Salvación

Las Distorsiones del Evangelio en Nuestro Día

Posted on

image Las Distorsiones del Evangelio en Nuestro Día

por James MacDonald

Mi hijo mayor, Lucas, me envió un enlace el otro día que cita a AW Tozer y James Kennedy (ambos líderes cristianos maravillosos en su día). Los dos hombres creían que muchos, si no la mayoría, creyentes profesantes que encontraban en todo el país no eran salvos en realidad. Ellos estaban muy preocupados por las distorsiones del evangelio que fueron el resultado de tratar de llevar el evangelio a más personas. Bien intencionado, sí, pero eternamente peligroso para las almas de hombres y mujeres no han escuchado el mensaje completo.

El artículo me llevó a mirar hacia atrás en mi archivo por algo que recordé escribiendo un tiempo atrás. Este es … ¿Qué evangelio ha escuchado y creído?

Leer el resto de esta entrada »

Santificación y Justificación

Posted on

santidad
SANTIFICACIÓN Y JUSTIFICACIÓN: UNA UNIDAD DE DISTINCIONES
Andrew V. Snider
Profesor adjunto de Teología

La tarea que tenemos por delante es relacionar la justificación (ser declarado justo) con una comprensión bíblica de la santificación (ser hecho justo). Cuando Dios declara justo a un pecador la acción comienza con SU propio carácter y es llevada a cabo por SU propia acción. Todos Sus caminos son perfectos, justos y rectos, cualidades que son producto de Su santidad. Sus actos redentores, incluyendo Su justificación de los pecadores, están marcados por Su amor tal como se ilustra en Romanos 8:31-39. La justificación es una declaración  hecha por Dios acerca del estado del pecador delante de El imputándole la justicia de Cristo a través de la fe. La Santidad es el concepto clave de la santificación tal como es visto en el consistente énfasis bíblico sobre el pueblo de Dios como un pueblo santo. La santificación posicional es una determinación de parte de Dios de que un pecador sea puesto aparte como un miembro del pueblo santo de Dios. La santificación progresiva habla sobre un crecimiento en la santidad práctica por el cual los creyentes obedecen la orden de Dios de crecer en semejanza a Cristo. Es importante el entender la relación correcta entre la justificación y la santificación progresiva: la santificación no produce justificación y la justificación no produce santificación. Aún así reviste gran importancia el ver que ambas surgen de la misma realidad soteriológica de la expiación sustitutiva de Cristo y la resultante unión del creyente con Cristo.

*   *   *   *   *

Leer el resto de esta entrada »

¿Es Dios Un Monstruo?

Posted on Actualizado enn

¿Es Dios un Monstruo?

Hace casi cincuenta años, el británico agnóstico Bertrand Russell escribió estas palabras: “Hay un defecto muy grave que viene a mi mente en el carácter moral de Cristo, y es que creía en el infierno. Yo no siento que cualquier persona que es en realidad profundamente humana pueda creer en el castigo eterno” (Bertrand Russell, Por Qué No Soy Cristiano).

El filósofo John Hick hizo eco de esos sentimientos cuando llamó al infierno “una perversión del evangelio cristiano.” Creía que la doctrina del infierno atribuye a Dios “una venganza implacable y crueldad insaciable.”

Esperamos declaraciones como estas de mentes caídas y no regenerada. Pero, ¿qué hacemos cuando escuchamos cosas similares de escritores prominentes y evangélicos profesantes? “¿Cómo pueden los cristianos posiblemente proyectar una deidad de tal crueldad y venganza cuyas formas son infligir tortura eterna sobre sus criaturas, por pecadores que estos puedan haber sido? Sin duda, un Dios que haría una cosa así es casi más como Satanás que como Dios …” (Clark H. Pinnock, “La Destrucción del Ultimo Impenitente”).

Leer el resto de esta entrada »

Redimido ¡Cómo Me Gusta Proclamarlo!

Posted on

clip_image001Redimido, ¡Cómo Me Gusta Proclamarlo!
Miércoles, 06 de abril 2011

Por mucho que nos gustaría abolir la esclavitud en la práctica, e incluso de nuestra memoria, la Biblia exige que la recordemos. La esclavitud tiene todo que ver con nuestra relación con Cristo. Somos sus esclavos, y nuestra esclavitud a Él es la garantía de nuestra seguridad eterna.

Históricamente, casi todas las sociedades en la tierra han practicado la esclavitud humana. En el Imperio Romano, durante el tiempo que el Nuevo Testamento fue escrito, los esclavos representaban aproximadamente una quinta parte de la población. Los esclavos eran de todas las edades, etnias, y tanto hombres como mujeres. Algunos esclavos estaban dedicados a trabajos forzados, mientras que otros les era más fácil la existencia, sirviendo en una casa.

Leer el resto de esta entrada »

La Gravedad del Infierno

Posted on

clip_image002La Gravedad del Infierno
Miércoles, 11 de mayo 2011

Charles Spurgeon al recibir la comunicación compañeros de predicadores, “Todos los puntos de vista del castigo futuro hacen que parezca menos terrible.” Sin embargo, una palabra oportuna de Spurgeon, los esfuerzos para extinguir las llamas del infierno abundan en nuestros días, tal como lo hicieron en los suyos.

Al escuchar las opiniones populares acerca del infierno, usted puede probar lo que se oye con algunas preguntas bíblicamente exigentes:

  • ¿Disminuye esta visión del infierno la amenaza del juicio de Dios?
  • ¿Tiende esta enseñanza a suavizar la urgencia del arrepentimiento?
  • ¿Ofrece al pecador la esperanza de la salvación más allá de esta vida?

Los puntos de vista modernos del infierno no van a sobrevivir la prueba de la fidelidad bíblica. Estos permiten que el pecador se sienta más cómodo y satisfecho por suavizar Dios, haciéndole menos severo.

Leer el resto de esta entrada »

El Evangelio Sin Cruz – 2a. Parte

Posted on

clip_image002 El Evangelio Sin Cruz – 2a. Parte

(Abril / mayo de 2011 – Volumen 17, Número 2)

Escrito por Gary Gilley

En el primer artículo sobre el "Evangelio sin cruz" que identifiqué cuatro posiciones distintas adoptadas por los evangélicos en relación con el evangelio. Estas cuatro escuelas de pensamiento tienen mucho en común, pero no están de acuerdo en los puntos importantes. La perspectiva del “Evangelio del Reino” es la idea de que el Evangelio es esencialmente la proclamación de que Jesús es Señor sobre todas las cosas y es el mandato de la iglesia para trabajar hacia una justicia social, política y económica en todo el mundo. Algunos, como NT Wright, que añaden una dimensión espiritual a la agenda y hacen un llamado a los hombres a la reconciliación con Cristo, mientras que otros, por ejemplo, Brian McLaren, ven esta invitación como siendo innecesaria. Aquellos que proclaman el evangelio del “Salvación de Señorío” se refieren a una relación correcta con Cristo. Ellos creen que esta relación sólo es posible sobre la base de la obra terminada de Jesucristo, que ahora ofrece la salvación a todos los que se arrepienten y se vuelven a El solo por la fe solamente. La recepción del Evangelio implica renunciar a nuestros dioses anteriores y a aquello a lo cual antes confiábamos y abrazar a Cristo Jesús como nuestro Salvador y Señor.

Leer el resto de esta entrada »

Santificación: La Obra del Espíritu Santo y La Escritura

Posted on

image SANTIFICACIÓN: LA OBRA DE EL ESPÍRITU SANTO Y LA ESCRITURA
William D. Barrick
Profesor de Antiguo Testamento
Traducido por Raúl Lavinz
Reimpreso con permiso del Master’s Seminary Journal

La Santificación es inseparable de la regeneración; donde está una, la otra debe también existir. La Santificación es el proceso de convertir en santo, bien sea en el Antiguo o en el Nuevo Testamento. La santidad de Dios es completa, no se la puede comparar a ninguna otra, y es incompatible con el pecado. La santidad del hombre es progresiva ya que busca corresponder a la santidad de Dios al dedicarle absolutamente todo a El. En ambos Testamentos se multiplican las referencias a la santidad de Dios como el fundamento para la santidad humana. El creyente va avanzando en su propia santificación a través del ministerio del Espíritu Santo y prestándole atención a la Escritura. Sin embargo los humanos también tienen un papel en la santificación. Ellos deben vivir de acuerdo a lo que poseen por la gracia de Dios.

Leer el resto de esta entrada »