Jóvenes

Hijos de los ancianos: ¿Cuáles son los requisitos?

Posted on

Hijos de los ancianos: ¿Cuáles son los requisitos?
Tomado de Fundamentos Bíblicos

En 1ra a Timoteo 3:4, se estipula que el obispo tenga “a sus hijos en sujeción con toda honestidad.” En Tito 1:6, la exigencia parece ser mayor cuando dice que “el anciano tenga … hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía” (VRV 1960). La pregunta, entonces, es esta: ¿Es suficiente para los hijos de los ancianos ser generalmente obedientes, sean o no creyentes, o deberán ser “creyentes,” es decir cristianos? De ser afirmativa la última pregunta, este principio sacaría de concurso a muchos candidatos calificados para el liderazgo en la iglesia.

La respuesta a la pregunta gira enormemente en torno al significado de la palabra griega pistos, la cual puede significar tanto “fiel” como “creyente.” Mientras que el significado “creyente” es el más común de de los dos, hay sitios en los que en las epístolas pastorales pistos significa “fiel” (1ra a Timoteo 3:11; 2da a Timoteo 2:2, 13; ver además la posible incluso con Tito 1:9: “palabra fiel”). Como siempre, por lo tanto, el contexto debe ser el factor determinante. El contexto de Tito 1:6, incluye tanto el contexto amplio de las enseñanzas de las pastorales como la frase que inmediatamente sigue “que no estén acusados de disolución ni rebeldía.”

Leer el resto de esta entrada »

La Visualización y la Sanidad Interior

Posted on Actualizado enn

La Visualización y la Sanidad Interior

(Noviembre de 1996 – Volumen 2, Tema 13)

Gary E. Gilley

El mensaje verdadero del evangelio es que Dios salva a las personas aun cuando son pecadores (Romanos 5:1-11). Sin embargo, El simplemente no los deja en sus pecados, sino más bien, perdona sus pecados e imputa en ellos la justicia de Cristo (Romanos 4). Por la gracia El los introduce en la familia de Dios e inicia el proceso de transformarlos a la imagen de Jesucristo (Romanos 8:28,29).

Uno de los métodos de hoy cada vez más populares que se ocupan de los problemas es la Sanidad Interior (también conocido como la curación de memorias, o sanidad para las emociones dañadas) a través del uso de la visualización. Algunos de los practicantes más conocidos de esta metodología han sido: Agnes Sanford, Ruth Carter, Dennis y Rita Bennett, y entre los carismáticos protestantes, David Seamands. Los libros de Seamands, Healing for Damaged Emotions (La Curación para las Emociones Dañadas) y Healing of Memories (La Curación de los Recuerdos), son quizá los textos estándar sobre el tema. Estos libros vienen altamente recomendables por Gary Collins, James Dobson y la Narramore Christian Foundation, entre otros. Los libros son publicados por Victor Books (una división de Scripture Press) y se han vendido más de seiscientas mil copias desde 1981. A lo largo de este artículo examinaremos las enseñanzas y las técnicas de la Sanidad Interior a la luz de la Escritura.

Leer el resto de esta entrada »

El Vacío del Sueño Americano

Posted on

El Vacío del Sueño Americano

Viernes, Feb 13, 2009

Tomado de Shepherds Fellowship Pulpit

(Por Tom Patton)

El artículo del hoy es adaptado de nuestro nuevo libro Right Thinking in a World Gone Wrong.

Hasta que los pecadores se sometan a la verdad acerca de Dios, nunca adquirirán lo que verdaderamente buscan. Se vuelven como la mujer samaritana en el pozo, confundiendo el remedio verdadero para la sed espiritual con la satisfacción temporal de una primavera terrenal (Juan 4:14). Tristemente, el incrédulo intenta toda su vida apagar lo inextinguible con algo distinto de Dios. Así que busca la fama, el dinero, el poder, la riqueza, la adaptabilidad, el trabajo, la sabiduría, la educación, el amor, o alguna otra cosa creada que quizá pueda aquietar el grito desesperado de su alma vacía. Pero ninguna de las cosas que él encuentra – ya sea la política, la popularidad, la creatividad o cualquier otra cosa que este mundo ofrece – no pueden responder el llamado de su corazón. Él puede buscar felicidad, pero él nunca la encontrará. Tan pronto como él adquiere un deseo este se convierte en polvo; y así el siguiente, y el siguiente después de este, hasta que la vida finalmente termina en decepción.

Leer el resto de esta entrada »

La Esperanza, la Santidad, y la Homosexualidad

Posted on

La Esperanza, la Santidad, y la Homosexualidad

Miércoles, Feb 11, 2009

(Por John Street)

El post de hoy es adaptado del capítulo del Dr. Street sobre el aconsejar a aquellos en la iglesia que la luchan con la tentación homosexual. El artículo completo puede ser encontrado en nuestro nuevo libro, Right Thinking in a World Gone Wrong.

La identidad debe formarse “en Cristo”.

La comprensión teológica del ser cristiano “en Cristo” es crítica para aquellos que luchan contra la homosexualidad (cf. Gal. 3:26–29; Rom. 8:1; Efes. 1:1; Fil. 1:1; 2 Tim. 1:1). Algunas veces, al principio del discipulado, expresarán en pocas palabras, “soy un homosexual”. Se han convencido por su lucha infructífera con sus debilidades sexuales o por el ritmo implacable del mundo de que son genéticamente de nacimiento así y no pueden cambiar.  Por supuesto, ésta es una mentira cultural que despoja de esperanza a su aconsejado.

Lo que son “en Cristo” debe ser el planeta alrededor del cual todos sus pensamientos y sus acciones giren. Esto es más que simplemente una metáfora, tiene que ver con cómo los cristianos se ven a sí mismos – como pecadores indignos que disfrutan de las provisiones misericordiosas y de la justicia de Cristo con el fin de tener la plena aceptación con Dios Padre. Es fundamental establecer desde el principio el asesoramiento centrado en el evangelio y el discipulado.

Cuando el pensamiento de vida es practicado “en Cristo” trae esperanza y cambio a los pensamientos, los deseos y los comportamientos. Piensan y actúan en nuevos maneras de abandonar el vestido homosexual y afeminado, las palabras y los manierismos. Es especialmente eficaz enseñar fielmente los principios de Romanos 6:1–14 y a la vez recordando el contexto anterior de Romanos 1:24–27. El cómo se ven los cristianos así mismos y a su posición en Cristo afectará enormemente su cambio y crecimiento en la santificación. ¡Un cristiano tentado por los deseos homosexuales (o lesbianos) no es un homosexual, él o ella es un cristiano! Este pensamiento y toda su riqueza teológica es vital para comprender si su aconsejado va a poseer la perseverancia para derrotar a este enemigo.

Los Video Juegos y la Eternidad

Posted on Actualizado enn

clip_image001Los Vídeos Juegos y la Eternidad

Tomado de Shepherds Fellowship Pulpit Magazine

(Por Austin Duncan)

El post de hoy es extractado de nuestro nuevo libro, Right Thinking in a World Gone Wrong. Es tomado del capítulo de Austin dando una perspectiva pastoral sobre los vídeo- juegos.

De los juegos más complicados hasta el solitario en su teléfono celular, los juegos se llevan su tiempo. Mucho de lo que pueda decirse acerca de los vídeo-juegos en este sentido también podría ser aplicado a otros aspectos del entretenimiento electrónico – Leer el resto de esta entrada »

La Responsabilidad y las Citas Amorosas en Línea

Posted on Actualizado enn

clip_image002La Responsabilidad y las Citas Amorosas en Línea

Miércoles, Feb 4, 2009

Tomado de Pulpit Magazine

(Por Rick Holland)

El post de hoy es extractado de nuestro nuevo libro, Right Thinking in a World Gone Wrong. Es tomado del capítulo de Rick dando una perspectiva pastoral sobre las citas amorosas en línea.

Otro  tema relacionado con las citas amorosas en línea se centra sobre la cuestión de la responsabilidad. Cuando el amor florece en el contexto de la iglesia, o aun en el trabajo o en la escuela, se origina en un nivel incluido de responsabilidad. Los pastores, los padres, y los compañeros rápidamente se ponen alertas por el interés particular que se forma entre dos personas. Leer el resto de esta entrada »

Guía Bíblica en Práctica

Posted on Actualizado enn

clip_image002

Guía Bíblica en Práctica

Gary E. Gilley

Algunos meses atrás escribí una serie de artículos sobre la voluntad de Dios ocupándose de asuntos sobre como encontrar Su voluntad y si El nos habla hoy o no aparte de las Escrituras. La posición que he tomado es la que llamaría un entendimiento total de sola Scriptura de la vida cristiana. Esto quiere decir que Dios habla hoy exclusivamente a través de la autoritativa e inspirada Palabra la cual no necesita ningún suplemento adicional de alguna otra fuente. Esto no es negar la “revelación general” de la creación de Dios que nos dice algo sobre el poder y la gloria del Creador (Salmo 19:1-6; Romanos 1:20). Pero en lo que se refiere a “la revelación específica” no esperamos que nuestro Señor nos hable aparte de las Escrituras. Su guía no debe ser buscada en visiones, sueños, ángeles u otras manifestaciones sobrenaturales. Ni debemos nosotros buscar internamente corazonadas, impulsos, “pequeñas voces,” o la paz de Dios. Aun las circunstancias, las oportunidades, las “puertas abiertas”, y el buen consejo, aunque de gran ayuda en nuestra toma de decisiones, no son autoritativas. Somos sabios para considerar cuidadosamente estos asuntos externos pero estos no llevan el peso de la Escritura ni constituyen un mandato de Dios. 

Si nosotros aceptamos esta tesis de sola Scriptura, ¿cómo le hacemos para “encontrar” la voluntad específica de Dios para nuestras vidas? Lo hacemos examinando las enseñanzas de las mismas Escrituras. Podemos comenzar por notar en que hay un número de ejemplos en el Nuevo Testamento en los cuales el Señor específicamente indica Su voluntad para nosotros:

· Es la voluntad de Dios que seamos llenos del Espíritu Santo – “Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor. 18No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu (Efesios 5:17-18). En el momento de la conversión cada hijo de Dios es inmediatamente habitado (1 Corintios 6:19), bautizado (1 Corintios 12:13), regenerado (Tito 3:5-6) y sellado por el Espíritu Santo (Efesios 1:13; 4:30). Estos ministerios del Espíritu Santo traen al creyente a la presencia única de Dios, nos unen con Cristo y Su cuerpo, crean dentro de nosotros una naturaleza nueva y aseguran nuestra posición en Cristo. Ninguno de estos es un equipo opcional para el cristiano. El ministerio del llenar del Espíritu, por otra parte, no es automático, es condicional. Llenarse del Espíritu tiene la intención de ser controlado por El. Cuando el creyente vive en obediencia humilde para con el Señor él es lleno, o se controla, por el poder del Espíritu Santo. Es la voluntad expresa de Dios que seamos llenos del Espíritu.

· Es la voluntad de Dios que seamos santificados – “pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación” (1 Tesalonicenses 4:3). El término “santificación” quiere decir “ser apartado” y, cuando se usa en un trasfondo cristiano, lleva la connotación de ser apartado para un propósito santo. En el contexto inmediato del texto Primera Tesalonicenses el Señor está llamando a la pureza moral. Es la voluntad expresa de Dios que Su pueblo viva moralmente vidas puras.

· Es la voluntad de Dios que seamos agradecidos – “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.” (1 Tes. 5.18). El agradecimiento parece ser contrario a nuestra carne y así también no es una cualidad natural, pero Dios quiere que Sus hijos sean agradecidos. Es más instructivo esto en Efesios 5:20 Pablo menciona agradecimiento como resultado de la llenura del Espíritu Santo y Colosenses 3:16 habla de “cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales” como producto de ser habitados por la palabra de Cristo. El agradecimiento no es ser humanamente confeccionado; es un subproducto del control del Espíritu y de la Palabra en nuestras vidas. Es la voluntad expresa de Dios que Su pueblo sea agradecido.  

· Algunas veces es la voluntad de Dios que suframos – “Porque mejor es que padezcáis haciendo el bien, si la voluntad de Dios así lo quiere, que haciendo el mal” (1 Pedro 3:17). No está siempre en el plan de Dios que suframos por Su causa pero cuando es así, debemos sufrir por nuestro testimonio piadoso, no por el comportamiento pecaminoso. Es algunas veces la voluntad expresa de Dios que suframos por El.

Estas son, claro es, las declaraciones generales que son ciertas para todos los cristianos de todos los tiempos – y no es una lista exhaustiva. A estos mandamientos de la “voluntad de Dios” podríamos agregar todos los requisitos revelados, las demandas y los mandatos encontrados en la Palabra que es aplicable para el creyente del Nuevo Testamento. En conclusión – encontramos la voluntad de Dios a través del estudio cuidadoso de la Palabra de Dios. Esto incluiría todo desde un marido amando a su esposa como Cristo amó la iglesia (Efesios 5:25) hasta cristianos no demandándose el uno al otro (1 Corintios 6:1-8) hasta la restauración de un creyente caído (Gálatas 6:1-2).

¿Encontrando la Voluntad de Dios?

Lo que descubrimos es que Dios no ha encubierto Su voluntad a nosotros necesitando de una fórmula secreta para desenredar Sus misterios. Su voluntad para nosotros es encontrada justo en las páginas de la Escritura lista para ser extraída hasta para el deleite de todos los hijos de Dios habitados por el Espíritu dispuestos a leer y aplicar la revelación Divina. La meta, como es expresada en el Nuevo Testamento, no es encontrar la voluntad de Dios sino hacer la voluntad de Dios. Puesto que Dios quiere que usted haga Su voluntad, asegúrese de que El no la haya escondido y luego enviarlo hacia alguna clase de caza de tesoro cósmico para encontrarlo. Él no nos desafía a que descubramos las pistas que conducirán a Su plan para nuestras vidas. Más bien, Su voluntad es claramente impresa en las páginas de la Escritura. Fue con este fin que Pablo le dijo a Timoteo procurara “con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad” (2 Timoteo 2:15). Muchos tienen simplemente pocos deseos de hacer la obra “diligente” y necesaria para correctamente manejar la palabra de verdad y andan buscando atajos. El Señor no nos llama por atajos; en lugar de eso se requiere “la diligencia”.

¿Qué es que funciona el entendimiento de sola Scriptura de la voluntad de Dios y a la toma decisiones en la práctica? Tal vez la mejor forma para acercarse esto es usar un ejemplo real. Demos marcha atrás hacia mi decisión de enseñar en Brasil como he mencionado en un artículo anterior. Como usted recordará recibí instrucciones de ir a Brasil por 17 días para ministrar a pastores brasileños en un retiro, presentando una serie de seminarios prácticos enfocados a las tendencias contemporáneas mirando que hoy enfrenta la iglesia y a predicar en varias iglesias. Además, tenía oportunidad de observar los ministerios de tanto de brasileños y misioneros y ofrecer consejo. 

Obviamente, éstas son todas cosas buenas – ciertamente parecería ser la voluntad de Señor ir allá. Pero contrarrestar lo positivo fue un número de negativas. Se requeriría centenares de horas para preparar los materiales necesitados para el viaje, en parte porque mis presentaciones PowerPoint y notas todas tendrían que ser traducidas al portugués – una tarea enorme que personalmente no podría hacer. Tendría que llevar a un ejército pequeño de ayudantes para lograr una tarea tan enorme. Por otra parte estoy en una posición única en que un número de personas en mi iglesia habla y escribe portugués (ciertamente inusual para una iglesia en los campos de maíz de Illinois). Los voluntarios se pusieron en fila para producir los materiales y hacer el trabajo de traducción – parecería que Dios se agradara del trabajo, pero hubo otros obstáculos.

En primer lugar, tenía que irme de mi iglesia dos semanas y media y perder tres domingos, algo que ni yo ni los ancianos de la iglesia encontraron deseable. ¿Y qué acerca de todos los demás proyectos en los que estoy involucrado como el escribir, aconsejar, prepararme enseñando materiales y cosas por el estilo? Mientras otros miembros de la administración y otros ancianos podrían llenar el púlpito y ministrar para las necesidades inmediatas de la gente mientras me ausentaba, ninguno de ellos podría manejar estos otros proyectos para mí. Me convencía de una carga de trabajo casi infranqueable – y volvería a casa exhausto. También habría una buena probabilidad de que adquiriría alguna clase de “insecto” exótico mientras estaba en Brasil, algo que a menudo consigo al viajar al extranjero (en esto resulté exitoso otra vez). Luego estaba la situación financiera. Éste era un viaje costoso y, al igual que con la mayoría de los ministerios de esta naturaleza, el gasto sería toda mío.

Entonces, mientras se que un ministerio en Brasil presentaba una oportunidad maravillosa a la vez ofrecía muchas dificultades – la decisión no estaba arreglada de antemano.  Ciertamente habría sido agradable si el Señor audiblemente me dijese qué hacer. Excepto eso, pude haber utilizado algún presentimiento o corazonada fidedigna. Habría sido feliz con simplemente un poco de “paz de Dios” guiándome, pero como siempre estaba simultáneamente en paz y ansioso sobre cualquier decisión. El examen de las circunstancias y las “puertas abiertas” guiaba en ambas formas y, como mencioné antes, el consejo piadoso fue de poca ayuda. Así que ¿Qué debía hacer?

Al final, elegí hacer el viaje, ¿pero sobre qué base? Dios no me había hablado tampoco audiblemente o místicamente. La paz fue elusiva como lo fue el buen consejo. Las puertas estaban abiertas en todas las direcciones. Los obstáculos fueron igualmente evidentes a cada paso. Aun la Escritura no contenía versículos diciendo: “usted debe (ó, no debes) ir a Brasil”. ¿Cómo podía tomarse la decisión correcta – una que traería mas honra a Dios?

La Toma De Decisiones Bíblica

De hecho esa última pregunta es engañosa. Yo pregunté, “¿Cómo podía tomarse la decisión correcta – una que traería mas honra a Dios?” Eso presupone que sólo hay una decisión correcta que pudo haber sido hecha para traer honra a Dios. ¿Pero es cierto eso? El haber elegido yo quedarme en casa, asistir a mi congregación local, predicar y enseñar la Palabra en los Estados, enfocar la atención en mi ministerio extendido de escritura y pasar tiempo de calidad con mi familia, ¿no haría una decisión que glorificase a Dios?  ¿Desobedecería al Señor y así estar viviendo en rebelión (sombras de Jonás) si había tomado esta ruta? Muchos dirían sí, pero creo que la Biblia dice no.

Busque un ejemplo en cómo fueron las decisiones hechas en el Nuevo Testamento:

· La donación financiera debía hacerse con base en la elección del corazón (2 Corintios 9:7).

· El viajar a otro país o pueblo (excepto en pocas ocasiones cuando Dios audiblemente entró) fue dejado al individuo (1 Corintios 16:5-7; Hechos 20:16).

· El consumo de comidas diversas fue determinado por la convicción del que comía (Romanos 14:2-4; 1 Corintios 8).

· La observancia, o el incumplimiento, de días santos especiales era una decisión personal – que no siempre era compartido con otras personas piadosas (Romanos 14:5-9).

· El matrimonio, después de que una obediencia correcta a los mandatos bíblicos y principios, fue dejado a los deseos del individuo (1 Corintios 7:39-40).

· Aquellos en el liderazgo de la iglesia deberían aspirar al cargo (1 Timoteo 3:1).

· Aquellos en los negocios, mientras dejándole lugar a la voluntad soberana de Dios por el contrario, eran libres de ejercer su actividad ya que la habían considerado oportuna (Santiago 4:13-17).

En ninguno de estos ejemplos, y muchos más que podríamos listar, pudimos encontrar al creyente buscando la voluntad específica de Dios. Nada de corazonadas e impulsos o experiencias de paz interior entran en juego. Estos individuos se ocuparon de sus asuntos obedeciendo la voluntad revelada de Dios, haciendo lo que estimaron ser lo más sabio y mejor para una situación dada, siempre conocedores y abiertos al hecho de que Dios podría cambiar sus planes.  El cristiano del Nuevo Testamento no siempre operó desde una posición de certeza absoluta, ni parecieron tener necesidad de hacer eso. No fue raro para Pablo, por ejemplo, tomar un curso de acción porque a él le “…pareció bien” (1 Tesalonicenses 3:1 RVA), o porque “…creí necesario” (Filipenses 2:25 RVA), o “si conviene” (1 Corintios 16:4 RVA). 

Éste fue el proceso de toma de decisiones típico en el Nuevo Testamento por personas piadosas. Al vivir en obediencia a la voluntad revelada de Dios, hicieron decisiones basadas en la mejor información que tuvieron al ver que podían honrar a Dios. Al final hicieron elecciones sabias, informadas según sus deseos, mientras vivieron de conformidad con la Palabra de Dios y siempre mantuvieron como su meta la gloria de su Señor. En ese momento no hay evidencia de que se atormentaron sobre la posibilidad de estar fuera de la voluntad de Dios. Estaban en la voluntad de Dios en virtud de sus vidas obedientes. Ellos, por consiguiente, tuvieron la libertad de hacer elecciones sabias y piadosas según la mejor información que tuvieron a su disposición. En cualquier situación dada un número de decisiones pudieron haber sido tomadas, las cuales todas igualmente honraban el Señor.

Conclusión:

Encerremos todo de esto en mi elección sobre el viaje para Brasil. Según mi leal saber y entender vivía en la voluntad de Dios en virtud del hecho de que me esforzaba por vivir en obediencia a la Escritura. La pasión de mi vida es traer gloria a nuestro Señor. Si me quedé en casa o me encaminé a Brasil no cambiaría tampoco estas cosas – me creí estar en la voluntad de Dios como es descrita en la Palabra. Así es que no me atormenté sobre mi estatus ante Dios. Cualquier decisión, creí, podía y debía traer honra a El Salvador. Pero saqué en conclusión que he gastado virtualmente mi vida entera en los Estados Unidos. América ha sido el foco de la mayor parte de mis esfuerzos en el ministerio – a pesar de de existen grandes necesidades en otros lugares – necesidades que el Señor me ha puesto para suplir. No pretendía que mi ministerio en Brasil sería muy impactante; aún supe que el Señor usa muchos instrumentos diferentes, tan débiles como personalmente podría ser, para cumplir con nuestros propósitos. Creí que tenía algo que contribuir para los cristianos en Brasil. Además, la iglesia que pastoreo es sana con un número de buenos líderes para manejar excelentemente el ministerio en el frente doméstico sin mí presencia por algunas semanas (de hecho mucho más tiempo que eso pero odio admitirlo). Las finanzas estaban en orden y mi carga de trabajo podría ser manejada si haría buen uso de mi tiempo al viajar.

Al fin decidí ir a Brasil porque quise ir y porque creí sería el mejor uso de mi tiempo para la gloria de Dios. Viendo atrás todavía creo fue la mejor opción. Sin embargo, si hubiese escogido rechazar el viaje, pude haber hecho eso para la gloria de Dios igualmente. Cualquier elección era buena. Cualquier elección le agradaba a Dios (2 Corintios 5:9). Ninguna elección me colocaría fuera de Su voluntad. 

Al intentar tomar las decisiones que honren a Dios debemos libremente examinar las circunstancias, los sentimientos, la lógica, etcétera, pero nunca podemos concluir que de cosas el Señor definitivamente nos guía en una forma particular. El cuadro bíblico es del pueblo de Dios tomando decisiones sabias basadas en los principios y mandatos evidentes de las Escrituras. Al mismo tiempo siempre estuvieron dispuestos a inclinarse ante la voluntad de un Dios soberana que en cualquier momento podía cambiar su dirección. Tales cristianos no se preocuparon de perderse de la voluntad de Dios porque vivían en la voluntad revelada de Dios y confiaban en el Señor para tomar la iniciativa para asegurarse de que ellos estaban donde El quería que ellos estuvieran. En el Nuevo Testamento no se nos da instrucciones de buscar la voluntad de Dios sino de tomar decisiones sensatas basadas en los principios y mandatos bíblicos. La comprensión de estos principios le da al hijo de Dios la libertad maravillosa y la gran confianza en su búsqueda de vidas que agraden a su Señor.

Traducción: Armando valdez