el profeta Zacarías incluso explicó los porcentajes de judíos creyentes y no creyentes para el final de la Tribulación:

8 Y sucederá en toda la tierra —declara el Señor—que dos partes serán cortadas en ella, y perecerán;pero la tercera quedará en ella. 9 Y meteré la tercera parte en el fuego, los refinaré como se refina la plata, y los probaré como se prueba el oro. Invocará él mi nombre, y yo le responderé; diré: «Él es mi pueblo»,y él dirá: «El Señor es mi Dios» (Zac 13:8-9).

Así que cuando comience el largo reino prometido de Cristo, todo israelita (así como gentil) que entre en el reino habrá aceptado a Jesucristo como su Salvador y habrá nacido de nuevo (Juan 3:3). El reino en el que entren los judíos (y gentiles) creyentes durará mil años (Apocalipsis 14:1-5; 20:5-6), antes de que comience el reino eterno. Durante este milenio, el remanente judío salvado durante la Tribulación constituirá la nación de Israel, y el remanente será un testimonio de la fidelidad de Dios al cumplir Su pacto y dar a Israel su tierra prometida para siempre (vv. 27-29). De esta manera, el nombre de Dios será glorificado de manera única.

El plan de Dios Para El Mundo En General (Romanos 11:30-32)

El plan de Dios para el mundo incrédulo en general es una invitación que se repite a menudo..

30 Pues así como vosotros en otro tiempo fuisteis desobedientes a Dios, pero ahora se os ha mostrado misericordia por razón de la desobediencia de ellos, 31 así también ahora estos han sido desobedientes, para que por la misericordia mostrada a vosotros, también a ellos ahora les sea mostrada misericordia. 32 Porque Dios ha encerrado a todos en desobediencia para mostrar misericordia a todos. (Rom 11:30-32).

Pablo señala una maravillosa paradoja en el plan de salvación de Dios para el mundo. Dios utiliza providencialmente a los gentiles para que los judíos sientan celos y vengan a Cristo (Rom. 11:14). Por otro lado, Dios utilizará al Israel redimido para que sea el conducto de la salvación a las naciones gentiles. A través del profeta del Antiguo Testamento, Yahvé afirma: «Vindicaré la santidad de mi gran nombre profanado entre las naciones, el cual vosotros habéis profanado en medio de ellas. Entonces las naciones sabrán que yo soy el Señor” —declara el Señor Dios—cuando demuestre mi santidad entre vosotros a la vista de ellas» (Ezeq. 36:23, énfasis añadido).

Está claro que en Dios no hay prejuicios raciales. Encontramos la palabra misericordia varias veces en los versículos 30-32. Dios ofrece misericordia a todos -judíos y gentiles-. Su plan para Israel es único, pero a todos los que han sido desobedientes -y eso significa todo ser humano- les ofrece misericordia y vida eterna por medio de su Hijo, Jesucristo.

Podemos resumir Romanos 11 con estas tres afirmaciones:

· El Objetivo de Dios es imparable.

· Las Promesas de Dios son irrevocables.

· La Cita con Dios es ineludible.

Finalmente, todo ser humano vivo de todos los tiempos tendrá su cita con Dios. La Biblia nos dice: «Así como está establecido que el hombre muera una vez, después viene el juicio» (Heb 9:27). Para el creyente esto vendrá en el tribunal de Cristo, donde Cristo recompensará las obras justas del creyente (2 Cor 5:10). Para el incrédulo, vendrá en el juicio del gran trono blanco, donde Dios lo condenará por su incredulidad. Fue testigo del testimonio de la creación de Dios, y lo ignoró. Sintió la atracción de su propia conciencia, y la violó. Adoró a dioses tangibles y se negó a reconocer al Dios Creador (Rom 1:18-23; Ap 20:11-15).

CONCLUSION

Romanos 11:33–36

En resumen, Pablo nos ha entregado en Romanos 11 la verdad sobre el pasado, el presente y el futuro de Israel:

1.Dios ha prometido a Israel un futuro glorioso y eterno. Su desobediencia no ha anulado la promesa de Dios. Él no ha rechazado finalmente a su pueblo desobediente porque su promesa fue hecha basada en su gracia, no en la fidelidad de Israel. La promesa de Dios es evidenciada por un remanente continuo de judíos creyentes, incluyendo a Pablo.

2. El fracaso de Israel ha tenido graves consecuencias para la nación. Sus corazones se han endurecido, y en el plan de Dios han sido apartados temporalmente.

3.Este endurecimiento de Israel ha tenido como resultado la salvación de los gentiles, lo que ha preparado el camino para el regreso de Israel al Señor.

4.El endurecimiento de Israel es sólo parcial y temporal. Cuando Cristo regrese al final del período de la tribulación, la nación de Israel como un todo se arrepentirá y se volverá a Él en fe y entrará en Su reino milenario.

En los últimos versículos de Romanos 11, el apóstol Pablo eleva su voz de alabanza:

33 ¡Oh, profundidad de las riquezas y de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios e inescrutables sus caminos! 34 Pues, ¿quién ha conocido la mente del Señor?, ¿o quién llego a ser su consejero?, 35 ¿o quién le ha dado a Él primero para que se le tenga que recompensar? 36 Porque de Él, por Él y para Él son todas las cosas. A Él sea la gloria para siempre. Amén. (Rom 11:33-36).

En respuesta a las grandes verdades de Dios que ha presentado hasta este punto de la carta, incluido el plan de Dios para Israel, el apóstol Pablo alaba a Aquel cuya sabiduría y conocimiento son inconmensurables y cuyos caminos son inescrutables e inescrutable (v. 33). Alaba a Dios como Aquel que no necesita el consejo de los hombres y que no está en deuda con la humanidad de ninguna manera (vv. 34-35). Y concluye reconociendo al Señor como la fuente de todas las cosas, el canal a través del cual todas las cosas vienen, y la meta y la gloria de todas las cosas (v. 36). Dios es perfectamente capaz de exponer su plan eterno para Israel y las naciones y llevar a cabo ese plan en todos sus detalles. Y lo hará precisamente porque es un Dios que cumple sus promesas. No es de extrañar, pues, que Pablo termine su doxología final de alabanza diciendo: «A Él sea la gloria para siempre. Amén».

______________

1 John MacArthur Jr., Romans, vol. 2 (Chicago: Moody, 1994), 92.

2 William R. Newell, Romans (Chicago: Moody, 1938), 410.

3 Michael Vlach, “A Non-Typological Future-Mass-Conversion View,” en Three Views on Israel and the Church , ed Jared Compton and Andrew David Naselli (Grand Rapids: Kregel Academic, 2018), 26.

4 Cleon L. Rogers, Jr., and Cleon L. Rogers III, The New Linguistic and Exegetical Key to the Greek New Testament (Grand Rapids: Zondervan, 1998), 336.

5 Esta es la condición de todo el mundo incrédulo, no sólo de Israel (cf. 1 Cor 2:14).

6 R. Kent Hughes, Romans: Righteousness from Heaven , Preaching the Word, vol. 6 (Wheaton, IL: Crossway, 1991), 191.

7 Alva J. McClain, Romans: The Gospel of God’s Grace (Winona Lake, IN: BMH Books, 1973), 201.

8 Rogers and Rogers, The New Linguistic and Exegetical Key to the Greek New Testament , 337.

9 Véase además, John Phillips, Exploring Romans , John Phillips Commentary Series, Vol. 12 (Grand Rapids: Kregel, 2002), 175-76.

10 Cuando se formó la iglesia en el día de Pentecostés, estaba formada por creyentes judíos. Poco a poco se fueron añadiendo otros grupos étnicos: los samaritanos (Hechos 8) y los gentiles (Hechos 10-11), y finalmente la iglesia llegó a ser mayoritariamente gentil. Pero no podemos olvidar que la esencia de la iglesia es judía y gentil juntos en un cuerpo en igualdad de condiciones (Efesios 3:4-6).

Un comentario sobre ““y así, todo Israel será salvo”

    Abandonando a Israel « escribió:
    27 diciembre 2021 en 5:09 pm

    […] 11. “Y Así, Todo Israel Será Salvo” […]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s