Distorsionando las Venidas de Jesús

Posted on

ESJ_BLG_20211228_01Distorsionando las Venidas de Jesús

Por Paul Benware

Una vez más hemos llegado a esa maravillosa época del año, llamada Navidad. Es una temporada que puede ser divertida y enriquecer nuestras vidas de muchas maneras mientras disfrutamos de la buena música navideña y compartimos la vida con la familia y los amigos. En nuestra casa, mi teoría de trabajo es que uno nunca puede tener demasiadas luces, y por lo tanto, trabajo en la instalación de tantas como razonablemente pueda. Y cuando decoramos el exterior, lo hacemos con la intención de que la gente que nos rodea sepa que la Navidad tiene que ver con la entrada de Jesús, el Rey y Salvador, en este mundo. Tengo un par de pancartas: una dice «el mayor regalo de todos» con una imagen de María, José y Jesús; y la segunda dice «Rey de reyes y Señor de señores». Mi oración es que los que pasen por allí se pregunten qué significan esas cosas y quizás empiecen a abrir un corazón o dos. Eso, por supuesto, es obra del Espíritu de Dios. Durante esta temporada en la televisión, Hallmark y otros canales se esfuerzan por producir docenas y docenas de historias de Navidad (generalmente de naturaleza romántica con básicamente la misma trama) para ayudarnos a disfrutar de la temporada. Muchos otros programas aparecen en la televisión con el tema del nacimiento de Jesús. Así pues, esta época del año tiene su lado positivo.

Pero la cultura en general ha diluido tanto el relato y el propósito del nacimiento de Jesús, que nadie que no tenga algún antecedente bíblico podría realmente entender de qué se trata la temporada navideña. Satanás y sus secuaces han logrado desfigurar el evento. Si mi vecindario representa la cultura en general, entonces el maligno ha hecho un trabajo bastante efectivo. Hay decoraciones en la mayoría de las casas cercanas a nosotros, pero su relación con el nacimiento de Jesús es completamente confusa. Todavía no he descubierto qué tienen que ver un grupo de pingüinos, Bob Esponja y Darth Vader con ese acontecimiento de hace 1900 años. ¿Y estaba realmente Papá Noel en el pesebre con María y José?

Hay una razón por la que el Diablo se mete con nuestra celebración de la Navidad. Simplemente desea cegar las mentes de las personas (2 Cor. 4:3-4) a la realidad de que Dios tomó carne humana (Juan 1:14) para liberar a las personas de su condición espiritual de estar separadas de Él (Juan 3:16). Al desfigurar y distraer, ayuda a la gente a no pensar en su culpa, ansiedad y vacío, y en la solución de Dios para todo ello. Recuerdo una Navidad pasada en la que una joven pareja estaba de pie frente al escaparate de una tienda con una escena de un pesebre. Escuché a uno decir: «¿Por qué tienen que meter la religión en todo?». Es difícil comprender la ignorancia de esa afirmación. Pero muestra lo eficaz que ha sido el trabajo del Enemigo.

Sin duda, parte de nuestra tarea, como aquellos que entienden por qué vino Jesús al mundo, es contrarrestar esta obra demoníaca de desfiguración y distorsión y compartir claramente que el Salvador vino hace mucho tiempo para ocuparse completamente de nuestro pecado y culpa y para otorgar la vida eterna a todos los que creen (Hechos 4:12). Puede que no haya venido el 25 de diciembre, pero vino…. y esa es la cuestión.

Cuando Jesús nació, Satanás y Herodes se unieron para intentar destruirlo (Mateo 2:16; Apocalipsis 12:3-5), pero no pudieron hacerlo. Se enfrentaron a Dios, que se hizo carne para llevar a cabo su liberación de la humanidad, muriendo en la cruz y volviendo de entre los muertos. La entrada de Jesús en este mundo fue validada de muchas maneras a lo largo de muchos años. Por ejemplo, la «estrella» informó a los Magos de que el rey de los judíos había nacido y estaba vivo en Israel. Y aunque los Magos nunca estuvieron en el pesebre la noche del nacimiento de Jesús, sí llegaron a Belén un año más tarde y vieron al Rey-Salvador en la casa donde vivían José y María (Mateo 2:7-11). La «estrella» no era un cuerpo celestial existente, sino una declaración dramática y dinámica de que Dios había venido al mundo. Era sobrenatural. Estoy de acuerdo con el Dr. Arnold Fruchtenbaum cuando dice,

“Al venir esta estrella en forma de luz, lo que tenemos en realidad es la aparición de la Gloria de la Shejiná…. La Gloria de la Shejiná es la manifestación visible de la presencia de Dios. Siempre que Dios se hizo visible en el Antiguo Testamento, se habla de la Gloria de la Shejiná. En la mayoría de los casos, la Gloria de la Shejiná venía en forma de luz, fuego, nube o alguna combinación de estas tres cosas. En Babilonia apareció una luz, un brillo, un resplandor que podía parecer una estrella desde la distancia y, sin embargo, tenía acciones y hacía cosas que ninguna estrella puede hacer o hace. Lo que estos Magos realmente vieron fue la Gloria de la Shejiná. Cuando vieron este… brillo inusual, dedujeron de él que era una señal de que el Rey de los Judíos, el Mesías, había nacido.” (Cristología Mesiánica, pp. 143-144)

Los anuncios angélicos (Lucas 1:11,26; 2:9-11), la inusual actuación del Espíritu de Dios (Lucas 1:41, 67; 2:25-32) y la palabra de una profetisa (Lucas 2:36-38) declararon que se trataba de un momento decisivo en la historia de la humanidad… había llegado un Salvador que restauraría todo lo que se había perdido milenios antes en el Jardín del Edén. Y más tarde, Jesús validaría todo esto realizando miles de milagros. La salvación total y completa vendría ahora a las personas creyentes. No debe sorprendernos que Satanás (el dios de este mundo) trabaje incansablemente en desfigurar la primera venida de Jesús. Así que, para distraer, sugiere que este sea un “diciembre para recordar” comprando un coche nuevo, o quizás comprando alguna joya fina de Jared para que realmente valga la pena vivir.

Y lo que no debe pasar desapercibido es que éste también trabaja incansablemente en desfigurar la segunda venida de Jesús, y es trágico que la iglesia de hoy le preste gran ayuda en el asunto. El poderoso regreso de Jesús pondrá fin a la carrera de Satanás y traerá ese tan esperado «regreso al Edén» en el reino mesiánico y el reino eterno. Entonces habrá realmente paz en la tierra. Pero hoy en día, las iglesias y las denominaciones en América están constantemente minimizando el regreso de Jesús a este planeta en poder y gran gloria, y al hacerlo revelan lo culturalizados que se han vuelto. El apóstol Pedro observó que esto es una falsa enseñanza y debe ser resistida por los creyentes (2 Pedro 3:2-13). Después de describir las características de los falsos maestros, señaló que sus enseñanzas se centran en vivir a lo grande en este mundo actual (2 Pedro 2), lo que se hace aún más notorio cuando llega el «viernes negro», el ciberlunes, etc. etc. Este mundo es su enfoque, no el mundo por venir donde el Salvador regresa y su poder y gloria son vistos. Por lo tanto, el regreso de Jesús aparentemente no es tan importante mientras vivimos en este mundo actual.

Y así, iglesia tras iglesia minimiza, diluye o elimina por completo las declaraciones claras sobre los eventos que rodean la Segunda Venida de Jesús a este mundo. En nuestra cultura, y su influencia en la cultura eclesiástica, hablar demasiado o con precisión sobre el regreso de Jesucristo es visto como algo divisivo y demasiado dogmático. Y además, los predicadores realmente geniales deben mantenerse alejados de la profecía, ya que eso es dominio de los cristianos realmente desequilibrados. Pero esta no era la actitud o el enfoque de los Apóstoles o de Jesús mismo. La profecía muestra que Jesús llevará a cabo el cumplimiento de Sus magníficas promesas a Su pueblo, y lo hará de forma inequívoca.

En Mateo 24:30, Jesús enseñó que inmediatamente antes, y en relación con su segunda venida a la tierra, aparecería una señal en el cielo; algo que todos en la tierra verían y comprenderían su significado. La palabra «señal» (semeion) se usa para referirse a un evento inusual o milagroso. (Esta palabra es utilizada por Juan para referirse a los milagros de Jesús). La señal dada, en conexión con la Segunda Venida, es un evento milagroso que apunta a algo muy grande; a saber, la Segunda Venida del Señor Jesucristo. Yo sugeriría que la señal es otra aparición de la Gloria de la Shejiná, que indica la presencia del Hijo de Dios.

Es cierto que la “estrella” en relación con la primera venida de Jesús ha sido a menudo malinterpretada, pero podemos decir con confianza que no habrá tal malentendido en la Segunda Venida cuando el Rey-Salvador regrese en poder.

Al llegar a esta época navideña, podemos disfrutar de los muchos y buenos regalos que Dios nos ha hecho y darle las gracias por ellos. Pero también mantengamos la vista puesta en el cielo para que el regreso de nuestro Salvador nos lleve de nuevo a la Casa del Padre. Y también estemos dispuestos a nadar contra la fuerte corriente cultural de esta temporada y hagamos saber a los que nos rodean que el Salvador vino esa gloriosa noche para hacer el duro trabajo de liberarnos, una raza perdida de personas. Y hagamos saber que habrá paz en la tierra.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s