Sexualidad

¿Reverencia o Relevancia?

Posted on

¿Reverencia o Relevancia?

11 de marzo, 2009
Posteado en Pastor´s corner, sermons

Tomado de Shepherds´Fellowship Pulpit Magazine

Me parece que para algunos hemos perdido “ temor del Señor,” incluso en la Iglesia.

Hubo un tiempo cuando las cosas eran quizá demasiado tensas, y uno hablaba en susurros en la Iglesia, y la risa se escuchaba raras veces. Pero hoy, muchas iglesias, en su intento como de ser de pensamiento “fresco” o “contemporáneo,” han perdido su enfoque.

No sugiero que nosotros tratemos de ser irrelevantes y no frescos, pero mi pregunta es “¿Hemos intercambiado la reverencia por la relevancia?”

Por ejemplo, usted tiene a los predicadores hablando con todo lujo de detalles sobre asuntos sobre sexo, yendo de programas para tener relaciones sexuales “diario por siete días” hasta versiones más extremas en las cuales hablan muy gráficamente acerca de actos sexuales específicos desde el púlpito.

El predicador que maldice

Entonces usted tiene el síndrome del “Predicador que maldice”. El pastor piensa que es estupendo para utilizar la profanidad en el púlpito así es que las personas le verán como uno de ellos.

¿Es esto todo realmente necesario? Creo que no.

Mire, he sido pastor por 35 años, y nunca hemos tenido un problema a alcanzar nuestra cultura y ver a personas venir a Cristo. Estoy totalmente a favor de ser verdadero y auténtico, pero también me pongo de pie en la plataforma para hablar la Palabra de Dios.

1 Pedro 4:11 dice: “Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios”.

También se nos dice en la Escritura que cuidemos lo que decimos. Hablando de la lengua, Santiago escribe: “Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios. De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.” (Santiago 3:9-10).

La Iglesia primitiva lo tenía claro

La Iglesia tempranera, la Iglesia del libro de hechos, lo tenía claro, por supuesto. Y no olvidemos que ellos “trastornan el mundo entero” (vea Hechos 17:6). ¡Necesitamos eso hoy!

Los creyentes del primer siglo estaban llenos tanto del gozo y como de temor al Señor.

Hechos 2:46-47 nos dice: “Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo.”

Esta frase “con alegría y sencillez de corazón” literalmente significa “¡con alegría no afectada!” Amo eso – no les dio miedo expresar alegría en su fe.

Pero también había un sentido o una reverencia y un temor entre estos creyentes. Hechos 2:43 dice: “Y sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles”.

¿Cuál es el temor al Señor?

Esto no quiere decir que usted debería tener miedo a Dios. Temer a Dios quiere decir que usted tiene un respeto sano o reverencia hacia El. Otra traducción lo describe como “un temor sano de desagradar a Dios.” En otras palabras, amo a Dios tanto que quiero hacer todo lo que pueda para abstenerme de desagradarle.

Mire, estoy totalmente a favor de la relevancia. Necesitamos hablar racionalmente a las personas que estamos alcanzando. Pero no aminoremos nuestro estándar para prolongar nuestro alcance.

No intercambiemos la reverencia por la relevancia.

Pienso que para nosotros tratar de vivir vidas piadosas es muy relevante, y muy diferente que lo que este mundo tiene que ofrecer. Eso es cómo trastornaremos al mundo, en lugar de que el mundo nos trastorne.

La Violación de Cantares de Salomón (4ª Parte – Conclusión)

Posted on Actualizado enn

La Violación de Cantares de Salomón (4ª Parte – Conclusión)

Viernes, Abril 17, 2009

(Por John MacArthur)

Antes de que cerrar con esta breve serie, prometí contestar tantas preguntas como fuera posible de las personas que han hecho comentarios aquí (Pulpit), por email, por Twitter, y en Challies.com.

Primero quiero darle a Tim Challies las gracias por su ánimo en ser el anfitrión de un debate acerca de este tema. La misma mención de conveniencia y lenguaje obviamente enardece las pasiones evangélicas contemporáneas –y no necesariamente en una manera que sea de provecho. No es fácil encontrar foros en la Internet donde un tema tan volátil pueda ser abiertamente tratado con beneficio. Y debido a algunos de los mismos problemas que esta serie ha tratado, aun en los foros cristianos no son siempre refugios seguros de la profanidad y el comportamiento carnal. Agradezco a Tim por patrocinar un nivel más digno de diálogo.

Hice eco al impacto que Tim expresó cuándo él fue expuesto a una cierta cantidad del material de sermón de Escocia de Driscoll (el mensaje que le dio inicio a esta serie del blog). Después de leer a algunos de las declaraciones escandalosas de Driscoll, Tim reaccionó como cualquier cristiano sano reaccionaría:

Leer el resto de esta entrada »

La Violación de Cantares de Salomón (3ª Parte)

Posted on

La Violación de Cantares de Salomón (3ª Parte)

Jueves, Abril 16, 2009

(Por John MacArthur)

Enfáticamente estoy de acuerdo con aquellos que dicen que la Cantares no es mera alegoría. Es mejor comprendido cuando lo tomamos literalmente, como cualquier otro texto de la Escritura. Muchos intérpretes que de otra manera los tengo en alta estima (incluyendo a Spurgeon y la mayoría de los Puritanos) desafortunadamente han hecho confundir más que aclarar el mensaje de Cantares tratándolo en una forma puramente alegórica que elimina su significado primario.

Cantares es, como he dicho desde el principio, un poema de amor entre Salomón y su prometida, celebrando su amor mutuo el uno al otro, incluyendo los deleites del trato sexual entre casados. Interpretar esto –o alguna otra porción de la Escritura –en una manera puramente alegórica es tratar con mayor autoridad la propia imaginación del intérprete que el significado simple del texto.

Leer el resto de esta entrada »

La Violación de Cantares de Salomón (2ª Parte)

Posted on

La Violación de Cantares de Salomón (2ª Parte)

(Por John MacArthur)

Es francamente difícil de pensar acerca de un horrible mal uso de la Escritura que convertir a Cantares de Salomón en un porno suave. Cuándo las personas ya no puedan leer esa porción de la Escritura sin imágenes pornográficas en sus mentes, la belleza del libro ha sido corrompida, su descripción del amor justo pervertido, y su papel de santificar y elevar la relación matrimonial ha sido desviado. Que los predicadores hagan esto en los servicios de adoración públicos es desmesurado.

Cantares de Salomón está deliberadamente disimulada en eufemismos poéticos que son bellos en cualquier medida. Algunas de las imágenes son bastante obvias, algunas son muy debatibles. En muchos lugares el significado es lo suficientemente indistinto para aceptar una gran cantidad de imaginación hermenéutica, y la sabiduría parecería enseñar que aquí _ especialmente aquí _ es mejor para el predicador no ser mucho más explícito que el Espíritu Santo lo fue.

Y enfrentémoslo pues: En conjunto, Cantares es casi tan lejos de explícito como el escritor pueda llegar.

Sin embargo, puesto que el simbolismo se trata obviamente de pasión, romance, amor, deseo, y ternura, su ambigüedad sirve a un propósito deliberado: Habla en términos secretos acerca de aquellos que debería ser guardado en secreto. El lenguaje es claramente diseñado para comunicar afecto íntimo privadamente a través de términos disimulados, confidenciales, casi clandestinos.

Éste es un punto vital: El estilo de comunicación entre estos dos amantes encubre bellamente todo menos el significado más esencial de sus canciones de amor en una manera en que guarda la privacidad profundamente personal (y divinamente pretendida) del trato sexual entre casados.

Cantares de Salomón es increíblemente bello precisamente porque está tan cuidadosamente disimulada. Es una descripción perfecta del descubrimiento maravilloso, sensible, íntimo que Dios diseñó para tener lugar entre un joven y su prometida en un lugar de secretismo. No se nos dice en términos vívidos lo que todas las metáforas quieren decir, porque la belleza de la pasión marital es una cosa subjetiva _ donde debería quedarse.

Tom Gledhill sabiamente resume este punto en su comentario IVP sobre Cantares (pp. 29-31):

Desempacar metáforas y desenvolver eufemismos (en Cantares) puede significar que nuestros pensamientos giran en espiral fuera de control, y acabamos por cometer adulterio en nuestras imaginaciones. Así que si la interpretación de la Escritura resulta en una piedra de tropiezo, y una causa de ofensa para algunos que creen, ¿qué entonces? . . . Una vez que una línea en particular de interpretación ha sido sugerida, es difícil de evitar ver alusiones sexuales explícitas en todas partes, hasta que todo la obra se vuelve saturada en referencias a órganos genitales, coito y sexo explícito.

. . . La respuesta del Nuevo Testamento es muy clara y directa. Jesús dijo, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno". En otras palabras, no queremos caer en la tentación con ojos abiertos cuando conocemos nuestras áreas particulares de debilidad.

. . . El lenguaje que usamos para describir partes diversas de la anatomía humana (lo que el Apóstol Pablo describe como nuestras ‘partes impresentables’) es un asunto de sensibilidad delicada. . . . Cuando [inapropiadamente explícita] las palabras del son usadas en una plática, da lugar a una desorientación profunda en el oyente, lo cual tiene una tendencia a bloquear completamente para un grado alto cualquier capacidad para un debate racional. Actúan, por así decirlo, como granadas de mano verbales. Su uso es una actividad terrorista, causando destrucción caprichosa.

Tremper Longman III dice esto acerca de los predicadores y comentaristas que interpretan las imágenes poéticas decantares en formas abiertamente explícitas: “(Su) libre asociación libre con las imágenes de Cantares es tan prevaleciente que aprendemos mucho más acerca de los intérpretes que lo que aprendemos del texto” (NICOT, p. 14).

Considere, por ejemplo, el siguiente pasaje de Cantares 4:12-16. Aquí Salomón describe a su prometida con una metáfora complicada utilizando símbolos de flores, y ella responde haciendo eco de las imágenes:

12 Huerto cerrado eres, hermana mía, esposa mía; Fuente cerrada, fuente sellada.

13 Tus renuevos son paraíso de granados, con frutos suaves, De flores de alheña y nardos;

14 Nardo y azafrán, caña aromática y canela, Con todos los árboles de incienso; Mirra y áloes, con todas las principales especias aromáticas.

15 Fuente de huertos, Pozo de aguas vivas, Que corren del Líbano.

16 Levántate, Aquilón, y ven, Austro; Soplad en mi huerto, despréndanse sus aromas. Venga mi amado a su huerto, Y coma de su dulce fruta.

Salomón así describe a su prometida como un huerto cerrado. Para él, ella es un lugar agradable lleno de fragancias encantadoras y de sustancias reconfortantes. El retrato hablado que él pinta es bello en cada nivel. Los detalles ("Tus renuevos son paraíso de granados, con frutos suaves, De flores de alheña y nardos; Nardo y azafrán, caña aromática y canela. . . árboles de incienso, mirra,” etc.) Puede o no tener significados específicos que habrían sido conocidos por la prometida.

Todo lo que un el intérprete cuidadoso puede decir con seguridad es que Salomón encuentra a su prometida apacible por todas sus percepciones sensoriales. Él por consiguiente la compara a imágenes más agradables y bellas que él puede pensar de _ ungüentos y fragancias y deleites visuales _ todos concentrados en un pozo muy bien cultivado. Un huerto. El huerto está “cerrado”, lo cuál otra vez, acentúa la privacidad íntima del amor marital puro. Nada requiere que el exégeta tome cualquier cosa más que eso. La Escritura misma no va más allá que eso.

“Es abierto pero no insensible” dijo Mark Driscoll a una congregación dominical en Escocia solo hace menos de 18 meses. Pero entonces él continuó repitiendo lo dicho por Salomón en una manera que era completamente insensible y ni aun remotamente cerca de lo que el Espíritu Santo intentó. (Una copia del CD de ese mensaje ofensivo, titulado Sexo: Un Estudio de los Buenos Pedacitos de Cantares de Salomón me fue recientemente enviado por algunos profundamente ofendidos y preocupados cristianos en UK. Es primordialmente la razón por la que estoy haciendo esta serie.)

En la mente de Driscoll, no es la prometida por sí misma la que es un huerto, sino una parte específica de su anatomía. Como él rediseña el pasaje, no es un poema acerca de la privacidad encantadora que a los cónyuges disfrutan; es una forma engañosa de abiertamente exponer esa intimidad paraqué todos la vean.

En esencia, él trata a Cantares de Salomón como una leyenda urbana antigua acerca del texto de la canción “Louie, Louie”. Sólo aquellos con conocimiento secreto realmente lo pueden comprender; y por eso su significado verdadero debe ser algo sucio.

Ese acercamiento alimenta los oídos lascivos. Es difícil de verlo como algo más que simple exhibicionismo. Lo peor de todo, voltea de cabeza todo el propósito de Cantares de Salomón.

Tremper Longman estaba en lo correcto: Una eisegesis como esa no revela nada acerca del libro sino todo acerca del intérprete.

La Violación de Cantar de los Cantares de Salomón

Posted on Actualizado enn

La Violación de Cantar de los Cantares de Salomón

(Por John MacArthur)

Tomado de Shepherds´ Fellowship Pulpit

Aparentemente la ruta más pequeña para la relevancia en el ministerio de la iglesia hoy día es que el pastor hable de sexo en términos llamativamente explícitos durante el servicio matutino dominical. Si él puede impactar a los parroquianos con vulgarismos y un humor atrevido, tanto mejor. Los defensores de esta tendencia solemnemente nos dicen que sin una estrategia de este tipo es casi imposible relacionarse con “la cultura” de hoy. (En el evangelicalismo contemporáneo ese término se ha convertido en una etiqueta conveniente justamente para todo lo que sea inculto y grosero.) Leer el resto de esta entrada »

Sana Doctrina, Sanas Palabras (1a Parte) – Phil Johnson

Posted on Actualizado enn

clip_image001Sana Doctrina, Sanas Palabras (1ª Parte)

(Por Phil Johnson)

Las siguientes son las notas de Phil del seminario impartido en la Shepherds´Conference en la mañana del viernes.

Esta mañana quiero ir a dos versículos en Tito 2 – versículos 7-8. Ésta es una amonestación de Pablo para Tito, su amigo, su socio, protegido, e hijo verdadero en la fe. Tito es uno de los héroes no alabados de la iglesia primitiva – un joven pastor cuyo apoyo fiel y trabajo constante detrás de bambalinas le hizo sumamente valioso para Pablo. Pablo le escribe a Tito con estas instrucciones (Tito 2:7-8): “presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad, palabra sana e irreprochable, de modo que el adversario se avergüence, y no tenga nada malo que decir de vosotros”

Escogí ese texto, francamente, porque estoy profundamente preocupado por la tendencia de tantos pastores últimamente de utilizar profanidad, palabras groseras y obscenas, temas viles, carnales, imágenes sexuales, lenguaje erótico, y chistes sucios. La mayoría de ustedes, lo sé, se dan cuenta de la tendencia de la que estoy hablando. Estoy tentado a llamarle la pornificación del púlpito. La justificación normalmente dada es que el lenguaje grosero y los temas sexuales son herramientas de contextualización. Es una forma de hacernos sonar más relevantes. Muchas voces en la iglesia son insistentes de que esto es de primera necesidad si queremos alcanzar a ciertos segmentos de nuestra cultura.

Leer el resto de esta entrada »

La Esperanza, la Santidad, y la Homosexualidad

Posted on

La Esperanza, la Santidad, y la Homosexualidad

Miércoles, Feb 11, 2009

(Por John Street)

El post de hoy es adaptado del capítulo del Dr. Street sobre el aconsejar a aquellos en la iglesia que la luchan con la tentación homosexual. El artículo completo puede ser encontrado en nuestro nuevo libro, Right Thinking in a World Gone Wrong.

La identidad debe formarse “en Cristo”.

La comprensión teológica del ser cristiano “en Cristo” es crítica para aquellos que luchan contra la homosexualidad (cf. Gal. 3:26–29; Rom. 8:1; Efes. 1:1; Fil. 1:1; 2 Tim. 1:1). Algunas veces, al principio del discipulado, expresarán en pocas palabras, “soy un homosexual”. Se han convencido por su lucha infructífera con sus debilidades sexuales o por el ritmo implacable del mundo de que son genéticamente de nacimiento así y no pueden cambiar.  Por supuesto, ésta es una mentira cultural que despoja de esperanza a su aconsejado.

Lo que son “en Cristo” debe ser el planeta alrededor del cual todos sus pensamientos y sus acciones giren. Esto es más que simplemente una metáfora, tiene que ver con cómo los cristianos se ven a sí mismos – como pecadores indignos que disfrutan de las provisiones misericordiosas y de la justicia de Cristo con el fin de tener la plena aceptación con Dios Padre. Es fundamental establecer desde el principio el asesoramiento centrado en el evangelio y el discipulado.

Cuando el pensamiento de vida es practicado “en Cristo” trae esperanza y cambio a los pensamientos, los deseos y los comportamientos. Piensan y actúan en nuevos maneras de abandonar el vestido homosexual y afeminado, las palabras y los manierismos. Es especialmente eficaz enseñar fielmente los principios de Romanos 6:1–14 y a la vez recordando el contexto anterior de Romanos 1:24–27. El cómo se ven los cristianos así mismos y a su posición en Cristo afectará enormemente su cambio y crecimiento en la santificación. ¡Un cristiano tentado por los deseos homosexuales (o lesbianos) no es un homosexual, él o ella es un cristiano! Este pensamiento y toda su riqueza teológica es vital para comprender si su aconsejado va a poseer la perseverancia para derrotar a este enemigo.